17 mayo 2012

The Prodigies

Llegó el sábado, la jornada más larga de la Muestra Syfy y en la que, en principio, se proyectan los títulos más potentes. Comenzó por el día con una sesión matinal en la que el público pudo disfrutar con Lórax, en busca de la trúfula perdida, que no comento aquí porque no la vi, y la siguió, ya por la tarde, este film gabacho de animación.
***
The Prodigies (ídem, 2011) narra la historia de un grupo de adolescentes con poderes que es reunido por otro antiguo niño con poderes para intentar hacer que encaucen dichas habilidades y así mismo intentar quitarles todo el resentimiento que tienen hacia el mundo. Pero, como ya se sabe, estas cosas se salen de madre cuando para seguir financiando la fundación que da cobijo a estos chavales es necesario un concurso de superdotados, cuya final será en la mismísima Casa Blanca.

Tener una idea a priori interesante no lo es todo, es más importante de hecho saber darle un buen desarrollo, y de eso carece The Prodigies. Dirigida por Antoine Charreyron (que ha dirigido la serie Galactik Football, pero que sobre todo ha trabajado en el mundo de los videojuegos), está basada en la novela de Bernard Lenteric, y es una de las películas de animación más caras de Europa, sin embargo también es un argumento muy poco aprovechado, comenzando de manera interesante pero finalmente tirando por un camino nada sorprendente, y no es cuestión de que no sea sorprendente, es que aun siguiendo caminos transitados le falta algo, ese algo podría estar en los personajes, cuyas reacciones las veo muy exageradas, convirtiéndose en psicópatas básicamente a las primeras de cambio, y eso no me resultó creíble que les ocurriera a los cuatro mozos por muy interconectados que estuvieran, además eso de que la final del concurso fuera en la Casa Blanca y con el mismo presidente de los Estados Unidos estando en el evento me resultaba todavía menos creíble.

En lo que respecta a la calidad de la animación, así como sus texturas, no llegan al nivel de las grandes producciones de USA, sin embargo el look cell-shading no le queda mal, y el diseño de los personajes, sin ser brillante, no desentona. La estética general y la animación en sí no es especialmente realista, está más bien al nivel de algunos videojuegos, por ejemplo el cabello de los personajes siempre está igual, no se mueve ni está compuesto por miles de pelos independientes. Las tres dimensiones tampoco las veo muy aprovechadas, si bien hay escenas que si resaltan un poco, no fue algo que me llamara la atención, pero quizá eso mismo no es una mala señal.

Es una pena, porque estoy seguro que con un guión un poco más fresco The Prodigies habría ganado mucho, tal y como la han realizado se queda como una película animada más, destina a un público más bien juvenil, que lo verá pero dudo mucho se le quede en la memoria por mucho tiempo.


LO MEJOR:
-Tiene algunas secuencias visualmente interesantes.

LO PEOR:
-Que la historia inicial está muy desaprovechada.

¿Quién debería verla?
Pues no es un film del otro mundo, así que si hay que recomendársela a alguien es a los curiosos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...