27 mayo 2011

Código fuente

David Bowie es conocido por todos gracias a sus peinados y a que se lo hizo pasar muy mal a Jennifer Connelly en Dentro del laberinto, pero ahora también lo será por ser el padre de un hijo con el nombre de Duncan Jones, que le ha dado por dedicarse al cine y dirigido (hasta la fecha, claro) un par de pelis, la primera de ellas fue Moon, que hace dos años despertó la simpatía (yo aún diría más: el entusiasmo) de la crítica y del público más selecto (por eso de que la vieron pocos), y su segundo trabajo cinematográfico es... ¿no lo adivináis?

Código fuente (Source Code, 2011) es un thriller de ciencia ficción protagonizado por Jake Gyllenhaal (el churry de Gemma Arterton en Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo, y de Anne Hathaway en Amor y otras drogas) y Michelle Monaghan (la churry de Tom Cruise en Misión Imposible 3), los cuales están acompañados por Vera Farmiga (la novieta de George Clooney en Up in the air) y Jeffrey Wright (secundaria en muchas películas, como en las nuevas de 007) y alguno que otro más en papeles efímeros y recursivos; donde el primero es un capitán llamado Colter Stevens que tiene como misión averiguar quién es el terrorista que atenta contra un tren, y la segunda una pasajera del tren que parece conocerle de algo.

Lo mejor que se puede decir de Código fuente es que es una película de gran ritmo narrativo, impecable factura y cuyo argumento se desarrolla como un film de suspense estilo Hitchcock. Duncan Jones y el guionista Ben Ripley han urdido una trama donde el espectador descubre a la par que el aturdido protagonista la verdad de los hechos y de la situación del propio soldado, donde en cada “viaje” se halla una pieza más del puzle, así, en unos escenarios escasos y tiempo limitado tenemos intriga, acción y una historia de amor. Todo ello plasmado sin meneos de cámara innecesarios, ni un montaje con planos de dos segundos (que los hay, pero sólo en ciertos momentos y viniendo a cuento), sin persecución espectacular, y mucho menos haciendo un uso abusivo de los efectos especiales (¿no os viene algún cineasta a la cabeza?), o sea, que es un film rodado sobriamente, con un guión actual pero que tiene un peculiar regusto de cine clásico tanto en su puesta en escena como en el tratamiento de los personajes.

Concluyendo. Código fuente es un film muy entretenido, que logró mantenerme en vilo a lo largo de su más de hora y media de duración, y que además su final te deja con muy buen sabor de boca. Es muy recomendable.


LO MEJOR:
-Que no estemos ante una secuela, precuela o adaptación.
-El trabajo de los actores protagonistas.
-Que es entretenida de principio a fin.
-La banda sonora.

LO PEOR:
-Hay unos minutos que me resultó cargante cierto personaje que va con muleta.

¿Quién debería verla?
Si te va la ciencia ficción y las películas de suspense.

Leer critica Codigo fuente en Muchocine.net

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...