12 julio 2015

Mad Max: Furia en la carretera

Recuerdo cómo, cuando era un enano, me impresionó Mad Max 2: El guerrero de la carretera, simplemente me lo pasé pipa y sin duda dejó una gran mella en mi mente infantil. Es por ello, porque llevaba años leyendo sobre ella, y porque los titulares que leía la ponían por las nubes, por lo que le tenía unas ganas enormes a Mad Max: Furia en la carretera (Mad Max: Fury Road, 2015), el reinicio de la saga protagonizada por Mel Gibson y dirigida por George Miller.

El futuro: una gran guerra termonuclear ha acabado con la civilización, lo que queda de ella son desechos humanos que apenas pueden sobrevivir en una tierra yerma y contaminada. Max es un solitario que vive atormentado por su pasado, que es capturado para ser la “bolsa de sangre” de un “media vida” y que se ve en pleno epicentro de una persecución a una mujer que busca la redención.

Después de una larga producción llena de dificultades, con rodaje en Australia, Sudáfrica y en el desierto de Namibia, incluyendo visitas de representantes de los estudios para tirar las orejas a George Miller por los retrasos, uno podría recelar con razón del resultado final, pero lo cierto es que el realizador de Happy Feet se ha superado con creces con esta cinta, cuyo desarrollo apenas deja un momento de respiro. Es esa una de las señas de identidad de esta cuarta entrega del guerrero de la carretera, su gran intensidad, desde el primer minuto hasta el último, con algún que otro respiro entre medias, los personajes se ven sometidos a una persecución implacable tras otra, subiendo además el nivel de adrenalina de forma muy inteligente, hasta regalarnos una larga, espectacular, loca y divertidísima persecución final que simplemente deja con la boca abierta, sorprende y hace que se goce cual niño pequeño, llegando a pegar saltos en la butaca de las tremendas ocurrencias salidas de las mentes de George Miller y los coguionistas del filme, Brendan McCarthy y Nick Lathouris.

Y todo ello, además, creando unos personajes con los que el espectador conecta con facilidad, empezando por un digno sucesor de Mel Gibson como Max Rockatansky, Tom Hardy (Locke), hombre rudo y solitario, de pocas palabras, gustos culinarios extraños y con fantasmas que le persiguen allá donde va; y continuando con la otra gran protagonista, Imperator Furiosa, interpretada por la bella Charlize Theron (Prometheus), que le da al personaje una dureza y vulnerabilidad especiales, sobre todo a través de una mirada que vira entre la melancolía, la nostalgia y la rabia. Les acompañan Nicholas Hoult (X-Men: Primera generación), cuyo personaje es el que sufre una mayor transformación a lo largo del film; Hugh Keays-Byrne, que ya tuvo un papel importante en la película inaugural de la saga, Mad Max. Salvajes de autopista, y aquí es el malvado Immortan Joe. También tienen papeles de relevancia en la historia Josh Helman (X-Men: Días del futuro pasado), Nathan Jones (Thai-Dragon), Melissa Jaffer (Farscape) y la bellezas Rosie Huntintgon-Whiteley (Transformers: El lado oscuro de la Luna), Abbey Lee (Ruben Guthrie), Courtney Eaton (Gods of Egypt), Riley Keough (Magic Mike) y Zoë Kravitz (After Earth), entre otros.

Mad Max: Furia en la carretera ofrece acción y diversión a raudales en un futuro postapocalíptico muy oscuro, con unos personajes endurecidos por la vida, por el salvajismo de los restos de una humanidad en proceso de extinción, una locura repleta de adrenalina y secuencias sorprendentes, un film hiperbólico y rabioso. Una jodida joya.


LO MEJOR:
-La acción, prácticamente sin descanso.
-La persecución final, una locura maravillosa.
-La dirección, la fotografía, la BSO...
-Charlize Theron y Tom Hardy.

LO PEOR:
-Para quien esto suscribe, nada que sea reseñable.

¿Quién debería verla?
Los que gustaran de las anteriores películas de Max, y cualquiera que le guste el cine postapocalíptico y de acción.

¿Y quién no?
Quien espere explicaciones.

Lo que vendrá:
Podría haber hasta cuatro secuelas, la primera, cuyo guion ya está escrito, tiene incluso título confirmado, Mad Max: The Wasteland.

2 comentarios:

Santiago Bobillo dijo...

Un peliculón, desde luego. Yo también la disfrute como un enano.

No sabía que iban a hacer nuevas películas. Desde luego, si son tan buenas como esta, yo también me apunto a verlas. Aunque cuando has dicho lo de Wastelands, he pensado en el videojuego que van a sacar del universo Mad Max. Aquí te dejo un trailer del mismo:

http://www.vandal.net/video/31444/mad-max-trailer-de-jugabilidad

Neovallense dijo...

Una agradable sorpresa, ojalá las secuelas nos sorprendan igual ^^

El videojuego creo que se inspira más en la anterior trilogía, y es unos de los juegos que mejores impresiones dejó en el pasado E3. No pinta mal, la verdad.

Saludos, y gracias por comentar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...