30 abril 2015

Interstellar

No esperaba como agua de mayo la nueva película de Christopher Nolan, quizá porque he eludido informarme lo más mínimo sobre la misma más allá de conocer su título, sin embargo que el realizador de Memento estrene filme (y más siendo de ciencia ficción) supone casi una obligación el acudir a una sala para comprobar su labor.

La Tierra da sus últimos estertores, aún así los humanos se empeñan en domeñarla, sembrar los campos y luchar contra una plaga que extermina los cultivos. Cooper es un piloto e ingeniero reconvertido a agricultor por necesidad que, al contrario que todos los que le rodean, todavía sueña con la exploración espacial.

Tras dar un final a su trilogía de Batman con El Caballero Oscuro: La leyenda renace, Christopher Nolan abandona los héroes enmascarados para traernos la historia de héroes con el rostro descubierto, porque el viaje en el que se embarca los protagonistas de esta cinta es una odisea en toda regla, son personajes homéricos en busca no del hogar que han dejado atrás, sino de un nuevo lugar donde refugiarse. Un viaje épico y con numerosos y extraordinarios peligros pero, como siempre, el mayor riesgo está en el contacto con nuestros semejantes, en ese instinto de supervivencia convertido en egoísmo supremo, y entremedias está la capacidad del hombre por reinventarse. Así, Interstellar (ídem, 2014) es un film de ciencia ficción y también una película de aventuras, una historia de exploradores pioneros y de científicos teóricos, de descubrimientos y de pérdidas, con momentos tan intensos como los que suceden en el planeta helado o tan impresionantes como el planeta dominado por las aguas.

Esa es una de las grandes virtudes del filme, la de impresionar y, mejor aún, la de dejarte embobado, tanto en lo que acontece en la Tierra (el drama de sus habitantes, así como el microdrama familiar, la especial relación que hay entre padre e hija...) como con lo que pasa en otra galaxia, llegando a un estupendo clímax en el mencionado planeta helado... Pero la cosa se empieza a torcer un poco en el último tramo; no sabría decir si por esa dimensión desconocida, necesaria para explicar ciertas cosas pero quizá cogida con pinzas, o por un desenlace que, a mi modo de ver, fuerza el final feliz (utópico, de hecho), dando como resultado un fin al que le falta algo. No obstante, el conjunto resulta altamente estimulante, la última parte no borra las gratas sensaciones que produce el resto del metraje y, de hecho, al menos el que esto suscribe se quedó satisfecho.

Satisfacción de la que mucho tienen que ver los personajes, primero un Matthew McConaughey (El lobo de Wall Street) que sigue con su buena racha en lo que se refiere a selección de proyectos, hace una gran labor y muestra una gran química con la niña Mackenzie Foy (Expediente Warren), cuyo personaje, Murph, también encarnan en sus respectivas edades la bella Jessica Chastain (El árbol de la vida) y Ellen Burstyn (La fuente de la vida). Les acompañan Anne Hathaway (Amor y otras drogas) que lo mismo se convierte en una actriz fetiche para Nolan, quién sabe; Michael Caine (Harry Brown), sin duda uno de los actores fetiches del director de Insomnio; John Lithgow (El origen del planeta de los simios), Wes Bentley (Los juegos del hambre), Casey Affleck (I'm Still Here), Topher Grace (La sombra de la traición) y Matt Damon (Monuments Men), cuyo breve papel me ha gustado bastante, entre otros.

Dicen que Interstellar es una mezcla del cine de Spielberg y de Kubrick, y no se puede negar que tiene influencia de ambos. Las de Kubrick son más que evidentes en las escenas en el espacio, las de Spielberg sobre todo en la relación entre padre e hija, no obstante diría que está más cerca del director de La terminal que del segundo. Sin duda el director de Barry Lyndon habría optado por un final con menos explicaciones (y menos edulcorado).


LO MEJOR:
-Gran reparto.
-A pesar de que es un filme largo, se pasa como un suspiro.
-La realización de Nolan y la magnífica banda sonora de Hans Zimmer.
-Ese montaje paralelo con Cooper y Mann en el planeta helado por un lado, y la hija del primero en la granja (así como lo que viene después). Tenso suspense.
-Los robots, molan mucho.

LO PEOR:
-El final, no porque sea indescifrable ni nada parecido (para eso ya tenemos 2001: Una odisea del espacio), sino porque resulta descafeinado.

¿Quién debería verla?
Quien guste del cine de Nolan y de la ciencia ficción.

7 comentarios:

Edu Wallace dijo...

Justamente la vi hace poco y quedé encantado. Dicen que el final original era mucho más crudo, vamos, que no lo conseguía y todo se iba el traste. Pero lo modificaron para no deprimir al personal. Yo prefiero el final dulzón XD.

Y si le puedo sacar algún fallo sería la jerga de física cuántica que hay en la peli, que dado mi paupérrimo conocimiento científico, no me enteraba de nada. Un saludo!

Isabel Robleda dijo...

Salí encantada del cine tras verla. La banda sonora, las actuaciones... no me defraudó para nada.

Te dejó aquí el enlace a la crítica que hice sobre ella por si quieres echarle un vistazo:) http://losidolosolvidados.blogspot.com.es/2014/12/interstellar.html

Neovallense dijo...

Edu Wallace: pues mira que a mí me estropeó la peli el final dulzón xD No sé, según mi punto de vista resta credibilidad, es más, pienso que los humanos deberían haber muerto con la Tierra. Aunque está claro que eso es menos comercial xD

El lenguaje científico, personalmente, no me molestó, más que nada porque no es que sea muy abundante, los Nolan no abusan del mismo. Era necesario para muchos pasajes, pienso.

Isabel Robleda: la banda sonora me gustó mucho también, épica y con claras resonancias bíblicas. Tiene muchos grandes momentos la música, la historia y los personajes.

Echaré un ojo a tu crítica ^^


Saludos a ambos y merçi por vuestras opiniones :D

Rubén Lara Conde dijo...

Todavía la tengo pendiente de ver y tengo interés en ella pero ya ves voy perdiendo tiempo a veces con alguna que otra chorra de terror XD Un abrazo!

ABK dijo...

A mi me gusto bastante la película y a medida que fueron pasando los días fue creciendo en mi. Pero claro eso no quita que a Nolan se le ven las costuras ya que trata, descaradamente, de convertir a Interstellar en la 2001: Odisea en el espacio de esta generación.

Joan R. López dijo...

Nos encanta Nolan (generalmente), aunque esta se nos pasó en cartelera (ya sabes, a veces las obligaciones desbordan) así que, la tenemos en lista de digitales... a hora a por tiempo.

Hemos Visto

Neovallense dijo...

Rubén: bueno, lo mismo no has perdido el tiempo, pero esta película merecía la pena verla en cines, merece la pena verla en una pantalla muy grande y con buen sonido, así que si se reestrena algún día lo mismo deberías aprovecharlo :)

ABK: en las escenas espaciales, sobre todo al inicio, deja muy claro ese amor por la cinta de Kubrick, desde luego ambiciosa es.

Joan: pues en pantalla grande seguro que la hubiérais disfrutado más, tal es la escala en la que se mueven los protagonistas (o sea, el ser humano es ínfimo comparado con el universo). Pero sea como sea, merece la pena verla.

Saludos y muchas gracias por vuestros comentarios ^^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...