28 junio 2010

The Cove

Richard O'Barry se encargó de capturar y entrenar a los seis delfines que hicieron de Flipper en la serie del mismo nombre. A lo largo de dicha experiencia fue percatándose de la inteligencia de dichos mamíferos, así como que son conscientes de sí mismos como lo somos nosotros. El día en el que uno de los delfines dejó de respirar voluntariamente (el acto de respirar no es algo automático en ellos como lo es en el ser humano), o sea, cuando se suicidó en sus brazos, algo en él se rompió, haciendo que al día siguiente lo detuviesen por liberar a un delfín. Fue a partir de aquel momento que Ric se convirtió en un activista con la única intención de parar a la industria que él había comenzado. En The Cove se nos muestra como O'Barry y un heterogéneo intentan documentar las matanzas que se perpetran en Taiji, una pequeña localidad de Japón, bajo la connivencia del gobierno nipón y con justificaciones cada cual más rocambolescas y absurdas.

Ganador del Oscar al mejor documental en 2009 (además de otros muchos premios, como el del público en Sundance), y narrado en clave de thriller, The Cove es una película documental que intenta llamar la atención no ya sólo del hecho de que asesinen a criaturas tan inteligentes como los delfines, sino los problemas de salud que puede conllevar para todo aquel que consuma su carne, ya que contiene unos niveles de mercurio muy superiores de los recomendados (por supuesto dichos niveles no son culpa de ellos, sino de nosotros, de las porquerías que seguimos vertiendo al mar).

Ahora que hace poco se volvió a reunir la Comisión Ballenera Internacional, y como suele ser habitual en estos últimos tiempos fue un fracaso, es bueno ver que se estrenan films (aunque en Japón probablemente no lo haga) que intentan hacer que la gente se revuelva en sus asientos ante el descaro e impunidad con la que se mueven algunos, ya sea esgrimiendo razones “culturales“, científicas o incluso de “plagas”. The Cove, que ha sido dirigida por el debutante Louie Psihoyos (el cual ha trabajo como fotógrafo para National Geographic y otras publicaciones, y también es el fundador de la Oceanic Preservation Society), destapa una matanza indiscriminada y denuncia toda una industria que explota miserablemente a unas de las criaturas más nobles y fascinantes que habitan los océanos. Sin aburrir en ningún momento, nos muestra los preparativos que tuvieron que hacer y los trucos a los que recurrieron para conseguir su objetivo, así como todos los impedimentos que tuvieron que salvar para ello.

The Cove es un documental necesario, y que deberías ver.

LO MEJOR:
-Que alguien haya grabado la masacre que con tanto ahínco han ocultado durante demasiado tiempo.
-El tono de suspense hace que el filme se haga mucho más entretenido.
-Que le hace a uno ver que detrás de esas acrobacias y esa sonrisa eterna lo que hay es estrés y tristeza, añoranza por la libertad que ofrece el mar.

LO PEOR:
-Que no hayan dado un toque también a las naciones nórdicas que están a favor de la caza de cetáceos.

¿Quién debería verla?
Cualquiera que desee saber un poco más de lo que son capaces de hacer algunos gobiernos por tapar auténticas barbaridades.


Leer critica The cove en Muchocine.net

23 junio 2010

Antología del Studio Ghibli Volumen 1, de Manuel Robles

Son pocas las publicaciones en papel dedicadas exclusivamente al Studio Ghibli, de hecho sólo me viene a la cabeza una, que fue el especial Mangazone. También he podido leer artículos más o menos amplios en revistas de manga como la Neko, la efímera Daisuki, Shirase y su hermana mayor Minami, e incluso en estos últimos años que se están estrenando los filmes de Ghibli en pantalla grande he podido leer artículos sobre el mismo o sus películas (así como entrevistas) en revistas de cine como Cahiers du cinema, Acción, Imágenes de actualidad, Cinemanía, Maverick, Fotogramas, etcétera. Aún así, todavía faltaba una publicación que hiciera honor al más famoso estudio japonés de animación, y he aquí que Manuel Robles, creador del gran blog Studio Ghibli Weblog, se puso a ello y creó Antología del Studio Ghibli de Nausicaä a Mononoke (1984-1997), el que es el primer tomo de, presumiblemente, dos libros dedicados al mencionado estudio.

El germen de este libro, como el mismo autor indica en la introducción del volumen, viene de lejos, pero muy especialmente de la idea que tuvo de realizar diversos monográficos sobre las películas de Ghibli, aunque el proyecto se quedó sólo en uno, el de Porco Rosso. Para suerte nuestra, la idea de hacer un libro pareció gustarle a los chicos de Dolmen Editorial, por lo que al final ha acabado saliendo bajo la colección Manga Books (que tiene publicados títulos sobre Naruto, Dragon Ball o Bleach, entre otros) y el paraguas editorial de la Asociación Cultural del Cómic (Japonés).

El libro en cuestión es de tamaño pequeño (no me sé las medidas v_v), encuadernado en cartoné, con solapas y tiene unas 150 páginas de papel satinado magníficamente impreso en blanco y negro, y una bonita portada en color con la imagen de Totoro.

En este Volumen 1, y como bien indica el subtítulo del mismo, se hace un repaso a los once primeros trabajos de Ghibli (bueno, en realidad serían diez, ya que Nausicaä, como ya sabéis, no es del estudio propiamente dicho), o lo que es lo mismo, sus trece primeros años de historia. Va desde los difíciles y agitados primeros proyectos, a la consolidación internacional que supuso La princesa Mononoke. Robles no sólo se limita a contarnos de qué va cada obra y a dar su mera opinión, sino que nos introduce en el contexto histórico del Studio Ghibli en el momento de la producción del trabajo a comentar, por lo que no sólo nos informa de detalles más o menos curiosos de las películas, sino que además nos da una idea clara de cómo ha ido evolucionando Ghibli, su política y su forma de hacer las cosas.

La estructura del libro es sencilla. Tras el índice tiene una página dedicada a aclarar algunos términos que pueden los lectores no estar familiarizados con ellos, después una breve introducción de dos páginas, donde nos explica los porqués de escribir un libro sobre el Studio Ghibli; posteriormente tenemos cuatro breves biografías de cuatro pilares del estudio, que son las de los directores Hayao Miyazaki e Isao Takahata, el productor Toshio Suzuki y el compositor Joe Hisaishi y a partir de la página dieciséis nos va comentando las películas una a una.

En las dos primeras páginas de los comentarios de los filmes tenemos, además de una gran imagen significativa del mismo, diversos datos, como premios, duración, fecha de estreno, director, productor/es, el periodo de producción, número de cels y de colores, así como los datos de taquilla si los hubiere. En las siguientes páginas nos comenta el momento histórico del estudio a la hora de realizar la obra, luego viene la sinopsis y la opinión que le merece el filme, también comenta la obra original en la que se basa si se trata de una adaptación; y por último informa de los libros de ilustraciones publicados y los discos de la BSO, siempre indicando cuáles son los más recomendables. No hay que olvidar que también hay una ficha de los personajes más relevantes, así como cuadros destacando datos sobre la realización o cualquier otra cosa; a todo ello se suma los “Sabias que...” a pie de página, donde nos ofrece datos curiosos, algunos de ellos muy interesantes. Ya a partir de la página ciento dieciocho nos topamos con otra sección, dedicada ésta al merchandising aparecido (una muestra de éste al menos) para cada película comentada, bueno, no cabe duda que el film que se lleva la palma es Mi vecino Totoro, cuya mercadotecnia va de peluches hasta vajillas, pasando por relojes, estuches, bolígrafos y un largo etcétera. Toda una muestra que pondrá los dientes largos a más de uno.

Todo el libro está escrito con un lenguaje sencillo y ameno, que se lee de un tirón, se nota que Manuel Robles lo ha escrito con cariño, pero también intentando ser lo más objetivo posible, además el trabajo de documentación ha debido de ser de notables proporciones. Destacar también una reseña en particular, que al menos a mí me ha gustado especialmente, que es la de La tumba de las luciérnagas.

Pero como no hay ninguna obra perfecta ahí van los puntos negativos del libro, algunos de ellos bastante tontos, pero que no por ello dejaré de indicar. El primero, es el uso de la palabra “sobretodo” (que es un abrigo) en vez de “sobre todo”, que el autor utiliza en diversas ocasiones erróneamente, un error por otra parte muy típico hoy en día, pero no por ello menos destacable; el segundo detalle que observo es en el periodo de producción de Un castillo en el cielo, ya que pone que fue del 15 de junio de 1988 al 23 de julio de 1986 (la película se estrenó en 1986), un periodo, obviamente, imposible; otro fallo se halla en la reseña de Mi vecino Totoro, donde nos indica la posible inspiración de ésta en dos trabajos que hizo Miyazaki para la TMS junto con Takahata, Panda Kopanda y su secuela, pues bien, afirma que en España la ha editado Divisa cuando en realidad la sacó Aurum (una confusión comprensible por otra parte, sobre todo viendo la política de publicaciones de la primera); también tenemos un par de errores tipográficos en Totoro Forest Project, en los que se pone “Porject”, en vez de “Project”; hay un par de datos de taquilla que no me cuadran, o al menos que no me resultan creíbles, son los datos de recaudación de Recuerdos del ayer y de Pompoko, ambos con paupérrimas cifras de 1,87 millones y 2,65 millones de yenes respectivamente, y más cuando leo que Pompoko fue un éxito, y si encima luego leo que Susurros del corazón, con 800 millones de yenes recaudados, no fueron resultados excepcionales más me hace dudar; también afirma que La princesa Mononoke fue nominada al Oscar a mejor película extranjera de habla no inglesa cuando esto no fue así, ya que tan sólo fue presentada por la Academia de Cine de Japón a dicha candidatura, pero sin finalmente llegar a ser nominada. Ya en la parte de merchadising hay algunos errorcillos, como que en la última página dedicada a Totoro le falta la numeración a los productos, y en otros casos hay comentarios erróneos. Por otra parte, también indicar que, sobre todo en las primeras reseñas, el autor tiene tendencia a la reiteración de información de cosas ya dichas pocos párrafos antes o incluso líneas, un error que indica la inseguridad de Robles en los primeros compases, pero que se va diluyendo a medida que se avanza en la lectura del libro, aunque nunca llega a desaparecer por completo dicha sensación (aunque aquí, más que al autor, habría que estirar de las orejas a los correctores o editores). Habría que añadir (aunque esto ya no son "errores") que se echa en falta algo más de información de los trabajos previos de los miembros más destacados de Ghibli, así como comentar otras obras, como los cortos, los anuncios, y por supuestos las películas que faltan, aunque todo ello seguro que puede tener cabida en el segundo tomo.

Espero que esta parrafada con lo que yo considero puntos negros de la obra no haga pensar a nadie que estamos ante un mal libro, como ya indico un par de párrafos arriba estamos ante un buen libro, se echaba en falta, y mucho, uno que diera un repaso pormenorizado a las películas de Miyazaki, Takahata y compañía, y Manuel Robles lo ha conseguido con nota. Antología del Studio Ghibli es un libro de obligada compra para todo aquel que guste del estudio fundado por Isao Takahata y Hayao Miyazaki, y una adquisición muy recomendable para todo aficionado al cine animado (o al buen cine en general). Así pues sólo me falta darle las gracias a su autor, Manuel Robles, por enfrascarse en tal proyecto y llevarlo a buen puerto, así como desearle que tenga la acogida que se merece, y que por supuesto salga pronto el segundo volumen.

17 junio 2010

Halloween II

La última, la definitiva, ya está aquí la película que clausuró la VII Muestra Syfy de Cine Fantástico, una muestra que en términos generales me ha encantado, y que me ha dejado con ganas de más, por lo que espero repetir en 2011.

Esta es la primera película de la serie Halloween que veo, ni siquiera he visto la anterior a ésta, que era un remake de la primera Halloween que llevó a cabo un tal Carpenter en 1978, o sea, que como neófito que soy no puedo opinar en conjunto, sino de forma unitaria.

Esta es, si no me equivoco, la décima película protagonizada por este psicópata, y al parecer no es un remake propiamente dicho, puesto que el cantante Rob Zombie (que ha participado como tal en bandas sonoras como la de The Matrix Reloaded, y dirigido ya varios filmes, entre ellos el anterior Halloween) tiene la intención de darle nuevos aires en próximas entregas (eso es más que evidente al final de este film). Pero vayamos al asunto.

Laurie Strode, la cual se supone que mató a Michael Myers vive con el comisario de policía y su hija, aunque la chica, a pesar de que Myers está muerto, no deja de tener pesadillas con el mismo, y más cuando el antiguo psiquiatra de éste publica un libro sobre el psicópata. Obviamente Myers hará acto de presencia, e irá dejando un reguero de cadáveres a su paso.

Halloween II (H2 (Halloween II)) no es lo que se dice un peliculón, pero se deja ver, tiene capacidad de entretener, e incluso algunas imágenes acertadas (de lo que más me ha llamado la atención del film es la fotografía). El elenco cumple su función (Zombie no ha dudado en meter a su mujer, Sheri Moon Zombie), en el cual, además de la ya mencionada, tenemos a Malcom MacDoweld (La naranja mecánica), Scout Taylor-Compton (The Runaways), Brad Dourif (Teniente corrupto) y Chase Vanek.

Por otra parte el guión no es que sea brillante, pero tiene su aquél, aunque no me cuadra eso de que Myers vaya dejando tantos muertos en su peregrinaje y nadie parezca hallarlos a pesar de que el hombre no es que sea precisamente sutil (y como tal sería muy fácil adivinar hacia dónde se dirige el asesino, pues los cuerpos son como las migas de pan de Hansel y Gretel), pero creo que si pienso demasiado no acabará por cuadrarme casi nada. Ideal para verla en pareja (sobre todo si la otra persona es asustadiza o aprensiva) o con amigos.


LO MEJOR:
-La escena inicial del hospital me parece bastante impactante, al menos mientras está dentro del mismo.
-La fotografía, le da una atmósfera bastante tenebrosa.

LO PEOR:
-No creo que aporte mucho al género, no sé si al personaje (el caballo blanco y la “elfa”, quizá).

¿Quién debería verla?
Los que hayan visto los anteriores Halloween, aunque sea por curiosidad.

La cuestión:
¿Cuántas veces ha muerto ya Michael Myers? Si alguien lo sabe que me deje un comentario, gracias.

Leer critica Halloween II en Muchocine.net

12 junio 2010

Cold Souls

Ya está aquí el domingo 28 (de marzo) y último día de la VII Muestra Syfy. Cold Souls suponía el principio del fin.

Cold Souls es un filme hecho para el lucimiento de Paul Giamatti, y no hay que negar que lo hace, se luce con una interpretación que es lo mejor de la película (y no es que sea mala ésta).

Paul Giamatti (La joven del agua, Shoot'Emp Up) es Paul Giamatti, un actor que padece una crisis ante el inminente estreno de una obra teatral de Chéjov. Giamatti se siente inseguro y perdido, no sabe cómo meterse en su personaje. Su agente le recomienda que vaya a cierta empresa cuya actividad es almacenar almas. Giamatti, tras cavilar un poco, decide despojarse del alma durante un tiempo porque así piensa que se sentirá más liviano para interpretar la obra. Al principio todo le irá más o menos bien, pero pronto la situación tendrá más de un giro.

Sophie Barthes dirige con soltura su primer largo, cuyo original guión lo ha escrito ella misma. Quizá lo que más sorprende de esta película es con la naturalidad que hablan los personajes de quitarse el alma, cambiársela, de mulas que las transportan, de tráfico ilegal... Ese mundo donde la gente se despoja de tal elemento para sentirse mejor consigo misma o para ganar un poco de dinero con el que poder comprar algo para sobrevivir, un mundo en el que puedes adquirir el alma de un actor o un poeta porque así te crees que puedes llegar a ser un buen intérprete no deja de ser nuestro mundo, donde, al fin y al cabo, intentamos obtener el éxito y la felicidad a base de talonario, donde tener una cuenta bancaria con muchos dígitos positivos te hace ser alguien ganador y sumamente atractivo. ¿Es, pues, Cold Souls, una metáfora o alegoría acerca del materialismo reinante? Pues supongo que sí, que podría serlo.

Junto con Giamatti también tenemos algunos intérpretes de calibre, como David Strathairn que casi ganó el Oscar con el debut en la dirección de George Clooney, Buenas noches y buena suerte; Emily Watson (Luciérnagas en el jardín) es otra de las caras conocidas; mientras que la “mula” es la actriz rusa Dina Korzun (Last Resort); como la secretaria está la guapa Katheryn Winnick; y como el mafioso de turno tenemos a Armand Schultz.

La gran baza de Cold Souls está en su buen reparto, y sobre todo en un brillante Paul Giamatti, sin él probablemente el resultado no habría sido ni la mitad de satisfactorio, ya que aunque el guión es original y notables sus diálogos (muchos de ellos hilarantes), la historia tampoco es tan buena como para que llegue a entusiasmar. Una película entretenida a la par que reflexiva.


LO MEJOR:
-Paul Giamatti y David Strathairn.
-El original argumento.

LO PEOR:
-Es de ritmo un poco lento.

¿Quién debería verla?
Sobre todo si te gusta ese gran actor que es Giamatti.


Leer critica Cold souls en Muchocine.net

10 junio 2010

No es el momento

No es el momento, dicen. Todos tenemos que hacer un esfuerzo extra, añaden. La situación es crítica, aclaran. Ya protestaréis a través del voto, afirman. En Alemania se va a llevar un recorte aún más ambicioso y nadie rechistará, dilucidan. España no está para huelgas, aseguran. El derecho a la huelga es eso, un derecho, explican...

Y yo me pregunto: Si ahora no es momento, ¿cuándo lo será? ¿Cuando el mundo sea maravilloso, haya pleno empleo y de todos nuestros bolsillos rebosen los billetes de todos los colores?, ¿cuando las pensiones sean justas y en la sanidad no haya colas?, ¿cuando la vivienda asequible sea una realidad? ¿Cuándo se ha de protestar entonces según esos políticos y esos medios de comunicación?, ¿cuando no haya nada por lo que quejarse?, ¿cuando no haya nada que reclamar? Perdonad, pero los irresponsables no son esas personas que deciden ir a la huelga para reclamar por sus derechos, los irresponsables son aquellos que han creado esta situación, los especuladores que hacen dinero de la nada pero no generan riqueza: la banca, el ladrillo descontrolado, los que deciden por nosotros sin tan siquiera llegamos a saberlo hasta que son hechos consumados... ¿Ahora todos los países tienen una deuda millonaria y deben reducir gastos sociales?, ¡¡ahora!! ¿Ya nadie recuerda que hace pocos meses los gobiernos inyectaron en la banca cientos de miles de millones de euros para reflotarla?, y ahora son los pringados de turno, los trabajadores, quienes tenemos que apoquinar la deuda que ello ha generado.

No es el momento, dicen. ¿Y tú qué piensas?

08 junio 2010

The Children

Uf, ya voy por la novena reseña, o sea, la novena película de la VII Muestra Syfy. Sólo espero que me estén saliendo más o menos decentes, ya que esto de comentar tantas películas de forma consecutiva (ésta y las otras críticas las escribí en Semana Santa...) os aseguro que es agotador. Por cierto, para mí ésta es la segunda mejor peli de la muestra.

Un feliz matrimonio junto con su hijo pequeño e hijas, una de ellas adolescente, visitan al hermano del primero que vive con su pareja y sus retoños; la intención es celebrar como unas segundas navidades, pero ni al hijo pequeño (que parece autista y encima está enfermo) ni a la chica adolescente les hace mucha gracia. De repente todo se tambalea por culpa de un terrible accidente en el que se ven involucrados los niños y un adulto. Pero, ¿es realmente un accidente?

Por lo que dicen The Children es similar a la cinta española de culto de Narciso Ibáñez Serrador ¿Quién puede matar un niño?, pero a lo bruto, o sea, mucho más explícita. No puedo decir qué tal está el film hispano, pero lo que sí puedo aseverar es la capacidad de canguelo que tiene esta obra de Tom Shankland (Waz), y es que he visto pocos films tan inquietantes y perturbadores como éste.

Al principio todo comienza como podría empezar cualquier telefilm barato que suelen emitir en la sobremesa de los sábados y domingos los canales privados: visita de parientes, chica adolescente que está enfadada porque no podrá ir a una fiesta, sus padres que les dice que se aguante. Pero poco a poco vemos que los niños están un poco raros, que suceden pequeños detalles sin importancia pero extraños, hasta que estalla la situación con el mencionado accidente, y a partir de ahí sólo tenemos a un personaje que es el único que está dispuesto a tomar medidas cuando se ve atacado, mientras que los otros son incapaces de ver lo evidente, hasta que realmente no tienen otro remedio que actuar.

Se dice que rodar con niños y con animales (¿hay alguna diferencia?) suele ser muy difícil, así que Shankland no tuvo que pasarlo muy bien realizando The Children, y aún más si tenemos en cuenta que no es una comedia familiar precisamente; pero viendo el resultado final, y el magnífico trabajo del reparto, especialmente de los niños, sin duda el esfuerzo ha valido la pena. Una película harto recomendable para los amantes del cine de terror.


LO MEJOR:
-Su capacidad de perturbar e inquietar.
-Los niños...

LO PEOR:
-¡Que realmente asusta!

¿Quién debería verla?
Los amantes del cine de terror, y los antiabortistas.

¿Y quién no?
Pues si eres de esos que no les gusta pasar miedo en el cine.


Leer critica The children en Muchocine.net

02 junio 2010

Splice

No, no os he abandonado, han sido causas de fuerza mayor las que me han impedido actualizar antes el blog, así que he vuelto, con fuerza nuevas..., y una vieja crítica.

***

Splice era una de las obras más esperadas de la VII Muestra Syfy de Cine Fantástico, el porqué es muy simple: Vincenzo Natali.
Clive y Elsa son una brillante pareja de científicos que se dedican a mezclar ADN para crear criaturas que la naturaleza no ha fabricado, con dichas criaturas pretenden aislar proteínas que posteriormente sirvan para fármacos con los que aumentar las arcas de la empresa farmacéutica para la que trabajan. Pero ellos no están del todo satisfechos, sino que desean dar un paso más allá para así obtener remedios para los grandes males del hombre, por lo que sin autorización de nadie, subrepticiamente, realizan un experimento mezclando ADN humano. Obviamente, las cosas no saldrán como planeaban.

El mayor fuerte del film que nos ocupa, de lo que va al fin y el cabo, es el dilema moral, el hasta dónde podemos llegar en pos del avance científico (y si ese avance no es más por el ego henchido del científico, por sus deseos de notoriedad, o si realmente lo hace por el bien de los demás). Durante las dos horas de duración es esa la cuestión que se plantea una y otra vez, y donde los protagonistas van alternando los papeles, ora es la mujer la que empuja a seguir (la mayoría de las veces es ella, todo sea dicho), ora es el hombre quien defiende la criatura. Pero en cada ocasión dan un paso más allá, se separan más y más de la frontera que se supone está impuesta por las leyes de la moral, hasta que llegado un momento parecen no distinguir qué es lo que está bien de lo que está mal.

Vincenzo Natali se convirtió en un director de culto gracias a Cube, extraño y fascinante film cuyo final nos dejaba anonadados y con una inmensa curiosidad por saber qué había afuera (seguramente eso lo intentarían "arreglar" con las dos secuelas, las cuales no he visto), de ahí que Splice genere tanta expectación, pues tendemos a imaginar que siempre nos va a sorprender con algo nuevo alguien que ya lo hizo. Pero eso no siempre ocurre, éste no es el caso, no sorprende, pero tampoco es una mala película. El comienzo es más bien dramático, donde una especie de Eva convence al que sería Adán para cruzar la línea (aquí no hay manzana, sólo genes), luego la cosa avanza más o menos bien, manteniendo siempre el dilema; pero en la última parte gira todo por derroteros mucho más convencionales, y el final no deja de ser también bastante previsible.

Los protagonistas absolutos son Adrien Brody (El pianista, Predators) y Sarah Polley (La vida secreta de las palabras, Amanecer de los muertos), además lo secundan David Hewlett (Cypher), entre otros. La verdad, lo que menos me convence de Brody es su peinado, el cual me da la impresión que se lo han puesto para que se parezca al que hace de su hermano, por lo demás creo que actúa tan bien como siempre, al igual que Sarah Polley. El reparto, pues, convence.

Splice es, por lo tanto, una entretenida película que podría haber dado mucho más de sí si Vincenzo Natali se hubiese arriesgado más. El resultado final no sorprende, aunque es cierto que tiene destellos de intentarlo.


LO MEJOR:
-La criatura, adorable del todo al principio; fascinante y tenebrosa al final.
-Los efectos especiales, el diseño de la criatura.
-El dilema moral planteado, no por ser visto en otras ocasiones deja de estar candente.

LO PEOR:
-La segunda criatura se desarrolló demasiado rápida, resta credibilidad.

¿Quién debería verla?
Si te gustó Species y otras películas con experimentos científicos de por medio.

¿Y quién no?
Si albergas muchas expectativas acabará por defraudarte, o sea, a aquellos que tengan demasiadas expectativas no se la recomiendo.


Leer critica Splice en Muchocine.net
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...