06 agosto 2015

Dos Espadas (tomos 3 y 4), de Kenny Ruiz

 
Cira se ha convertido en la heroína del pueblo al acabar con Dago en el Mascaron de Popa, hecho que aprovechan Chinche y los demás para hacer negocio. Cira, sin embargo, no está tan contenta, pues teme no resistir la llamada de la Espada Ardiente. Al aparecer Esthel con la propuesta de que luche en lugar de ella en el Torneo del Emperador, Cira no se hará de rogar. Pero, ¿dónde está la Naga?, ¿qué planes tiene ante tan importante acontecimiento?

Continuan las emocionantes aventuras de Cira Dos Espadas (después de que su autor realizara Soum, que lo mismo algún día reseño) en los dos últimos volúmenes de la serie. Sí, habéis leído bien, dos. Aunque en un principio estaba previsto que constara de tres tomos, después de cambiar de editorial la historia se ha extendido a un número más y, con ello, más espacio para desarrollar los muchos acontecimientos que suceden.

El tercer volumen es, digamos, continuista respecto a los dos anteriores, al menos en lo que se refiere al espíritu. La escala en la que se desarrollan los acontecimientos es pequeña, con Cira entrenándose para conseguir el mejor resultado posible, evolucionando en su estilo, y el susodicho torneo; paralelamente Naga lleva sus planes sin que nadie se percate de ello, atisbándose en qué consisten al final del tomo y, por tanto, dejando con la miel en los labios.

El cuarto tomo comienza con un flashback que nos explica un poco el pasado de Naga y, tras el inciso, continua con la historia justo donde se quedó, y a partir de ahí las viñetas se convierten en una orgía de espadas y el sálvese quien pueda, o sea, que pasamos de unos combates uno a uno a algo mucho más multitudinario, finalizando por lo épico.
De los dos tomos el tercero me ha dejado mejores sensaciones, sobre todo porque sigue primando la aventura y la acción a una escala más o menos realista que, a mi juicio, encaja perfectamente con la serie, además de que el humor está más presente. No obstante en el volumen final es todo más a lo grande, más serio y, aunque me encanta la batalla campal, el enfrentamiento entre dos titanes no me cuadra tanto (a pesar de que ya en el primer número hubo una muestra), no veo que le siente del todo bien... Pero también es cierto que era una trama abierta que había que cerrar.

Por otra parte, Kenny Ruiz sigue dibujando de maravilla y evolucionando su estilo. El diseño de los nuevos personajes es fantástico (como la Marquesa y la Torre, dos de los que más me han gustado) y el de los nuevos sigue siendo genial, además los duelos resultan muy emocionantes gracias a la gran capacidad del autor de dar sensación de movimiento, así como a sus buenas dotes coregrafiadoras, como viene demostrando desde el comienzo de la historia. Se le puede poner la única pega que en el cuarto volumen hay alguna viñeta confusa, que no se distingue muy bien lo dibujado.

En cuanto a la edición, tras la desafortunada defunción de EDT, había cierta inquietud (un servidor tenía claro que alguien terminaría por publicarlo), pero por suerte Norma Editorial se hizo cargo y ha cumplido sobradamente, ya que además de editar el tercer tomo no le pareció mal la idea de un cuarto y ha reeditado los dos primeros. Ambos tomos tienen casi 170 páginas de cómic, 13 de extras en el caso del tercero, mientras que el último tiene 10; entre estos estan los “Entreactos” con diferentes explicaciones, así como una galería con una buena muestra de los participantes en el certamen Blog Sword, entre otras cosillas. El precio de cada uno es de 8 euros.

En definitiva, que los dos últimos tomos de Dos Espadas son una entretenidísima lectura, en ellos hay mucha aventura y acción, con emocionantes y divertidos duelos a espada marca de la casa, además de tornarse la historia más oscura y seria, sobre todo en el tomo final, donde la sangre mana en cantidades ingentes. Personalmente con el final se me ha quedado un regusto agridulce, pero el camino hasta llegar al mismo ha sido una gozada.


LO MEJOR:
-La aventura, el humor y los duelos.
-El dibujo, muy currado, para nada estático.
-Unos personajes bien construídos.

LO PEOR:
-El final apoteósico no me ha terminado de convencer.
-Alguna viñeta confusa en el último tomo.

No podía ser de otro modo, aquí las dedicatorias que han tenido a bien dibujarme Kenny (con los “grises” de Rubén y Fer, sus asistentes en dichas lides):

2 comentarios:

Santiago Bobillo dijo...

Si, el cuarto tomo es definitivamente distinto a los otros tres, por ser un gran y gigantesco clímax.

Por cierto: ¿ya has vito lo de Corsair (http://kennyruido.tumblr.com/tagged/corsair)? ¿Qué te sugiere?

Neovallense dijo...

Demasiado grande (el clímax) para mi gusto, de "Dos espadas" prefiero el toque aventurero.

O_O La cuestión es que, de hecho, he compartido en Twitter la imagen de Dago para promocionar esta entrada. Me extrañó porque no la había visto antes, pero ahora que la veo en contexto, veo claro algo que me parecía muy probable y hasta lógico (por más que el autor afirmara que con el cuarto tomo se terminaba la historia de Cira), ¡y es que va a haber más aventuras de Cira y compañía! (que, supongo, se meterán a corsarios). Me has dado una grata alegría, Santiago ^^

Ah, y gracias por comentar :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...