12 junio 2010

Cold Souls

Ya está aquí el domingo 28 (de marzo) y último día de la VII Muestra Syfy. Cold Souls suponía el principio del fin.

Cold Souls es un filme hecho para el lucimiento de Paul Giamatti, y no hay que negar que lo hace, se luce con una interpretación que es lo mejor de la película (y no es que sea mala ésta).

Paul Giamatti (La joven del agua, Shoot'Emp Up) es Paul Giamatti, un actor que padece una crisis ante el inminente estreno de una obra teatral de Chéjov. Giamatti se siente inseguro y perdido, no sabe cómo meterse en su personaje. Su agente le recomienda que vaya a cierta empresa cuya actividad es almacenar almas. Giamatti, tras cavilar un poco, decide despojarse del alma durante un tiempo porque así piensa que se sentirá más liviano para interpretar la obra. Al principio todo le irá más o menos bien, pero pronto la situación tendrá más de un giro.

Sophie Barthes dirige con soltura su primer largo, cuyo original guión lo ha escrito ella misma. Quizá lo que más sorprende de esta película es con la naturalidad que hablan los personajes de quitarse el alma, cambiársela, de mulas que las transportan, de tráfico ilegal... Ese mundo donde la gente se despoja de tal elemento para sentirse mejor consigo misma o para ganar un poco de dinero con el que poder comprar algo para sobrevivir, un mundo en el que puedes adquirir el alma de un actor o un poeta porque así te crees que puedes llegar a ser un buen intérprete no deja de ser nuestro mundo, donde, al fin y al cabo, intentamos obtener el éxito y la felicidad a base de talonario, donde tener una cuenta bancaria con muchos dígitos positivos te hace ser alguien ganador y sumamente atractivo. ¿Es, pues, Cold Souls, una metáfora o alegoría acerca del materialismo reinante? Pues supongo que sí, que podría serlo.

Junto con Giamatti también tenemos algunos intérpretes de calibre, como David Strathairn que casi ganó el Oscar con el debut en la dirección de George Clooney, Buenas noches y buena suerte; Emily Watson (Luciérnagas en el jardín) es otra de las caras conocidas; mientras que la “mula” es la actriz rusa Dina Korzun (Last Resort); como la secretaria está la guapa Katheryn Winnick; y como el mafioso de turno tenemos a Armand Schultz.

La gran baza de Cold Souls está en su buen reparto, y sobre todo en un brillante Paul Giamatti, sin él probablemente el resultado no habría sido ni la mitad de satisfactorio, ya que aunque el guión es original y notables sus diálogos (muchos de ellos hilarantes), la historia tampoco es tan buena como para que llegue a entusiasmar. Una película entretenida a la par que reflexiva.


LO MEJOR:
-Paul Giamatti y David Strathairn.
-El original argumento.

LO PEOR:
-Es de ritmo un poco lento.

¿Quién debería verla?
Sobre todo si te gusta ese gran actor que es Giamatti.


Leer critica Cold souls en Muchocine.net

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...