01 septiembre 2016

Carlitos y Snoopy: La película de Peanuts

Carlitos es un niño sensible incapaz de volar una cometa y con cierto gafe en general, pero que siempre insiste en aquello que se propone. Un día, en el que como siempre algo le sale mal, llegan unos nuevos vecinos al barrio, resultando que tienen una hija de pelo rojo de la que Carlitos se queda prendado al instante. Es entonces cuando se propone, ya que ella no conoce de sus torpezas, empezar de cero, ser un nuevo Carlitos, y mostrar su valía a la niña del pelo rojo.

Del primer tráiler de Carlitos y Snoopy: La película de Peanuts (The Peanuts Movie, 2015) me sorprendió sobre todo su animación, pero si me decidí por ir a verla era porque, sin ser fan ni conocer muchas de sus aventuras, el personaje de Snoopy siempre ha despertado mi simpatía.

Aquí el perro blanco tiene un papel muy importante, tanto creando su propia historia fantasiosa (que se inspira en la de Carlitos) con escenas aéreas un tanto locas y por tanto divertidas (y con momentos bastante espectaculares) como sirviendo de apoyo a la de su dueño y amigo, al que le empuja para que se quite sus inseguridades, entrenándole en el baile o ayudándole con un espectáculo de magia.

El libreto, escrito a seis manos por Bryan Schulz, Craig Schulz y Cornelius Uliano, y dirigida por Steve Martino (Ice Age 4: La formación de los continentes) es básicamente el de una historia de superación, superación de las cosas pequeñas de la vida que, en ciertos momentos, pueden suponer grandes escollos. Vencer las inseguridades, valorarse a uno mismo, atreverse a lanzarse quitándose la timidez, no tener miedo a mostrarse como se es..., básicamente detalles que quizá, cuando uno crece, deja de darles importancia pero que cuando se es niño llegan a ser nuestras grandes preocupaciones. Todo ello mostrado con unos variopintos personajes que resultan cada uno atractivo a su manera, incluyendo aquellos que en suma son un tanto pedantes (como Lucy) (yo me quedo con Linus, Snoopy, Carlitos y Emilio).

Su animación me ha gustado especialmente, con un estilo o técnica que no sabría cómo definir, quizá como poco realista, un poco a saltos (quizá inspirada en el stop-motion) que le da un toque especial y pega por completo al estilo visual y el tipo de historia que es. Otro punto destacable es precisamente su aspecto visual, deudor en gran medida de la animación tradicional, y a mi juicio resulta fiel a la obra en la que se basa.

Carlitos y Snoopy: La película de Peanuts tiene momentos tiernos y divertidos, personajes entrañables y una historia que lleva al espectador crecidito a una época en la que se descubre el amor en su faceta más inocente. La única pega que le pongo a la historia, que no a sus personajes, es que en su etapa final se resiente la narración y resulta no sé si cansina, pero desde luego se hace un poco larga, si no fuera por ese hecho estaríamos hablando de un filme casi redondo.


LO MEJOR:
-La animación, que bebe mucho de la animación tradicional, así como el diseño de los personajes y, en general, todo el plano estético.
-Su historia, tierna, con cierto aroma nostálgico, y divertida.

LO PEOR:
-La narración sufre en su tramo final, lo que hace que se haga un poco larga a pesar de no serlo.

¿Quién debería verla?
Desde los seguidores incondicionales de Snoopy hasta aquellos que apenas conocen a los personajes creados por Schulz.

¿Y quién no?
A quien no le haga gracia los personajes originales.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...