30 mayo 2013

Jack el caza gigantes

Jack es un campesino un tanto ingenuo, y no muy valiente, que va a la ciudad a vender la carreta y el caballo de su tío, terminando por dar al animal a cambio de unas habichuelas supuestamente mágicas. Obviamente su tío no se queda muy contento, pero esa misma noche, cuando Jack reciba la inesperada visita de una misteriosa joven con ganas de aventuras, comprobará que los cuentos que le contaba su padre de pequeño no eran meras leyendas.

La moda de trasladar los viejos cuentos de los Grimm, Andersen y de cualquier otro autor conocido o no continua, este año se ha estrenado hasta la fecha una nueva visión de Hansel y Gretel dando caza a brujas, así como la precuela de El mago de Oz, todavía quedan muchos relatos que revisionar, así que no me cabe la menor duda de que irán llegando cintas (algunas ya anunciadas), con mayor o menor fortuna, a la cartelera. Por ahora esta moda no nos ha dado ninguna gran alegría, Jack el caza gigantes (Jack the Giant Slayer, 2013) tampoco nos sorprende, pero sí que logra una cosa muy importante: divertir.

Así pues, el nuevo trabajo de Bryan Singer, el realizador de X-Men y su estupenda secuela, no entra dentro de las reinvenciones arriesgadas de los cuentos de antaño, sino que es un film cuya mayor pretensión es tan sana como hacer que el público se lo pase bien durante sus cerca de dos horas de duración. Para ello no hay más que coger una coctelera y añadir componentes: mucha aventura, humor, una pareja joven de distintas clases sociales y con los ojos verdes, la guardia real, un rey, un malo que quiere ser rey, monstruos (en este caso gigantes), un entorno bello y espectacular y muchos efectos especiales. Se agita todo con un buen ritmo, y obtenemos Jack el caza gigantes, y secuencias tan divertidas como el momento culinario, y tan espectaculares como el nacimiento de las semillas o el asalto de los gigantes.

Para dar vida a Jack el seleccionado fue Nicholas Hoult, que después de ver la película me pregunté en varias ocasiones dónde lo había visto, y lo hice en la magnífica X-Men: Primera generación, y recientemente ha sido un muerto viviente con sentimientos en Memorias de un zombie adolescente; como la princesa que se siente encerrada en su enorme palacio y tiene la necesidad de salir en busca de aventuras tenemos a la guapa Eleanor Tomlinson (Alicia en el país de la maravillas), tiene en común con Jack el campesino, aparte de los ojos (que no se si lo harán adrede), que es huérfana; el personaje de Ewan McGregor (El escritor), Elmont, actor que me gusta mucho desde que lo descubrí en Trainspotting, se encarga de proteger a la princesa en todo momento; mientras que Stanley Tucci (Los juegos del hambre) es el prometido de la princesa; Eddie Marsan (War Horse) es la mano derecha de Elmont; y Ian McShane (Lovejoy) es el regio y testarudo rey.

No es la pera limonera, pero Jack el caza gigantes, gracias a una mezcla acertada de acción y aventura, humor, sus dosis de romanticismo, unos buenos efectos especiales y una historia no muy original, tirando a predecible, pero con unos toques oscuros, que se desarrolla a buen ritmo, hacen que su visionado sea muy entretenido. Para pasar un rato sin complicaciones.


LO MEJOR:
-Que entretiene todo el rato, elevando la diversión en algunas escenas.
-Es muy espectacular, los gigantes molan mucho.
-Acertado epílogo con un joven Roderick.

LO PEOR:
-No resulta muy creíble, al final, que esos dos churumbeles sean hijos de la pareja.

¿Quién debería verla?
Quien tenga cierto gusto por los cuentos clásicos y las películas de aventura.

¿Y quién no ?
Quien espere una reinvención innovadora del cuento, o que sea una adaptación muy fiel al mismo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...