27 abril 2006

Se acabó

Pues sí, se acabó lo que se daba, ayer hice el último examen de recuperación y creo que sobra decir que no me salió precisamente bien...

Mas no me duele (y mira que me duele) eso tanto como el irme, tras diez años, del internado donde me hospedo, un lugar donde he conocido a muchísimas personas, algunas buenas y otras no tanto, pero que todas ellas me han aportado algo de una u otra manera...

Y ahora mismo no puedo escribir más, no sé qué escribir, ya que no me salen las palabras.



A partir de este mismo día la actualización del blog será bastante aperiódica, ya que no tengo internet en mi casa y no sé si podré acudir a un ciber con cierta regularidad.

Un saludo, y que las notas os sean propicias :-)

24 abril 2006

Crónica del Salón Manga de Jerez

Esta es la crónica del VII Salón Manga de Jerez (o al menos de mi visita el pasado sábado).

Llegué demasiado temprano a Jerez de la Frontera, no por gusto, si no por que no me quedaba otra opción, ya que desde mi pueblo hasta la mencionada ciudad el autobús que sale en un horario más apañadote es a las nueve (el siguiente es demasiado tarde, a las cuatro, creo, y teniendo en cuenta que debía coger el de las ocho -que era el último- de regreso a mi hogar, lo dicho no tenía otra opción). Bueno, estaba en la estación de autobuses justamente a las diez menos diez, de allí partí directamente hacia el Ifeca a pesar que no tenía ni idea de su ubicación exacta, pero como soy un tipo inteligente seguí el camino de baldosas amarillas, osease las vías del tren, hasta que me topé con el recinto ferial. Ya allí dí una vuelta muy tonta (inconsciente al principio, pero después conscientemente, ya que vi el Palacio Provincial de Exposiciones y Congresos) y llegué justamente a la entrada a las diez y veintiocho de la mañana... y ya había gente esperando. Pero como pensé que era demasiado temprano me fui al centro comercial que estaba allí al lado a dar un paseíto.

Cuando regresé (eran las once y algo) ya había una cola considerable para comprar las entradas, pero yo, "inteligentemente" preferí esperar sentado (me quedé observando a la gente disfrazada, etc.. -fue precisamente en uno de esos momentos en los que yo estaba mirando al personal cuando la vi... vi a Sam de "La Princesa Mononoke", y durante parte de toda la jornada la seguí buscando para hacerle una foto, ¡porque era ella! Su viva imagen... Pero no la vi... :-( snif ), en parte por flojera y en parte por que esperaba la llamada de un amigo (preveía que se iba a perder buscando el Ifeca -que por si no lo sabíais es el recinto donde se celebra el dichoso salón-, tal como casi paso). Pasaba el tiempo y la cola en vez decrecer como yo pensé, iba aumentando, mas seguí esperando sentado, pero pasado más rato la cosa se iba poniendo fea y mi amigo seguía sin llamar, así que decidí ponerme a la cola o morir en el intento (desde luego hice bien). Ya cuando estaba rozando las taquillas mi amigo me llamó pidiéndome instrucciones de hacia dónde debía dirigirse, yo, amablemente se lo expliqué, y al poco rato ya estaba comprando las entradas (si, tuve la buena idea de comprársela también a mi compañero de salón); nada más comprarla miré a mi espalda y vi una inmensa cola, era gigante, en aquellos momentos respiré aliviado, pues si hubiera reaccionado un poco más tarde habría pasado mucho calor hasta poder comprar la entradita en cuestión.

Cuando entré al salón, tras haber esperado unos minutos a mi amigo, la imagen que vi fue la de todos los años, o sea, un montón de otakus, otakas y frikis en general dando vueltas para uno y otro lado: yendo raudos al karaoke, volando hacia las consolas, pegándose codazos para llegar a los stands... O sea, lo típico.

El número de stands de este año era más o menos el mismo que del pasado (o sea, que la sexta edición), pero lo que creo haber notado -no sé si será cosa mía- es un cierto encarecimiento en algunos merchandising, sobre todo en lo que se refiere en algunas figuras. Lo que sí que ha aumentado considerablemente en esta edición han sido las actividades: Torneos de rol y juegos de cartas (Pokémon, Yu Gi Oh!, y algunos más...), concurso de DDR, de otros videojuegos que ahora no recuerdo, de karaoke, cosplay -estos dos últimos no pueden faltar en un salón-, una gynkana, la zona de Akihabara...

Lo que yo no ví (al menos en mís manos) durante todo el día fueron los famosos "shines" (que supuestamente debían dar un puñado al comprar la entrada), que era una especie de moneda con la que apostar en Akihabara, y que desde luego pintaba muy bien, ya que reuniendo un número determinado se podría obtener determinados regalos pero que... ¿qué paso? Puesto que no dijeron al comprar la entrada dónde lo daban... ¿o dónde los vendían? Eso fue algo que me molestó un poco, la falta de información, y no me refiero tan sólo a los "shines" sino, por ejemplo, a lo que exhibían en las salas de proyecciones, que había un cartel y medio por ahí, y que delante de la sala 'A' había un minúsculo papelito que no logré verlo hasta bastante tarde, otros años ha habido carteles en condiciones justo en la entrada del edificio de proyecciones, donde venían claramente todo el anime que iban a emitir y sus horarios... Otra cosa es que se cumpla los planes de emisión, parece que eso va empeorando con los años, pues cada vez se cumplen menos los horarios y se cambian algunas series o pelis o simplemente no se emiten, eso sin contar con los problemas técnicos (cuando fuimos a ver "Azul" vimos azul la pantalla, por ejemplo; y poco más tarde con Full Metal Alchemist se puso oscura la cosa...).

No obstante, a pesar de todo lo negativo que he contado aquí arriba, me lo pasé muy bien, el ambiente que había era fantástico, el salón estaba repleto de gente (esta ha sido la edición más visitada, de eso no me cabe la menor duda) con ganas de pasárselo bien; la gente iba con sus disfraces -algunos muy currados (Mononoke, ¿dónde estás?)- y se dejaban hacer todas las fotos que hicieran falta, muchos hacían "espectaculares" luchas para el disfrute de todo el que pasara por su lado (eso es ya todo un clásico, y resulta en muchas ocasiones tremendamente divertido); era muy raro aburrirse con todas las opciones que había (si acaso se podría uno aburrir por no saber qué elegir). Sin duda esta septima edición ha sido de las mejores, yo diría que la segunda mejor (personalmente, la cuarta edición es la que me sigue pareciendo más buena), desde luego hay muchas cosas mejorables -algunas de ellas ya las he mencionado-, pero lo que es dificilmente superable es el ambiente, eso es excepcional.

Sobre las siete y diez de la tarde le dije adiós, con cierto pesar, al salón, bueno, le dije hasta la próxima, y me sorprendió que todavía a esa hora hubiera cola para comprar entrada... y es que hubo una cola más o menos larga durante todo el día... TODO EL DÍA. Y eso es maravilloso, ¿no creéis?

Para finalizar diré el material que me compré, no fue una gran cantidad pero no está mal: una figura de Gatsu (del manga Berserk), 4 especiales de MangaZone (en el stand de Futurama lo vendían a tan sólo un euro y medio -el precio original era de 5,5-), dos cd`s de música (Howl´s Moving Castle Image Album y el Soundtrack), el dvd de Escaflowne La Película, y un póster de Evangelion.

PD: Pediría, por favor, si la muchacha que iba disfrazada de Sam de "La Princesa Mononoke" lee esto que me pase una foto suya (con el disfraz, a ser posible). Gracias :-)

20 abril 2006

Salón Manga Jerez 2006

Como ya os he comentado anteriormente este fin de semana se celebra el VII Salón Manga de Jerez, un acontecimiento que se viene celebrando desde el 2000 y que organiza muy bien la asociación Otaku Shin.

El ambiente que se respira en este evento es fantástico, cada año ha ido a mejor, en cada nueva edición a recibido muchos más visitantes y cada vez se ha hecho más notoria su fama, hasta llegar a ser prácticamente imprescindible el asistir a él no ya sólo para los otakus sino para cualquier aficionado al cómic en general.

Este año es el primero en el que hay que pagar entrada (un irrisorio euro), ya que, entre otras razones que probablemente pesarán realmente más, hacía unas cuantas ediciones que se metían algunas personas cuya única intención era insultar y dar por saco al personal, así que el hecho que tengan que pagar es probable que ahuyente a más de uno.

Total, que si no tenéis que hacer nada importante este fin de semana os recomiendo mucho, os guste o no el manga y el anime, que os paséis por Ifeca (que está al lado al lado del recinto ferial) y visitéis el Salón Manga, os aseguro que cuando veáis a cientos de personas disfrazadas, el ambiente festivo, todas las actividades que se pueden realizar... os quedaréis más rato del que en un principio previsteis.


---------------
Como colofón a este día, os pongo aquí la gran superproducción de la que os he hablado... ¡disfrutadla!



Y aquí os dejo un par de enlaces con otros dos vídeos de mi creación (en cuanto pueda los pondré permanentemente en "la Web", para mayor comodidad):

http://www.youtube.com/watch?v=FpzrzMoGaIQ

http://www.youtube.com/watch?v=G2q7vJvCCcM

17 abril 2006

Al tajo

Se acabaron las vacaciones de Semana Santa, de nuevo comienza la pesadilla...

Se supone que debería tener muchas cosas que decir, ya que no me paso por aquí desde hace algo más de una semana, pero resulta que no es así, la verdad es que no hay gran cosa que contar...

Pero ya que estamos tendré que escribir algo para contentar a mís millares de lectores.
Tal como dije en una anterior ocasión, estas vacaciones deberían ser para cambiar el chip y lograr concienciarme o quizás debería decir lograr motivarme para estudiar como un loco y aprobar alguna de las dos asignaturas que he de recuperar. Y lo cierto es que... es posible que haya cambiado el chip (todavía no lo sé, he de comprobarlo) empero si lo he hecho no creo que haya sido para mejorar... :-( Y es que esta semana santa no he hecho nada y (para ser completamente sincero) tampoco lo he intentado mucho, me puse el lunes pasado y miré con ojos anodinos la pantalla del ordenador, mas no logré sacar nada de provecho, a partir de ese día cada vez que lo encendía era para escribir o jugar, sin embargo creo que eso no tiene por qué significar nada negativo (aunque apunta a ello, desde luego), porque...

... ¿Y si esta semana me pongo como un loco a estudiar? Y no sólo por ello, si no que además: ¿y si esta semana me pongo a estudiar como un loco y encima los profesores dan caña y explican todo con claridad y amenamente? Y puesto a soñar despierto: ¿y si les da a los profesores por poner exámenes no muy perros y encima nos pasan la mano un poco? -_- Pero, creo que mejor me bajo del guindo y soy realista, es muy difícil que ocurra todo ello; lo que tengo más fácil es ponerme a estudiar como un loco, ya que sólo depende de mí.

Cambiando de tema, este próximo fin de semana (21, 22 y 23 de abril) es el Salón Manga de Jerez, así que ya os quiero ver allí (yo me pasaré el sábado -estaré todo el día de hecho-). Para más información visitad: www.otaku-shin.com

Por cierto, para terminar pongo unas cosillas que escribí dos días diferentes de la pasada semana:



Martes 11 de abril de 2006
Son las 18:33 horas, estoy frente al ordenador intentado hacer algo (o al menos intentando pasar el rato), pero me pican los ojos y tengo la nariz que no me deja en paz ¡MENOS MAL QUE SEGÚN LAS PRUEBAS NO SOY ALÉRGICO A NADAAAA!
20:00 horas
Ya me encuentro algo mejor con la nariz y apenas me pican los ojos, no obstante, por culpa de ello (entre otras razones) hoy no he hecho nada de provecho (bueno, quizás un par de video caseros se puede considerar "de provecho")... y ya mismo son los exámenes de recuperación :-(

Miercoles 12 de abril de 2006
20:13 horas
Ayer grabé con la cámara de fotos digital (y hoy me he pasado todo el día montándolo y editándolo), y con la inestimable ayuda de mis progenitores, un film que conmocionará al mundo, un documento único que generará escuela, que será burdamente copiado y recopiado. Filmé algo por lo que las generaciones venideras me recordaran con asombro y respeto.
Intentaré colgarlo en la red cuanto antes, y os daré conocimiento de ello cuando sea oportuno. La espera merecerá la pena, os lo aseguro.
PD: Estoy pensando en presentarlo a algún festival de cine, o quizás a los Oscars, pero todavía no lo tengo decidido.

Pues eah, ya está.

06 abril 2006

Depresión y vacaciones (¡hay que espabilarse!)

Estoy deprimido, y sí, es por culpa de los estudios, como es posible que alguno haya pensado. Y es que aún sigo tan desmotivado como la última vez que escribí sobre ello (que creo recordar que fue no hace mucho), o quizás esté peor. Y eso que ahora estamos en clases de recuperación, y se supone que debemos estar repasando todo más o menos desde el principio; pero aunque en parte se esté cumpliendo, no puedo evitar quedarme medio dormido y tampoco puedo evitar navegar por internet y jugar al BiteFight (que ahora media clase está picada con ese juego).

Ciertamente, jamás me he encontrado así por culpa de los estudios. He podido estar agobiado, susceptible, nervioso, irritable... pero nunca me he encontrado con falta de motivación, y en ninguna ocasión he pensado en dejar las cosas sin terminar (o sea, en abandonar lo que estoy haciendo y quedarme sin título), como pienso muy a menudo ahora. Sé que debo poner más de mi parte, sé que debo esforzarme más; empero cada vez que lo intento me topo con una infranqueable barrera, barrera que yo mismo he ayudado a construir, pero cuya mayor parte han erigido mis profesores (sobre todo UNO) durante todo este curso.

Ahora que llegan las vacaciones de semana santa espero poder reflexionar sobre el tema y, por qué no, espero ponerme las pilas de nuevo y hacer un último y hercúleo esfuerzo por aprobar al menos una de las dos asignaturas que tengo pendientes. Ojalá pueda realizar ese cambio de chip y logre franquear la barrera, y ojalá tenga suerte y acabe con estos estudios este curso, ojalá pueda volver a respirar tranquilo y que los agobios de estudios se difuminen, que me olvide de ellos al menos durante un tiempo. Ojalá.


***

Esta semana santa me será, casi con toda seguridad, imposible publicar nada en el blog, así que tras ésta ya pondré algo. Por supuesto, también desearos que paséis unas magníficas vacaciones (el que las tenga, claro). Un saludo.

04 abril 2006

Divagando


En estos momentos no me encuentro muy inspirado, así que perdonadme si escribo una auténtica porquería, pero es que simplemente quiero escribir algo; el qué aún no lo sé.

Quizás no estaría mal empezar escribiendo sobre una gratificante visita que hice el pasado sábado a Barbate (que está en la provincia de Cádiz -por si alguien no lo sabía-). Allí visité el faro de Trafalgar, y me quedé maravillado ante la belleza de aquel paraje. Ese mismo día visité el Pinar de la Breña y el acantilado y, aunque este ya lo había visitado tiempo atrás, también disfruté como un niño. Mas al ver lo cerca que estaba la localidad de Barbate del pinar me preocupé enormemente, ¿por qué? Pues porque aquel lugar es una auténtica mina para los especuladores urbanísticos.

Sólo hay que observar un pinar que hay a la entrada de Barbate para darse cuenta de ello, ese pinar (y al contrario que el de la Breña) está plagado de basuras y escombros, claramente está siendo preparado para talarlo y construir (curiosamente el ayuntamiento de la mencionada localidad ha cedido unos terrenos de dicho pinar a la Junta de Andalucía para erigir un centro de salud). Se trata de un pinar en mal estado de conservación, pero que si el ayuntamiento -y los ciudadanos- se esforzara estaría en perfecto estado, mas se ve que no interesa.

Sobre el Pinar de la Breña también hay peligros, de hecho hasta hace poco había un proyecto de construir un hotel en él, empero fue paralizado. No obstante, y observando como andan muchos ayuntamientos, es posible que dentro de relativamente poco se presente otro proyecto similar con el beneplácito de las administraciones locales.

Un buen ejemplo es el de un pueblo vecino de Barbate, Zahara de los Atunes, cuyo desarrollo urbanístico es de todo menos sostenible. La especulación está a la orden del día en ese pueblo, especulación que es más que probable esté desvirtuando lo que antaño fue el municipio, y por lo tanto está quitando el atractivo que tendría hacia el potencial turista; mas eso no suelen verlo los promotores, ellos tan sólo piensan “en verde”.

Todo ello me hace pensar en Marbella y sus alrededores, cada vez que visito esta ciudad no puedo evitar el pensar si realmente todas esas casas son necesarias. No resulta muy difícil mirar a cualquier lado y percatarse de edificios que están construidos ilegalmente, me atrevo a afirmar que más de la mitad son construcciones ilegales, pero que después la han legalizado, o puede que desde un principio se construyeran con la bendición de los politicuchos que abundan por allí, previo pago, claro, de las correspondientes comisiones.

Y observando toda la corrupción que se está destapando en la actual administración e incluso entre la policía local ¡aún hay gente que dice que el difunto Jesús Gil no era un político corrupto! Hablando francamente, por mucho que hiciera Gil por Marbella, ese tipo se forró a costa de especular y quién sabe qué cosas más. Marbella necesita un limpiado a fondo, que huele a podrido desde el Peñón de Gibraltar.

Cambiando un poco de tema, hoy (lunes 3 de abril) también he ido a dar un paseo. Esta vez me he pasado por el Parque Natural de los Alcornocales, que como ya sabréis se encuentra mayoritariamente en la provincia de Cádiz. Mientras paseaba miraba los magníficos alcornoques y quejigos, y me sentía pequeño ante tanta belleza, la verdad es que me sentía libre de toda banal preocupación, estaba en comunión con la naturaleza, tan sólo tenía que cerrar los ojos para comprender que la mayoría de los problemas que nos afectan de algún modo son irrisorios, son simples inventos del ser humano para distraer la mente, o puede que sean inventos de los más poderosos para que los que están bajo su mando nunca logren ascender, nunca puedan aspirar realmente a una “vida mejor”.

Pero esa vida mejor no es la que nos impone la actual sociedad capitalista, o sea, el tener cada vez más bienes materiales, si no que es estar más lleno por dentro. Porque es muy rara la ocasión en la que un objeto te hace sentirte realmente bien, de hecho no son pocas las ocasiones que uno siente ciertos remordimientos por comprarse tal o cual cosa, porque ha sido una compra compulsiva, o porque simplemente era algo que no necesitaba. Mas si uno va al campo, y se sienta sobre una piedra, y observa cómo se mueven las ramas de los árboles con el viento, y escucha el sonido que produce, si escucha los pájaros cantar; resulta muy raro que alguna persona no se sienta realmente bien, en paz. Esos son los grandes momentos de la vida, cuando toda preocupación se diluye como el azúcar en el agua. (No sé si me he explicado...).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...