30 abril 2010

Crisis Griega

Da que pensar lo de la crisis Griega, y no, no me refiero a que dicha crisis pueda ser contagiosa y le pase lo mismo a España. A lo que me refiero es a ese durísimo plan de ajuste que va a imponer el gobierno de Papandreu, que consiste básicamente en bajar el número de funcionarios y sus sueldos, congelar el salario del resto de trabajadores y las pensiones, abaratar el despido y subir los impuestos sustancialmente. Y todo ello para que unos pocos países, además de los ladrones del FMI, le hagan unos préstamos para pagar la deuda, o sea, que al final generan otra deuda. Pero no es eso último la cuestión, la cosa es, el quid, es que la crisis del país helénico es tan grave precisamente por culpa de un gobierno que no ha querido reaccionar a tiempo, que ha estado maquillando sus cuentas ante la UE para así intentar evitar lo inevitable. Y ahí está, ahora son los que menos tienen los que van a sacar las castañas del fuego, los que se van a tener que apretar el cinturón hasta quedarse asfixiados; porque dudo mucho que, aunque se recorten el sueldo (que si lo hicieran sería increíble), los altos cargos políticos y empresariales lo vayan a notar apenas, quizá en que en vez de un nuevo yate de 100 metros de eslora se lo comprarán de 80. Por otra parte, en España ya empiezan los bancos a anunciar los beneficios del primer trimestre del año...

27 abril 2010

The Descent Part 2

Y ya voy por la cuarta película (sólo me faltan ocho más) proyectada en la VII Muestra Syfy de Cine Fantástico.

En The Descent, Neil Marshall nos contaba las peripecias de un grupo de amigas que un buen día decidieron hacer espeleología, y que se toparon en su excursión por las entrañas de la tierra con unas criaturas más feas que bonitas, y encima con mucha hambre. The Descent Part 2 comienza con un grupo de rescate que busca sin éxito a las mozas desaparecidas; aunque resulta que una de ellas, Sarah, aparece a unos cuantos kilómetros de distancia de donde se supone que debería estar. Por más preguntas que el sheriff le hace la pobre no responde, pues parece que ha sufrido un tremendo shock que ha hecho que pierda la memoria. Gracias a un chucho rastreador encuentran desde donde ha emergido de las profundidades, así que deciden montar otro grupo de rescate para buscar al resto de las chicas. El sheriff, que es un tipo inteligente (y tremendamente simpático), decide llevarse a Sarah, para que les sirva de guía, pues supone que una vez bajo tierra recordará por dónde ha pasado. Obviamente lo que van a encontrar en las profundidades no les va a resultar agradable.

No he tenido la fortuna (o el infortunio) de ver The Descent, así que me es imposible establecer comparaciones entre una y otra parte, sólo diré que la secuela, dirigida por el que se encargó del montaje de la primera parte, Jon Harris, y escrita por J. Blakeson (The Disappearance of Alice Creed), James McCarthy y James Watkins. Me resultó muy entretenida, con más de una escena (y un personaje) hilarante, y con bastante humor negro, sazonado todo ello con un poquito de mala leche. No estamos, desde luego, ante una maravilla, el film tampoco lo pretende, es predecible, sus personajes son arquetípicos, la mayoría de las situaciones ya las hemos visto de uno u otro modo en cientos de películas, pero aún así no deja de tener algo que hace de este filme un producto interesante. Eso sí, lo que más llama la atención es que aunque nadie escapa bien, los que peor parados salen suelen ser los hombres (al menos uno tiene la sensación de que son éstos los que van a morir).
En el reparto (repleto de féminas) nos encontramos con intérpretes que ya trabajaron en la primera, como Shauna Macdonald (Saw VI); y otros, la mayoría, que son nuevas incorporaciones como Natalie Jackson Mendoza (Al sur del pacífico), Gavan O'Herlihy (Willow) o Douglas Hodge (Salomé). No es que sea un reparto que destaque por su talento, pero su trabajo es correcto y es lo que pide la película.

En The Descent Part 2 hallaréis más de un susto, alguna que otra escena truculenta, casi gore, humor negro y mucha acción a oscuras. Una angustiosa huida de las entrañas de la tierra, típica, pero muy entretenida.

LO MEJOR:
-El personaje del sheriff, se le queda uno entre ceja y ceja casi desde el principio.
-La capacidad que tiene para divertir.

LO PEOR:
-Es predecible en la mayoría de las ocasiones.

¿Quién debería verla?
Los que disfrutaron con la primera parte.

¿Y quién no?
Las sensibilidades especialmente sensibles.


Leer critica The Descent 2 en Muchocine.net

23 abril 2010

Crónica del Salón Manga Jerez 2010

El pasado fin de semana (o sea, del 16 al 18 de abril) se celebró por undécima vez consecutiva el Salón Manga de Jerez. Yo, por undécima vez consecutiva acudí a tal evento con las mismas ganas de siempre.

Y es que para mí es ya una tradición pasarme por dicho salón, aunque sea sólo un día, ya que le tengo especial cariño, pues fue el primer acontecimiento de estas características que visité. En esta ocasión me pasé dos días, el viernes y el sábado. El viernes nunca había asistido hasta ahora, por lo que imaginaba que sería más o menos igual que el domingo en cuanto a asistencia, y la verdad es que creo que hay más visitantes, pero nada comparable a los sábados.

Después de hacer la correspondiente cola para comprar las entradas entré en el recinto con ganas de ver cómo habían dispuesto todo, y comprobé que la disposición de las tiendas y stands de asociaciones es prácticamente el mismo que la edición anterior; nada más entrar (si giramos a la izquierda) te topas con los stands de asociaciones y zonas participativas, como la zona de dibujo, de origami, de juegos de cartas, además de información, y el "restaurante", etc... Después, nos encontramos con los stands de las librerías, los cuales no conté, pero que a ojo parecen el mismo número y prácticamente de las mismas tiendas o editores (como novedad, que me venga a la cabeza, sería Planetacomic.com y poco más). Justo después de las tiendas tenemos el escenario principal (esto sí que es un cambio), que además este año ha dispuesto de una pantalla gigante que quedaba muy molona, y encima colocaron una cámara para mostrarnos en la mencionada pantalla a todo aquel que estuviera en el escenario (y también fuera de él). A la derecha de este escenario había una zona que el viernes usó no recuerdo ya quién, pero que posteriormente el sábado usaría una marca de bebida energética a través de una asociación deportiva (de skater y demás); justo al lado y enfrente de esta zona están los videojuegos, donde habían organizados varios torneos, en los cuales para participar había que abonar entre 0,50 y 1 euro. Tras los videojuegos estaba la famosa zona de sumo, y ya torciendo a la derecha (hay que tener en cuenta que el recinto es como un donut rectangular) tenemos la zona de lucha de espada y frente a ésta la de exhibiciones; al lado de esta última había una exposición de kimonos y de fotografías, así como diversos trabajos, como un Link (el prota de The Legend of Zelda) a tamaño real hecho de papel; al lado de Link había una muestra de disfraces además de personas pintándose el cuerpo (muy interesante esa Asuka); frente a ésto la zona de Akihabara y más adelante tenemos la entrada/salida, además de algo que se me ha olvidado mencionar antes, el escenario secundario, que era donde el personal se dedicaba a bailotear enrevesadas coreografías, el famoso Para-Para. Por supuesto las salas de proyecciones siguen donde siempre (casi siempre más bien), pero creo que no se proyecto nada durante la primera jornada (al menos no había información al respecto).

El sábado fui testigo de algo que no había visto antes, y es que había más cola de gente esperando a que abrieran para entrar que gente en la taquilla, o sea, había más gente con las entradas ya compradas que sin ellas. Fue un hecho que me sorprendió un poco, lo que no me sorprendió tanto fue la megacola que se formó posteriormente, así que no me arrepentí de llegar más bien tempranito (tampoco tenía otra opción, pues el horario de autobuses de mi pueblo a Jerez no es que sea muy flexible). Bueno, aunque nada más abrir las puertas había más visitantes que el día anterior, a medida que avanzaban las horas iban viniendo más y más otakus y frikis (y gente normal y corriente incluso) de todas las categorías, hasta que llegó el momento que resultaba difícil no tropezarse con el personal. Por otra parte había muchos asistentes cosplayeados, creo que muchos más que otras ediciones, y además los cosplays eran muy variados, de hecho, y ahora que lo pienso me sorprendo, ¡no vi a ningún Naruto! Vi a gente de One Piece, a un Nobita (de Doraemon), a dos chicas de Sam y un Ashitaka (de La princesa Mononoke), a una Asuka (de Evangelion) que costaba no mirarla (aunque eso fue el viernes), a un Gatobús (de Mi vecino Totoro) realmente increíble, y a otros tantos personajes conocidos y desconocidos para mí, algunos de ellos bastantes atrevidos. Así que el ambiente era bueno (como siempre).

Y también como siempre las proyecciones fallaron, siempre tienen problemas técnicos (inevitables) y sobre todo de agenda, así me quedé sin terminar de ver Detective Conan Vs. Lupin (¿o era al revés, o sea, Lupin Vs. Conan?), asistí a la parte final de la conferencia de las diferencias culturales entre España y Japón (bastante interesante), vi un par de episodios de una serie curiosa (Gungslinger Girl, o algo parecido), además de la consabida última proyección de la segunda jornada, que por el jaleo que se forma suele ser la más divertida, y estos últimos años casi la más interesante, ya que según mi punto de vista no están apostando mucho por las proyecciones, cuando los primeros años sí que lo hacían proyectando pelis novedosas en su momento como X o Escaflowne. Supongo que la accesibilidad que da internet en estos tiempos es el motivo de esta dejadez. Pero lo que más me fastidió fue no poder acudir a la charla sobre Ghibli que se daba el domingo, si lo hubiese sabido desde el principio quizá me habría organizado de otro modo.

Otro punto negativo que veo es tener que pagar por participar según en qué actividades, como los torneos de videojuegos, aunque la cantidad sea irrisoria uno ya ha pagado por entrar. De todos modos este salón es de los más participativos (si no el que más) que conozco, aunque yo al final no suela participar en nada (la vergüenza me gana).

En definitiva, el Salón Manga de Jerez sigue fiel a sus principios, es un evento donde es fácil encontrar alguna actividad que te interese, su ambiente es magnífico (aunque siempre hay algunos que meten la pata, pero son los menos) y a pesar del gran número de asistentes hay zonas en las que uno puede respirar tranquilamente y despejarse de tanto revuelo. No es perfecto, probablemente nunca lo sea, pero es un gran evento que nada tiene que envidiar a los de Barcelona o Madrid.

20 abril 2010

The Disappearance of Alice Creed

Esta película es junto con Canino la película menos fantástica de la VII Muestra Syfy, de hecho no se engloba para nada en una película de género, sino que estamos ante un thriller. Pero ciertamente es un detalle para nada importante, sobre todo porque es sumamente divertida.

The Disappearance of Alice Creed va al grano, comienza con los preparativos que realizan dos individuos para lo que todos sabemos. Insonorizan una habitación, ponen tropecientos cerrojos en las puertas, eligen una buena cama, cavan un agujero en un bosque, forran una furgoneta; y al poco estamos viendo cómo introducen a una chica en dicho vehículo, y posteriormente la atan a la mencionada cama y la amordazan. O sea, estamos ante un film que nos narra un simple secuestro. Pero no, no, a veces las cosas no son lo que parecen. Es verdad, nos cuenta la historia de un secuestro, pero este secuestro, a medida que avancen los minutos, iremos comprobando que no es tan normal.

J. Blakeson se encarga de llevar la batuta (en lo que es su debut en el largometraje) y también del guión de lo que podía haber sido, como ya apunto arriba, otra película más de secuestros. Por suerte no es así, y también por suerte (para vosotros, sufridos lectores) tampoco pienso profundizar mucho en el tema, ya que ello conllevaría chafar las sorpresas. Lo que sí que hay que decir es que a pesar de los pocos personajes que pululan (tres), y los para nada variados escenarios (si nos ponemos a contar -y uno lo dividimos en tres- tenemos entre cinco y siete), nos encontramos ante una película que no aburre en ningún momento, y que se sostiene gracias a unos diálogos inteligentes y un gran sentido del humor; además de por un reparto que no por no ser numeroso deja de ser bueno.

Por un lado tenemos a la secuestrada (la Alice del título), que es interpretada por la ascendente Gemma Arterton, la cual hemos visto en Furia de titanes y la veremos muy pronto en Prince of Persia: Las arenas del tiempo; como Vic, el líder del duo secuestrador, es Eddie Marsan, a quien recordaréis por hacer de malo en Hancock; el segundo secuestrador es Martin Compston, joven actor que ha interpretado papeles en Doomsday: El día del juicio, o en Memorias de Queens, y que tiene una ajetreada agenda futura.

Así pues, The Disappearance of Alice Creed es un estupendo debut, que hace presagiar que Blakeson nos traerá interesantes películas en un futuro, un film que divierte de principio a fin y que recomiendo que la veáis si es que se estrena algún día en nuestras pantallas (si no para algo está ahí el DVD y la red de redes). Seguro que os sorprenderá en más de un momento.


LO MEJOR:

-El guión, los diálogos...
-El pequeño reparto, realizan un gran trabajo.

LO PEOR:
-No es perfecta, pero tampoco hay nada digno de mención en esta sección.

¿Quién debería verla?
Quien crea que ya ha visto todo lo que tenía que ver en filmes con secuestro de por medio.


Leer critica The disappearance of alice creed en Muchocine.net

15 abril 2010

Cargo

El segundo largometraje proyectado en la VII Muestra Syfy de Cine Fantástico fue ni más ni menos que un thriller de ciencia ficción suizo.

La Tierra está tan contaminada que prácticamente toda la población mundial se ha exiliado del planeta a las colonias espaciales que orbitan alrededor de éste. Allí viven hacinados, y siempre con la esperanza de poder ir a Rhea, un paradisíaco planeta donde sólo van unos pocos elegidos que se lo pueden permitir. La doctora Laura Portmann, nuestra protagonista, se embarca en un carguero, rumbo a la Estación 42, en el que estará cinco largos años. Si ha decidido hacer tan largo e incómodo viaje ha sido para conseguir el dinero suficiente para ir a Rhea y así poder estar con su hermana. Pero durante su turno extraños sucesos comienzan a acaecer en la nave, y empieza a creer que ella no es la única que está despierta.

Ver films de ciencia ficción pura europeos no es muy fácil, la producción de este tipo de obras suelen tener altos costos y su rentabilidad es dudosa, más si hablamos de trabajos como el que nos ocupa, una cinta seria, de magnífica factura pero desarrollo pausado y sin mucha acción (nada que ver con la colorida El quinto elemento, de Luc Besson, la casi apocalíptica Babylon de Mathieu Kassovitz, o la, más bien cómica, La mujer más fea del mundo, de Miguel Bardem). Cargo (no confundir con la Cargo de Clive Gordon, de 2005) es una producción suiza dirigida por los debutantes Ivan Engler y Ralph Etter, en cuya sobria atmósfera se respira la mayor parte del metraje a Alien, pero en el que se deja ver también influencias de Blade Runner (al inicio) e incluso si nos ponemos a The Matrix.

Durante la práctica totalidad de la película los directores han sabido jugar sus bazas logrando mantener esa atmósfera casi asfixiante, claustrofóbica incluso, donde el desarrollo de la trama resulta atrayente, y a pesar de su avance pausado (que no lento) no invita para nada al bostezo. Otro de los puntos a favor es que el entorno y la actitud de los personajes resultan creíbles, es realista. Y ahí es donde falla en la última parte del film, ya que comienzan a suceder cosas que no nos la creemos, muy especialmente ese “baile” espacial y ese “correr” de la protagonista hacia la nave para atraparla en un último momento y salvarse de estar a la deriva en el espacio durante toda una eternidad, dicha escena me produjo una incredulidad con la que no pude evitar pensar que los directores la habían fastidiado, que habían estropeado todo lo anterior de la forma más estúpida posible. Otro punto negativo se refiere a ciertas inconexiones (perdonables, pero de muy fácil arreglo) en el guión referida a la Estación 42, pero eso es algo que es mejor que lo comprobéis por vosotros mismos.

Respecto al reparto, nos encontramos con actores desconocidos para la mayoría, así como protagonista principal tenemos a Anna-Katharina Schwabroh, que buscando veo que apenas ha trabajado en algunos episodios de diversas series; Martin Rapold es otro de los miembros del reparto, y éste sí que tiene una carrera más larga, aunque casi todo para televisión; Regula Grauwiller también tiene más experiencia y también Claude-Oliver, entre otros. Sinceramente , son nombres que nada me dicen, pero cuyas interpretaciones, sin resultarme memorables, me han parecido convincentes.

Cargo es un trabajo arriesgado tanto artística como económicamente hablando, su resultado es interesante y no llega a más por unos pocos, y bastante idiotas, errores. En otras circunstancias podríamos estar hablando de una pequeña joya cinematográfica.


LO MEJOR:
-La atmósfera, sobria y fría consigue mostrar la soledad del espacio.
-La factura técnica, muy buenos las recreaciones virtuales de los escenarios y la nave, sobre todo teniendo en cuenta que la propuesta es mucho más modesta que las producciones estadounidenses.

LO PEOR:
-Casi toda la película consiguió engancharme, pero a medida que se acerca el final algunas inconexiones del guión y sobre todo cierta escena para nada creíble, y cuyo dramatismo es nulo, lastran el buen resultado reinante.

¿Quién debería verla?
Si te gusta la ciencia-ficción, y en particular filmes en el que prima más el ambiente que la acción en sí.

¿Y quién no?
A algunos se le puede hacer lenta, así que no se la recomiendo a los impacientes.


Leer critica Cargo en Muchocine.net

11 abril 2010

The Crazies

La película inaugural de la VII Muestra SyFy de Cine Fantástico fue el exitoso remake de la (también exitosa) obra de George A. Romero, The Crazies de 1973. Ésta (el remake, supongo que en el original también) nos narra cómo los habitantes de un pequeño pueblo se ven afectados de un extraño mal que les hace desear, por ser sutiles, el mal ajeno.

De esta nueva versión se encarga Breck Eisner, el hombre que en principio también se encargará de la nueva versión de Flash Gordon, que es director de obras tan "notables" como Sahara, que fue donde nuestra siempre querida Penélope Cruz conoció al que fue su novio un tiempo, y del cual muchos decían era el sucesor de Paul Newman, Mathew McConaughey, y que se ha convertido finalmente en un "actor" que hace filmes cada vez más horribles (y no comenzó mal). Por suerte para el sufrido espectador no le ha salido una cosa insoportable a Eisner, sino que estamos ante una cinta de terror divertida, incluso con momentos que logran atrapar (la escena en el lavacoches, momentos en la estación de autobuses, etcétera), pero que no aporta nada a lo ya visto en el género (y no sé si es mejor, peor, o igual de buena que el film de Romero, pues no he tenido el placer de visionarlo).

Como protagonistas tenemos a Radha Mitchell, quien parece que le ha cogido el gustillo a eso de asustarse y gritar, puesto que también la hemos visto Silent Hill y Pitch Black, entre otras (como el drama Los niños de Huang Shi, junto a Jonathan Rhys Meyers); y el prota masculino es Timothy Olyphant, que hizo de Hitman en la adaptación cinematográfica del videojuego. Entre los secundarios el más destacado (por eso que aparece más) es Joe Anderson (Amelia), y que protagoniza algunos momentos, ya bien entrado en materia la trama, bastante divertidos. El resto del elenco aparece mucho menos, no tienen apenas tiempo de lucirse, vamos.

Para terminar, si te gustan las pelis de terror casi seguro que te gusta The Crazies. Es cierto que es más de lo mismo, pero es un "más de lo mismo" bien llevado, que entretiene, y más aún si se ve con tan buen ambiente como el de la VII Muestra SyFy.


LO MEJOR:

-La escena del lavacoches, la más angustiosa de todas.
-El reparto cumple.

LO PEOR:
-Muchos tópicos.
-Los síntomas iniciales de cierto personaje parecen ser ligeramente diferentes que el de otros afectados.

¿Quién debería verla?
Pues lo apuntado arriba, si te mola el cine de género seguro que te lo pasas bien.

¿Y quién no?
Si eres demasiado exigente es posible que no te mole tanto.


Leer critica The crazies en Muchocine.net

06 abril 2010

El libro de Eli

Una lluvia de ceniza cae sobre un agreste paisaje de árboles muertos y tierra yerma, un gato se acerca a un cadáver y se dispone a tomar un buen almuerzo, pero no se ha dado cuenta que una figura con máscara le observa pacientemente mientras mantiene en tensión un arco. Tras ello un hombre camina sobre las dunas y luego por solitarias carreteras jalonadas de vehículos oxidados, se cobija en una abandonada casa donde cena gato mientras escucha música gracias a una pequeña batería que atesora, lee un libro con dilección y duerme con un arma bajo la almohada. Sigue caminando, al oeste, hasta hacer una parada en un pueblucho de rancios habitantes. Sólo busca agua y cargar la batería, pero se da de bruces con problemas. Alguien anhela el libro que tanto parece apreciar.

Antes que nada indicar que en esta ocasión no me he cortado mucho, así que recomiendo que todo aquel que esté interesado en ver esta película no siga leyendo, a no ser que quiera ver destripado buena parte de la misma.

Interesante premisa la de la de la historia escrita por Gary Whitta, y que dirigen Albert y Allen Hughes, que por si no os habéis percatado son hermanos, y para más inri gemelos (los cuales ya dirigieron Desde el infierno, adaptación del cómic From Hell, de Allan Moore con dibujos de Eddie Campbell, y que en principio se encargarán de la adaptación -o quizá remake- de la grandiosa Akira, de Katsuhiro Otomo). Un futuro post-apocalíptico y un hombre solitario que viaja por desérticos parajes por motivos que desconocemos, y que se ve obligado a enfrentarse a bandidos de toda clase (esa es la premisa). Sin embargo, y viendo hacia los fueros que gira la trama, realmente hace falta una reflexión para saber si estamos ante una buena película o si quizá nos encontramos ante otra cosa diferente, una apología religiosa, un folletín progandístico que nos indica que sólo en la fe católica podremos hallar la salvación; o quizá, si pensamos más ingenuamente (o menos maliciosamente), nos encontramos ante una película que lo único que nos intenta decir es que en los libros está la salvación, en la cultura y en la fe en uno mismo. Yo tiendo a pensar en lo primero, pero no obstante el trabajo de los realizadores de Dinero para quemar, en general, me ha convencido. Los motivos son varios.

Para empezar es su comienzo, muy visual esa escena de la caza del gato, el ambiente sucio que reina en ese momento y durante todo el metraje, los parajes desérticos, las carreteras agrietadas y los puentes derruidos (alguna escena me ha recordado a la reciente, y mucho más cruda, La carretera); el registro de la casa abandonada, el encuentro con unos bandidos (magnífica la lucha en las sombras del puente y la actitud fría de Eli). Otro motivo es la tensión lograda gracias al ambiente opresor que reina (otro punto a favor pues, la ambientación), los personajes que pululan, los detalles como cuando Eli se asea con una toallita limpiadora. De hecho, si nos ponemos no veo nada realmente negativo (bueno, el hecho que Solara huya con Eli a las primeras de cambio no me resultó todo lo creíble que debería -o al menos las razones que expone para ello-), hasta que ya nos ponemos demasiados religiosos, que es prácticamente al final.

Cuando Eli le dice a Solara que encontró el libro porque una voz interior se lo dijo, no me sonó mal, podría haber sido así, pura intuición de saber que hay algo entre los escombros; el hecho de que Carnegie quiera usar la Biblia (a estas alturas supongo que ya sabéis que ése es el libro) para controlar a las masas analfabetas (la trama se desarrolla 30 años después de una gran guerra, por lo que no hay muchas personas que sepan leer) es realmente creíble, al fin y al cabo las religiones nacieron en parte para eso, para controlar al vulgo y mantenerlo bien atado. Pero cuando Eli recibe un balazo en el vientre, y luego comprobamos que no sólo vive, sino que camina y llega al lugar que buscaba, y que no cae hasta no acabar definitivamente su "misión"; ahí es donde uno empieza a sentir incredulidad, y más cuando la cámara enfoca a los ojos de Eli y nos muestra que es ciego (luego uno va atando cabos mientras se acuerda de muchos detalles que le hace pensar que sí, tiene su lógica, pero viajar tantos y tantos kilómetros sin poder ver...), y para rematar al final tenemos un discurso en off de Eli dándole gracias a Dios. Todo eso le quita enteros, pero en algunos casos le podía haber sumado si no tuviera el asunto tantas connotaciones divinas (me refiero sobre todo a la ceguera).

Y aún al final me queda la pregunta: ¿es El libro de Eli (The book of Eli) pura bazofia panfletario-religiosa o es algo más? Y a pesar de todo, aun con esa cuestión resonando en mi cabeza, me ha gustado. Su ambientación, el desarrollo de la historia, momentos como el asedio en la casa de los ancianos antropófagos, el reparto con un Gary Oldman (El caballero oscuro) que vuelve a hacer de malo como sólo él sabe y un Denzel Washington (Plan oculto) que hace de bueno tan bien como siempre; los ojazos de Mila Kunis (Max Payne), las escenas de acción... y muchas pequeñas cosas que me dejaron realmente satisfecho. Sí, El libro de Eli es una buena película, pero también un buen panfleto.


LO MEJOR:
-La atmósfera y la ambientación; muy logradas.
-Denzel Washington y Gary Oldman, dos grandes actores frente a frente.
-A nivel técnico también estamos ante un buen trabajo: la fotografía, el montaje, la banda sonora, los efectos de sonido, etc...

LO PEOR:
-Que en el fondo pueda ser una historia ultraconservadora.
-El discursito final de Eli se lo podían haber ahorrado.

¿Quién debería verla?
Si te gustan las historias ambientadas en mundos post-apocalípticos.

¿Y quién no?
Si eres anti-católico convencido.


Leer critica El libro de eli en Muchocine.net
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...