25 mayo 2017

El niño y la bestia

 
Desde que viera Summer Wars en la VII Muestra Syfy de Cine Fantástico, Mamoru Hosoda se ha convertido en uno de esos realizadores de los que no quiero perderme sus nuevos trabajos, de ahí que al enterarme de su nuevo proyecto esperara con paciencia y curiosidad que fuera editado en formatos domésticos para poder así echarle un par de ojos. Pero mi sorpresa no fue pequeña al anunciarse que iba a llegar a salas comerciales, que se iba a estrenar en cines fuera de los consabidos festivales (como el de San Sebastián, que por primera vez acogía un film animado). Así que me froté las manos, deseando de paso que embarcara en fechas en que me fuera posible verla. La suerte me acompañó (tanto, que la visioné un par de veces en pantalla grande).

Ren, un niño de 9 años, se ha escapado de casa y vaga solo por las calles de Tokio. Allí se encuentra con una bestia antropomorfa, Kumatetsu, que lo toma como aprendiz, o que lo intenta, pues el chico es duro de mollera y no se deja instruir de buenas a primeras.

Como ya hiciera con Wolf Children (Los niños lobo) (y, realmente, en toda su filmografía desde La chica que saltaba a través del tiempo), Hosoda mezcla fantasía y realidad, aunque aquí en inicio ambos mundos (el de las bestias y el de los hombres) estén separados y de vez en cuando se encuentran como le ocurre a Ren/Kyuta, para contarnos una historia de paternidad (en su anterior film era de maternidad) y, también, de crecer, aprender y madurar.

La relación maestro-alumno es la trama principal de la historia, que va evolucionando hacia una relación padre-hijo, pero estando el foco de atención siempre puesto en el pequeño, el cual, cuando crece, se ve de nuevo en el mundo humano y con ello redescubre algo que parecía haber olvidado, enfrentándose con ello a la crisis de identidad de la adolescencia, a la par del descubrimiento del amor. O sea, se ve que Mamoru Hosoda ha encontrado un tema que le interesa lo suficiente como para explorarlo (el hecho de que haya sido padre probablemente le haya influido bastante, como el mismo cineasta ha reconocido) en dos películas, siendo esta como un apéndice temático, pero, eso sí, en esta cinta recurre a más lugares comunes que en su incursión previa en el largo.

No obstante, la aventura y el humor imperan, consiguiendo un conjunto que quizá no invite mucho a la reflexión, pero que es puro entretenimiento. Con dos personajes que chocan constantemente, el maestro perezoso y de mal temperamento y el alumno terco, pero con un denominador común que hace que se necesiten mutuamente, y que provoca todo tipo de situaciones hilarantes y absurdas.

Por otra parte, la animación es excelente, mezclando animación tradicional y 3D de forma bastante orgánica, sin que sea demasiado evidente la convivencia de las dos técnicas (en la mayoría de los casos); con un diseño de personajes atractivo y unos magníficos fondos (Shibuya captada de forma muy realista, mientras que Jutengai está inspirada claramente en ciudades de cultura árabe).

Con El niño y la bestia (Bakemono no Ko, 2015) Mamoru Hosoda no ha dado un gran salto de calidad respecto a trabajos previos, pero sigue manteniendo el tipo. Es un film de aventuras que tiene claras influencias de El viaje de Chihiro (véase cuando Ren entra en Jutengai), donde los personajes se hacen querer, una historia con no pocos tópicos pero que resulta divertida en todo momento, además técnicamente no se le puede reprochar nada. Merece la pena.


LO MEJOR:
-Que es puro entretenimiento.
-La animación, el diseño de personajes y de los escenarios (muy bonita Jutengai, que recuerda a ciudades árabes bulliciosas)
-La música, compuesta por Masakatsu Takagi.
-No he podido verla en versión original, pero hay que admitir que el doblaje al castellano es bueno.

LO PEOR:
-Algún que otro tópico del anime.

¿Quién debería verla?
Quien disfrutara de las anteriores cintas de Hosoda, así como cualquier aficionado al anime y al cine de fantasía y aventuras.

Futuro:
Así se puede traducir el recientemente anunciado nuevo filme de Mamoru Hosoda, Mirai, donde también seguirá incursionando sobre el tema de la familia, y que tiene previsto su estreno en mayo de 2018.

La edición en BD/DVD:
Además de las ediciones sencillas en DVD y Blu-Ray, A Contracorriente Films se curró una estupenda edición coleccionista limitada y numerada. Esta esta presentada en un estuche la mar de majo, y consta del DVD y el BD, y un CD con la banda sonora original de la película (un extra fantástico a mi juicio), además de un libreto realizado por los chicos de CineAsia. El BD, además, está cargado de contenido adicional, el cómo se hizo, tráileres y anuncios, el preestreno de la película, el doblaje... Muchos extras donde tanto el realizador como sus colaboradores y los actores de doblaje se explayan y cuentan muchas cosas interesantes.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...