27 enero 2010

La Leyenda de Madre Sarah, de Katsuhiro Otomo y Takumi Nagayasu

Según palabras del propio Otomo, después de terminar Akira deseaba distanciarse un poco del manga, así que, entre otras cosas, se puso a escribir el guión de la obra que nos ocupa con la intención de que una segunda persona le diera forma en el papel, aunque luego su trabajo en otros proyectos (léase Steamboy) hizo que la escritura avanzara a trompicones y llegado un momento, de hecho, fue el autor de los dibujos, Takumi Nagayasu, el que puso punto y final a las aventuras de Sarah escribiendo el guión de los dos últimos tomos. No obstante esta es una historia que de principio a fin destila a Otomo, y aunque no es ni mucho menos su mejor obra (dudo mucho que el autor de Memories logre superar su opera magna), sí que estamos ante un cómic post-apocalíptico con muchos puntos de interés, con un grafismo de calidad y unos personajes carismáticos.

Tras la Guerra Nuclear la Tierra se ha convertido en un lugar yermo e inhabitable, los pocos que lograron sobrevivir lo hicieron gracias a que consiguieron escapar del planeta, y ahora viven en varios satélites artificiales que orbitan alrededor de la Tierra. No obstante se planteó la posibilidad de volver a la cuna del hombre, pero para ello deben lanzar unas potentes bombas para inclinar el eje terrestre y que así el hemisferio sur se volviera habitable. Sin embargo no todo el mundo estaba de acuerdo con dicha medida, tanto que al final se dividieron entre los Epoque (E), que querían lanzar la bomba y los Mother Earth (ME), que se negaban a ello, pues no querían dañar aún más a la Tierra. Toda esta polarización hizo que surgieran grupos extremistas de ambos bandos que atentaron en las colonias, mientras que los Epoque fabricaron la bomba y la lanzaron a la Tierra. A partir de dicho momento el conflicto se recrudeció, y la gente comenzó a querer ir de nuevo al Planeta Azul sin esperar el tiempo necesario a que éste se recuperara. Sarah y su familia son unos miembros de ME que intentan coger uno de esos vuelos a la Tierra, pero ciertos acontecimientos hacen que se vean obligados a separarse, por un lado Sarah y su bebé, por otro el marido de ésta y por otro sus otros tres hijos. Tiempo después, ya en la Tierra, Sarah recorre los desiertos de ciudad en ciudad, con la foto de sus hijos en sus manos y la compañía de Tse-tse, un vendedor ambulante que siempre le está tirando los tejos. Durante sus viajes se topará con todo tipo de personas: saqueadores, niños con poderes psíquicos, religiosas, unos conferenciantes por la paz que parecen negociar más por sus propios intereses y hasta gente proveniente de lugares sorprendentes. Kilómetros y kilómetros de carriles intransitables que le muestran lo peor y lo mejor del ser humano.Takumi Nagayasu es el encargado de dar vida a la historia salida de la mente de Katsuhiro Otomo. El estilo empleado por Takumi es muy parecido al del propio Otomo, o sea, personajes y entornos realistas acabados con trazos limpios y finos. El diseño de personajes es más que correcto, así como el de los escenarios y de los objetos mecánicos (a pesar de que Nagayasu afirma en el último tomo que es un negado para ello hace algunas ilustraciones realmente impresionantes).

En cuanto al argumento en sí decir que aunque no nos encontramos con una historia muy compleja, sí que es indudablemente interesante. El mundo en el que se mueven los personajes, así como las motivaciones de éstos, la búsqueda incesante de Sarah y los problemas con los que se va topando mantienen cierta intriga por saber cómo se resolverá todo.

Norma Editorial la publicó ya hace unos años en formato grande de tamaño pero con la mitad de páginas que un tomo típico, por lo que ocupaba unos 14 números (esto si la memoria no me falla); ahora acaba de terminar de reeditarla en el mismo tamaño pero en 7 tomos, por lo que el número de páginas por tomo se ha visto notablemente aumentado. La edición es bastante buena, tapas de cartoné con sobrecubiertas y 8 páginas a color y papel e impresión de excelente calidad. El número de páginas por tomo oscila entre las 224 y las 344; y el precio por desgracia también oscila, así los dos primeros tomos cuestan 12 euros, el tercero 15 y los cuatro restantes valen 13 euros; un precio quizá un tanto elevado.

Así pues, La Leyenda de Madre Sarah es la búsqueda de una madre coraje que no sólo lucha por encontrar a sus hijos, sino también para hacer del mundo un lugar mejor donde puedan vivir éstos. Un manga recomendable para los seguidores de Otomo y para los que gusten de la ciencia ficción y muy especialmente de las historias post-apocalípticas.



LO MEJOR:
-Que el personaje protagónico sea una mujer tan fuerte, nada que ver con los típicos personajes femeninos de los mangas.
-El grafismo de Nagayasu.

LO PEOR:
-No es una obra redonda, quizá tenga demasiados tópicos y en algunos momentos peque de previsible.

23 enero 2010

Solomon Kane

Solomon Kane es un guerrero y capitán de un navío que arrasa todo aquello que se cruza en su camino, su ambición no conoce fin hasta que cierto suceso le hace plantearse todo el sufrimiento que ha causado. Para redimirse decide dejar de ser un hombre que vive para la guerra y convertirse en una persona de paz, no sesgar ninguna vida humana más y vivir recluido en un monasterio. Pero no se puede tener un pasado como el suyo y esperar que todo se arregle con el tiempo, por lo que al final tendrá que salir de su autoreclusión en busca de la auténtica redención.

Basado en el personaje creado por Robert E. Howard, conocido por todos por ser el padre del bárbaro cimmerio Conan (y de Kull el conquistador), Solomon Kane es una producción europea (participan productores de Reino Unido, Francia y República Checa) de abultado presupuesto y buenos resultados. Dirige con garbo el británico Michael J. Basset, quien ha dirigido el film de horror Deathwatch.

El argumento de Solomon Kane no destaca por su originalidad, pero tiene todos los elementos necesarios como para enganchar al espectador: un antihéroe carismático (que en muchos momentos nos recuerda al Hugh Jackman de Van Helsing), unos siniestros enemigos y unas buenas personas por quién luchar (o más bien una damisela a quien rescatar). Y a todo ello le añadimos una magnífica fotografía, un diseño de producción y dirección artística muy notables (con ese toque clásico en la ambientación y el vestuario que tanto me gusta a mí al menos), y unos buenos actores y ya hemos conseguido un producto que probablemente en unos años sea casi tan querido como lo es hoy Conan el bárbaro.

El intérprete elegido para encarnar al personaje principal es James Purefoy que conocerá muy bien todo aquel que viera la serie Roma, pues hacía de Marco Antonio; más conocido (para mí al menos) es Pete Postlethwaite, que tiene un papel secundario y que ha trabajado a las ordenes de Spielberg en El Mundo Perdido e hizo de monje poeta en Dragonheart (que una de las pocas películas buenas de Rob Cohen); de hija de éste hace Rachel Hurd-Wood (El perfume); y en un pequeño papel que no le da mucho tiempo a lucirse tenemos al gran Max Von Sydow (Mientras nieva entre los cedros), toda una leyenda viva y activa del cine a sus 80 años.

Solomon Kane es pues un film de espada y brujería, una película oscura, con muchas dosis de aventura y acción, y con un antihéroe como protagonista con el suficiente carisma como para querer ver más desventuras del mismo.


LO MEJOR:
-Que en Europa también se haga cine de este tipo.
-La potente banda sonora, obra de Klaus Badelt.
-La dirección, creo que se puede esperar buenos trabajos futuros del realizador (he de añadir que sus dos anteriores filmes no los he visto).

LO PEOR:
-El único pero que le veo es que puede ser un poco previsible.

¿Quién debería verla?
Si te gustaron las antiguas películas de Conan y el cine de espada y brujeria en general. También si eres seguidor de la obra de Robert E. Howard (aunque es cierto que desconozco si el filme es fiel al original en papel).

¿Y quién no?
Si no te van filmes como El señor de las bestias, Excalibur (que es una obra maestra del género) y los ya mencionados.

El dato:
Si tiene suficiente éxito es probable que se hagan dos películas más de Solomon Kane, ya que esta primera entrega en realidad no adapta nada de la obra de Howard, sino que es una especie de precuela.


Leer critica Solomon Kane en Muchocine.net

18 enero 2010

Ninja Assassin

Después de una semana yendo a la biblioteca e intentando conectarme a la Wi-Fi de la misma lo he logrado al fin, así que con una semana de retraso actualizo...
No hay nada como finiquitar el año viendo buen cine (en este caso re-viendo, pues la peli elegida fue Avatar, que por cierto, ha arrasado estas navidades) y comenzar el nuevo con una sesión doble de cine de puro entretenimiento. El primer filme de esa larga sesión fue del que hablo a continuación, y el segundo fue una aventura oscura con mucha fantasía, o sea, Solomon Kane, del cual la semana próxima (supongo) publicaré mis impresiones.
¡Ay, cuán veloces pasan las vacaciones! Pero bueno, ahí estarán siempre los cines para poder hacer una escapadita a lugares y mundos lejanos cada vez que apetezca (y se pueda), con vacaciones o sin ellas.

***

Mika Coretti (Naomie Harris) es una agente de la Europol que investiga junto con su superior Ryan Maslow (Ben Miles) sangrientos asesinatos, descubriendo de esta forma que en dichas muertes están involucrados nueve clanes milenarios de ninjas. Con sus investigaciones irá muy lejos, tanto que molestará a dichas organizaciones, que querrán su muerte. Para su suerte obtendrá un aliado con objetivos similares a los suyos.

El que fuera ayudante de dirección en la trilogía Matrix, James McTeigue, se pone al mando de lo que es su segundo largometraje tras V de Vendetta, y al igual que en ésta la producción corre a cargo de Joel Silver y Larry y Andy Wachowski (además de Grant Hill), quienes lo eligieron para que realizara este filme de acción y artes marciales con mucha sangre y miembros cercenados de por medio.

Y es que queda bien claro desde la escena introductoria que nos encontramos ante un filme que no siente reparos a la hora de mostrar la violencia, así pues desde dicho instante tenemos amputaciones de miembros, degollamientos y decapitaciones, todo ello sazonado con litros de sangre. Aunque antes de que comience la carnicería de verdad tenemos unos momentos para conocer a los personajes, regalándonos planos no faltos de sensibilidad y ternura en los flashbacks de Raizo, algunas de esas escenas son de mis favoritas del film (y es una película que tiene muy buenas imágenes), ya que dicen mucho con pocas palabras (o con ninguna). Pero como bien digo son las secuencias de luchas y violencia los que priman.

Al parecer la idea de realizar esta película les surgió a los Wachowski al rodar una secuencia de lucha en Speed Racer, curiosamente en esa escena peleaba Rain que se ha convertido en el protagonista de Ninja Assassin. Para ello McTeigue ha bebido de diversas fuentes entre ellas (y se nota mucho) del anime, muy especialmente de Ninja Scroll, de Yoshiaki Kawajiri, una de las cintas más veneradas del género y del que se prepara un remake en imagen real. El guión ha sido escrito a cuatro manos por Matthew Sand y J. Michael Straczynski, el segundo también es guionista de cómics y creador de la serie Babylon 5, aunque el trabajo que le ha dado más alegrías hasta la fecha ha sido el libreto de El Intercambio.

En el reparto no abundan precisamente las estrellas, ni siquiera las caras conocidas. Así, nos encontramos el mencionado Rain, cuyo nombre real es Jung Ji-Hoon, cantante coreano con una corta filmografía, en la que destaca la ya mencionada Speed Racer y Soy un cyborg, y que aspira, según sus propias palabras, a convertirse en una estrella en occidente. También tenemos a Randall Duk Kim, que era el Creador de llaves en The Matrix Reloaded; el nombrado en el primer párrafo Ben Miles y al que hemos visto en el anterior film de McTeigue; como la compañera de éste tenemos a Naomie Harris que ha trabajado en la adaptación cinematográfica de Corrupción en Miami y en la segunda y tercera parte de Piratas del Caribe; como Kiriko tenemos a la bella y desconocida y debutante Anna Sawai; y como líder del clan Ozunu escogieron al veterano Sho Kosugi, que según he leído es toda una leyenda del subgénero ninja, con films como La venganza del ninja.

En definitiva, Ninja Assassin es una buena película de acción y artes marciales, con un gusto por la violencia explícita que no se ve últimamente y que por lo tanto quizá eche para atrás a más de uno, pero si no eres de esos que le molesta ver algún que otro brazo volar, o alguna cabeza rebanada, seguro que la disfrutas.


LO MEJOR:
-Los flashbacks, en ellos tenemos algunas de las mejores escenas.
-Las peleas, aunque...

LO PEOR:
-Algunas peleas pueden llegar a ser confusas.

¿Quién debería verla?
Si te gustan las películas de acción y artes marciales, y los maravillosos años ochenta y su forma de retratar la violencia.

¿Y quién no?
Sobre todo si no te van los excesos de hemoglobina... y los cuchillos.


Leer critica Ninja assassin en Muchocine.net
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...