16 junio 2016

Maggie

Una epidemia está asolando los Estados Unidos (del resto del mundo nada se sabe) y Margaret se fue de casa sin que sepamos el motivo, pero lo que sí sabemos es que su padre no deja de buscarla hasta encontrarla en el hospital de Kansas City (o eso creo), y la lleva de nuevo a su hogar a pesar de haber sido mordida por un infectado, a pesar de conocer cuál es su destino.

Pocos comentarios positivos he leído sobre Maggie (ídem, 2015), e incluso no pocos de estos afirman que se trata de una película lenta. No obstante, antes siquiera de ver una imagen o de conocer algún detalle de su argumento, era un filme que me atraía, y cuando supe que se trataba de una cinta de zombis de corte intimista me siguió atrayendo, convenciéndome totalmente al ver su tráiler.

A diferencia que a la mayoría, Maggie no me resultó una película lenta. Está claro que su ritmo no es rápido, no nos encontramos ante un survival horror con ataques masivos de zombis ni secuencias truculentas repletas de vísceras, sino que es un drama, el de una familia que ve cómo uno de sus miembros es víctima de una enfermedad que asola todo lo que les rodea, el drama de un padre que prometió a su mujer que cuidaría a su hija y que sabe que no puede hacer nada para salvarla, pero sí intentar que se vaya sin que la traten como ganado, que sea ella misma hasta el fin. Por tanto, está claro que el ritmo que pide la historia escrita por John Scott 3 y dirigida por el debutante Henry Hobson no es el de Guerra Mundial Z o de 28 días después, sino uno en el que el tiempo parece ir en contra de los personajes, que luchan por mantener la normalidad en una situación extraordinaria.

No lo voy a negar, otro de los motivos que me llevaron a querer ver Maggie tiene nombre y apellido, Arnold Schwarzenegger (Terminator Génesis), probablemente sea de lo más alabado de la cinta y sin duda estamos ante un Chuache inédito, al que no estamos acostumbrados a ver, comedido, contenido y sufrido padre el suyo, a un servidor al menos le ha convencido. También lo ha hecho la que fuera Pequeña Miss Sunshine, Abigail Breslin, que junto al primero protagoniza la película. Los secundan una temerosa y amorosa Joely Richarson (Luces rojas); Jodie Moore (The Other Side of Paradise), el médico y amigo del bueno de Arnold; Raeden Greer (El último exorcismo 2), la mejor amiga de Maggie, y Douglas M. Griffin y J.D. Evermore, los policías de la ciudad que no tienen una labor amable que acometer.

Maggie no tiene acción, ni persecuciones, pero sí elementos de terror y mucho drama. Un drama que gira principalmente en la relación de un padre con su hija, un padre que ve día a día cómo el mortal virus se expande en una joven que intenta vivir y sentir a sabiendas del mal que le afecta. Es un film sobre cómo el mundo se desmorona desde el punto de vista del microcosmos familiar.


LO MEJOR:
-La historia me enganchó y convenció en todo momento.
-Arnold Schwarzenegger y Abigail Breslin.
-La realización consigue mantener la tensión y combinarla sabiamente con el drama.

LO PEOR:
-Aunque el final no es del todo amable, podrían haber ido un paso más allá.
-A mi juicio es una película que se merece un mayor éxito y reconocimiento... que no ha tenido.

¿Quién debería verla?
Quien busque una película de zombis algo diferente, con un tono y ritmo similar a The Road.

¿Y quién no?
Quien espere ver a un Schwarzenegger matando muertos vivientes.

2 comentarios:

Santiago Bobillo dijo...

Yo no tenía ni idea de la existencia de esta película hasta tu reseña, pero las razones que das para visionarla, tal y como Arnold Schwarzenegger en un drama, me parecen tan tentadoras que le daré una oportunidad cuando pueda.

Neovallense dijo...

Dásela y luego nos dices, personalmente creo que merece la pena ^^

Saludos y gracias por comentar :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...