13 mayo 2012

Titanic

Titanic (ídem, 1997) se convirtió en todo un fenómeno cuando se estrenó, recaudó 1800 millones de dólares, cifra que solo hasta hace bien poco ha logrado rebasar un film (como ya sabréis, fue Avatar, también dirigida por James Cameron). Recuerdo que estuvo en cartelera hasta final de año, pero sin embargo no me sumé a la avalancha de espectadores, no la vi en pantalla grande, sino que lo hice meses después, cuando a alguien se le ocurrió alquilar el VHS. Disfruté como un niño (técnicamente lo era -o casi-), me produjo un gran impacto, y me hizo preguntarme cómo demonios había sido capaz James Cameron de realizar aquel hundimiento de forma tan realista...

Han pasado (algo más de) 15 años desde el estreno de Titanic, y 100 desde el naufragio del transatlántico, así que los de la Fox junto con Cameron tuvieron que pensar que era el momento ideal de reestrenar la película que tantas alegrías había dado a sus estanterías y, sobre todo, a sus bolsillos. Además, qué mejor que darle un aditivo como es el formato de moda, pasar la historia de amor de Jack y Rose a las tres dimensiones les aseguraba unos milloncejos extras.

En mi caso el motivo de haberla visto en cines no eran las 3D estereoscópicas, sino el simple hecho de verla en pantalla grande, y ciertamente que me ha producido sensaciones parecidas a cuando la vi por primera vez en una televisión de tubo de rayos catódicos.

Es verdad que, como dicen algunos, su primera parte puede ser recortada un poco, pero no estoy tan seguro de que si se hiciera fuera mejor película, lo que sí tengo claro es que Titanic ha envejecido bien, conservando toda la espectacularidad y la emoción que desprendía cuando se estrenó. Lo primero porque simplemente todo el naufragio te deja todavía con la boca abierta, te provoca tensión y te hace desear que no se hunda el barco, que los protagonistas logren huir de los pasillos inundados, que encuentren rápido la llave adecuada que les abra las rejas que le impiden el paso, o que puedan meterse en un bote salvavidas; y lo segundo, aparte de por los momentos dramáticos debidos al hundimiento, por esa historia de amor entre dos personas de clases sociales muy diferentes que, digan lo que digan, está muy bien contada y tanto Leonardo DiCaprio como Kate Winslet lo hacen francamente bien, y ahora, de hecho, son dos intérpretes cotizados por grandes directores y alabados por la crítica y el público.

En fin, que Titanic sigue siendo tan espectacular, emotiva y dramática como siempre, con el aditivo de la tercera dimensión que, dicho sea de paso, ha sido una buena conversión, es mejor incluso que el 3D de algunas películas que afirman haberse rodado en este formato, aunque no se acerca ni de lejos, en dicho apartado, al nivel de filmes como La invención de Hugo. Si te gustó en su momento lo seguirá haciendo, y si no la has visto aún, es el momento ideal de disfrutar de una de las tragedias marítimas más recordadas. Puro espectáculo.


LO MEJOR:
-Que sigue siendo tan espectacular y emotiva como hace 15 años.
-El hundimiento, desde el instante que choca contra el iceberg hasta que el mar termina de cobrarse su presa.
-Las pocas escenas que hay en la sala de máquinas son visualmente de lo mejor de la película.
-Un buen reparto, con DiCaprio y Winslet a la cabeza, y con una Kathy Bates fantástica.
-La dirección de Cameron.
-La banda sonora de James Horner, la más vendida de la historia.

LO PEOR:
-Quizá una primera parte un poco larga.
-Había espacio para Jack.

¿Quién debería verla?
¿De verdad todavía queda alguien sin verla?

3 comentarios:

Sidhe dijo...

Desde que la vi en el cine siempre me ha dado bastante sopor (pero el hundimiento es impecable y las escenas acuáticas siguen quitando el sentío).

Hace ya unos años Cameron rodó un documental para Imax sobre el tema y le quedó bastante redondo.

Neovallense dijo...

Creo que si fuera por James Cameron, todas las películas que haría serían bajo el agua...

No he visto ninguno de los documentales de Cameron, aunque algún día digo yo que caerán.

Saludetes y gracias por tu opinión ^^

Mad Max dijo...

Yo tuve la oportunidad de verla en la gran pantalla hace ya unos añitos...
Siempre valoré la película en su justa medida... La excusa del hundimiento del Titanic para contar una bonita historia de amor... ¿O era alrevés...? ;)

Vamos, que me gustó mucho y siempre he pensado que verla en la televisión hacía desmerecer al resultado final que se ve en el cine. Lo del 3D es lo de menos... quizás con Cameron, se pueda decir que habrá cuidado los detalles y habrá intentado hacer algo que valga la pena. Si no para qué meterse en estos berenjenales... sino para sacar dinero!!! Creo que es una película que seguirá siendo referencia sobre el hundimiento del Titanic y una gran película que se mantendrá bastante bien a pesar del paso del tiempo y por muchos Efectos Especiales que avancen.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...