13 abril 2017

Múltiple

Tras triunfar con El sexto sentido M. Night Shyamalan concatenó varios estrenos con al menos aceptables resultados comerciales pero, poco a poco tanto la crítica como el público le fueron retirando su favor, y eso a pesar de probar hasta con filmes juveniles y blockbusters con una gran estrella como Will Smith (aunque, claro, también estaba su hijo..., que tampoco lo hacía tan mal el chaval), pero en 2015 parece que resurgió gracias a una pequeña película como fue La visita, que obtuvo el favor del público y algunas críticas muy positivas. Un servidor, no obstante, la disfrutó pero no salió entusiasmado de la sala.

No afronté el visionado de Múltiple (Split, 2016) con especial expectativa, esperaba una película interesante (haga lo que haga Shyamalan siempre ha demostrado que es un gran realizador) pero no me terminaba de atraer más que otras cintas de la cartelera, probablemente si hubiera sido de otro director no habría ido a verla y, si bien me ha gustado más que su anterior trabajo, tampoco me ha entusiasmado..., pero sí ilusionado.

El padre de Claire, después de la fiesta de cumpleaños de esta, se dispone a llevar a Casey y Marcia, compañera de clase y amiga de su hija, respectivamente, a sus hogares. Las chicas esperan dentro del coche mientras el hombre mete las cosas en el maletero y, cuando finalmente se abre la puerta del conductor, entra un desconocido que las duerme y las encierra contra su voluntad.

Sin duda lo que más llamaba la atención de la cinta era el hecho de que tuviese como protagonista a un personaje con nada más que 23 personalidades y una más a punto de salir (o eso rezaba la publicidad), por lo que tenía curiosidad por ver a James McAvoy (actor que ha demostrado su talento en todo tipo de producciones) encarnar a tantos personajes metidos en un solo cuerpo y, si bien era imaginable que no brotarían tantas facetas sí que puede suponer una decepción (para mí no lo fue) para algunos el hecho de que sean tres las personalidades que tienen cierto peso a lo largo de la historia, apareciendo otras cinco, algunas de ellas muy brevemente, a lo largo de la cinta. No obstante, como digo, ese detalle no resta interés, puesto no hacen faltan más para hacer que la trama sea inquietante, que las chicas y el espectador se sientan amenazadas y que las sesiones con la psicóloga den yuyu en no pocos instantes.
Porque la película tiene una atmósfera tensa en todo momento, que se relaja en contadas ocasiones con un poco de humor gracias sobre todo a la personalidad Hedwig, y que en la parte final se torna horror, aunque para ello fuerce quizás un poco más de la cuenta la credulidad del espectador; no obstante, el último plano pone mucha luz al respecto y es el motivo por el que salí ilusionado de la sala.

James McAvoy (X-Men: Días del futuro pasado) está muy bien acompañado por Anya Taylor-Joy (Morgan), que da vida a la chica rara y, a la postre, el personaje que va ganando cada vez más protagonismo, quitándoselo a Claire, interpretada por Haley Lu Richardson (The Edge of Seventeen) y Marcia, a la que da vida Jessica Sula (Skins); las tres cumplen con sus papeles, la de chica introvertida que termina por sorprender por su inteligencia y capacidad de sobrevivir, la chica valiente y simpática y la más cobarde y débil. Otros papeles muy importantes son los encarnados por Betty Buckley (Carrie), la niña Izzie Coffey, Sebastian Arcelus (House of Cards) y Brad William Henke (Pacific Rim), además del bienvenido cameo del realizador.

No es la mejor película del director de After Earth, pero logra mantenerte en vilo, en tensión continua e incluso provoca algún respingo, además su plano final abre grandes posibilidades que esperemos ver más pronto que tarde. Imprescindible para aquellos que disfrutaran con películas como la nombrada El sexto sentido o El protegido.


LO MEJOR:
-Que tiene momentos muy tensos y una gran atmósfera.
-La realización de Shyamalan.
-La sorpresa final, que deja claro que pronto habrá el proyecto tan esperado por todos los seguidores del director.
-El reparto, desde James McAvoy hasta las chicas, muy especialmente, Anya Taylor-Joy.

LO PEOR:
-Pone a prueba la credulidad del espectador aunque, todo hay que decirlo, con la sorpresa final todo cobra mayor coherencia.
-Kevin tiene 23 personalidades, pero se ven solo 8 de ellas y algunas apenas unos segundos.
-En general el doblaje al español es correcto, pero tiene momentos en los que el doblador parece confundir o mezclar personajes (¿sucede así en la versión original?).

¿Quién debería verla?
Los que gusten el cine del realizador de El incidente.

¿Y quién no?
Quien espere que el cineasta haya dejado a un lado su personalidad, este filme tiene su marca personal al cien por cien.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...