23 enero 2010

Solomon Kane

Solomon Kane es un guerrero y capitán de un navío que arrasa todo aquello que se cruza en su camino, su ambición no conoce fin hasta que cierto suceso le hace plantearse todo el sufrimiento que ha causado. Para redimirse decide dejar de ser un hombre que vive para la guerra y convertirse en una persona de paz, no sesgar ninguna vida humana más y vivir recluido en un monasterio. Pero no se puede tener un pasado como el suyo y esperar que todo se arregle con el tiempo, por lo que al final tendrá que salir de su autoreclusión en busca de la auténtica redención.

Basado en el personaje creado por Robert E. Howard, conocido por todos por ser el padre del bárbaro cimmerio Conan (y de Kull el conquistador), Solomon Kane es una producción europea (participan productores de Reino Unido, Francia y República Checa) de abultado presupuesto y buenos resultados. Dirige con garbo el británico Michael J. Basset, quien ha dirigido el film de horror Deathwatch.

El argumento de Solomon Kane no destaca por su originalidad, pero tiene todos los elementos necesarios como para enganchar al espectador: un antihéroe carismático (que en muchos momentos nos recuerda al Hugh Jackman de Van Helsing), unos siniestros enemigos y unas buenas personas por quién luchar (o más bien una damisela a quien rescatar). Y a todo ello le añadimos una magnífica fotografía, un diseño de producción y dirección artística muy notables (con ese toque clásico en la ambientación y el vestuario que tanto me gusta a mí al menos), y unos buenos actores y ya hemos conseguido un producto que probablemente en unos años sea casi tan querido como lo es hoy Conan el bárbaro.

El intérprete elegido para encarnar al personaje principal es James Purefoy que conocerá muy bien todo aquel que viera la serie Roma, pues hacía de Marco Antonio; más conocido (para mí al menos) es Pete Postlethwaite, que tiene un papel secundario y que ha trabajado a las ordenes de Spielberg en El Mundo Perdido e hizo de monje poeta en Dragonheart (que una de las pocas películas buenas de Rob Cohen); de hija de éste hace Rachel Hurd-Wood (El perfume); y en un pequeño papel que no le da mucho tiempo a lucirse tenemos al gran Max Von Sydow (Mientras nieva entre los cedros), toda una leyenda viva y activa del cine a sus 80 años.

Solomon Kane es pues un film de espada y brujería, una película oscura, con muchas dosis de aventura y acción, y con un antihéroe como protagonista con el suficiente carisma como para querer ver más desventuras del mismo.


LO MEJOR:
-Que en Europa también se haga cine de este tipo.
-La potente banda sonora, obra de Klaus Badelt.
-La dirección, creo que se puede esperar buenos trabajos futuros del realizador (he de añadir que sus dos anteriores filmes no los he visto).

LO PEOR:
-El único pero que le veo es que puede ser un poco previsible.

¿Quién debería verla?
Si te gustaron las antiguas películas de Conan y el cine de espada y brujeria en general. También si eres seguidor de la obra de Robert E. Howard (aunque es cierto que desconozco si el filme es fiel al original en papel).

¿Y quién no?
Si no te van filmes como El señor de las bestias, Excalibur (que es una obra maestra del género) y los ya mencionados.

El dato:
Si tiene suficiente éxito es probable que se hagan dos películas más de Solomon Kane, ya que esta primera entrega en realidad no adapta nada de la obra de Howard, sino que es una especie de precuela.


Leer critica Solomon Kane en Muchocine.net

2 comentarios:

Santiago Bobillo dijo...

La película en si no me pareció mala, ya que es bastante épica; lo que no me gustó fue que no adaptaran ninguno de los relatos de Howard,habiendo unos cuantos, a pesar de ser entretenida, dejando por ello en mi paladar un sabor agridulce.

Neovallense dijo...

Los productores tenían la idea de hacer una franquicia, así que se tomaron el film como una precuela de las historias del personaje creado por el autor de Conan, pero como no tuvo suficiente éxito...

Gracias, Santiago, por comentar y opinar ^^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...