28 julio 2011

Himawari, de Belén Ortega y Rubén García

Otro Gaijin más a reseñar, siendo éste el más oriental de los que hasta ahora he leído, sobre todo porque la historia se ambienta a mediados del siglo XIX japonés y porque sus protagonistas son samuráis, además de otros detalles como las onomatopeyas, las portadillas de los capítulos y, por supuesto, el sentido de lectura, que es a lo nipón.

Himawari y Shunya son dos hermanos que de pequeños fueron testigos del asesinato de sus padres, por lo que crecen con el único deseo de vengarse, infiltrándose para ello en un poderoso clan.

Así pues, como muestra la breve sinopsis, nos encontramos ante una historia de venganza, en la que su autora, Belén Ortega (con la ayuda en el guión de Rubén García), no se corta con eso de la violencia, hay buenas raciones a lo largo de su desarrollo, sin embargo lo más importante es que intenta evitar tópicos de este tipo de obras, habiendo giros interesantes y un final notablemente dramático. También unos personajes la mar de sugerentes, como la que le da el título a la obra, una joven resentida con el mundo, cegada por sus deseos de venganza; otro personaje que me gustó mucho es Kitsune, misterioso y bastante protector con la anterior, no sé sabe muy bien qué es lo que quiere.

Si hay un apartado en el que brilla con luz propia este iberimanga (o iberomanga) ese es el dibujo, tanto los personajes como los fondos están trabajadísimos, percibiéndose claramente la influencia de Hiroaki Samura (autor de La espada del inmortal y Los carruajes de Bradherley), cosa que no oculta la autora como podemos ver en los extras del tomo, la cual venera a dicho autor además de a Nobuhiro Watsuki. A este respecto hay que destacar el capítulo tres, donde Belén le da un toque a lápices, quedando el resultado final muy evocador y realmente fantástico. Hasta la fecha es la obra más atractiva visualmente de la colección de la editorial Glénat, cosa que es mucho decir según mi opinión, pues tebeos como Bakemono, Lêttera o Dos Espadas tenían muy buen nivel gráfico.

La edición, como viene siendo habitual en la Línea Gaijin, es cuidada y de calidad. Formato rústica con sobrecubierta, unas 192 páginas en total, de las cuales alrededor de 160 son de la obra, 16 pertenecen a los extras, donde podemos encontrar comentarios de Belén Ortega, así como diseños previos de los personajes y escenarios, y al final del todo una galería de autores invitados y los agradecimientos de turno. El precio es de 7,95 euros.

Himawari es un manga que seguro gustará a todo aquel que sienta debilidad por las obras de samuráis y del subgénero de venganzas, y los que gusten de obras gráficamente potentes. Una buena compra de manga nacional.


LO MEJOR:
-El cuidado dibujo.
-Avanzado el tomo hay una sorpresa que no se espera uno; así que otro detalle de interés que tiene la obra es la capacidad de sorprender.

LO PEOR:
-A mi juicio, no tiene nada negativo que sea destacable.

He aquí la magnífica ilustración que me hizo la autora en el Expomanga 2011:


24 julio 2011

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte 2

Como rezaba el lema de The Matrix Revolutions: Todo principio tiene un final. Y a la saga de Harry Potter le ha llegado ya el suyo, el ansiado final. Más aún después de ver el magnífico film precedente, que nos dejaba con la miel en los labios y a Voldemort con la varita de saúco en su poder. El inicio de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte 2 (Harry Potter and the Deathly Hallows: Part 2, 2011) es precisamente ese último momento, después vemos cómo Harry, Ron y Hermione siguen su búsqueda de los horrocruxes, una búsqueda que se convierte en una carrera contrarreloj, ya que quien-vosotros-ya-sabéis inicia con todas sus huestes un ataque a Hogwarts, donde es posible que se esconda una de las codiciadas piezas, ¿logrará el trío de magos juveniles destruir todos los horrocruxes?

Han pasado seis meses desde el estreno de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte 1 y aún conservo el buen sabor de boca que me dejó, por lo que mis expectativas ante su continuación eran muy grandes, por suerte David Yates vuelve a mostrar su lado bueno y nos trae otra aventura de fantasía divertida, bastante oscura y también diferente a la primera parte, ya que si en aquélla había relativamente poca acción, en ésta uno de los ingredientes principales son las peleas y un asedio y batalla en Hogwarts verdaderamente espectacular. Aquí los protagonistas no son los proscritos que están todo el rato huyendo, sino que los tres se enfrentan a sus enemigos cara a cara, aceptando su destino.

Aunque, todo hay que decirlo, la primera me gustó más que ésta, me resultó más emocionante, quizá por su conseguida atmósfera; ésta, para mí, tiene menos emoción, o al menos no ha sabido mantenerla constante durante todo el metraje. No quiero decir con esto que se haga pesada, es muy entretenida en todo momento, si bien las dos primeras partes de la cinta me resultaron más sugerentes, y la última me pareció irregular, con picos con un gran ritmo y otros que no me generaron un gran interés, llegando a un final que sí me resultó emotivo. En fin, que Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte 2 es un digno desenlace para la saga basada en los libros de J.K. Rowling, una buena película que merece la pena ver.

Y con ello se pone fin a una de las franquicias más lucrativas de los últimos años, ahora sólo queda esperar cómo envejecen las ocho películas, y también cómo maduran sus protagonistas, si continuarán sus carreras como actores de forma exitosa o acabarán como otros muchos acaparando portadas de la prensa rosa y amarilla hasta que el mundo se olvide de que existieron.


LO MEJOR:
-Su comienzo y nudo me resultaron especialmente interesantes.
-Los efectos especiales y todo el diseño de producción.
-Buena banda sonora de Alexandre Desplat.
-El dragón.

LO PEOR:
-Algunas cosas apenas están explicadas.

¿Quién debería verla?
Me da que no hace falta ni decirlo.

¿Y quién no?
Si no has visto las anteriores.

20 julio 2011

La amenaza invisible: Stealth

Hoy tenía pensado publicar una reseña sobre la nueva versión de Conan, el bárbaro, pero absurdos motivos contractuales me obligan a no expresar mi opinión a través de la red de redes hasta dos días antes del estreno del film, así que rescato una reseña que lleva meses esperando a ser publicada.

***

Ben Gannon (Josh Lucas), Kara Wade (Jessica Biel) y Henry Purcell (Jamie Foxx) son un trío de pilotos de élite unidos específicamente para luchar contra los terroristas. Pero a esta trinidad aérea se le une, no sin ciertos recelos por parte de alguno de sus miembros, un caza dirigido por una potente inteligencia artificial. Durante una de sus misiones dicha aeronave recibe un impacto de rayo y, cual Cortocircuito, comienza a tomar sus propias decisiones.

El hombre que parió una de las peores secuelas de todos los tiempos, una divertida película de fantasía medieval con muchos toques de humor y las andanzas de una especie de James Bond pero en malote (en todos los sentidos), dirige La amenaza invisible: Stealht (Stealth, 2005), que resulta ser una mezcla entre cine bélico y de ciencia ficción, y que fue un fracaso total en taquilla, pero que sin embargo no es tan mala como podría uno esperarse en un principio.

No penséis que con ello estoy diciendo que sea realmente buena, pero lo cierto es que entretiene durante sus dos horas, así que ya con eso se puede dar uno por satisfecho. Porque ciertamente no estamos ante una película que huya de los clichés, pero tampoco intenta hacernos creer que no los tiene, simplemente muestra su principal baza desde el primer momento, y dicha baza son los combates aéreos, bastante espectaculares en su mayoría, aunque están faltos de épica (que sí que tenían films que pretendían ser más transcendentales, como Pearl Harbor) y sus tres protagonistas, uno que acababa de ganar un Oscar protagónico por Ray y tenía un papel casi a medida, otro porque es rubio y tiene los ojos azules y otra porque tiene un bonito cuerpo, y además cumplen con su papel. Para mí la mejor es Jessica Biel (El Equipo A), y no sólo por la escena que luce palmito en biquini, sino porque su personaje es el que me resultó algo más interesante; Josh Lucas (Hulk, Una mente maravillosa) sin embargo es el que más protagonismo tiene y menos llamó mi atención, quizá porque es un papel muchas veces visto; Jamie Foxx se queda en un terreno intermedio, puede que debido a que con él se cumple una regla no escrita en el cine de Hollywood.

La amenaza invisible: Stealht es un film para pasar el rato, sin mayores pretensiones. Tiene unos efectos bastante vistosos, un trío protagonista también vistoso, unos secundarios que eso, secundan, y muchos tópicos de máquina desbocada y que toma las riendas de su existencia.


LO MEJOR:
-Alguna que otra batalla aérea.

LO PEOR:
-Es muy típica.

¿Quién debería verla?
Si te gustaron las anteriores películas de Rob Cohen.


Leer critica La amenaza invisible: Stealth (Stealth) en Muchocine.net

16 julio 2011

Blackthorn. Sin destino

Buen año está resultando ser este 2011 para el western, ya llevo vistos tres filmes de dicho género en pantalla grande, y todos me han dejado sensaciones la mar de agradables. En este caso además se siente uno más satisfecho, porque se trata de un producto español (en realidad una coproducción hispano-franco-boliviana), aunque rodado en Bolivia.

Blackthorn. Sin destino (ídem, 2011) plantea la cuestión de que Butch Cassidy no muere en Bolivia en 1908, sino que consigue escapar y permanece escondido veinte años, momento en el cual decide volver a su patria. Pero su retorno no será silencioso y tranquilo como espera, ya que se tropieza en el camino con Eduardo, un ingeniero español que es perseguido por haber robado al poderoso dueño de una mina...

Doce años después de dirigir Nadie conoce a nadie Mateo Gil se pone tras las cámaras para realizar un largometraje (para cine, pues ya realizó la tv-movie Regreso a Moira), y si bien con su debut parece que no cumplió las expectativas, con su nuevo trabajo, lo que es a mí, me ha dejado más que satisfecho. Y es que Mateo Gil ha sabido imprimirle una gran fuerza a la historia escrita por Miguel Barros, dando como resultado un western crepuscular que no tiene nada que envidiar a muchos films ya clásicos del género. Muchas son las imágenes de esta película que permanecen tras salir de la sala, pues tiene un gran poder visual, además de una atmósfera evocadora, inevitablemente nostálgica debido a que su protagonista está en el ocaso de su vida.

El reparto está encabezado por un gran Sam Shepard (El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford), que borda su papel de Butch Cassidy viejuno; y lo acompañan Eduardo Noriega (Tesis, Abre los ojos), con el que Mateo Gil trabajó en su primer film, Magaly Solier (la protagonistas de La teta asustada y de la última de Fernando León de Aranoa), Stephen Rea (Nada personal, Evelyn); como Cassidy joven está el para mí desconocido Nicolaj Coster-Waldau (que trabaja en la serie Juego de Tronos), que también hace un magnífico trabajo, y los compañeros de correrías del bandido son Padraic Delanay (El viento que agita la cebada) y Dominique McElligott (Moon), cuyos ojos y sonrisa son de esos que te llaman la atención nada más vislumbrarlos. Un elenco muy bueno en definitiva, todos encajan a la perfección en sus papeles.

Blackthorn. Sin destino es una película del oeste que cuenta muchas cosas, habla sobre la vida, la amistad, la libertad y el amor; habla de un tipo de vida que ya no existe, de un código moral que es un recuerdo del pasado, y todo ello con una puesta en escena magnífica, una fotografía a la altura y una gran dirección e interpretaciones. Probablemente la mejor película española estrenada hasta la fecha (con permiso de Chico & Rita, y a la espera de La piel que habito, Eva y No habrá paz para los malvados).


LO MEJOR:
-Sam Shepard, Eduardo Noriega y el resto del reparto.
-La dirección de Mateo Gil y el guión de Miguel Barros, así como la fotografía.
-La música, compuesta por Lucio Godoy.
-Que se sigan haciendo buenas películas del oeste, y encima incluso españolas.

LO PEOR:
-La fría acogida en taquilla.

¿Quién debería verla?
Si te gusta el género, y el buen cine en general, no deberías perdértela.

Una recomendación:
Si eres una de las personas afortunadas en cuya ciudad hay salas en versión original, ésta es una película que merece mucho verla con sus subtítulos.

Leer critica Blackthorn en Muchocine.net

12 julio 2011

Akira

Hay filmes que, ya sea por su potencia visual, su ambientación, por un argumento atrapante y original o, mucho más habitual, por una conjunción de todo lo anterior, se quedan grabados en nuestra memoria. Son películas muy raras de encontrar, como mucho aparecen de año en año, y en ocasiones pasan inadvertidas, sin que la vea un gran masa de público como se merecen. Akira (ídem, 1988), es una de esas obras, aunque tuvo la fortuna de no pasar desapercibida.

Escrita por Katsuhiro Otomo e Izo Hashimoto, y basada en el manga homónimo del primero (que también dirige), nos encontramos con el film que hizo que occidente se fijara definitivamente en el anime, y que además facilitó la entrada del cómic japonés (junto con el fenómeno Dragon Ball) en nuestro mercado.

Akira es una epopeya cyberpunk repleta de acción que nos traslada treinta años después de la 3ª Guerra Mundial. Neo-Tokio es una megaurbe cuyos cimientos se han construido sobre las ruinas de la antigua Tokio, que fue destruida por una explosión en la mencionada guerra, Kaneda es el líder de una banda de motoristas que durante el transcurso de una pelea con una banda rival acaba por tropezar con un extraño niño con rostro de anciano; los militares entonces se llevan consigo a su compañero Tetsuo, cuyo contacto con el niño le ha dejado KO. Los militares lo tomarán como espécimen para un proyecto de aumento de las capacidades humanas, pero Tetsuo se escapa de su control, convirtiéndose en un peligro tal que podría destruir de nuevo la megalópolis.

La escena inicial de Akira es para mí uno de los comienzos más redondos y espectaculares que se han hecho; de una tacada el director de Steamboy nos presenta no sólo a los personajes principales, sino también toda una ciudad y la atmósfera que reina en ésta, y todo ello a través de una apabullante persecución entre moteros. A partir de ahí la trama se va complicando con la llegada de nuevos personajes, incluyendo conspiradores políticos, un grupo de contrarios al gobierno y por supuesto el ejército, con el coronel a la cabeza. Pero no sólo es el principio, sino que toda la película es un espectáculo visual, supuso toda una revolución para la época y en su momento fue el proyecto animado más caro de Japón, con unos 7 millones de dólares de presupuesto de la época. Dinero que aprovecharon muy bien visto el resultado, aún hoy la animación sigue siendo excepcional, los fondos de esos que te quedas con la boca abierta del nivel de detalle al que llegan, y el diseño de personajes y los diseños mecánicos están sumamente cuidados y tienen la marca que Otomo ha sabido imprimir en todas sus obras, y que en Akira llegaron a su máxima expresión.

Lo que comenzó siendo una historia pensada para adolescentes fue creciendo de tal manera que se convirtió en una obra monumental y paradigmática del cómic y el cine para adultos (que no porno, por cierto -lo digo por esa asociación que se tiene “cine adulto”=”porno”-), una obra que a día de hoy sigue ejerciendo influencia y de la cual Hollywood prepara una versión con actores de carne y hueso y Neo-Nueva York como ciudad donde transcurran los acontecimientos.

Es cierto que el desenlace está un tanto embrollado, que la última media hora se vuelve demasiado abstracta, pero aún dicha parte tiene una gran capacidad de sorprender, es capaz de causar fascinación en el espectador aunque éste no se entere de lo que está pasando. El final no ensombrece para nada el resto del metraje, quedando en conjunto una obra maestra de la animación, un film de imprescindible visionado para todo aquel que ame el cine fantástico.


LO MEJOR:
-La animación, los fondos, los diseños mecánicos, el diseño de personajes, la historia, la dirección de Otomo (que no ha vuelto a realizar un film animado de tanta calidad)...
-La moto de Kaneda.
-Que Selecta organizara un ciclo de de animación japonesa y nos permitiera ver magníficas películas en pantalla grande con calidad digital.

LO PEOR:
-Yo ya le he cogido el gustillo, pero la última media hora es indescifrable, sobre todo si no te has leído el manga.

¿Quién debería verla?
Si te gusta el cine de animación, si te gusta la ciencia ficción.

¿Y quién no?
La última parte de esta película es bastante rayante, así que si te rayas con facilidad...

Una recomendación:
Cuando se realizó la película el manga llevaba apenas dos tomos, y en total consta de seis tomos muy gruesos que suman unas, más o menos, dos mil páginas, o sea, leeros el manga.

En imagen real:
Hollywood lleva años con el proyecto de una película de imagen real basándose en el cómic, parece que la cosa va ahora en serio y en 2012 tendremos (en principio) una adaptación dirigida por al menos uno de los hermanos Hughes, los que nos trajeron el impecable panfleto cristianizador El libro de Eli. Keanu Reeves dijo hace poco que no a la adaptación y el director parece que también ha caído (como ya lo hizo Stephen Norrington), así que el proyecto está parado otra vez. EDITADO (15/07/11): Acaba de saltar la noticia que el catalán, afincado en Hollywood, Jaume Collet-Serra será el nuevo director.

08 julio 2011

Dos Coronas, de Susana Eevee

Hoy me siento valiente, así que no hay mejor momento para ponerse la cota de malla y blandir una buena pluma virtual para intentar llevar a cabo todo un desafío, algo que hasta la fecha sólo he realizado en pequeñas dosis en Efímeros Pensamientos con mayor o menor suerte: reseñar una novela. A ver qué me sale.

El libro con el que me sumerjo en la odisea literaria es uno de los que me hice del Grupo Ajec y que informé en su momento, una novela de fantasía y aventuras, violenta y con un personaje principal que no es precisamente un cachito de pan.

El relato se centra en Soota, un joven impetuoso y temerario que no guarda recuerdos de su más tierna infancia, un día tiene un encuentro que le hace atisbar parte de su pasado, trastocándole por completo al ser consciente de que tiene la sangre del enemigo en sus venas. A partir de dicho momento los acontecimientos le arrastrarán a tomar decisiones desesperadas para descubrir por completo su pasado y así poder forjar su futuro.

Susana Eevee, viguesa de nacimiento, es la autora de esta historia en lo que supone su debut literario, y con el cual está cosechando buenas críticas y ventas. Por lo que a mí respecta he disfrutado con su lectura, aunque es cierto que tengo unos cuantos peros.

La autora.
Se nota que es su primera novela (publicada al menos), sobre todo en los primeros capítulos se percata uno de ello, y lo que es a mí tardé un poco en acostumbrarme a algunos detalles que me tienen dicho que evite. Esos “detalles” de los que hablo son los adjetivos delante del sustantivo, es un recurso del que la autora (que seguro que tiene mucha más idea de literatura que yo) abusa según mi punto de vista, ya que choca y hace que pierda fuerza el texto, cuando cambiar el orden en ocasiones particulares sí que le puede dar un mayor vigor. No obstante, no fue por esta sola razón por lo que no conseguí sumergirme en el relato en los primeros compases, y esto creo que es algo más grave, ya que hay pasajes que simplemente no me resultaron creíbles. No me creo esa especie de epifanía que sufre Soota (en la página 17) cuando otro personaje, Fiendus, le afirma algo sobre su pasado, y no sólo eso, sino la posterior relación con Fiendus, así como la reacción de éste cuando el primero afirma que ha de marcharse. A mí al menos me parece de lo más lógico que lo hiciera, dado que si no apareciera por su campamento lo “normal” sería que mandaran a otros en su busca, sin embargo Fiendus ni parece que se le pase por la cabeza tal posibilidad.

Superados estos primeros escollos, lo cierto es que la historia se convierte en una muy agradable y amena lectura donde hay mucha aventura, peleas y batallas muy bien narradas, sexo y unos personajes interesantes (salvo por esos problemillas de credibilidad de las actitudes de los mencionados Fiendus y Soota), conformando un variopinto elenco con más de uno al que se le coge cariño (Río y Emet, por ejemplo).

En definitiva, Dos Coronas es una lectura que va de menos a más, que tiene momentos de tensión, pasión y también emotivos, cuyo personaje principal es capaz de actuar de forma tierna para después hacerlo de forma despiadada, y que transcurre en un mundo oscuro y violento que Susana ha sabido plasmar sabiamente. Una lectura recomendada para los amantes de la fantasía medieval adulta.
 

LO MEJOR:

-Las peleas y batallas están muy bien descritas.
-La lectura es ágil y muy amena.
-Que el punto de vista sea más bien realista y crudo.
-La edición, la portada es muy bonita. Ajec está realizando un gran trabajo con la colección Excalibur, casi todas las obras publicadas en dicha línea llaman poderosamente la atención al instante.

LO PEOR:
-”Si me hechan en falta (...)”, esta frase me hizo mucho daño. También hay alguna pequeña falta de ortografía a lo largo del texto, pero sin mucha importancia.
-No me acabé de creer la reacción inicial de Soota al recuperar los primeros recuerdos, así como la actitud y la relación con el abuelo (y también esa búsqueda repentina del último). No veo que Soota necesitara recordar su infancia...

04 julio 2011

Transformers: El Lado Oscuro de la Luna

He aquí el sueño de todo hombre de pro.
Recuerdo que tras la decepción de Transformers no me apetecía nada ver Transformers: La Venganza de los Caídos, pero, como me suele ocurrir, acabé haciéndolo, aunque para mí sorpresa, después de un comienzo que no apuntaba maneras, terminó por resultarme tremendamente divertida. Fue ello lo que hizo que para mí Transformers: El Lado Oscuro de la Luna (Transformers: Dark of the Moon, 2011), fuese un acontecimiento cinematográfico que no me podía perder.

La cosa comienza desvelándonos los verdaderos motivos por los cuales los estadounidenses pisaron la Luna. Años antes del alunizaje detectaron que un objeto volador no identificado había caído en el satélite por lo que iniciaron una dura carrera espacial para llegar antes que los soviéticos y así comprobar in situ el OVNI. Ya en la actualidad, los Autobots trabajan para el gobierno (de los Estados Juntitos, claro), mientras que Sam Witwicky busca trabajo como un poseso mientras la nueva pedazo de novia que se ha buscado (o más bien se ha encontrado) le mantiene; no obstante el chaval se siente poco valorado, puesto ya que ha salvado el mundo en un par de ocasiones piensa que aparte de una medalla se merece una mayor gratitud por parte de su gobierno, y más cuando comienzan a hacer acto de presencia, otra vez, los Decepticons, matando a reputados científicos no se sabe por qué.

Si le buscamos calificativos a esta tercera entrega de la saga robótica se le puede encontrar muchos, aunque quizá el que mejor le venga sea “espectacular estruendo”. Porque sí, indudablemente Transformers: El Lado Oscuro de la Luna vuelve a ofrecer mucho espectáculo y mucho ruido, que al fin y al cabo es lo que viene ofreciendo la franquicia desde sus inicios, si bien en esta ocasión intentan dar, lógicamente, aún más. ¿Lo consiguen? Yo aún lo estoy pensando.

Lo que no hay que negar es que tiene capacidad de dejarte con la boca abierta en muchas de sus secuencias, la batalla final por ejemplo es realmente abrumadora, pero incluso así yo me esperaba algo más, o quizá es que ya he perdido cierta capacidad de sorpresa con respecto a la saga, o que los escenarios donde se desarrolla la lucha no me sugestionaron tanto como los pirámides egipcias, o es que no tenía una tarde impresionable...

¿Qué pensará el alcalde de Valladolid al ver esos morritos?
La que también me ha dejado babeando ha sido la sustituta de Megan Fox, Rosie Huntington-Whiteley, en cada plano que salía la modelo de lencería femenina y en sus ratos libres actriz (esta es su primera peli) no podía dejar de mirarla, porque no hay que negar que Michael Bay tiene buen gusto para las mozas, y ésta está muy buena, e incluso se podría decir que actúa (cuando no habla sobre todo). Por supuesto Shia LaBeouf continúa siendo Sam Witwicky, y el resto del elenco sigue estando y se le añade nada más y nada menos que John Malkovich (El intercambio) en un histriónico papel,  Frances McDormand (Sangre fácil) y el galán Patrick Dempsey, con un personaje ligeramente diferente al que le hizo famoso en Anatomía de Grey.

Por cierto, la curiosidad (y el horario) me pudo, y a pesar de mis reticencias la vi en una sala 3D, y eso que me prometí en su día no verla en dicho formato. No obstante, hay que decir que Michael Bay me ha sorprendido notablemente, puesto que se le nota muy contenido en comparación a otras ocasiones en lo que respecta a los movimientos de cámara y los planos de milisegundos. Aquí la cámara se mueve con fluidez pero sin el nerviosismo típico del director de La Roca y no hay planos tan efímeros, por lo que uno no se marea durante el visionado del film y encima te deja apreciar mejor las tres dimensiones estereoscópicas, que aunque a lo largo del filme no es igual de palpable en todas sus secuencias (o sea, que no es que se note mucho la tridimensionalidad) hay que afirmar que si hay momentos muy espectaculares (en una ocasión hasta cerré los ojos, creyéndome que me iba a impactar un rayo láser), sobre todo en la larga batalla final y en el pequeño prólogo. Por cierto, la película en parte ha sido rodada con cámaras 3D de James Cameron y también tiene metraje (quién sabe si la mayoría) que convirtieron al estereoscópico en postproducción. Eso sí, pienso que no hace falta verla en el mencionado formato para gozar más, es igual de disfrutable en una sala convencional y/o digital (de hecho, lo más seguro es que se disfrute más en estas últimas, sobre todo porque no se tiene que rascar uno tanto el bolsillo). Yo, por lo pronto, me he hecho la promesa de que no voy a ver más películas en tres dimensiones hasta que se estrene Tintín y el secreto del unicornio, ¿lo cumpliré? (Se aceptan apuestas.)

En conclusión, Transformers: El Lado Oscuro de la Luna vuelve a ofrecer un espectáculo repleto de batallas y efectos especiales a porrillo, con una historia algo más trabajada que en las entregas precedentes pero sin pasarse, y un reparto con novedades interesantes. Si te gustaron las anteriores seguro que con esta te lo pasas igual de bien.


LO MEJOR:
-Los efectos especiales y de sonido, ciertamente impresionantes.
-Rosie Huntington-Whiteley. Esta moza está para mojar pan.
-La pelea/persecución en la autopista y la batalla final. Aunque...

LO PEOR:
-El guión, aunque más trabajado, viene a ser igual de absurdo que la primera y segunda parte, aunque tampoco hay que pedirle peras al olmo.
-La persecución/pelea en la autopista lo cierto es que me sonaba un poco, tuve en ciertos planos sensación de déjà vu, y con razón.
-Hubiese estado bien una lucha entre Megan Fox y Rosie Huntington-Whiteley.

¿Quién debería verla?
¿Te gustaron las dos primeras partes? Si la respuesta es afirmativa no hay nada más que hablar.

¿Y quién no?
Lee la pregunta anterior.

Nota importante:
A pesar de que (o más bien precisamente por ello) para ilustrar la entrada sólo he puesto fotos de Rosie Huntington-Whiteley, he de informar que en la película también salen robots.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...