06 agosto 2012

El Caballero Oscuro: La leyenda renace

Mucho antes de verla no había pocas personas que ponían a El Caballero Oscuro: La leyenda renace (The Dark Knight Rises, 2012) por las nubes, queda claro por ese detalle las expectativas (o hype, como lo llaman ahora) que había generado el cierre de la trilogía de Christopher Nolan. Razones había para ello, sobre todo porque los dos episodios anteriores fueron sendas muestras de cine comercial de calidad, eso sin olvidar ese descanso que se tomó el realizador de Insomnio titulado por estas tierras Origen, que fue para quien escribe estas líneas un gran divertimento con algunas de las secuencias más innovadoras que había visto desde hacía tiempo. Por mi parte mis expectativas no eran tan grandes como las de muchos otros, pero sí que tenía ganas de verla.

Para variar, es la primera entrega de la saga que veo en versión original subtitulada, y además lo he hecho en una pantalla grandota formato Imax, por lo que muchas escenas ganan en espectacularidad más que notablemente, sin embargo esos son solo meros detalles que pueden (o no) servir para que uno se meta más en el film, pero lo importante en cuestión es la historia y cómo nos la cuentan.

Escrita por el propio Christopher Nolan y su hermano Jonathan, basándose en la historia elaborada por el primero y David S. Goyer, El Caballero Oscuro: La leyenda renace nos sitúa ocho años después de la derrota del Joker y la muerte de Harvey Dent, Batman lleva desaparecido todo ese tiempo, y al comisario Gordon no le queda otra que vivir en una mentira escribiendo bellos discursos sobre Dent. Dicha mentira es la que sustenta el bienestar actual de la ciudad de Ghotam, donde apenas hay crimen y la gente vive en los mundos de Yupi de tan felices que están casi todos. No obstante la paz es interrumpida por un siniestro e imponente personaje enmascarado llamado Bane.

Batman Begins y El Caballero Oscuro eran cintas casi redondas, sin apenas aristas, además si la primera pretendía ser más o menos realista la segunda lo era mucho más. La leyenda renace, si bien es tan realista como la entrega precedente, es irregular, tiene bastantes aristas, no todo encaja, habiendo incluso momentos en los que uno se empieza a cuestionar la actitud de los personajes o el porqué de algunas cosas, y es que hay instantes (encuentros, desencuentros, hallazgos u otras situaciones) que, al menos a mí, me han parecidos un tanto forzados para tener posteriormente a tal o cual personaje en el lugar que los Nolan querían; además, hecho en falta alguna aparición más del héroe enmascarado, son las intervenciones del mismo las partes más emocionantes del film, y aquí, si lo comparamos con las dos primeras partes de la trilogía, Bruce Wayne es más protagonista que Batman. Añadiría otra nota negativa, y se trata de Alfred, Michael Caine lo sigue haciendo tan bien como siempre, pero simplemente no entiendo la actitud de su personaje; siempre ha sido protector, desde luego, pero aquí diría que es otra cosa, quizá debería ver las tres películas seguidas para comprobar si la evolución es lógica, pero tal y como se ha escrito no me lo ha parecido del todo.

Las aristas, desde mi perspectiva, quedan someramente comentadas, así que creo que le toca el turno a lo demás, que no es otra cosa que lo que más me ha gustado. Cuando Batman hace su primera aparición se me pusieron los vellos de punta, la batmoto luce tan fantástica como siempre, y la persecución, con toda la policía pisando los talones al caballero oscuro, es espectacular. Christian Bale deja el nivel muy alto para quien quiera que le sustituya bajo la capa, lo mismo se podría decir de Gary Oldman, actorazo donde los haya, su comisario Gordon nos ha sorprendido a todos, sobre todo por la costumbre de verlo casi siempre de malo. Joseph Gordon-Lewitt da vida a un personaje nuevo que tiene muchas cosas en común con Wayne, y es otro miembro del reparto a destacar; Bane, el malo, al que pone cuerpo Tom Hardy, impone; Anne Hathaway y Marion Cotillard tampoco están mal, aunque le ha faltado un poco de fuerza a Catwoman; lo malo de Fox, el personaje de Morgan Freeman, es que no tiene mucho protagonismo, pero el que fuera presidente de EEUU en Deep Impact sigue aportando su talento en cada nuevo trabajo. O sea, que el reparto está sensacional, y es una de las cosas por la que uno puede ir a ver tranquilamente esta película. Otra cosa es el desenlace, que sin duda es la parte que más me ha gustado (aunque con algún pero ya mencionado), te deja con un muy buen sabor.

En resumen, que El Caballero Oscuro: La leyenda renace es una digna conclusión a la trilogía de Batman de Cristopher Nolan. Es la más irregular de las tres películas, pero aún así está por encima de la media, está magníficamente filmada, sus personajes son complejos, y tiene un final que provoca un subidón. Puede que Nolan no vuelva a realizar más filmes del personaje, pero lo ha dejado a huevo para que continúen otros.


LO MEJOR:
-Un gran reparto.
-Fantástica banda sonora de Hans Zimmer.
-Cada aparición del caballero oscuro.
-La batmoto y el nuevo bat.

LO PEOR:
-No sé si se debe a que no he visto El Caballero Oscuro desde que estaba en cines, pero la actitud de Alfred no me convenció.
-A Catwoman le han cortado las uñas.

¿Quién debería verla?
Si te gustaron las otros dos películas esta dudo mucho que te decepcione.

¿Y quién no?
Si no te gusta la visión que Nolan tiene del personaje.

El análisis:
Sergio Mars, en su magnífica bitácora Rescepto Indablog, ha realizado un análisis político muy interesante de La leyenda renace. Recomiendo su lectura.

2 comentarios:

Bibliotecario dijo...

En terminos generales, coincido con tu reseña. Apuntar que desde la optica de "adaptacion del comic", deja mucho que desear.
Y a pesar de sus incoherencias argumentales, es una pelicula muy entretenida.

Neovallense dijo...

Como no conozco profundamente los personajes comiqueros de Batman ese disgusto me lo quito de encima :-P

Merçi por la aportación ^^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...