04 junio 2014

Nocturna 2014

El pasado año se celebró la primera edición de Nocturna Festival Internacional de Cine Fantástico de Madrid, al cual acudí a tan solo a tres películas (Berserk II, Al final todos mueren y Gremlins); para su segunda edición, que se ha vuelto a celebrar en los Cines Palafox de Madrid desde el 26 de mayo hasta el 1 de junio, he tenido más tiempo y, por tanto, he podido disfrutar y sufrir más del mismo.

Aunque la cosa no empezó con buen pie, y la primera razón de ello fue yo mismo en mi mismidad, que no me encontraba con ganas de nada y casi estuve a punto de renunciar al abanico de posibilidades cinéfilas que se me abría, sin embargo acepté el reto e hice una selección de los filmes que, a priori, tenían buena pinta... Me equivoqué en la mitad de ellos.


27 de mayo, martes
Aunque lo último de Terry Gilliam, The Zero Theorem, llamó mi atención hace un tiempo, preferí no arriesgarme (se le sumó a ello cierta pereza y la desgana mencionada) y el primer día Nocturna no vio a un servidor. Así que no fue hasta la segunda jornada del evento cuando me decidí por un film, motivado por una historia que me resultó sugerente y, principalmente, porque el póster me pareció muy molón.

Sin embargo, que el cartel sea atractivo no quiere decir que aquello que promociona lo sea y Soulmate (ídem, 2013) es uno de esos casos. Escrita y dirigida por Axelle Carolyn, la mujer de Neil Marshall, nos cuenta la historia de Audrey, interpretada por Anna Walton (Hellboy II: El ejército dorado), que tras un suicidio fallido se va a una casa de campo, pero el lugar no es tan solitario como ella desearía, pues hay un huésped ectoplasmático además de ella. En términos generales es la clásica y típica historia de fantasmas pero con ciertas dosis de originalidad, lo malo es que dicha originalidad no está bien llevada, de hecho a partir de un instante resulta del todo inverosímil (y hasta ridículo), a ello se le añade que el tono está más cerca del drama que del terror (que es lo lógico teniendo en cuenta la temática) y que se toma demasiado en serio a sí misma, desaprovechando sus posibilidades humorísticas. O sea, que nos encontramos ante un film flojo, pero a pesar de ello se deja ver.

Mucho más divertido resultó el cortometraje previo, Fisio, el cual plantea una situación incómoda entre un fisioterapeuta y un cliente y amigo.


28 de mayo, miércoles
De la tercera jornada me decanté por dos pases. El primero fue el último film de Ti West (realizador de una magnífica película de fantasmas como es Los huéspedes), The Sacrament (ídem, 2013), que nos cuenta cómo tres intrépidos reporteros van en busca de la hermana de uno de ellos alentados por una carta de la misma, y terminan en una idílica comunidad cristiana en mitad de la selva, pero claro, de la utopía a la distopía hay un paso. Comienza de manera muy prometedora y su desarrollo nos deja con momentos sumamente inquietantes y logrados (como esa entrevista con Padre), además el reparto lo hace muy bien, sobre todo el mencionado Padre encarnado por Gene Jones (Oz, un mundo de fantasía), pero en la parte final el relato pierde fuerza, resulta verosímil pero algo no termina de encajar. Por otra parte el hecho de que esté rodada al estilo found footage (la mayor parte de su metraje al menos, porque al inicio no es todo así), aunque ayuda a generar en ciertos instantes una mayor sensación de realismo, no le beneficia en términos generales, y más cuando los personajes se “olvidan” una de las cámaras en una casa que van a incendiar posteriormente, sin embargo ese material lo estamos viendo, así que lógicamente uno se pregunta de cómo demonios lo han obtenido.

Antes del film se proyectó el corto Mr. Dentonn, que destaca sobre todo por su magnífica atmósfera y un personaje estilo “hombre del saco” la mar de inquietante. Sin duda toda una pesadilla para los infantes.

La segunda cinta seleccionada del día fue Extraterrestrial (ídem, 2014), y fue mi segunda mala elección de Nocturna. Tiene a su favor que no se toma estrictamente en serio a sí misma, pero en contra que, aun durando una hora y tres cuartos, se hace larga y tiene tropecientos finales. El argumento gira alrededor de un grupo de amigos que van a pasar un fin de semana en una cabaña en el bosque, allí se topan con unos extraterrestres con muy mala leche que se las tienen jurada. La historia no tiene nada de original y resulta repetitiva, además tiene notables incoherencias (cómo demonios llega la policía a la cabaña con un pedazo de tronco impidiendo el paso de los vehículos), solo el final (definitivo) le hace sumar algunos puntos, ya que este sí que es fresco y con bastante mala baba. También hay que destacar la aparición de un Michael Ironside (Desafío total, Starship Troopers, V) más orondo que nunca, y de Gil Bellows (Ally McBeal).

El cortometraje previo fue Dédalo, una producción portuguesa de la que pude ver una pequeña exposición en el festival MOTELx de Lisboa. Su historia es apenas una anécdota, pero hay que reconocer su atmósfera, que bebe directamente de Alien.

29 de mayo, jueves
La cuarta jornada opté por lo, en apariencia, seguro, o sea, La matanza de Texas (The Texas Chainsaw Massacre, 1974) y Tobe Hooper; y si bien el filme no me entusiasmó, sí que me gustó y me hizo preguntarme si el realizador y guionista es vegano (no me atreví a preguntárselo).

Previo al pase se le entregó al director (acreditado al menos) de Poltergeist el premio Maestro del Fantástico por toda su carrera, y después los allí presentes tuvimos la oportunidad de plantearle nuestras cuestiones. Se mostró abierto y simpático, y respondió largamente a las preguntas con notable sentido del humor. (En mi canal de YouTube podéis ver ambos actos.)

Casi olvido que también adquirí, entusiasmado debería añadir, la entrada para una cinta de terror con un sugerente título y un cartel que también me gustó, Lord of Tears (ídem, 2013). Fue un gran error. Sarah Daly, la guionista y coproductora, allí presente, nos informó al inicio que se trataba de un film lento, atmosférico, así que al que esperara acción lo mejor era que se fuera de la sala. Quizá debimos hacerle caso. Y no porque me resultara lenta, sino porque era un despropósito de inicio a fin. Primero por un montaje bastante chapucero, segundo por una dirección sin imaginación ni fuerza, y tercero por un protagonista que más que interpretar ponía caras, cada cual más ridícula y vergonzosa. Si a esos tres puntos se le suma unos diálogos sonrojantes y que le cuesta terminar (llega a desesperar en ciertos instantes), tenemos una guía perfecta de lo que no hacer en un largometraje. Al salir de la sala la buena de Sarah no tenía un gesto de satisfacción, pero ¿qué esperaba?

Antes del hombre-búho vimos Mienin, un cortometraje que no parte mal pero que se alarga un poco, queriendo ser demasiado solemne con esa voz en off que explica demasiado. Aún así me parece una visión interesante.


30 de mayo, viernes
Como el anterior día, aposté por un valor seguro y vi Mientras duermes (ídem, 2011), film en el que un enorme Luis Tosar (Celda 211) le hace pasar canutas a una maravillosa Marta Etura (Eva). El personaje de Tosar es uno de los más abominables que he visto en pantalla, me resultó más detestable incluso que la mayoría de los psychokiller, pues hace algo peor que asesinarlos y disfrutar con ello.

También estuvo presente Jaume Balagueró, al que le entregó la nombrada Marta un premio, y el cual dio un discurso de agradecimiento bastante divertido (que también tenéis a vuestra disposición). Tras el pase se suponía que iba a responder a las preguntas de los pocos asistentes que había en la sala, pero prefirió irse de cervezas con Etura y Tosar (la culpa, parece ser, fue de este último).

Respecto a la poca afluencia de público. Me parece lógico que la sala no estuviera ni a la mitad (y casi me atrevería a afirmar que la mayoría era de la prensa). El film seleccionado, aunque notable, es muy reciente y la entrada costaba lo mismo que el resto de las películas, así que obviamente pocos de los que la habían visto previamente estarían dispuestos a pagar los cuatro o cinco euros y medio (según la compraras con bono o no) que costaba. A todo esto la desaparición de Balagueró, y aunque al menos yo no me la tomé a mal, fue cuanto menos que poco respetuosa con los que estábamos allí. Un tirón de orejas para el realizador.


31 de mayo, sábado
A la penúltima jornada le tenía ganas aunque, con los precedentes, me mostraba cauto. Pero aún así Found (ídem, 2012), cinta dirigida y escrita (basándose en una novela de Todd Rigney) por Scott Schirmer, me daba buenas vibraciones.

Marty (Gavin Brown) un chico que está entrando en la adolescencia y que siente una gran fascinación por el cine de terror más sangriento, descubre que su hermano es un asesino que guarda las cabezas de sus víctimas en la bolsa para guardar bolos.

La idea inicial no puede ser más atrayente y el desarrollo de la misma, aunque con altibajos, está muy bien llevado a cabo. Toda la historia está contada desde el punto de vista de Marty, y ese es uno de sus grandes aciertos, sin embargo al centrarse tanto en un personaje sufre en determinados tramos un bajón de interés (sobre todo en el segundo tercio del film, que se alarga más de la cuenta), sin embargo la última parte es tan buena que compensa todos los errores previos, dejándote al final con cierto mal cuerpo y con la sensación de haber visionado algo especial. También es preciso advertir que tiene una escena muy fuerte, con corte de cierta parte de la anatomía femenina incluido y un festín antropófago en crudo difícil de mirar.

Previamente al film pudimos ver de Sequence (Secuencia para los amigos), un magnífico cortometraje del que pudimos disfrutar en la Muestra Syfy.


1 de junio, domingo
El último día de Nocturna nos obligó madrugar para una sesión matutina a las diez y media, aún de ese modo un servidor se levantó con trabajo pero con cierta ilusión, porque sabía que The Apostles (ídem, 2013) iba a ser una buena película... Erré.

Lorraine es una escritora con problemas de memoria cuyo marido muere en un accidente de avión, mientras que Ben es un hombre cuya mujer también muere en dicho accidente y entre sus pertenencias se encuentra el móvil del marido de la primera, a la que llama. Juntos irán a un pueblo en mitad de la nada para esclarecer qué había realmente entre sus respectivas parejas.

Hasta la fecha había visto películas bastante malas pero, dentro de lo que cabe, eran coherentes, pues The Apostles es un film hongkonés dirigido y escrito por Joe Chien y protagonizado por Josie Ho (Dream Home) que se salta a la torera todas las reglas de coherencia habidas y por haber, con uno de esos finales que inevitablemente te dejan con cara de ¿es esto una cámara oculta?, porque no tiene sentido se mire por donde se mire. También jugó en su contra un sonido horrible, no sé si por problemas con la copia o, simplemente, porque al proyeccionista se le olvidó conectar el dolby (aún así, el eco no era normal). En fin, un final apoteósico para mi paso por Nocturna 2014.


Conclusión
Aún le queda un largo camino que recorrer, pero Nocturna Festival Internacional de Cine Fantástico de Madrid puede llegar a ser un referente tanto a nivel nacional como internacional, para ello deben pulir la organización y también nunca olvidar de hacer una buena y variada selección de filmes (para que no se convierta en un festival exclusivamente de terror, por ejemplo), solo con eso es cuestión de tiempo que los aficionados lo tengan como un evento ineludible.


PD: De las películas que vi solo una se llevó un premio (Extreterrestrial a mejores efectos especiales), para consultar la lista de galardones completos solo tenéis que hacer clic aquí.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...