12 septiembre 2012

Daemonium, de Studio Kôsen

Seisu es un chaval que siendo niño sufrió un terrible accidente donde perdió a sus padres, esto le dejó una fea cicatriz por la cual todos en el instituto lo miran mal y le insultan. Para celebrar su cumpleaños y animarle, su hermana Alys decide llevarle a un apartado monasterio reconvertido en hotel, pero empieza a tener horribles pesadillas y alucinaciones, y un extraño individuo parece observarles.

Daemonium es, tras la divertida Lêttera, la segunda obra que el dúo Studio Kôsen publica en la Línea Gaijin de Glénat/EDT. Este manga, como bien explican las autoras en los extras del volumen, lleva mucho tiempo desarrollándose, empezando en las páginas de la fenecida revista Dokan a finales del siglo XX, para diez años después acabar en un par de tomos para la editorial estadounidense TokyoPop, pero cuya publicación quedó inconclusa por esto de la crisis. Glénat finalmente compró los derechos del tomo publicado y, ya que por cuestiones de derechos resultaba difícil publicar el segundo, decidieron sacar solo uno e incluir a modo de “extra” el resto de la historia. O sea, que mucho han tenido que sudar las autoras para dar un fin a la historia.

06 septiembre 2012

Los niños de San Judas

Irlanda, año 1939, William Franklin, un maestro de vocación, encuentra trabajo en un reformatorio regido por la Iglesia, es el primer maestro no eclesiástico que pisa el lugar, por lo que además de enfrentarse a los típicos problemas con los alumnos, tendrá que lidiar con las rígidas y severas normas que impone el prefecto John.

Dirigida por Aisling Walsh, realizadora irlandesa de carrera televisiva (Fingersmith, Policía de barrio, Wallander) y escrita por esta misma más Kevin Byron Murphy, basándose en el libro autobiográfico de Patrick Galvin, Los niños de San Judas (Song for Raggy Boy, 2003) es una de tantas películas inspiradas en hechos reales y que pretenden denunciar aquello que cuentan.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...