22 enero 2013

Skyfall

Skyfall (ídem, 2012) es la primera película de la franquicia James Bond que veo en pantalla grande. Supongo que el hecho de que este año [por el pasado NdA] sea el cincuenta aniversario de la primera aparición (oficial y seria al menos) en cines del personaje creado por Ian Fleming ha influido; probablemente la curiosidad de ver a Javier Bardem (a pesar del look que le han dado) como el malo de la función también, y que encima haya leído solo cosas positivas del film dirigido por Sam Mendes (Revolutionary Road, Camino a la perdición) ha supuesto el último pequeño empujón para hacerme tener ganas de gastarme el precio de una entrada.

El MI6 vive sus horas bajas, la sede ha sufrido un atentado y la competencia de M está siendo cuestionada, a ello hay que sumarle que James Bond tampoco está en su mejor forma. Pero los dos tendrán que ponerse las pilas si quieren que la amenaza que les acecha no acabe con el servicio secreto británico.

Skyfall mezcla con sabiduría pasado y presente, sigue la estela de la renovación que supuso Casino Royale pero no se olvida de la herencia de cincuenta años, de ahí que el leitmotiv de la película podría considerarse como la vejez. En casi toda la cinta se cuestiona la validez de 007 y M, de si son capaces de adaptarse a los nuevos tiempos o si simplemente están demasiado mayores para sus respectivos puestos; ambos, como es lógico, no se rinden a las primeras de cambio e intentan demostrar que se equivocan los que desconfían de sus aptitudes. A ello habría que sumarle la recuperación, en el último tramo, del Aston Martin (con sus modificaciones) que condujo años atrás  por primera vez Sean Connery, siendo un verdadero homenaje a la franquicia. Viendo cómo termina el mencionado coche y algunos de los personajes, así como la aparición de un nuevo Q muy joven (y un tanto pedante), está claro que Skyfall pretende ser una especie de nueva renovación en ciertos aspectos, renovación que, curiosamente, consiste en traer elementos y personajes que existen desde las películas clásicas del espía británico, pero desde un prisma más actual.

A todo esto, rostros que seguro vamos a ver en próximos filmes serán los de Ralph Fiennes (El lector, Ira de Titanes), Ben Whishaw (El perfume, El atlas de las nubes) y Naomie Harris (Ninja Assassin). Es obvio que Daniel Craig (tan cuestionado en un principio) seguirá siendo Bond por lo menos una película más (firmó para tres con opción a cuatro), de hecho se dice que la próxima entrega en realidad serán dos que se rueden a la vez. Por cierto, Judi Dench (Las crónicas de Riddick) sigue con su papel de M (y con esta van siete); y comentar que Javier Bardem me ha gustado como malo, sobre todo porque no me ha parecido el típico megalómano bondiano, sino que es muy humano, lo que no entiendo tanto es el miedo que le genera al personaje de una de las chicas de la cinta, la hermosa Bérénice Marlohe (L'art de séduire), porque no me ha parecido tan terrorífico.

En Skyfall Sam Mendes ha sabido mantener actual la saga a la vez que sacar lo mejor de tiempos pretéritos, consiguiendo realizar un film muy entretenido, con unas escenas de acción muy bien ejecutadas y un desarrollo de la trama que se desliza como la seda sin aburrir al respetable. Muy recomendable.


LO MEJOR:
-La escena introductoria, esa persecución en tierras turcas.
-Nadie se creía a Daniel Craig como 007, pero a estas alturas quedan pocos que no alaben su trabajo.
-Una buena dirección de Mendes.

LO PEOR:
-Bérénice Marlohe es muy guapa, pero el personaje al que da vida, según mi punto de vista, en realidad pinta muy poco (aunque está por una razón, todo sea dicho).

¿Quién debería verla?
Los fans del personaje y del cine de espionaje en general.

El dato:
Es la película del agente secreto británico más taquillera, y además con mucha diferencia, lleva recaudados más de mil millones de dólares en todo el mundo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...