14 diciembre 2010

Salvador

Richard Boyle es un periodista fracasado al que su casero lo echa de casa, le deja su mujer y está sin blanca, lo único que le queda es su viejo coche y un amigo tan fracasado como él que le acompaña hasta El Salvador, país donde se están fraguando muchos desastres, con la única esperanza de escribir un artículo y reconducir su carrera.

Oliver Stone dirige y escribe a cuatro manos con Rick Doyle este film sobre los hechos que acaecieron en el mencionado país latinomaericano entre los años 1980 y 1981 (y que el propio co-guionista vivió en sus carnes), donde gobierno y oposición, con la inestimable ayuda de Estados Unidos, reprimeron salvajemente a una población que padecía hambre y todo tipo de miserias.

El personaje de James Woods (Ejecución inminente, Érase una vez en América) es todo un vividor, en apariencia con pocos escrúpulos y menos educación pero, sin embargo, cuando las cosas se caldean demuestra que está dispuesto a hacer lo necesario para mostrar lo que pasa realmente y no la verdad “oficial” como hacen algunos de sus compañeros, y eso a pesar de que es amenazado en varias ocasiones. Y hay que decir James Woods (que fue nominado al Oscar por este trabajo) logra insuflar a su personaje vida y mucho más; no es un ente apergaminado que pulula por la pantalla, sino que la llena y nos muestra un personaje que puede ser hasta despreciable en algunos aspectos, pero que a la vez es fiel a sus amigos y a lo que piensa que es lo correcto, hablando sin pelos en la lengua cuando así lo requiere. Secundando a Woods tenemos a un sorprendente (por el tipo de personaje sobre todo) James Belushi (El hombre con un zapato rojo), actor que acostumbra a trabajar en filmes más bien ligeros (o al menos lo eran con los que ganó cierta popularidad) y que aquí cambia de registro sustancialmente; otro de los personajes destacables es el fotógrafo Cassady, al que da vida el neoyorkino John Savage (La delgada línea roja); la novia salvadoreña de Boyle, que interpreta Elpidia Carrillo (Depredador); y la cooperante Cathy Moore, a la que da vida la guapa (y televisiva) a la par que convincente Cynthia Gibb (Cortocircuito 2).


Salvador (Ídem, 1986)es un film que he visto por accidente, y lo cierto es que si bien durante el primer acto no sabía muy bien dónde quería llegar, puesto que el tono con el que está narrada la historia no es el que estamos (o estoy) acostumbrados cuando se tratan temas tan serios, al final me dejó un poso y algunas cuestiones sobre las que reflexionar. Un trabajo comprometido y más que interesante que me ha gustado descubrir.



LO MEJOR:
-James Woods, realmente muy logrado su papel.
-El retrato de los acontecimientos y la sociedad del lugar, la corrupción, etc...

LO PEOR:
-No tiene que ser necesariamente malo, pero el tono que le ha dado Stone me descolocó al principio (aunque en realidad es lógico debido al personaje protagónico).

¿Quién debería verla?
Si estás interesado en conocer otras de las muchas injusticias cometidas en latinoamérica, y si te mola el cine de Oliver Stone.


Leer critica Salvador en Muchocine.net

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...