21 febrero 2012

War Horse (Caballo de batalla)

Con algún que otro mes de retraso llegó a nuestras salas War Horse (Caballo de batalla) (War Horse, 2011) la última película de un muy activo Steven Spielberg, que a finales del pasado año estrenó Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio y que actualmente está trabajando en un biopic de Abraham Lincoln. War Horse es la historia de la amistad entre un caballo de nombre Joey y el joven Albert, hijo de un granjero que compró compulsivamente a Joey y que, posteriormente, se verá obligado a venderlo a la caballería británica para resolver su penoso estado financiero. En el continente, Joey se cruza con todo tipo de personas tocadas o directamente inmersas en la Primera Guerra Mundial, y en cada una de ellas despertará admiración y respeto. Mientras, Albert iniciará en las trincheras la búsqueda de su fiel amigo.

En War Horse (Caballo de batalla) participan un buen puñado de intérpretes, sin embargo el verdadero protagonista es Joey, ya que, a pesar de lo escrito en la sinopsis, se podría considerar que no cuenta tanto la historia de una amistad entre dos miembros de dos especies bien diferentes (la humana y la equina), sino las aventuras y desventuras de un caballo en la Primera Guerra Mundial, la que fue (como bien se ve en la primera escena de batalla) el fin de una manera de hacer la guerra y el comienzo de otra. Podría considerarse también un homenaje a todos los caballos que no tuvieron otra que cabalgar contra ametralladoras y tirar, en inacabables jornadas, de toneladas de metal en forma de cañón; y a dicho homenaje se le puede sumar otro bien distinto, que es a un tipo de cine que no se suele hacer ya (y a John Ford más concretamente, o al menos eso he leído en otras bitácoras, ya que si bien he visto cine de Ford, no es que haya sido recientemente).

Respecto a los protagonistas humanos, hay algunas caras conocidas, como la de Peter Mullan (que en estos momentos está en cartelera con Redención), Emily Watson (Cold Souls), Niels Arestrup (Un profeta), Tom Hiddleston (Loki en Thor) o David Thewlis (Harry Potter y las Reliquias de la Muerte), pero la mayoría son rostros desconocidos como el amigo de Joey, y protagonista humano, el debutante Jeremy Irvine, quien era fan del libro de Michael Morpurgo en el que se inspira el film y que, parece ser, ha vivido una historia similar a la que cuenta la película.

Personalmente esperaba que War Horse (Caballo de batalla) fuera más épica, me habría gustado ver alguna batalla más, pero al centrar el protagonismo de la historia en el animal (o más bien se podría decir que es el hilo conductor para contar varios historias en torno a la guerra) no es así. Pero, a pesar de esa pequeña decepción, se me hizo muy amena (aunque habría recortado unos minutos de la historia del abuelo y su nieta) y hasta fascinante en ciertos momentos, pasando las dos horas y pico de metraje casi sin darme cuenta.


LO MEJOR:
-La dirección de Spielberg, la fotografía, la banda sonora de John Williams...
-La secuencia de la huida de Joey a través de las trincheras y el campo de batalla. Impresionante.
-El final, ese reencuentro de los progenitores con su retoño.

LO PEOR:
-No sabría precisar el qué, pero le falta algo para llegar a ser una gran película.
-El campo pedregoso me resultó muy poco creíble. Se ve claramente que es un campo normal y corriente al que le han echado unas cuantas piedras por encima.

¿Quién debería verla?
Sobre todo, quien guste del cine de Steven Spielberg.

¿Y quién no?
¿Te comerías a un caballo? Entonces esta no es tu película.

El momento:
Cuando el soldado británico y el alemán liberan a Joey. Memorable secuencia antibelicista.

4 comentarios:

Dante Mifune dijo...

Me pasa igual que a ti, me pareció bastante decente, pero no sé exactamente qué es lo que le falta para ser una gran película.


Yo creo que podría ser porque los personajes no tienen mucha fuerza y no te identificas mucho con ninguno (al menos yo), aparte de que algunos secundarios son aberrantes, como el amigo "retrasado" del protagonista. Por eso y además por unos diálogos poco inspirados y en ocasiones estúpidos, como cada vez que abría la boca el dichoso personaje antes mencionado.

Neovallense dijo...

Quizá sea eso de los personajes y sus historias, pero la verdad es que en el plano técnico (y hasta donde yo veo) no hay nada que reprochar.

Un saludo y gracias por comentar ^^

Corega dijo...

No me decido por verla...mucha gente, al igual que tú, me han comentado que le falta algo para ser una gran película...así que con la crisis, creo que me ahorraré la entrada y ya la veré más adelante.

Un saludo!

Neovallense dijo...

Si te gusta mucho el cine de Spielberg deberías verla en pantalla grande, ya que tiene secuencias preciosas. Si no eres fan del mencionado director ya es otra historia.

Saludos y gracias por comentar ^^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...