09 agosto 2011

Saga de Tramórea, de Javier Negrete

ATENCIÓN: este artículo contiene spoilers.

En el año 2003 descubrí, casi por casualidad, un mundo y un autor que me han dado muchas alegrías y algún que otro disgusto. El mundo se llama Tramórea, su creador Javier Negrete.

La Saga de Tramórea son cuatro libros de fantasía, aventuras y algo más. El primero de ellos, como ya he apuntado, se publicó en 2003 con el título de La Espada de Fuego, se segunda parte llegaría dos años más tarde con el nombre de El espíritu del mago; el tercero y, en principio, último se hizo de rogar y hasta octubre de 2010 no llegó a las librerías, en cuya portada rezaba El sueño de los dioses; por suerte el cuarto no se retrasó y está vez sí que se trataba de la última entrega, salió a la venta en mayo de este mismo año, bajo el título de El corazón de Tramórea. He aquí mi historia con la tetralogía de fantasía épica (y algo más) hispana más exitosa de los últimos años.

La Espada de Fuego: el nacimiento de una leyenda.


Al comienzo de la novela muere el jefe de la Horda Roja y también Zemalnit, el poseedor de Zemal, la Espada de Fuego, por lo que los monjes Pinakles, una vez recogida el arma, convocan a todos los grandes maestros de la espada (o Tahedoranes) que así lo deseen a participar en el certamen para ver quién es merecedor del arma de poder. Derguín Gorión es un Ibtahán (o maestro menor) con seis marcas de maestría que será entrenado por Kratos May, el que es considerado mayor Tahedorán de Tramórea, a petición de Yatom, un Kalagorinor (un mago, más o menos) al que le debe lealtad; el objetivo es convertir a Derguín en Tahedorán para que pueda competir en el certamen de la Espada de Fuego. Obviamente lo consigue, aunque no sin dificultades, dificultades que apenas serán un pequeño escollo con lo que posteriormente deberá sortear para hacerse con Zemal, ya que tendrá como rivales a bandidos, seres mágicos, féminas muy celosas, un siniestro emperador de pupilas dobles, y puede que hasta su propio maestro.

Conocí La Espada de Fuego gracias a una entrevista que le hicieron al autor en el diario El País (una lástima que no me la guardara), algo tuve que leer en ella que hizo que no sólo me quedara con el título, sino que además deseara leerme el libro. Ese mismo año participé en un concurso de relatos que se celebraba en mi instituto, donde conseguí el tercer premio. Con el dinero conseguido me agencié la obra, con la que disfruté mucho, me engancharon sus personajes, la forma en que estaban narradas sus desventuras, y me fascinó en buena medida la ambientación (con pequeños toques de ciencia-ficción) y el lenguaje y vocabulario que empleaba el autor. Su final, además, dejaba mucho en el aire, por lo que nada más leerme la última palabra del volumen quería más.

El espíritu del mago: la épica al servicio de la historia.


Derguín Gorión está obsesionado con su joven amigo y Kalagorinor Mikhon Tiq, al que tuvo que abandonar en el trascurso del certamen por la Espada de Fuego en mitad de una selva; mientras hace lo posible para que lo saquen de allí se ha mudado a la ciudad de Narak, donde ha fundado su propia academia militar, Arubshar, con la intención de tener su propio ejército; para su desgracia no todos los narakies están contentos con su presencia. Por otra parte Kratos May ha vuelto a la Horda Roja y con ella va a Malabashi, donde la Divina Samikir ha solicitado sus servicios para protegerles del Martal, el temible ejército de los Aifolu, quienes saquean todo a su paso en pos de resucitar a su dios, Ariseka, que muchos temen pueda ser Tubilok, el dios loco que fue encerrado en roca fundida.

Si La Espada de Fuego se trataba de una obra de fantasía y aventuras sumamente divertida, Javier Negrete dio no ya un paso, sino una carrera hacia adelante con El espíritu del mago, creando una fantasía ÉPICA, así con mayúsculas. En la primera novela los personajes sufrían mucho, aun así quizá algunos de ellos habría preferido quedarse por el camino si hubiesen sabido lo que les venía por delante, ya que en El espíritu del mago hay traiciones por doquier, secuestros y robos, viajes a tierras malditas y torres kilométricas, y batallas, grandes batallas. Me impactó especialmente el asedio a Ilfatar, la crudeza del mismo, los demonios incandescentes, lo que tuvieron que pasar los jovencísimos personajes para salir vivos, simplemente se me aceleró el corazón al leer todos los pasajes correspondientes a dicha batalla, creo que nunca he sufrido a la par que disfrutado tanto con la narración de ninguna lucha similar. Y tras el asedio de Ilfatar vendría otra batalla no menos espectacular, la de Roca de Sangre, también genialmente descrita por Negrete. Y entre ello, como ya he comentado, muchas intrigas, personajes carismáticos a los que se le coge un gran cariño, y por los que derramé lágrimas, y otros personajes que te entran ganas de machacarlos de los pérfidos que son, ya que son ellos los que hacen sufrir a los que te caen bien.

En fin, que El espíritu del mago fue (y es) un subidón de adrenalina, y una vez acabado supuso un bajón total, pues uno deseaba más aventuras, unas aventuras que se hicieron esperar cinco años.

Como con La Espada de Fuego, me compré el libro gracias al dinero del premio de otra edición del concurso de relatos cortos de mi instituto, en esta ocasión también obtuve el tercer premio.

El sueño de los dioses: el puente hacia el desenlace.


A Derguín le roban Zemal por segunda vez, pero en esta ocasión es más grave. Su comportamiento se vuelve errático y al final acaba peleándose incluso con Kratos May. En compañía de Mikhon Tiq irá a Narak en busca de la espada, allí descubren que la ciudad ha sido arrasada, y se topan con alguien... Al tiempo, sobre Rimom, una de las tres lunas de Tramórea, aparece la cara de un dios mientras que unas estatuas gigantes comienzan a moverse y a arrasar todo lo que hay a su paso. Entonces Kalitres, el Kalagorinor, insta a Kratos May a que cabalgue a una ciudad del norte junto con un pequeño ejército para encontrarse con él, mientras que por otro lado Linar, el tercer Kalagorinor que queda con vida, le dice más de lo mismo a Togul Barok, emperador de Áinar.

Me enteré de que iban a sacar al fin el tercer libro de la saga en la Feria del Libro de 2010, adonde acudí para hacerme con Salamina y, ya que estaba, me la firmara Negrete, pero como la edición tapa dura estaba agotada me compré Atlántida, y de paso le pregunté sobre las fechas de salida. A pesar de ello al leer en Internet, meses después, que en efecto la tercera parte de La Espada de Fuego salía el mes que me informó su autor me puse tan contento que incluso le dediqué una entrada para anunciarlo. Para mi sorpresa (y supongo que para sorpresa de todos los que esperaban el final de la historia), Javier Negrete anunció  que no sería la última novela, sino que abría una cuarta entrega, ya que los personajes habían tomado sus propios caminos y la cosa se había alargado. Yo, que soy suspicaz por naturaleza, recibí esta noticia con cierta desconfianza, puesto que ya me conozco la política de las editoriales de dividir libros para vender una historia por el precio de dos y otras bondades, o sea, que me temía que El sueño de los dioses fuese más una decisión de la editorial que del autor. Cuestión con la que me quedé con la duda una vez leída, ya que si bien me gustó, acaecen y se desvelan muchas cosas interesantes, lo cierto es que me quedó un sabor agridulce debido sobre todo a que durante las cuatrocientas y pico de páginas (con una tamaño de letra considerable, por cierto) que ocupa esta tercera parte, se hacían constantes referencias a acontecimientos narrados en las anteriores entregas, especies de mini-resúmenes que lo que es a mí me resultaban en ocasiones innecesarios e incluso tediosos, haciendo la lectura menos ágil (aunque comprendo que es útil para captar nuevos lectores que no deseen leer antes las dos novelas precedentes); es por dicha razón por lo que para mí ésta es la entrega menos lograda, pero sin duda es de lectura imprescindible si se quiere disfrutar del final.

Este fue el primer libro de la saga que me compré con dinero sacado de mi cartera y no de ningún concurso, además pude acudir a la presentación que se realizó en una de las librerías de Generación X. En dicha presentación estaba, por supuesto, Javier Negrete, aunque fue su hermano, José, el que encargó de la exposición. Antes de eso pudimos ver el booktrailer la mar de molón realizado por el segundo, y luego un entusiasta José Negrete habló harto tendido sobre la novela, destripando algunas cosas incluso (si hubiese tenido cuchillo a mano puede que me hubiera pensado lanzárselo -aunque sin tirar a matar, que no soy tan malo-). Por supuesto por el camino conseguí tres firmitas de Javier (La Espada de Fuego, El espíritu del mago y El sueño de los dioses), que se sumaban a las que ya tenía en Señores del Olimpo y la mencionada Atlántida, por lo que salí del evento muy contento.

El corazón de Tramórea: la era de los hombres.


Faltan pocos días para la conjunción de las tres lunas y Kratos y Derguín se dirigen hacia Tártara por dos caminos diferentes, y lo mismo hacen Togul Barok y sus Noctívagos, y Ziyam y sus Atagairas junto con Ariel y la desafortunada compañía del nigromante Ulma Tor. Su objetivo final es bajar a las puertas del Prates para impedir que sean abiertas por Tubilok, cuya mano derecha es ahora Mikhon Tiq. La última batalla por la supervivencia, no sólo de Tramórea y sus habitantes, sino del universo, se llevará en el mismo corazón del planeta.

Por desgracia no pude ir a la Feria del Libro cuando se pasó Javier Negrete y así me firmara el ejemplar, de todos modos me iba a comprar igualmente El corazón de Tramórea, aunque sin saber si finalmente tenía las mismas páginas del tercer libro (me enfadaba sólo pensar en dicha posibilidad) o más de seiscientas como decía al menos una persona. Las informaciones al respecto eran confusas. Por suerte, cuando lo tuve en mis manos comprobé que el número de páginas totales era de seiscientos sesenta y nueve (entre un resumen, el glosario, y las explicaciones y agradecimientos y despedida del autor), con un tamaño de letra similar a El espíritu del mago.

¿Y qué decir sobre la conclusión de la Saga de Tramórea? Pues que estamos ante una gran novela contada por un gran escritor. Esta entrega ya no es fantasía pura, sino que, como El sueño de los dioses, tiene una ingente cantidad de ciencia-ficción corriendo por sus venas, pero lo mejor es que Negrete ha sabido mezclar sabiamente ambos géneros sin que se resienta la visión del mundo que nos lleva describiendo desde hace cerca de una década. Pero en el fondo es fantasía, y sí, también es épica, es aventurera y no le faltan conjuras.

Cuando acabé de leer la última página de El corazón de Tramórea, la madrugada del 25 al 26 de junio a eso de las 3:25 horas, sentí que algo me faltaba, sentí un vacío, pues ya se había acabado todo, ya me despedía del Zemalnit Derguín Gorión, de Kratos May, del Mazo, de Ahri el antiguo Numerista, de Linar; del mago, médico, algebrista, poeta, escritor y excelso amante, el Gran Barantán, Kalitres; del emperador Togul Barok, de Baoyim la guerrera, de Darkos el valiente, de Aidé la “dominanta”, de Neerya la bella, de Kybes, de Ariel la inocente... De Tramórea. Y fue una triste despedida (aunque dicho mundo da para más historias, por lo que no me extrañaría que en un futuro las hubiera).

Las portadas de la edición francesa de los dos primeros libros.

Valoración general:
El autor, con la típica pose de escritor.
La Saga de Tramórea es una lectura que merece la pena el tiempo y el dinero invertido. Está plagada de maravillosos personajes, de grandes diálogos, de humor, de erotismo y de aventuras increíbles, emocionantes y espectaculares. Todo el que se interne en sus páginas le será imposible no sumergirse en el mundo tan vivaz que ha construido Javier Negrete para nuestro deleite. Si piensas que sólo los escritores anglosajones escriben buena fantasía, la Saga de Tramórea es un buen comienzo para que empieces a cambiar de idea.

9 comentarios:

Bibliotecario dijo...

No he leido los libros, asi que no puedo opinar sobre ellos. Pero esa sensacion de "triste despedida", si la conozco. Es la misma que tuve cuando termine el ultimo libro de la saga "La Torre Oscura". Final previsible, pero por lo menos, un final.

Neovallense dijo...

Te recomiendo que les eches un vistazo, merecen la pena y no son tantos libros como la saga de Stephen King ^^

Bambú dijo...

Por lo que comentas de esta saga, creo que a mi novio le gustaría. Ya que eso de que sea fantasía con un poco de ciencia ficción a él le mola mucho XD

Hace tiempo, un amigo nos recomendó algo de Javier Negrete, pero no recuerdo qué libro era, probablemente fuera esta saga que comentas. La apuntaré para regalársela en un futuro ;)

Sawako-chan dijo...

La añado a la lista, pero tengo tanto pendiente que sera para navidades o mas allá cuando empiece a leer algo de esta saga.

Cho Hakkai dijo...

Segunda vez que me recomiendan esta saga.

Definitivamente, lo anoto. Espero poder comprar la saga completa algún día y pegarme un atracón.

Aunque tengo muchas cosas pendientes XDDD.

Saludos.

Neovallense dijo...

Bambú: Javier Negrete tiene otras obras conocidas también interesantes, como "Salamina", que todavía no he leído pero la ponen muy bien, o "Alejandro Magno y las Águilas de Roma" que me dejó muy buen sabor de boca, y a finales de este año o principios del siguiente sacan la segunda y última entrega.

Los libros de Tramórea son un gran regalo, eso es seguro ^^

Sawako-chan: a mí también me paasa lo mismo, se me van acumulando las lecturas y luego tardo una eternidad hasta que las acabo. Ya nos contarás qué te parece esta tetralogía.

Cho Hakkai: pues espero que tarde o temprano te la leas, seguro que te gusta ^^

Saludos y gracias a todos por vuestros comentarios :-)

Anónimo dijo...

Buscad en el blog La Voz de Dafne, etiqueta los descendientes; mola

Endry Lugo dijo...

saludos y gracias por este resumen tan detallado mi papa y yo vamos por el 3er libro, y hace unos días estábamos discutiendo sobre unas pautas que discordaban entre uno y otro libro. Por casualidad alguien podría indicarme donde puedo ver todo referente a los personajes y criaturas de este universo.

Neovallense dijo...

Antes existía la web, y su correspondiente foro, laespadadefuego.com, ahora no tengo ni idea si habrá alguna comunidad que hable de esta saga. Pero ahí dejo publicado tu comentario, Endry Lugo, por si alguien puede indicarte (aunque también sería interesante que expusieras esas pautas que dices que no concuerdan).

Un saludo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...