29 octubre 2011

Contagio

Son muchas las películas que se han hecho que versan sobre virus mortíferos: Estallido, 28 días después y su secuela, El origen del planeta de los simios, 12 monos, Soy leyenda, La invasión de los ultracuerpos (al fin y al cabo, la invasión era por esporas), The Children y muchos films más exploran desde diferentes perspectivas lo posibilidad de una pandemia que traiga el caos y la muerte a nuestra complaciente civilización. Contagio (Contagion, 2011) viene a ser el enésimo largometraje sobre el asunto, con la diferencia de que éste lo dirige un cineasta tan particular y polifacético como Steven Soderbergh, que lo mismo realiza un filme sobre el tráfico de drogas o un drama sobre una asistente legal que lucha contra una multinacional que envenena un acuífero, o sobre un grupo que decide robar un casino.

Contagio es una película que parece hecha desde un traje de aislamiento, es un trabajo realizado desde la frialdad, pensado desde un punto de vista clínico y puesto en escena para inquietar. Desde la secuencia inicial, donde se nos muestra los primeros casos de infectados, haciendo hincapié en cada objeto que tocan estos, a la última escena, que se puede ver como una crítica al sistema de producción actual, destila un alejamiento del director a la hora de contar la historia, pero a la par aumenta la verosimilitud y acerca al espectador al drama del que es testigo. Para ello Soderbergh no recurre a lo espectacular aun siendo cine catastrófico, me imagino que si hubiese sido Roland Emmerich este habría metido más de una escena de explosión y, desde luego, una multitudinaria secuencia de saqueos, en cambio aquí lo que vemos son calles desiertas repletas de basura, fríos laboratorios donde intentan cultivar el virus, gente que roba en un supermercado, un padre que aísla a su hija del mundo y mucha gente debatiéndose sobre qué hacer para proteger a los suyos.

Parece que Soderbergh es como Woody Allen, todos los actores quieren trabajar con él, porque de otro modo no se entiende que en una misma película encontremos nombres como el del Matt Damon (Más allá de la vida), Laurence Fishburne (Matrix, Apocalypse Now), Marion Cotillard (Origen), Jude Law (Gattaca, Inteligencia Artificial), Kate Winslet (Revolutionary Road, El lector), Gwyneth Paltrow (Country Strong), Josie Ho (Dream Home), Elliot Gould (American History X) entre otros muchos, conformando un reparto coral, pero cuyo mayor peso cae en los personajes de Fishburne, Damon, Winslet y Law, todos ellos además bordando sus respectivos papeles, aunque habría que precisar que el de Jude Law me ha gustado especialmente, sobre todo por su posicionamiento.

Concluyendo. Contagio es un film estudiado al milímetro, en el cual podemos ver de forma creíble no sólo el caos que podría causar (en parte ya hemos sido testigos con la gripe aviar, el mal de las vacas locas, o la más reciente crisis de los pepinos) un bichito que ni llegamos a ver con nuestros ojos, sino que además cuán ardua es la tarea de encontrar el origen de la infección, por no añadir que nos deja apreciar una vez más la fragilidad de nuestra propia existencia, y de nuestro modo de vida y de producción presentes.


LO MEJOR:
-El impresionante elenco. No sé cómo hace Soderbergh para reunir tantos rostros conocidos.
-La frialdad desde la que está contada hace que sea más realista.
-El momento cuando los médicos informan al personaje de Matt Damon sobre su pérdida.

LO PEOR:
-Una secuencia de autopsia un poco desagradable.
-Que no es crítica con las farmacéuticas, pero sí, y mucho, con los blogueros.  

¿Quién debería verla?
Si te gustan las películas que te mantienen en vilo.

¿Y quién no?
Si eres demasiado aprensivo.

25 octubre 2011

Yes we camp! Trazos para una (r)evolución, de VV.AA.

Todos conocemos el movimiento 15M, supongo que muchos (eso espero) habéis salido a la calle, al menos esos días en plena campaña electoral, para pedir una democracia participativa auténtica (entre otras muchas cosas) y no la pantomima que tenemos en la actualidad. Es un movimiento que ha tenido mucho impacto y que, aunque muchos lo quieren dar por muerto, sigue muy vivo (como ya se re-demostró el 15 de octubre), un fenómeno que ha impactado a todo el mundo en mayor o menor medida, incluido, claro está, a artistas de diversa índole.

Yes we camp! Trazos para una (r)evolución es una antología de historietas, ilustraciones y artículos de más de cuarenta autores (entre los que se cuentan Carlos Giménez, Paco Roca o Eduard Punset) sobre lo que supuso para ellos dicho movimiento, donde muestran su visión del mismo o reflexionan acerca de su evolución futura, así como del momento actual en que vivimos. En el tomo abundan los cómics críticos con el sistema, o con la represión policial y la actitud de los políticos; algunos son muy optimistas, otros sin embargo ven los años venideros muy negros; otros tantos son simples vivencias personales del autor, donde explica cómo vivió el momento. La mayoría de los artículos e historietas te dan que pensar, aunque no todos plantean pensamientos muy profundos, sí que invitan a meditar sobre la situación presente.

Al ser tantos los autores la variedad del dibujo y el estilo narrativo es muy alta, nos encontramos ante un tomo muy heterogéneo, donde hay tebeos realistas y otros caricaturescos, ora ilustraciones sórdidas, ora luminosas. Vamos, que hay tantos estilos como autores.

Dibbuks es la editorial de esta obra, una edición sin ánimo de lucro y me lo creo, ya que la edición es muy buena, encuadernada en cartoné con solapas, con papel satinado, impreso a color (aunque muchos cómics son en blanco y negro), de 128 páginas en total, y al precio de 9,50 €, lo que es un precio muy ajustado.

Yes we camp! Trazos para una (r)evolución es una antología que invita a la lectura pausada, dado los temas que toca, la gran carga emocional y reflexiva que tienen los cómics y textos que incluye, yo al menos fui incapaz de leérmelo de una vez, lo hice en varias tandas, degustando sin prisas lo que los autores cuentan. Una lectura recomendada para todos aquellos que busquen una visión caleidoscópica de un movimiento que merece la pena que tenga una larga vida.


LO MEJOR:
-La gran variedad de textos y tebeos, de visiones.
-La edición es muy buena, y el precio muy ajustado.

LO PEOR:
-Al ser “multiautoral” es una obra irregular, con algunas historias muy buenas y otras más mediocres.

21 octubre 2011

La deuda

John Madden (Shakespeare in love) dirige La deuda (The Debt, 2010) remake de la película israelí  Ha-Hov, que nos cuenta la historia de tres agentes del Mossad, que tienen como misión capturar a un criminal nazi, para ello se infiltran en la Alemania Oriental.

Probablemente esta sea la mejor película de Madden, y con la historia que tiene entre manos, y el magnífico reparto, habría merecido una paliza si no hubiera realizado una buen trabajo.

El film se divide en dos líneas temporales, por un lado está el año 1997, donde los protagonistas tienen ya unos añitos y acuden a la presentación de un libro sobre su proeza, escrito además por la hija de dos de ellos; y la otra línea se desarrolla en 1965, y cuenta cómo encuentran al criminal y organizan su captura. Esta segunda línea es la que nos ofrece los momentos más emocionantes, y donde se centra la mayor parte del metraje, especialmente intenso es el momento de culminar el plan de atrapar al nazi y sacarlo del país, aunque no menos intenso es el último tercio del film, desarrollado en 1997, a pesar de que una parte del mismo no me convenció por completo.

Sin duda el reparto es el punto más fuerte de La deuda, ahí está Helen Mirren (La sombra del poder), tan grande como suele estar, y Tom Wilkinson (Valkiria) cuyo único pero que se le puede poner es que ha realizado muchos papeles similares; tiene menos protagonismo Ciarán Hinds (Munich), pero a mí me ha gustado mucho su trabajo. Respecto al reparto “juvenil” destacar a Jake Sully, o sea, Sam Worthingthon en un papel muy diferente al mencionado de Avatar; Jessica Chastain (El árbol de la vida) es una actriz de la que se hablará mucho desde ya, pues tiene talento y una vulnerable belleza de cualidades hipnóticas; completa el trío Marton Csokas (El mito de Bourne), con un personaje carismático y egoísta. Jesper  Christensen (pronto lo veremos en Melancolía, lo nuevo de Lars von Trier) es el nazi, un tipo frío y manipulador nato.

La deuda es un thriller cuya intensidad va creciendo poco a poco, con personajes bien definidos e interpretados, y una gran atmósfera. Te deja muy buenas sensaciones.


LO MEJOR:
-El reparto.
-Que va ganando en intensidad.

LO PEOR:
-El final, sin llegar a ser malo, hay una cosilla que no me acabó de convencer.

¿Quién debería verla?
Si te gustan las pelis de espías y suspense.

17 octubre 2011

Beginners (Principiantes)

Iba yo ilusionado a aprovechar el último día de la Fiesta del Cine, dispuesto a ver por primera vez una película de Woody Allen en una sala, cuando le pido alegremente a la taquillera una entrada para Midnigth in Paris y me dice que “no” señalándome un cartelito que indicaba que no había proyección del mencionado film debido a un preestreno. El mundo se me vino encima entonces, ¿qué hacer? ¿Irme a mi casa?, ¿elegir otra película?, ¿tirarme por un barranco? Deseché rápidamente la última opción, en esta urbe no hay lo que se dice barrancos, volver al hogar me daba pereza ya que estaba allí, por lo que opté por ver otra película.O sea, que aproveché el último día de la Fiesta del Cine.

La película en cuestión es una que ya daba por seguro que no iba a ver en pantalla grande (lo de grande es relativo, ya que fui a un Renoir), está dirigida y escrita (inspirándose en su propia experencia) por Mike Mills y protagonizada por Ewan McGregor (Los hombres que miraban fijamente a las cabras), el gran Christopher Plummer (El sicario de Dios) y la parisina Mélanie Laurent (El concierto), sin olvidarme tampoco de Goran Visnjic (Spartacus) y, por supuesto, del perro Arthur (que en realidad se llama Cosmo).

Beginners (Principiantes) (Beginners, 2010), nos cuenta la historia de Oliver, un hombre que se acerca a los cuarenta y que acaba de perder a su padre, cuando conoce a Anna sufre una especie de catarsis que le hace revivir el recuerdo de los últimos años de su progenitor. 

Si algo hay que destacar especialmente de esta película son sus actores. Plummer, que está viviendo una segunda juventud estos años con grandes trabajos, está grandioso en el papel de padre que lleva toda la vida ocultando un secreto y que, una vez que se libera de prejuicios y lo acepta por completo, renueva su espíritu y sus ganas de vivir, incluso cuando sabe que le queda poco por delante; el personaje de McGregor, que cada día crece más como actor, es uno de esos hombres perdidos y solitarios que son incapaces de hacer que dure una relación; la compañera perfecta de este último es Mélanie Laurent, con Anna, personaje luminoso que luego vemos que tiene una sombra que la persigue. La química entre ambos es más que evidente, y la mayor parte del peso del filme se apoya en su relación, aunque dicha relación, avanzada bien la trama, pierde el intenso interés del principio. Curiosamente otro personaje importante es un perro, Arthur, de cuya raza no me acuerdo pero que mencionan en más de una ocasión los protagonistas, con el que mantiene Oliver varias conversaciones un tanto surrealistas pero divertidas.

El tono de Beginners (Principiantes) varía entre el drama y la comedia, aunque podríamos decir que la atmósfera que prevalece es melancólica, la melancolía que produce la muerte de un ser amado, o que trae el enamorarse, el no saber lo que se siente con certeza, o en sentirse rechazado. En este aspecto lo que nos muestra el filme del director de Thumbsucker son retazos de vidas, de personas que son principiantes en sentir lo que siente. Un film muy recomendable.


LO MEJOR:
-Un gran reparto, destacando, como siempre, Christopher Plummer.
-Ese aire entre la comedia y el drama que impregna toda la película.

LO PEOR:
-La relación entre Oliver y Anna pierde un poco de interés en determinados momentos.

¿Quién debería verla?
Si te gustan los dramas con toques de comedia, y con personajes un tanto perdidos

13 octubre 2011

Inside Job

En 2008 comenzó una crisis mundial que a día de hoy seguimos padeciendo, una crisis que provocaron unos pocos con nombre y apellidos, Inside Job (ídem, 2010) nos cuenta cómo sucedió.

Charles Ferguson (Una guerra sin fin) es el productor, co-guionista (junto con Chad Beck y Adam Bolt) y director de este impactante documental, ganador del Oscar en la pasada edición de dichos premios, sobre la crisis financiera, una película valiente, que desde el principio deja bien clara sus intenciones.

Dividida en seis partes, cada una de ellas explicando una etapa de la crisis, desde su gestación, allá por la era Reagan, hasta la explosión de la burbuja hipotecaria-financiera, Ferguson desgaja paso a paso, mostrando información clara y entendible, el castillo de naipes que construyeron las grandes entidades financieras, bancos y aseguradoras, agencias de rating, con la connivencia de políticos que apostaron por la desregularización masiva y con el apoyo de profesores universitarios de economía, que secundaron las tesis neoliberales para beneficio de sus propias cuentas bancarias (las entrevistas a los profesores son impagables).

Viendo este documental me queda todavía más claro algo que se lleva constatando estos últimos años: que tanto el premio Nobel de la Paz, Barack Obama, como el 99,9% de los gobernantes mundiales, en realidad no gobiernan, que son los grandes lobbies los que tomaron el control del sistema. De hecho, no lo tomaron, sino que los diferentes gobiernos (sin distinción de colores) se lo entregaron con gusto en pos de obtener mayor bonanza económica (para las clases adineradas, claro).

Inside Job, más que una película documental, es un film de terror, un terror muy real del que es importante que todos seamos conscientes, pues si seguimos en la ignorancia supina en la que nos quieren tener sumidos la gran mayoría de los políticos y “los mercados”, el futuro que nos espera es muy oscuro.


LO MEJOR:
-Que explica de “pe a pa“ la crisis.

LO PEOR:
-Los subtítulos, ¿quién fue el genio que decidió que las letras debían de ser blancas aún cuando el fondo fuera también blanco?

¿Quién debería verla?
Todo el mundo.

¿Y quién no?
Personas de corazón débil.

09 octubre 2011

Noches de sal, de David Mateo

Ya me he leído la segunda novela (de hecho, me los he leído todas) del Grupo Ajec que adquirí vía suscripción y, por alguna extraña razón, tengo la necesidad de expresar mi opinión de la misma en unas pocas líneas. ¿Se convertirán las reseñas literarias en algo habitual en El BLOG de NEOVALLENSE? Ni idea.

Noches de sal comienza como muchos slasher hollywoodienses: en una habitación donde unas niñas celebran una fiesta de pijamas. Al final jugarán al juego equivocado, un juego que marcará la vida de Aurora, quien esa misma noche recibe la noticia de la muerte de su madre. Años más tarde, Abel Barros, un estudiante de medicina, lee un cuento firmado por un tal Secreto que le llevará a encontrarse con Aurora, la cual está sumida en depresiones y crisis de ansiedad. A partir de ese momento el destino de ambos y de aquellos que lo rodean dará un giro inesperado.

Noches de sal es un thriller de terror, ambientado en la luminosa Valencia, cuyo comienzo es de esos que te mantienen enganchados, muy bueno y muy atinado, el autor ha sabido imprimir un gran ritmo y generar preguntas, así como crear una atmósfera atrapante (en general la atmósfera de esta novela es muy destacable). No obstante después de este inicio hay varios capítulos (fundamentalmente de la línea argumental estudiantil) que bajan mucho el listón, llegando a hacerse pesados, especialmente cuando Abel logra contactar con Aurora. La situación se estanca durante demasiadas páginas y uno está deseando de que ocurra algo verdaderamente, pero nada, Abel es tan pasivo como Aurora y su relación resulta de lo más sosa y encima casta. Hubiese estado bien un poquito de tensión sexual, y no es que no tengan oportunidades. Con esto no quiero decir que me parezca mal que David Mateo se centrara en otros aspectos de la relación, pero si no hay cierta atracción física, instantes donde las chispas salten, resta interés a la misma.

David Mateo, al que llegué gracias a un par de revistas que dirigió (Tierras de Acero MGZN e Historias Asombrosas, ambas extintas -por desgracia, porque eran muy buenas-), a su columna en la revista Scifiworld y a su blog, es el autor de la novela que nos ocupa. Sus primeras obras, La Trilogía del Dragón, la firmó con el seudónimo de Tobias Grumm, posteriormente publicaría la antología de cuentos Perversa, El Susurro del Bosque y la novela con la que dio un salto importante en su carrera fue Heredero de la Alquimia, una obra de fantasía que ha obtenido magníficas críticas y buenas cifras de ventas, poco después llegarían la que nos ocupa y Carne muerta, y viendo el ritmo que lleva estoy seguro de que en poco tiempo tendremos noticias de nuevas historias suyas. Pronto verá publicado alguno de sus libros en el mercado francés.

También comentar someramente la edición, que como ya he indicado al principio corre a cargo de la editorial granadina Grupo Ajec. El libro está editado en tapa dura, tiene sobrecubiertas y su portada es muy bonita y sugerente; la calidad del papel es estándar, no es blanco puro, es de color amarillento, por lo que su lectura resulta menos cansada para los ojos; el tamaño de letra me parece adecuado, ni está inflado como hacen muchas editoriales ni es excesivamente pequeño; y la novela ocupa casi quinientas cincuenta páginas. Su precio es de 22,60 euros, pero si la adquirís con una suscripción (acompañado, claro, con algunos otros libros del magnífico catálogo de Ajec) os sale un veinte por ciento más barato.

En fin, que Noches de sal está muy bien escrita, con un gran trabajo de documentación por detrás, tiene un inicio magnífico, cuyo interés crece por momentos hasta que, por desgracia, cae y luego, aunque vuelve a subir, resulta algo más irregular, alterna pasajes emocionantes e inquietantes con otros no tan interesantes, hay ciertas partes que depende del tipo de lector que seas te parecerán más o menos creíbles, por lo que resulta imprescindible meterse de lleno en el mundo que ha creado el autor (cosa que no logré siempre) para conseguirlo, eso sí el clímax te pone en tensión (cierta persecución, por ejemplo) y el final de la historia te deja buenas sensaciones.


LO MEJOR:
-El arranque, arrollador.
-Que tiene capacidad de provocar inquietud.
-Patricia y Miguel Manchón, dos personajes que me han gustado.

LO PEOR:
-Esos capítulos donde la relación entre Aurora y Abel está estancada y no pasa nada de interés. De verdad, me dieron ganas de agarrar por el pescuezo a sendos personajes.
-No me creo esa obsesión tan obsesiva de Abel por el cuento de Secreto, y me parece un poco exagerada su difusión por la universidad.

05 octubre 2011

No habrá paz para los malvados

José Coronado es reconocido por la mayoría de los espectadores gracias a sus anuncios de yogures con bífidus activos y alguna otra serie televisiva, el resto lo conoce también por sus trabajos para cine, y al menos la mitad de estos últimos lo consideran un pésimo actor. Puede que no sea el intérprete con mayores recursos del panorama nacional, pero aún así hay un director que le sabe sacar todo lo que tiene, así lo hizo en la estupenda La caja 507 (donde también exprimía a Resines), dicen que lo hizo en La vida mancha, y sin duda lo ha vuelto a hacer en No habrá paz para los malvados (ídem, 2011), un thriller muy oscuro co-escrito y dirigido por Enrique Urbizu.

El inspector Santos Trinidad es un tipo amargado, y de pocas palabras, que trabaja investigando personas desaparecidas, el mismo se ve implicado en la muerte de tres personas, pero existe un testigo que logra escapar. Santos Trinidad lo buscará, mientras que la jueza Chacón iniciará las indagaciones del triple asesinato.

Atrapante es la trama de No habrá paz para los malvados, poco tiempo deja para que el espectador se tome un respiro, la atmósfera destila cine negro del bueno, y Coronado, como apuntaba al principio, borda el papel de un tipo torturado y de dudosa moralidad.

Son dos las líneas argumentales, en una somos testigos de los trapicheos y la búsqueda de Santos, y en la otra la investigación de la jueza; en la primera línea los protagonistas son los barrios y las gentes marginales, y la violencia que en ellos hay; la segunda se desarrolla principalmente en los despachos, donde gente trajeada no hace más que ponerse mutuamente trabas absurdas, y donde muchos demuestran una incompetencia vergonzosa. Ambas tramas acabarán por unirse en un final que da que pensar.

No habrá paz para los malvados es un intenso thriller, violento, crudo y directo, cine del bueno, del que hace falta para que la gente deje de estigmatizar el cine hecho en España, y que sin embargo no pierde la identidad de ser un producto netamente español. De más que recomendable visionado.


LO MEJOR:
-José Coronado, gran inspector Santos.
-La conseguida atmósfera y ambientación, la dirección de Urbizu, el montaje.
-Una buena banda sonora, compuesta por Mario de Benito.

LO PEOR:
-Que haya gente que aún hoy se empeñe en decir que en España sólo se hace cine de la Guerra Civil.

¿Quién debería verla?
Si te gusta el suspense y el cine negro en general.

01 octubre 2011

Cowboys & Aliens

Un hombre se despierta en mitad de un campo olvidado sin recordar quién es ni de dónde viene, y encima con un extraño objeto en la muñeca. Tras un encuentro con oriundos del lugar, va a un pueblo donde parece que sí le conocen el sheriff y el cacique del pueblo, además de una bella y misteriosa mujer. De repente aparecen unas luces en el cielo y se concatenan explosiones con gente desapareciendo por los aires. El desmemoriado y aquellos que desean su cabeza tendrán que unirse  para encontrar a los secuestrados.

En una época donde la mezcla y confusión de géneros está a la orden del día, nos llega una combinación no muy habitual que se diga, pero que simplemente por su osadía ya ganó mi simpatía. Basado en el cómic del mismo nombre, Cowboys & Aliens (ídem, 2011) es la última película de Jon Favreau, director de las dos entregas de Iron Man y de Zathura, antecedentes que son interesantes conocer para estar precavidos de lo que nos vamos a encontrar, que no es otra cosa que un filme divertido, con una parte inicial más sugerente eso sí, ya que pasado un buen rato los guionistas debieron de sentirse un poco desorientados, como el protagonista, perdiendo buena parte de la fuerza precedente. Aun así se disfruta y hay tiempo para momentos notables (eso sí, importante no hacerse excesivas preguntas).

El nuevo James Bond, y al que pronto podremos ver en la versión americana (dirigida por David Fincher) de Los hombres que no amaban a la mujeres, Daniel Craig, es el protagonista principal de la cinta, un antihéroe que anda perdido y que halla el camino gracias a la hermosa Olivia Wilde, la Quorra de Tron: Legacy; le echa una mano, sin mucho empeño al principio, Harrison Ford, que resuelve con su habitual carisma el papel que le toca desempeñar, un tipo que es lo siguiente a cascarrabias, pero que no tardará en sacar su lado bondadoso; Sam Rockwell (Moon, La milla verde), hace otro personaje secundario de esos que le suelen ofrecer. Junto a ellos hay un elenco variado pero sin excesiva participación, aunque por señalar algunos mencionaré a Clancy Brown, que en Starship Troopers bordaba el papel de sargento Zim, y que también hizo de malo en Los inmortales; Adam Beach que, como es normal, suele hacer de indio americano en filmes como la incursión en el cine bélico de John Woo, Windtalkers, o en la más destacable Banderas de nuestros padres.

En fin, que si vas al cine sólo con la sana intención de divertirte Cowboys & Aliens probablemente te satisfaga. Es una película con un buen casting, unos efectos especiales que le otorgan notable espectacularidad, y una mezcla de dos géneros en principio tan dispares como son el cine del oeste y el de ciencia ficción (aunque hay algún buen ejemplo anterior de dicha combinación).


LO MEJOR:
-Que entretiene, sobre todo al inicio.
-La belleza de otra de galaxia de Olivia Wilde.
-Harrison Ford, a pesar de que su personaje acabe siendo un cacho de pan.
-Los efectos especiales son bastante apañadotes.

LO PEOR:
-Si hubiera mantenido el nivel del inicio estaríamos ante un film algo más que entretenido.

¿Quién debería verla?
Si buscas una película con la que pasar un buen rato sin muchas exigencias.

¿Y quién no?
Si pides peras al olmo.

Leer crítica en Muchocine.net
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...