06 abril 2010

El libro de Eli

Una lluvia de ceniza cae sobre un agreste paisaje de árboles muertos y tierra yerma, un gato se acerca a un cadáver y se dispone a tomar un buen almuerzo, pero no se ha dado cuenta que una figura con máscara le observa pacientemente mientras mantiene en tensión un arco. Tras ello un hombre camina sobre las dunas y luego por solitarias carreteras jalonadas de vehículos oxidados, se cobija en una abandonada casa donde cena gato mientras escucha música gracias a una pequeña batería que atesora, lee un libro con dilección y duerme con un arma bajo la almohada. Sigue caminando, al oeste, hasta hacer una parada en un pueblucho de rancios habitantes. Sólo busca agua y cargar la batería, pero se da de bruces con problemas. Alguien anhela el libro que tanto parece apreciar.

Antes que nada indicar que en esta ocasión no me he cortado mucho, así que recomiendo que todo aquel que esté interesado en ver esta película no siga leyendo, a no ser que quiera ver destripado buena parte de la misma.

Interesante premisa la de la de la historia escrita por Gary Whitta, y que dirigen Albert y Allen Hughes, que por si no os habéis percatado son hermanos, y para más inri gemelos (los cuales ya dirigieron Desde el infierno, adaptación del cómic From Hell, de Allan Moore con dibujos de Eddie Campbell, y que en principio se encargarán de la adaptación -o quizá remake- de la grandiosa Akira, de Katsuhiro Otomo). Un futuro post-apocalíptico y un hombre solitario que viaja por desérticos parajes por motivos que desconocemos, y que se ve obligado a enfrentarse a bandidos de toda clase (esa es la premisa). Sin embargo, y viendo hacia los fueros que gira la trama, realmente hace falta una reflexión para saber si estamos ante una buena película o si quizá nos encontramos ante otra cosa diferente, una apología religiosa, un folletín progandístico que nos indica que sólo en la fe católica podremos hallar la salvación; o quizá, si pensamos más ingenuamente (o menos maliciosamente), nos encontramos ante una película que lo único que nos intenta decir es que en los libros está la salvación, en la cultura y en la fe en uno mismo. Yo tiendo a pensar en lo primero, pero no obstante el trabajo de los realizadores de Dinero para quemar, en general, me ha convencido. Los motivos son varios.

Para empezar es su comienzo, muy visual esa escena de la caza del gato, el ambiente sucio que reina en ese momento y durante todo el metraje, los parajes desérticos, las carreteras agrietadas y los puentes derruidos (alguna escena me ha recordado a la reciente, y mucho más cruda, La carretera); el registro de la casa abandonada, el encuentro con unos bandidos (magnífica la lucha en las sombras del puente y la actitud fría de Eli). Otro motivo es la tensión lograda gracias al ambiente opresor que reina (otro punto a favor pues, la ambientación), los personajes que pululan, los detalles como cuando Eli se asea con una toallita limpiadora. De hecho, si nos ponemos no veo nada realmente negativo (bueno, el hecho que Solara huya con Eli a las primeras de cambio no me resultó todo lo creíble que debería -o al menos las razones que expone para ello-), hasta que ya nos ponemos demasiados religiosos, que es prácticamente al final.

Cuando Eli le dice a Solara que encontró el libro porque una voz interior se lo dijo, no me sonó mal, podría haber sido así, pura intuición de saber que hay algo entre los escombros; el hecho de que Carnegie quiera usar la Biblia (a estas alturas supongo que ya sabéis que ése es el libro) para controlar a las masas analfabetas (la trama se desarrolla 30 años después de una gran guerra, por lo que no hay muchas personas que sepan leer) es realmente creíble, al fin y al cabo las religiones nacieron en parte para eso, para controlar al vulgo y mantenerlo bien atado. Pero cuando Eli recibe un balazo en el vientre, y luego comprobamos que no sólo vive, sino que camina y llega al lugar que buscaba, y que no cae hasta no acabar definitivamente su "misión"; ahí es donde uno empieza a sentir incredulidad, y más cuando la cámara enfoca a los ojos de Eli y nos muestra que es ciego (luego uno va atando cabos mientras se acuerda de muchos detalles que le hace pensar que sí, tiene su lógica, pero viajar tantos y tantos kilómetros sin poder ver...), y para rematar al final tenemos un discurso en off de Eli dándole gracias a Dios. Todo eso le quita enteros, pero en algunos casos le podía haber sumado si no tuviera el asunto tantas connotaciones divinas (me refiero sobre todo a la ceguera).

Y aún al final me queda la pregunta: ¿es El libro de Eli (The book of Eli) pura bazofia panfletario-religiosa o es algo más? Y a pesar de todo, aun con esa cuestión resonando en mi cabeza, me ha gustado. Su ambientación, el desarrollo de la historia, momentos como el asedio en la casa de los ancianos antropófagos, el reparto con un Gary Oldman (El caballero oscuro) que vuelve a hacer de malo como sólo él sabe y un Denzel Washington (Plan oculto) que hace de bueno tan bien como siempre; los ojazos de Mila Kunis (Max Payne), las escenas de acción... y muchas pequeñas cosas que me dejaron realmente satisfecho. Sí, El libro de Eli es una buena película, pero también un buen panfleto.


LO MEJOR:
-La atmósfera y la ambientación; muy logradas.
-Denzel Washington y Gary Oldman, dos grandes actores frente a frente.
-A nivel técnico también estamos ante un buen trabajo: la fotografía, el montaje, la banda sonora, los efectos de sonido, etc...

LO PEOR:
-Que en el fondo pueda ser una historia ultraconservadora.
-El discursito final de Eli se lo podían haber ahorrado.

¿Quién debería verla?
Si te gustan las historias ambientadas en mundos post-apocalípticos.

¿Y quién no?
Si eres anti-católico convencido.


Leer critica El libro de eli en Muchocine.net

3 comentarios:

Anónimo dijo...

I love this blog and every thing about it. I have been reading it for awhile but have yet to say hello. well...Hello!

Mad Max dijo...

A mí me gustó mucho, la verdad. Sólo sabía que podía ser como "La carretera" o un "Mad Max" más caótico. La 'sorpresa final' yo no me la esperaba, la verdad, y aunque el guión cojea un poquito en algunas escenas que no me acababan de convencer, creo que es muy válida y correcta... Eso sí, la 'moralina' que tienen que tener estas películas americanas se las podían ahorrar... pero claro, parece que estén obligados a hacerlo, es un deber nacional.

Neovallense dijo...

La cuestión es que a mí también me gusto, salvo esa moralina que sobra.

Salutations

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...