26 octubre 2009

El Imaginario del Doctor Parnassus

Terry Gilliam es uno de los directores más peculiares e interesantes que existen en la actualidad, ya lo ha demostrado a lo largo de su dilatada carrera, y lo vuelve a demostrar con esta película, la última del malogrado Heath Ledger (El Caballero Oscuro), el cual no la terminó al morir en las circunstancias que ya conocemos todos, pero que el director de 12 Monos lo arregló haciendo que el personaje cambiara de aspecto, tornándose su rostro en Johnny Depp (Enemigos Públicos), Jude Law (A.I. Inteligencia Artificial) y Colin Farrel (Alejandro Magno).

Parnassus es un hombre milenario capaz de, a través de su "Imaginario" (un show itinerante de escaso éxito), guiar la imaginación de la gente para llevarlos a un paraíso o a un verdadero infierno. Pero el menor de sus problemas es la afluencia de público de su espectáculo, sino una antigua apuesta con un siniestro personaje que pone en peligro a su propia hija, aunque pronto verá un rayo de esperanza ante la “asfixiante” aparición de un amnésico personaje.

Clasificar El imaginario del doctor Parnassus (The Imaginarium of Doctor Parnassus) es tarea difícil, de hecho lo mejor es simplemente nombrar a su director y ya ahí todo (o casi todo) el mundo se hace una idea de lo que hay. Y es que la filmografía del realizador de Brazil no se caracteriza precisamente por ser convencional o comercial, sino por el surrealismo y el no ya saltarse las reglas impuestas por los estudios y las modas cinematográficas, sino el de inventarse las suyas, aunque hay veces que se ha amoldado a lo que le han impuesto, como ya lo hizo en El secreto de los hermanos Grimm. Así pues, y como esta última, El imaginario del doctor Parnassus se puede considerar una especie de cuento, en este caso con influencias del mito de Fausto, una historia de la que sin duda se puede extraer moraleja y desde luego que hay mucha doble lectura.

A nivel técnico nos encontramos con un logrado trabajo en la recreaciones de los que tienen en las mentes los personajes que entran en el "Imaginario", personalmente el que más me impactó y gustó fue el primero, ya que es realmente oscuro, a diferencia del resto que son bastantes más coloridos, aunque con sus toques tétricos en determinados momentos. Otro punto interesante es el contraste entre el "Imaginario" con el "mundo exterior", se pasa de la desbordante fantasía, a la más cruda de las realidades, empezando por el propio escenario del show, un destartalado y antiguo carro-casa tirado por dos caballos, con trapos sucios como telones, con un cartel desvencijado; así como los lugares donde van en busca de clientes, sitios marginales (la mayoría), aparcamientos de centros comerciales, salidas de discotecas, oscuras calles, lugares que en algunos casos podrían ser basureros o escombreras.

Del reparto poco hay que decir salvo elogiarlo a casi todos ellos, empezando por Christopher Plummer (El nuevo mundo), que hace de un Parnassus depresivo pero que se le ilumina la mirada cada vez que le proponen una apuesta, pasando por Lily Cole (Rage), que representa la inocencia personificada, o Andrew Garfield (Leones por corderos), celoso y desconfiado, pero de buen corazón; o el enano Percy, interpretado por Verne Troyer (Austin Powers 2), fiel acompañante de Parnassus y una especie de Pepito Grillo. También magnífico el último (e inconcluso) trabajo de Heath Ledger, que demuestra su talento de nuevo. De los actores que lo han sustituido el que menos me convenció fue Jude Law, que me pareció que sobreactuaba en exceso.

El imaginario del doctor Parnassus es una película imaginativa donde las haya, que cuenta mucho más de lo que muestra, que engalana las miserias con coloridos paisajes virtuales, es un cuento para adultos con moraleja, una historia más oscura de lo que parece, un gran filme que hay que verlo con el chip cambiado, porque de otro modo se corre el riesgo de salir del cine sin tener claro lo que se ha visto.


LO MEJOR:
-El "Imaginario", los mundos que en él se recrean.
-El reparto, la dirección, el argumento...

LO PEOR:
-Quien vaya a verla sin ninguna experiencia previa en el cine de Gilliam puede sufrir efectos devastadores en su mente.

¿Quién debería verla?
Si te gustan los trabajos anteriores del ex Monty Python.

¿Y quién no?
Si lo surreal y absurdo te aturden quizá no sea tu película.


Leer critica El imaginario del Doctor Parnassus en Muchocine.net

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...