03 abril 2014

La bella y la bestia

Y con esta reseña, otra adaptación del famoso cuento que los asistentes pudimos ver unos días antes de su estreno, debería terminar el repaso a la 11ª Muestra Syfy de Cine Fantástico, ya que fue el film de clausura del evento, pero me ha parecido lógico publicarla antes que otras al estar todavía en cartelera. La presentación, por cierto, fue muy divertida, y colaboró en ello como siempre Leticia Dolera y un Eduardo Noriega bastante simpático. Al final del texto podéis visionarla si os place.

***
Ocho años después de dirigir la que para muchos es la mejor adaptación que se ha realizado hasta la fecha de un videojuego (y para el que escribe esto está bien pero al final la caga), Christophe Gans, realizador también de dos interesantes filmes como son El pacto de los lobos y Crying Freeman: los paraísos perdidos, vuelve tras las cámaras para dirigir y co-escribir (junto con Sandra Vo-Anh) otra versión de uno de los cuentos de hadas más conocidos, entre otras razones por la magnífica versión que realizó Walt Disney en 1991.

En inicio esta versión es fiel a la historia original (o a la más conocida al menos), o sea, nos encontramos con un mercader con tres hijas (y tres hijos), una de ellas destaca por encima de las demás no solo por su belleza exterior, sino también por ser una buena persona; un mal día el padre se pierde y llega a un castillo donde una mesa está servida de lujosos manjares y todo tipo de regalos que el buen hombre acepta de buen grado, aunque falta uno, la rosa que pidió Bella, su hija más querida. El hombre, al salir del castillo, ve unas rosas y coge una, apareciendo de repente una bestia que lo hace prisionero. El mercader le pide por favor que le deje despedirse de su familia, y la bestia lo deja con la amenaza de que si no vuelve, tanto él como su progenie morirán. Ya en su casa, explica lo sucedido a sus hijas e hijos y, sin mediar palabra, Bella decide sustituir al padre al sentirse culpable, así que monta el caballo y hace que este le dirija, mediante unas palabras mágicas, al castillo de la bestia.

Lo que más me ha gustado de esta versión en imagen real es sin duda la conseguida atmósfera de cuento, supongo que el hecho de que la historia sea precisamente contada por una mujer a sus hijos ayuda a ello; pero sobre todo diría que el trabajo en el diseño de producción, con escenarios como la ciudad, la casa de campo o el mismo castillo y sus alrededores (aunque para estos último se usa sobre todo el ordenador), junto con la bonita fotografía y un buen trabajo de Gans en la realización, hace que el ambiente sea similar al que nos imaginamos cuando leemos historias de los Grimm, Andersen o Beaumont. Si bien el tono está muy logrado, también es cierto que hay otros detalles que no han sabido redondear, principalmente una bestia demasiado similar a la mencionada versión de Walt Disney y el desarrollo de la relación de ésta con Bella, al que le han faltado más trazos, detalles, para resultar más auténtica y creíble.

Bella está muy bien encarnada por Léa Seydoux (La vida de Adèle, Grand Central), que nos convence con su quizá poco inocente pero sí bondadoso papel; mientras que bajo las garras de la bestia se esconde el carismático Vincent Cassel (Cisne negro, Irreversible) aunque, en este caso, no ha sabido impregnar de suficiente atractivo a su personaje. Completan el reparto un conocido rostro del cine francés como es André Dussollier (Amelie, Micmacs), otro famoso rostro del cine español, Eduardo Noriega (Blackthorn. Sin destino, El espinazo del diablo); unos bonitos ojos conocidos en Alemania, Yvonne Catterfeld (Un conejo sin orejas); y otras cuentas caras que no voy a nombrar.

En fin, que La bella y la bestia (La belle et la bête, 2014) funciona muy bien como cuento de hadas que es. La historia y sus personajes son sencillos, la atmósfera fantástica y el final, si bien no sorprende ni lo pretende, al menos deja una sonrisilla de satisfacción al espectador.


LO MEJOR:
-Todo el diseño de producción, los efectos especiales, la música...
-Ese tono de cuento clásico tan acertado.
-Que Christophe Gans haya vuelto a la dirección.

LO PEOR:
-La bestia no es del todo satisfactoria, así como su relación con Bella.

¿Quién debería verla?
Cualquiera que disfrute con los cuentos clásicos.

Aquí el vídeo donde Leticia Dolera y Eduardo Noriega presentan el filme:

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...