20 febrero 2011

Camino a la libertad

Esta es una de esas películas que llaman la atención, pero no acaba uno por decidirse, no deja de dudar si ir a verla. Estaba yo entre 127 horas y Camino a la libertad (The Way Back, 2010), y finalmente decidí ver las dos la misma semana, aunque quizá el filme de Danny Boyle podría habérmelo ahorrado, más que nada por las consecuencias que acarreó en mí. Total, que al final tomé la determinación de verla, y es que la historia de unos presos que se fugan de un campo de trabajo en plena Siberia (en la época del régimen del “hombre de acero”, Stalin), y que atraviesan media Rusia, Mongolia entera (incluido el durísimo desierto del Gobi), y el Tíbet, para llegar finalmente a la India, no puede sino generar curiosidad. Y si a eso le añadimos un reparto en el que hay nombres con tanto talento detrás, y encima le sumas un director con mucho oficio, uno entonces se encuentra en la “obligación” cinéfila de acudir a visionarla en una sala. Menos mal que lo hice.

Inspirándose en el libro La increíble caminata (The Long Walk: The True Story of a Trek to Freedom), escrito por Slavomir Rawicz, así como en diversas entrevistas a algunos de los protagonistas reales, Keith R. Clarke y el veterano realizador australiano Peter Weir (Master and Commander, Gallipoli) han escrito a cuatro manos el guión de esta asombrosa historia de supervivencia y superación. El segundo, obviamente, también dirige, ¡y cómo lo hace! Es cierto que hay una parte que se puede hacer lenta, pero nunca se acerca al tedio. Es complicado narrar toda la magnitud de un viaje tan largo, de más de diez mil kilómetros, manteniendo en todo momento el mismo ritmo y nivel de tensión, se hace necesario esos momentos más pausados para que el espectador se haga una idea más clara de las distancias recorridas. Pero esa etapa es sólo una parte del trayecto, el resto es impagable. Sobre todo a partir de la despedida que se produce en mitad del desierto, dicha secuencia es de una sencillez y sensibilidad maravillosas, es en ella donde Weir nos agarra bien agarrados y no nos suelta hasta que están bien avanzados los créditos finales. Todo ese tramo es un continuo nudo en la garganta, una cascada de emociones que nos hará soltar más de una lágrima (en mi caso, todo un río, pero es que el buen cine me emociona con relativa facilidad). Todo ello sin desmerecer para nada toda la primera parte del film: el epílogo, la vida en el gulag, la larga huida de dicho lugar (quizá algo confusa en su inicio); pero es que el último tramo es sencillamente genial.

Un casting bien elegido puede hacer de un muy buen film una gran película, y éso es lo que consigue el elenco de Camino a la libertad. Hay que empezar por un imponente Ed Harris (La roca, Una historia de violencia, Appaloosa), con su sola presencia el nivel de una película puede subir muchos enteros, y en ésta hace un gran papel, sorprende que no haya sido nominado al Oscar. Colin Farrell (El imaginario del doctor Parnassus, Tigerland) es otra de las caras más conocidas de esta cinta, es un actor con fama de polémico, pero lo que nadie puede negar es que tiene talento, y aquí nos vuelve a sorprender con su papel de Valka, un tipo que no se sabe muy bien si es villano o héroe. Saoirse Ronan nos deslumbró con su interpretación en Expiación, por el cual estuvo nominada al Oscar, posteriormente trabajó a las órdenes de Peter Jackson en The Lovely Bones; en esta ocasión vuelve a confirmar lo que ya sabíamos: que es capaz de meterse a cualquiera en el bolsillo. El personaje al que da vida Jim Sturgess (21: Black Jack) es Janusz, el que se podría afirmar que es el protagonista principal, un tipo difícil que arrastra consigo un desgraciado hecho, y que por encima de todo quiere regresar a su país para así encontrarse con la persona más importante para él; sus conocimientos salvarán en más de una ocasión a sus compañeros, pero su obstinación por seguir avanzando también les pondrá en peligro otras tantas veces. El que fuera el malo del Robin Hood de Ridley Scott, Mark Strong, también tiene un papel relevante en la trama; hace de soñador que no deja de pensar en fugarse del campo, es él el que anima a Janusz a planear la evasión.

Si bien hay muchas imágenes en este film que están cargadas de emotividad y dramatismo, no lo serían tanto sin la gran banda sonora compuesta por Burkhard von Dallwitz. Toda la música me pareció excepcional, pero el tema principal me resultó memorable, era sólo escucharlo que lograba infundirme mil y una emociones. Si a ello le añadimos unos paisajes espléndidos (de Bulgaria, Marruecos e India, que fueron los países donde se rodó la película), una gran fotografía y un cuidado diseño de producción, nos encontramos ante uno de esos filmes que te entran tanto por los ojos como por los oídos.

En conclusión. De Camino a la libertad sales tocado por sus personajes, por su intensidad y capacidad de transmitir emociones, por el dramatismo de muchas de sus secuencias. Peter Weir ha realizado un peliculón, uno de los mejores filmes dramático-aventureros que he visto jamás, si no el mejor. Merece mucho la pena verlo en pantalla grande.


LO MEJOR:
-El reparto, todos y cada uno de ellos realizan un gran trabajo. Destaco en todo caso al siempre excelente Ed Harris, a la genial Saoirse Ronan, al polémico Colin Farrell y a un Jim Sturgess que lidera con éxito un grupo de grandes intérpretes.
-La dirección de Weir, siempre pone la cámara donde mejor queda.
-La fotografía, la ambientación, el vestuario, el maquillaje, todo el plano técnico.
-La música, muy grande la composición de Burkhard von Dallwitz.
-A partir de cierta dramática y maravillosa escena en el desierto, el film no deja de emocionar, de maravillar, es ahí donde mayor fuerza cobra y donde el espectador no podrá abandonar la butaca por más que lo intente.

LO PEOR:
-La acción no se mantiene constante, decae durante parte de la cinta, se hace un poco lenta en esos momentos. Pero se compensa con creces cuando el ritmo vuelve a reemprenderse.
-Que se hayan olvidado de ella en los Oscar (salvo por el maquillaje no ha recibido ninguna nominación más).

¿Quién debería verla?
A mí me ha encantado, he salido del cine no satisfecho, sino pletórico, por lo que se la recomiendo a todo el mundo.


Leer critica Camino a la libertad en Muchocine.net

3 comentarios:

Mad Max dijo...

La sinopsis de esta película me recuerda a otra, cuyo nombre no recuerdo, pero va de un solado alemán 'nazi' que es apresado por los soviéticos y enviado a Siberia, pero consigue escapar e intentará llegar a casa como pueda.
Ahora que me he recordado tendré que ver ambas :P A ver si la busco y encuentro el título, porque no me acuerdo.

Neovallense dijo...

Pues no me suena la historia que mencionas, pero pinta bien... Historias de supervivencia de este estilo debe de haber muchas, todava seguro que quedan algunas ms que increbles esperando a ser narradas...

Si te acuerdas del ttulo de la peli ponlo aqu ^^

Gracias por comentar y saludosssss.

Mad Max dijo...

Hey!!!! Se echa de menos tu blog!!! He estado liado leyendo varias reseñas de antaño!!!!
Y he visto esta y digo... voy a ver si por fin se lo digo!! jajaja!!!

Hasta donde los pies me lleven (2001)

http://www.filmaffinity.com/es/film230737.html

Espero que la puedas ver y la disfrutes!!! Ya me contarás!!!! Me dejas un mensaje en el blog o me cuentas por facebook o twitter!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...