15 agosto 2013

After Earth

En el momento que se anunció que el próximo filme de M. Night Shyamalan iba a ser de ciencia ficción y a tener como estrella a Will Smith, y que además el realizador por primera vez no escribiría el libreto, se veía que se trataba de otro intento por levantar su carrera; que tras El sexto sentido ha ido cayendo tanto en recaudación como en valoración crítica, cebándose esta última especialmente en Norteamérica, donde lo prensa no ha ahorrado calificativos negativos para el director de origen hindú. Pero After Earth (ídem, 2013) no ha supuesto una reconciliación con los críticos, si bien en tierras europeas han sido más moderados, en Estados Unidos han vuelto a ponerlo a caldo. Para quien esto escribe el hecho de leer que no estaba siendo muy bien recibida fue como un vaso de agua fría, aún así mantuve cierta confianza en el realizador de El bosque y mi determinación de sacar mis propias conclusiones yendo a ver la cinta protagonizada por Jaden y Will Smith.

Nos encontramos en un futuro lejano, la humanidad hace tiempo que salió en masa de la Tierra y colonizó otro planeta, donde se encontró con una raza alienígena hostil que atacó haciendo uso de unos bichos ciegos pero con la capacidad de oler el miedo de la gente. Pero un rayo de esperanza apareció cuando Cypher Raige (Will Smith) consiguió no tener miedo, y con ello ser como un “fantasma” para las mortales criaturas. Cypher se llevará a su hijo Kitai Raige (Jaden Smith) a dar un paseito, con la mala fortuna de toparse con una lluvia de asteroides y terminar cayendo en un planeta salvaje. Padre e hijo serán los dos únicos supervivientes, y la única baliza de salvamento operativa está a cien kilómetros de lo que queda de la nave; para más inri Cypher no puede ponerse en pie, por lo que su inexperto hijo deberá atravesar la selva, sorteando todos los peligros que se le crucen, y activar la baliza, si es que quieren sobrevivir.

Finalmente Shyamalan sí que metió mano en el guion, no obstante es la primera vez que no lo escribe en solitario (las otras dos manos pertenecen a Gary Whitta) y la segunda en la que se basa en una historia ajena, en este caso ideada por Will Smith. Historia que ha sido criticada en Estados Unidos porque, parece ser, que hay detrás cierta cantidad de propaganda de las ideas de la famosa (e ilegal en no pocos países) Iglesia de la Cienciología, como la frase publicitaria, y el tema sobre el que gira la mayor parte de la película, “el miedo es una opción” como mayor punto de apoyo a dicha teoría. Will Smith y su mujer siempre han negado cualquier tipo de simpatía por dicha secta, pero el hecho de que hayan donado grandes sumas de dinero a la misma hace sospechar de que no es así.

Volviéndome a centrar en la película, se trata de una historia de aventuras de ciencia ficción, a la par que un viaje iniciático, la transformación de un niño en adulto, así como el camino de una reconciliación paterno-filial. No es una gran historia, no es fresca, no hay novedad en ella, pero tampoco es intragable; es más, como película de aventuras funciona bien, pasándose su algo más de hora y media de forma muy agradable, con instantes, como el del envenenamiento, emocionantes y una pareja protagonista que, lógicamente, tiene química.

El hecho de que Will Smith haya puesto la historia, interprete el segundo personaje más importante y que sea uno de los productores junto con su mujer Jada Pinkett-Smith, deja bien claro que After Earth se ha hecho con el propósito de, como ya viene realizando desde hace algunos años, hacer de su hijo Jaden Smith (The Karate Kid) una estrella. Si bien la presencia del padre está ahí de principio a fin, es el retoño quien se juega el físico y por el que gira la historia, es el verdadero héroe de la función, puesto que es el que tiene que deshacerse del miedo y acabar con los fantasmas del pasado, para así sobrevivir, salvar a su progenitor y ganarse su respeto.

Shyamalan ha renunciado otra vez un poco a su “personalidad cinematográfica” en pos de conseguir el favor de la crítica y el público estadounidense, pero no ha tenido mucho éxito al respecto, sin embargo afirmar que After Earth es un fracaso de película es algo demasiado radical y falso. No llega a la altura de sus mejores trabajos, pero sí que es una cinta muy entretenida, con algún momento que desafía la credulidad del espectador cierto, pero que en conjunto es una aventura de visionado agradable con un apartado técnico muy cuidado.


LO MEJOR:
-Como siempre, una buena realización de Shyamalan.
-La fotografía y la banda sonora, así como el diseño de las naves, similar a una raya-manta marina y cuyo interior hace rememorar al esqueleto de una ballena (por algo citan en varias ocasiones Moby Dick).

LO PEOR:
-La “fantasmación”, no tanto por el fenómeno en sí como por lo ridículo que suena el nombre del mismo.
-Algún momento de poca lógica.
-Que haga lo que haga Shyamalan, le siguen vapuleando EEUU.

¿Quién debería verla?
Para incondicionales de Shyamalan, así como quien guste de filmes de ciencia ficción y aventuras.

¿Y quién no?
Aquellos que hace ya mucho tiempo que crucificaron al director de El incidente, así como los detractores de Jaden Smith.

2 comentarios:

Santiago Bobillo dijo...

Disculpa mi ignorancia pero, ¿qué motivo ha llevado a los estadounidenses a tenerle manía a Shyamalan?

Neovallense dijo...

Muy buena pregunta... de difícil respuesta.

Con "El protegido" empezaron las opiniones encontradas, pero fue a partir de "Señales" y, diría yo que especialmente, "El bosque" cuando la crítica estadounidense empezó a dilapidarlo. Quizá el hecho de que intentara repetir la fórmula de final sorpresivo, o el simple hecho que hiciera apariciones a lo Hitchcok pero con diálogo no le sentara bien a la crítica... Eso sí, con "Airbender" puso de acuerdo a todo el mundo... para mal xD

Saludos, y gracias por tu comentario ^^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...