11 mayo 2017

Invencible (Unbroken)

 
Las historias en las que un personaje (real o imaginario) supera innumerables obstáculos y pruebas y al final consigue su objetivo (ser campeón en algo, sobrevivir...) siempre son bien recibidas por parte del público, entre los cuales me encuentro. Es por ello que cuando vi el tráiler de Invencible (Unbroken) (Unbroken, 2014) me pareció un film interesante para ver en pantalla grande (aunque, eso sí, me dio la impresión de que el avance daba demasiada información).

Louis Zamperini, estadounidense de origen italiano, sorprendió en los Juegos Olímpicos de Berlín en pleno apogeo nazi, combatió en la Segunda Guerra Mundial en un bombardero y sobrevivió a la calma tensa del mar y de los campos de prisioneros japoneses.

No he visto la primera (ni la tercera) película como directora de Angelina Jolie, pero con este, su segundo filme, da muestras de tener mano para ello, aunque aún le queda mucho para destacar se nota su amor por los clásicos en cada fotograma de Invencible, desde la fotografía, hasta la puesta en escena recuerda a realizadores como David Lean o Clint Eastwood.

La historia de Invencible avanza, en un inicio, a través de flashsbacks. Con cada desgracia que sufre el protagonista se nos muestra algún momento importante, de gloria incluso, de su vida pasada, hasta que el pasado se olvida y solo queda el presente, difícil al principio, trágico y oscuro cuando avanza la trama. Y realmente la historia real de Zamperini es increíble y asombrosa, inspiradora sin duda de lo que es capaz de lograr el espíritu humano en los momentos más horribles posibles. Sin embargo, a pesar de tenerlo todo en apariencia, no se convierte en el film inolvidable que debería ser, sino que se limita a entretener y alcanzar algunos pocos momentos que dejan algo de mella. No sabría precisar si se debe al guion escrito por los hermanos Coen (y Richard LaGravenese y William Nicholson), basándose en el libro escrito por Laura Hillenbrand, o por ser quizá un proyecto demasiado ambicioso para una realizadora relativamente novata (o una mezcla de todo), la cuestión es que no logra trascender.

Y eso que también tiene un reparto que cumple con creces, con un protagonista, interpretado por Jack O'Connell (300: El origen de un imperio), que da el pego como héroe y cuya carrera parece que está despegando, y unos compañeros de fatigas que cumplen, como Garreth Hedlund (Tron: Legacy), Domhnall Gleeson (Anna Karenina), Takamasa Ishihara (más conocido como Miyavi), Finn Wittrock (Cuento de invierno, American Horror Story), o Jai Courtney (Yo, Frankenstein), entre otros.

En definitiva, que Invencible (Unbroken) podía haber sido una de esas películas que te dejan del todo impactado, pero que simplemente es un buen entretenimiento, con un mensaje positivo de fondo y una buena factura técnica.


LO MEJOR:
-Ese instante en el que un personaje es consciente de la inminencia de su muerte; así como su posterior funeral.
-La fotografía, su respeto hacia los clásicos.

LO PEOR:
-Que es una pena que una historia tan increíble no haya dado para una película mejor.
-El homenaje final a Zamperini me sobraba, o al menos la musiquilla de fondo.

¿Quién debería verla?
Todo el que disfrute de las historias de superación y supervivencia.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...