24 mayo 2010

Vengeance

En realidad este trabajo, aparte de una onírica escena, poco tiene de fantástico, pero por su peculiar estilo creo que no “cantaba” en la VII Muestra Syfy de Cine Fantástico.

El director hongkonés Johnnie To (Fulltime Killer) hizo regresar a la gran pantalla al casi olvidado Johnny Hallyday (Ríos de color púrpura 2: los ángeles del apocalípsis) para protagonizar un film sobre la venganza, y el sentido de ésta.

La familia de la hija de Costello ha sido asesinada. Ella misma, en la cama del hospital, herida y sin poder hablar, le pide a su padre que vengue tal hecho. Costello contrata a unos matones con los que tendrá un encuentro fortuito para que localicen a los que mataron a sus nietos y yerno; y junto con ellos irá hasta donde haga falta, a pesar de que la memoria le causará más de una mala pasada.

Empieza bien esta historia de venganza, incluyendo más de un giro en su argumento, pero llegado una escena uno ya piensa que al director se le ha ido la pinza. Y es que ver a un montón de tíos haciendo rodar cuadrados de papel mientras se disparan unos a otros es algo no sólo surrealista, sino también ridículo. Sí, es verdad, tiene cierta belleza plástica eso de ver tantos papelotes volando cual western vemos matorrales, pero es que la situación no hay quien se la crea. Dicha escena, sumada a otra donde nuestro protagonista se queda de rodillas dos días mientras sufre alucinaciones (y no me extraña), quitan enteros a la cinta; y a esto se le suma (o quizá sea a consecuencia de lo dicho) que el final se alarga demasiado, y así uno acaba un poco hastiado.

Pero no quiero tampoco quitarle méritos a To, ya que las escenas de acción (quitando la de los papeles) están excelentemente rodadas y montadas, así como la violencia con la que están llevadas a cabo, donde no ahorran mucho en sangre.

Vengeance es por lo tanto una buena película a ratos, sobre todo en la primera mitad (aproximadamente), pero que algunas idas de olla y un gusto por alargar la finalización del mismo lastran de manera inevitable el conjunto.


LO MEJOR:
-La mayoría de las escenas de acción.

LO PEOR:
-Cuando el director pasa del tono que lleva durante todo el largometraje, a otro totalmente distinto.

¿Quién debería verla?
Los fans de Hallyday y del cine de Hong Kong.


Leer critica Vengeance en Muchocine.net

18 mayo 2010

Summer Wars

Volviendo al orden adecuado, le toca el turno a la película que con diferencia fue la mejor de todas las proyectadas en la VII Muestra Syfy de Cine Fantástico, y sí, es un anime, que además fue premiado en Sitges.

A Kenji y su mejor amigo no les espera unas vacaciones especialmente prometedoras, aunque por suerte han conseguido un trabajo como administradores de Oz, una impresionante comunidad virtual cuya dimensión es tal que no sólo participan personas normales y corrientes, sino grandes empresas y gobiernos, y desde donde sus usuarios pueden hacer prácticamente cualquier gestión o compra. Pero para su suerte Natsuki les propone un trabajo (aunque sin especificar cuál), así que lo acaban echando a suertes para ver quién de los dos la acompaña. El afortunado va con ella hasta la casa de la abuela, la cual va a cumplir los noventa años y por lo tanto se va a juntar toda la familia para celebrarlo. Allí Kenji descubrirá lo peculiar que es la familia, e incluso aprenderá a quererlos. Pero un acontecimiento cambiará los planes, ya que Oz ha sido atacado por un poderoso virus informático que se está dedicando a robar cuentas de miles de usuarios. Serán ellos junto, con la ayuda de otros muchos cibernautas, quienes hagan frente a una amenaza que en principio parece que sólo afecta a Oz, pero que pronto se verá que también tiene sus consecuencias en la realidad.

Mamoru Hosoda, quien estuvo a punto de encargarse de El Castillo Ambulante y dirigió la elogiada y premiada The Girl Who Leapt Through Time (o, como se ha titulado el manga en España: La chica que viajaba en el tiempo), se ha encargado de realizar este magnífico film animado, en el que hay algunas de las escenas más espectaculares que he visto en un anime en mucho tiempo (como esa partida de cartas que nadie entendió pero que a todos alucinó) y a la par instantes absolutamente conmovedores y tiernos (como un momento muy de Ghibli donde Natsuki le pide a Kenji que le haga parar, y éste le coge de la mano... simplemente genial). Es esta mezcla entre lo intimista y cotidiano, y la fantasía épica lo que hace de Summer Wars (Samâ wôzu) una obra tan especial. Y es que Hosoda ha sabido alternar el mundo virtual y el real de tal forma que el salto resultara natural, pues ambas historias corren paralelas para a partir de un momento converger ineludiblemente.

Técnicamente es maravillosa. Hace uso de animación tradicional y animación 3D, esta última sobre todo en Oz, donde podemos ver una criatura enorme formada a su vez por cientos de miles más pequeñas que estoy seguro que tuvo que dar más de un pequeño quebradero de cabeza a los animadores. El diseño de los personajes, así como los fondos y los decorados también son excelentes, siendo éstos más sencillos, a veces minimalistas, en el mundo virtual, mientras que en el real es, valga la redundancia, realista y detallado.

Animación de calidad, una historia que es épica a la par que entrañable; una gran variedad de personajes, cada cual con sus excentricidades; una buena banda sonora... Todo bien combinado ha dado como resultado otra obra maestra del anime, un film excelente que nos produjo a los asistentes a la sala un subidón de adrenalina como ninguno otro logró. Imprescindible.

LO MEJOR:
-La sabia mezcla entre espectacularidad y cotidianidad.
-Técnicamente es perfecta.
-El sentido del humor.

LO PEOR:
-Nada.

¿Quién debería verla?
Pues para todo otaku que se precie es de obligado visionado, así como para aquellos que no se resistan ante una buena película de dibujos.

¿Y quién no?
No creo posible que no pueda gustar a alguien.


Leer critica Summer wars en Muchocine.net

13 mayo 2010

Nausicaä del Valle del Viento

Han pasado 1000 años desde los Siete Días de Fuego, lo que queda de la humanidad vive atemorizada por un inmenso bosque que desprende gases tóxicos y los temibles insectos que habitan en él. Nausicaä es la joven princesa de un pequeño reino llamado Valle del Viento, dicho reino está protegido de los gases tóxicos gracias a un sempiterno viento que sopla desde el mar, y que aleja las esporas de las plantas venenosas. Cierto día se estrella en sus tierras una nave que transportaba un poderoso y antiguo artefacto, pronto hace aparición la ambiciosa princesa Kushana del gran reino de Tormekia, invadiendo el Valle del Viento y obligando a Nausicaä y a su pueblo a obedecer sus órdenes.

Fue allá por el año 1984 cuando se gestó en Japón las bases que darían lugar al Studio Ghibli, y todo ello gracias al éxito que tuvo este segundo largometraje de Hayao Miyazaki. Basado en el manga homónimo del propio Miyazaki (publicado en España por Planeta hace varios años), Nausicaä del Valle del Viento (Kaze no Tani no Nausicaä) es una aventura postapocalíptica marcadamente ecologista, donde seremos testigos de la lucha de Nausicaä no sólo por proteger a su pueblo, sino también al odiado bosque tóxico. Y es que, como se repite en toda la obra del director de El castillo de Cagliostro, la protagonista es una chica decidida y de carácter fuerte, que hará lo indecible para lograr defender aquello que ama, aunque jamás sacrificaría a nadie aun siendo su mayor enemigo.

Las diferencias con el manga son más que notables, aunque hay que tener en cuenta que cuando se realizó el film a la obra en papel todavía le quedaba un largo camino que recorrer para llegar a su fin. Así, los primeros treinta y cinco minutos se puede decir que se mantienen muy fieles, pero a partir de dicho momento se van produciendo más cambios, como que casi toda la acción se sitúa en el Valle del Viento y la zona entre éste y la Zona Contaminada, cuando en el cómic aparece muchísimo más Tormekia y otras localizaciones. No obstante mantiene el espíritu del manga, y se puede considerar una obra complementaria al mismo (y a la inversa). Pero lo cierto es que como obra no puedo negar que me gusta más la versión en viñetas, ya que su historia es mucho más redonda, y además en ella se nos muestra un mundo aún más rico en matices que la versión animada, pero dadas las limitaciones de un largometraje pienso que poco mejor se podría haber hecho.

Respecto a la animación, se nota que el presupuesto no fue holgado y el tiempo escaso, por lo que es de menor calidad que producciones posteriores, aún así no se puede decir que los protagonistas y su entorno estén mal animados, sino que simplemente hay menos de esos detalles con los que nos suelen embelesar los de Ghibli. Por otra parte, las imágenes están perfectamente acompañadas por la música de Joe Hisaishi, en la que es la primera de muchas colaboraciones con Hayao Miyazaki, creando con sus partituras ora una atmósfera de ensueño ora de pesadilla; fue a partir de este trabajo que el compositor nipón no ha dejado de crecer, convirtiéndose en uno de los mejores de su país y de los más reconocidos internacionalmente.

El estreno de Nausicaä del Valle del Viento ha sido, al igual que lo fue el pasado otoño el de Mi vecino Totoro, muy limitado, tan sólo se puede visionar en cuatro salas (dos en Madrid y dos en Barcelona). No obstante, si tiene la suficiente acogida Aurum irá estrenándola en otras ciudades como también hizo con Totoro, y aún más, si eso ocurre casi seguro que tendremos para verano otro pequeño estreno, en este caso de Porco Rosso. Así pues, os recomiendo que vayáis a verla cuanto antes, ya que no es seguro que esté muchas semanas en cartel; empero, si por desgracia no podéis, en junio saldrán las correspondientes ediciones en DVD.

Para entender lo que es hoy el Studio Ghibli es imprescindible ver Nausicaä del Valle del Viento, pues es a partir de los principios en los que se fundamentan esta película (calidad de animación, argumento elaborado, personajes bien definidos y no maniqueos, etc...) con los que se han levantado uno de los estudios de animación más prestigiosos del mundo. Si te gusta la animación, o simplemente te gusta el buen cine, Nausicaä es una opción que no deberías dejar pasar.


LO MEJOR:
-El mundo donde se desarrolla la trama, todo un derroche de imaginación.
-Nausicaä, sin duda uno de los personajes más interesantes de Miyazaki.
-Aunque se nota el paso de los años, la música de un joven Joe Hisaishi.
-Que se haya estrenado en cines.

LO PEOR:
-Ciertos momentos excesivamente mesiánicos.
-Que se haya estrenado en tan pocas salas.

¿Quién debería verla?
Si te gusta el cine de animación es de obligado visionado.

Ghibli "avanza" en España:
Y eso lo afirmo a tenor de que ya he visto en el top manta el DVD de Nausicaä...


Leer critica Nausicaä del valle del viento en Muchocine.net

11 mayo 2010

Canino

Ya que se estrena el próximo viernes, me parece lógico saltarme el orden de las proyecciones de la VII Muestra Syfy para publicar la reseña sobre este film, que consiguió abarrotar la sala tanto o más que Splice. Yo, que ni sabía de qué iba, no entendía en parte tal expectación, sólo en parte, puesto que echando un vistazo rápido a las octavillas que repartían era evidente que esta película triunfaba por cada festival que pasaba, aún así no tenía expectativas. Menos mal.

Canino (Kynodontas) narra las vivencias de una familia un tanto peculiar, y si es así es por una razón: los padres han decidido educar a sus hijos lejos de toda injerencia externa, alejados de la sociedad. Sólo el padre sale de casa, y es éste quien se encarga de realizar las compras oportunas de los productos que les son necesarios. La única influencia del exterior es Christina, la cual trae a menudo el padre para que realice “la tarea”, y a la que un día se le ocurrirá traer alguna otra cosa más.

Peculiarísimo film griego dirigido por Yorgos (o Giorgos) Lanthimos (Kinetta), el cual también se ha encargado del guión junto con Efthimis Filippou. Desde esa primera escena en la que tres jóvenes poco expresivos comentan un nuevo juego hasta el último plano uno va siendo testigo (al principio sin entender) de las excentricidades (por llamarlo de algún modo) de la familia, la cual es dirigida con mano férrea por ambos progenitores, y muy especialmente por el padre (el castigo por las cintas de video, por ejemplo). Lanthimos nos va mostrando gota a gota la forma de vida de esta gente, los métodos que usan los padres para manipular (ellos lo llamarían educar) a sus hijos, y no sólo eso, sino que nos lo muestra de tal manera que es como si fuera algo totalmente natural (para ellos lo es, evidentemente), y llega hasta tal punto que uno ve que desde luego han perdido por completo el norte.

Canino es interesante sobre todo por lo que cuenta, algo que a priori podrían algunos considerarlo imposible, pero que viendo algunos casos reales (no con familias, pero sí con hijas) es espeluznantemente real. Sin embargo, no me ha parecido un gran trabajo, a pesar de lo que narra no me ha generado repulsión (al menos eso pienso que me debería haber hecho sentir en muchos instantes). Es quizás eso, y que uno no se identifica con ninguno de los personajes, por lo que el resultado es un tanto frío, le falta algo para llegar al espectador (o al menos a mí).


LO MEJOR:
-Lo original que es.
-En verdad el tema que trata no es para nada baladí, sino duro, sin embargo tiene la capacidad de hacer reír en muchas ocasiones.

LO PEOR:
-Uno no se acaba de creer por completo la inocencia e ingenuidad de los “críos”, ni la pasividad de la madre com algunos temas.

¿Quién debería verla?
Puff, diría que los que busquen ver algo diferente.

¿Y quién no?
Aquí me quedo igual que en lo anterior, no sabría a quién no recomendárselo... Doy por supuesto que a aquellos que sólo disfruten del cine palomitero.


Leer critica Canino en Muchocine.net

08 mayo 2010

Océanos

¿Qué es el mar?, pregunta un niño, a lo que el narrador responde que no lo sabe, así que nada mejor que mostrárnoslo para resolver la cuestión.

Así comienza Océanos (Oceans), una gran superproducción dirigida por Jacques Perrin y Jacques Cluzaud, que ya nos sorprendieron hace años con Nómadas del viento. Océanos es una coproduccíon entre Francia, España y Suiza que se ha convertido en el documental más caro de la historia, con un presupuesto de 50 millones de euros, y ha supuesto para sus realizadores ocho años de intenso trabajo (cuatro de rodaje y otros tantos de para montarla).

De factura impecable, y guiados por unos pocos comentarios del narrador, nos sumergimos literalmente en el mundo marino, viajando desde los mares más cálidos hasta los rincones más fríos, mostrándonos desde las criaturas más pequeñas, hasta los monstruos más gigantescos, pasando por los más raros y curiosos; desde los mares más virulentos hasta los más tranquilos; desde los más límpidos hasta los más contaminados. Con cada nuevo plano nos sorprende una nueva imagen, ya sea por su espectacularidad, su belleza, su lirismo o su violencia. Océanos tiene la capacidad de maravillar de principio a fin, de mantenernos pegados a la butaca y agarrado a los reposabrazos mientras tenemos los ojos como platos y la boca abierta de par en par.

En Océanos sobran las palabras, son las imágenes las que hablan, son ellas las que nos lo explican todo, y es a través de ellas donde los directores nos hacen ver cuan importante es proteger nuestros mares. Muy recomendable.


LO MEJOR:
-Las increíbles imágenes con las que nos bombardean: espectaculares y bellas por igual.
-Esa preciosa banda sonora a cargo de Bruno Coulais.

LO PEOR:
-Las tres cotorras que tenía en la fila de atrás, que parece creían estar en el salón de su casa.

¿Quién debería verla?
Cualquier persona, aunque se la recomendaría muy especialmente a aquellos que siguen pidiendo sopa de aleta de tiburón cada vez que va a un restaurante oriental, y a los que creen que todo lo que se tira al mar desaparece mágicamente.

¿Y quién no?
¡Pues nadie! De verdad, merece mucho la pena verlo en pantalla grande.


Leer critica Océanos en Muchocine.net

04 mayo 2010

Cómo entrenar a tu dragón

Hay veces que uno ve el tráiler de una película y sabe a ciencia cierta que no la va a ver, pero también hay veces que uno asevera que no lo va a hacer y al final, aunque sea por accidente, acaba viéndola; y de esas veces en ocasiones, a pesar de que uno ha entrado con más escepticismo que otra cosa (o quizá a consecuencia de ese mismo hecho) acaba saliendo satisfecho. Sí, lo habéis adivinado, Cómo entrenar a tu dragón (How to train your dragon) no entraba en mi lista de películas para ver, no obstante se dieron las circunstancias para que justamente ocurriera, y más aún, una vez terminó salí notablemente satisfecho de la sala.

Hipo es un vikingo un tanto distinto a los demás, es un saco de huesos y no tiene habilidad para cazar los dragones que suelen asediar la aldea, de hecho cada vez que intenta atrapar a uno suele ocurrir algún desastre, es por ello por lo que la gente del pueblo, e incluso su padre, no es que le respete mucho. El último incidente ha sido especialmente grave, a pesar de que Hipo afirma que ha logrado acertar con su catapulta a uno de los dragones más misteriosos y peligrosos que existen, aunque obviamente nadie le escucha. Él, que no duda de su hazaña, va en busca de su presa y la halla, pero en vez de acabar con la bestia, y por lo tanto de dicho modo convertirse en un héroe en la aldea, le perdona la vida y lo cuida; paralelamente realiza el entrenamiento para justamente aniquilar a los dragones.

Basado en el libro de mismo título de Cressida Cowel y dirigida por Dean Deblois y Chris Sanders, éste último fue guionista en filmes tan exitosos como Mulan, Aladdin o (el probable plagio) El Rey León, y ambos fueron responsables de la ocurrente Lilo & Stitch. También ellos se han encargado de adaptar el guión junto con William Davies.

Cómo entrenar a tu dragón es otra obra más de la factoría DreamWorks, con lo que tenemos los ingredientes típicos de la misma (aunque creo que mejora a muchas), además de una calidad media técnica asegurada. Yo no la he visto en 3D, pero se nota que ha sido pensada para tal formato, así que supongo que su espectacularidad será superior con la tercera dimensión, no obstante en 35 mm me ha parecido la mar de vistosa, no creo que nadie salga defraudado a ese respecto al verla en una sala convencional. Como digo, a nivel técnico, la calidad es incuestionable, el diseño de los personajes humanos es medianamente atractivo; y el de los dragones, aunque prefiero diseños más realistas (todo lo realista que puede ser un dragón) y agresivos, no dejan de gustarme éstos (¿no se os parece Desdentao a Stitch?). Hablando de los humanos, algo que me gusta es que, los personajes principales al menos, y sobre todo Hipo y su padre, no parecen muñecos, sino que tienen ciertas imperfecciones en la piel (pecas, etc...), cosa que le da un aire más realista, y de lo que siempre me quejo de las producciones de Pixar (pero ya me voy acostumbrando).

Por otra parte, la historia, sin ser nada del otro mundo, está bien llevada a cabo, con sus buenas dosis de humor (aunque algunos gags quizá mil veces vistos), pero sobre todo con mucha aventura, un toque de ternura y otro de drama familiar (muy interesante este punto en muchos momentos) y sobre todo un final con una pequeña sorpresa (bueno, he de suponer que a los que hayan leído el libro no le supondrá ninguna sorpresa, pero a mí ese punto -esa pérdida- me pareció muy significativa). Pero por delante de todo estamos ante un film para entretener, ése es su fin, y lo consigue con nota, sin llegar a las cotas de calidad de la gran mayoría de las obras de su gran competidora, pero pienso que el estudio cofundado por Spielberg sigue una buena senda; si decide continuar este camino, claro.

LO MEJOR:
-La espectacularidad y belleza de muchas de sus escenas, como el primer vuelo, o el vuelo con Astrid, etcétera.
-Técnicamente raya a un gran nivel.
-La música, compuesta por John Powell, es uno de los apartados que más me ha sorprendido para bien.
-Hay ciertos detalles en la manera de plasmar la historia que sorprenden.

LO PEOR:
-Con el trabajo que costó “domesticar” a Desdentao es poco creíble que lo hagan tan pronto con otros ejemplares.
-Hay muchos tópicos.

¿Quién debería verla?
Si te gustan los dragones (aunque aquí son un tanto peculiares) y la animación seguro que disfrutas.

El dato:
Si tiene el suficiente éxito (apuesto a que lo está teniendo) se hará al menos otra película, aunque hay intención de franquicia (pues hay varios libros).


Leer critica Cómo entrenar a tu Dragón en Muchocine.net

01 mayo 2010

Amer

Como en todo festival (si, continúo con la VII Muestra Syfy) que se precie debe haber una película rarita para que las mentes sesudas puedan luego escribir largas y maravillosas críticas. Yo, que no soy muy sesudo, escribiré algo, aunque no sé si largo.

La historia de Amer es difícil de explicar, de hecho es difícil de aseverar que tenga historia, al menos una que enlace los tres fragmentos en los que se divide. Por lo que procederé a hacer un pequeño análisis de ellos.

En el primero, el único que captó verdaderamente mi atención, la protagonista es una niña que parece que no le hacen mucho caso, y a la cual le gusta mucho mirar por las cerraduras; también tenemos a una siniestra abuela y a un abuelo muerto no menos fúnebre (nunca mejor dicho). Esta parte es quizá la que tenga más argumento, pero sin abusar. En realidad todo gira alrededor del muerto, aunque al principio no lo sepamos. Pero si hay que destacar algo es que realmente genera canguelo, hay situaciones que asustan, y es que la mencionada anciana no es que dé mucha confianza, y eso que ni se le ve la cara.

En el segundo fragmento vemos a la niña, ya crecidita, junto con su madre (que también aparece en el primero), ambas salen de la mansión donde se desarrolla la primera parte y van a dar un paseo al pueblo, donde harán unas compras, la madre se teñirá el pelo, la hija jugará con un niño, y al ir tras la revoltosa pelota se topará con unos moteros. También hay que añadir que la niña tiene cara de ser un poco guarrilla (con perdón), o sea, que le gusta atraer la atención de los demás, los machotes especialmente (de hecho tiene cierto pique con la madre). El mayor interés de esta parte es vislumbrar la ropa interior inferior a la muchacha.

El tercer y último fragmento nos volvemos a la mansión. La protagonista en este caso creo que es la niña ya mayor (eso lo supongo, sobre todo por el vestido que lleva, ya que la actriz es la que hace de madre en las dos partes anteriores, por lo que lo mismo me estoy equivocando). Lo primero que vemos es que dicha mujer llega al pueblo y coge un taxi, desde el principio vemos que hay cierta atracción con el taxista, pero la cosa parece quedarse en eso (de hecho en los dos últimos fragmentos son evidentes las connotaciones sexuales de muchos de sus planos). Ya en la mansión comienzan a suceder cosas extrañas, como si hubiera un intruso. Al final nos damos cuenta de quién es el intruso.

Amer, que supone el debut (¡y vaya debut!), en la dirección de Hélène Cattet y Bruno Forzani (que ya han trabajado juntos en un par de cortos), es un film experimental casi sin diálogos de difícil digestión, se hace muy largo y el final no merece tanto la pena como para ver todo lo anterior (al menos en Vinyan, la película más rara -que yo viera- de la muestra del pasado año, éste sí que merecía la pena). Hay más de una imagen acertada, desde luego, pero eso no justifica que el resto se haga tan pesado, aunque el principio me resultó hipnótico, hubo muchos más momentos en los que me revolvía en la butaca lleno de impaciencia.


LO MEJOR:

-El primer fragmento.
-El erotismo que impregna el personaje de la muchacha en la segunda parte, toda una Lolita.

LO PEOR:
-Se hace largo, y en demasiadas ocasiones tedioso.

¿Quién debería verla?
Parece obvio, pero he de suponer que los amantes del cine experimental.


Leer critica Amer en Muchocine.net
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...