25 septiembre 2010

Tarzán

Dicen que el sueño de Edgar Rice Burroughs era que su personaje fuera adaptado en una película de animación y Walt Disney Pictures, siempre amable, lo hizo realidad con su particular versión del hombre mono.

La historia es la que todos conocemos (con los típicos aditivos disneynianos), la de un niño que es criado por unos gorilas tras la muerte de sus padres. Este niño crece entre ellos y como tal tiene sus costumbres, anda como ellos, surfea entre las ramas de los árboles, se mete en líos y se siente diferente, aún así se integra bien y pronto hace amigos. Ya crecido, se topa con Jane, que acompaña a su padre en una expedición para estudiar a la fauna local, y a la cual salva de una situación un tanto peliaguda. A partir de dicho momento los lazos entre ellos se irán estrechando a la par que el apego por su familia simiesca será menor. No obstante, no todos los humanos tienen tan buenas intenciones como Jane y su despistado progenitor.

Kevin Lima (102 Dálmatas) y Chris Buck (Locos por el surf) dirigen esta entretenida versión de uno de los mitos del buen salvaje más conocidos, y que ha sido adaptado en imagen real para la pantalla grande en multitud de ocasiones, destacando sobre todo las protagonizadas por el ex nadador Johnny Weissmüller, así como la que protagonizó Christopher Lambert allá por los ochenta Greystoke: la leyenda de Tarzán, y por qué no, Tarzán en la ciudad perdida, con Casper Van Dien como hombre mono.

Esta versión animada es muy destacable a nivel técnico, siendo la animación, mezcla de animación tradicional y por ordenador, bastante notable, logrando algunas escenas tan interesantes como la persecución de babuinos, la pelea final o la escena inicial; así hay otras imágenes quizá menos vistosas, pero que han logrado tocarme la fibra sensible, como el momento en el que Tarzán compara su mano con la de Jane, al poco de librarla de los monos.

El argumento no tiene nada que no haya sido contado anteriormente, no obstante logra mantener el interés (salvo alguna escena demasiado estirada, como la de la "banda musical"), además está bien aderezada con humor y aventura, con peleas y persecuciones realmente espectaculares.

Así pues, la versión Disney de Tarzán es una buena opción para pasar un rato entretenido, sin mayor pretensión que eso, a pesar de que Phil Collins se empeñe en reventarnos los tímpanos.


LO MEJOR:
-Técnicamente es un producto notable, con escenas muy logradas.

LO PEOR:
-Sin duda, Phil Collins (en español al menos).

¿Quién debería verla?
Los seguidores de las películas de Disney, y todo aquel que disfrute del cine de animación en general.

Leer critica Tarzán en Muchocine.net

21 septiembre 2010

Previo huelga

Estoy indignado. Indignado con la clase política, desde luego, pero también con la trabajadora, con los que dicen que una huelga general no sirve para nada, con los que piensan cogerse vacaciones para el 29 de septiembre, con los que dicen que no la secundarán por miedo a represalias, con los que no quieren perder un día de sueldo, con los que piensan que esto a ellos no les afecta. Estoy indignado por el miedo que se destila entre los trabajadores, por el temor a perder el empleo, por dejar de ser uno de los "privilegiados". Quizás sí que haya que temer eso, no lo sé, por suerte no soy padre ni madre de familia, no tengo que sustentar a nadie salvo a mí mismo, pero si de algo estoy seguro es que si no se hace nada no se conseguirá otra cosa que aumentar ese terrible temor a quedarse en la cuerda floja, a no poder vivir dignamente... Pero para poder vivir dignamente primero hay que tener un trabajo digno, y ahora es raro encontrar uno y más lo será con las reformas que ya están en marcha y con otras proyectadas.

Si ha algo hay que temer es que a te puedan despedir por la simple previsión de pérdidas económicas, porque te obliguen a trabajar aun cuando, ya añejos, los dedos se te agarroten de dolor y no puedas apenas agacharte para recoger la pastilla de jabón que tu jefe te pide amablemente que recojas. Sí, hay mucho a lo que tener miedo, pero si no reaccionamos los obstáculos no desaparecerán por sí solos.

16 septiembre 2010

Predators

Desde luego, este verano la nostalgia ha invadido mi corazón con diferentes versiones fílmicas de una época tan movida como la ochentera, a nuestras carteleras han llegado con más o menos éxito El Equipo A, The Karate Kid, Los Mercenarios (no es una versión, pero como si lo fuera), Pesadilla en Elm Street, y de finales de los ochenta también es Depredador, un film de mucha acción con el gran Schwarzenegger dando lo mejor de sí, y ahora va Robert Rodríguez y resucita los alienígenas cazadores siguiendo su estela. Al parecer la idea parte hace unos añitos, pero por aquel entonces no le fue posible al director de origen mejicano llevarla a cabo, ahora parece que era el momento, y si bien las tareas de dirección se las ha dejado a Nimród Antal (Habitación sin salida), Rodríguez se encarga de la producción.

Siete hombres y una mujer caen de los cielos en una densa selva, todos ellos son asesinos: soldados, mercenarios, guerrilleros, yakuzas, psicópatas... Pero ninguno sabe quién le ha llevado allí, por lo que hacen una piña y van en busca de respuestas. Para su sorpresa lo que descubren no estaba entre sus esquemas: han sido abducidos y llevados a un planeta desconocido para ser cazados por unos alienígenas con mucha mala uva.

No hay rodeos que valgan en este film, a partir de que arranca definitivamente (el inicio me resultó parsimonioso) es una cacería constante, es la lucha por la supervivencia. Y si bien dicha lucha resulta muy entretenida, a ratos alcanza buenas cotas de tensión, lo cierto es que le falta algo para llegar al nivel del filme de McTiernan, en esa película se logró más esa sensación de hostigamiento, persecución e incertidumbre, además está el hándicap de que ya sabemos a lo que nos enfrentamos, hay toda una mitología construida en torno al cazador extraterrestre, por lo que ese factor afecta a la apreciación.

Es curioso el actor elegido para liderar el reparto, ni más ni menos que el mismo que ganó un Oscar por hacer de un escuálido pianista en El Pianista, y es que a Adrien Brody le gustan los retos, y se nota que le va probar con diferentes géneros para no encasillarse, y eso es algo que está bastante bien, aunque también tiene sus riesgos. No obstante, no se le puede reprochar que no haya hecho un buen trabajo, Brody convence en su papel de mercenario, y junto a él está un elenco de caras más o menos conocidas como Danny Trejo, al que pronto veremos protagonizando Machete; Topher Grace, que fue Venom en la diarrea mental de Sam Raimi, o sea, Spiderman 3; la fémina de armas tomar es Alice Braga, que fue la chica con mucha inspiración divina en Soy Leyenda; y hay otros rostros menos conocidos pero destacaría otro reconocible como es Laurence "Morfeo" Fishburne con un peculiar personaje, y que constituirá el punto de inflexión esencial para que se anime la cosa de verdad.

Predators hace honor al primer film de la serie (y no cuento Alien vs. Predator), si bien no llega a su altura sí que es una buena película de acción ciencia-ficción, con muchas buenas dosis de hemoglobina, disparos, huidas y explosiones. Una opción interesante para pasar el rato con los amigos.

LO MEJOR:
-Que siga la estela del primer Predator.
-El variopinto reparto.
-La pelea final del yakuza.
-La aparición de Fishburne.

LO PEOR:
-El inicio se me hizo un poco lento.
-No consigue transmitir esa sensación de acorralamiento y desconcierto del filme de John McTiernan.

¿Quién debería verla?
Si te gustó Depredador.

¿Y quién no?
No apto para mentes sensibles.


Leer critica Predators en Muchocine.net

10 septiembre 2010

Ong-Bak

Ting es el joven más fuerte y hábil de su aldea, su maestro y monje del lugar le ha enseñado artes marciales así como hacer buen uso de ellas. Cierto día una banda de malhechores roban la cabeza del Buda del pueblo, por lo que sus habitantes caen en la desesperación ante tal hecho de mal augurio. Angustiados deciden que alguien debería ir en su búsqueda, y ese alguien será Ting, que se presenta voluntario sin dudarlo. Por suerte conoce la identidad y dirección del ladrón, por lo que con unas pocas monedas y la ropa puesta va a la capital en busca del objeto sagrado. Pero una vez llegue a la ciudad todo serán complicaciones, y eso que se topa con un conocido de su tierra, un hombre que se avergüenza de su procedencia y cuya vida no es precisamente ordenada. Pero Ting no se rinde con facilidad, y hará lo indecible para devolver la fortuna a su gente.

Ong-Bak es la película con la que saltó a la fama Tony Jaa, convirtiéndose casi al instante en el nuevo ídolo del cine de artes marciales. Y razones no le faltan, ya que la habilidad de este hombre queda más que patente en muchas de las escenas que rueda. Acrobacias imposibles y coreografías espectaculares son la gran seña de identidad de su cine, así como ser un tipo que cae simpático al instante, viniéndole el papel como anillo al dedo. La historia, como podéis comprobar, es bien sencilla, de hecho su siguiente gran película, Thai Dragon, era un calco argumental pero con robo de elefante en vez de Buda, sin embargo a mí juicio en el caso que nos ocupa, a pesar de la sencillez de la historia y la sobreabundancia de tópicos, supieron darle un mejor desarrollo, siendo los personajes más interesantes y las situaciones más variadas, por lo que se hace mucho más entretenida, aunque es bien cierto que la factura técnica de la segunda está mucho más lograda, se nota que en esta primera incursión los medios no eran tan profusos; la fotografía no es tan preciosista, ni los decorados tan espectaculares (aunque esos "decorados" que son las calles de Bangkok nunca dejarán de sorprenderme), pero eso no le quita ningún ápice de valor.

Como ya he comentado en el papel principal tenemos a Tony Jaa, que se dio a conocer internacionalmente con este film (de hecho fue su debut cinematográfico), y que posteriormente hemos podidos ver, además de en la mencionada Thai-Dragon, en las dos partes de The Bodyguard, en Ong-Bak 2 y pronto también aparecerá en la tercera entrega; el otro actor relevante es Petchai Wongkamlao, que suele hacer papeles más o menos cómicos, y que además ha dirigido a Jaa (y a sí mismo), en la nombrada The Bodyguard y su secuela; el toque femenino lo pone Pumwaree Yodkamol; y del malo maloso se encarga Suchao Pongwilai (sí, vaya nombrecitos).

En conclusión, Ong-Bak es una película cuya trama es sencilla, que bebe en ese aspecto del cine marcial más clásico, tanto en lo que se refiere a los personajes como a la historia en sí, pero que está bien llevado a cabo, gracias en buena medida a unos personajes que logran que nos identifiquemos con ellos; si a eso le sumamos unas luchas espectaculares y las demostraciones de las asombrosas habilidades del protagonista (cómo se contorsiona para pasar por un aro de alambre de espino, por ejemplo), estamos ante una buena muestra de cine de entretenimiento.

LO MEJOR:
-Las coreografías de las peleas.
-A pesar de la sencillez de la historia está bien llevada a cabo y tiene incluso algún giro.

LO PEOR:
-Por poner algo, el exceso de tópicos.

¿Quién debería verla?
Si te gusta el cine de acción y de artes marciales.

¿Y quién no?
Pues justo lo contrario que la anterior cuestión.

La edición en DVD:
La edición que yo poseo, editada por Manga Films, es una de dos discos cuyos extras más relevantes son el cómo se hizo, varias entrevistas, la presentación de la película en París; además de venir un tráiler y spot televisivo, así como una pequeña clase particular de Muay Thai sin mucho interés. Una buena edición, sobre todo teniendo en cuenta que me costó apenas 6 euros.

Leer critica Ong-bak en Muchocine.net

05 septiembre 2010

Salt

Evelyn Salt es una agente de la CIA que durante un interrogatorio rutinario el sujeto interrogado afirma que van a matar al presidente, y que será ella quien lo haga. Al final acaba huyendo de sus propios compañeros, quien la toman como una agente doble.

El papel principal de esta película lo iba a interpretar Tom Cruise, pero finalmente el actor lo rechazó por las semejanzas del personaje con el de Ethan Hunt de la saga Misión Imposible, así que en vez de cambiar las características del protagonista prefirieron cambiarle de sexo. Fue Brian Helgeland quien se encargó de ello, reescribiendoo (aunque no está acreditado) el guión de Kurt Wimmer, este último es conocido por haber dirigió Equilibrium, film de culto aún inédito inexplicablemente en España, además de tener en su haber otros libretos como el de La prueba y el remake de El secreto de Thomas Crown. No voy a valorar si con el cambio ha ganado el film, pues al fin y al cabo al no hacerse la versión de Cruise no se pueden comparar resultados, pero desde luego estamos ante una entretenida e intensa cinta de suspense con más de un giro inesperado.

Dirige el veterano Phillip Noyce, ya versado en el cine de intriga y espionaje con filmes como Peligro inminente, y que ya trabajó con Jolie en El coleccionista de huesos. Salt se puede considerar como una mezcla entre El fugitivo y las películas de Jason Bourne, así que hay muchas y elaboradas persecuciones, peleas cuerpo a cuerpo estupendamente coreografiadas (y algún que otro tiroteo), y conspiraciones para cambiar el orden mundial, por lo que la tensión y emoción están garantizadas durante buena parte del largometraje; y si digo buena parte es porque hay un bache en el ritmo de la narración, pero una vez acontece algo importante en una iglesia el ritmo se mantiene hasta el final.

A Angelina Jolie le sientan muy bien los papeles de acción, y en Salt lo demuestra una vez más realizando un trabajo impecable. La secundan con más que solvencia Liv Schreiber (al que podemos ver en la recientemente estrenada Repo Men) y Chiwetel Ejiofor (Serenity), además de August Diehl (Malditos bastardos) y Daniel Olbrychski (El secreto de Anthony Zimmer).

Así pues, Salt es un thriller con mucha acción y constantes persecuciones, todo ello aderezado con agentes durmientes, conspiraciones y equívocos de identidad. Entretenida.

LO MEJOR:
-Angelina Jolie.
-La dirección de Noyce, bastante solvente.
-La banda sonora de James Newton Howard.
-La campaña de marketing, han sabido vender muy bien el producto.

LO PEOR:
-Ese bajón del ritmo en cierto momento, aunque tampoco es que sea muy grave.

¿Quién debería verla?
Si te gustan las pelis de suspense.

La pregunta:
Viendo el final, uno no puede dejar de pensar si harán una segunda parte...


Leer critica Salt en Muchocine.net

01 septiembre 2010

La Princesa Mononoke

Corría el año 2000, yo era un jovencito e inocente otaku con la esperanza de que algún anime llegara a la pantalla grande, y he aquí que dicho año escucharon los dioses mis plegarias y se estrenaron dos filmes animados japoneses ni más ni menos, uno era la primera película de Pokémon y el otro, mucho más interesante, La Princesa Mononoke, el primer anime que vi en cines, y el cual admiré dos veces el mismo fin de semana (consciente que era que mucho no podía durar). Han pasado más de diez años y por suerte se han estrenado más o menos bien todas las películas posteriores de Hayao Miyazaki, e incluso films anteriores como Mi vecino Totoro y Nausicaä del Valle del Viento (aunque éstos en muy pocas salas y ciudades); pero lo mejor de todo es que tiene pinta de que la cosa continuará, así que, aunque de forma limitada, se seguirá estrenando animación nipona en esta tierra de sedientos frikis.

La Princesa Mononoke (Mononoke Hime) fue la tercera o cuarta película del Studio Ghibli que visioné, y una de las que más veces he vuelto a disfrutar, y es que estamos, quizá, ante la propuesta más adulta y oscura de Hayao Miyazaki.

Ashitaka es el príncipe de los últimos Emishi, una legendaria tribu que fue casi exterminada por orden del emperador quinientos años atrás. Pero otra desgracia se ha cernido sobre dicho pueblo, pues el príncipe no tiene otra opción que partir al haber sido maldecido por un monstruo que mató, ya que se proponía atacar la aldea. El rumbo que ha de seguir es el oeste, a un lugar donde en los bosques aún reinan los dioses, y donde vive el Espíritu del Bosque. En dicho lugar se topará con una chica llamada San, más conocida como la Princesa Mononoke, ya que ha sido criada por la diosa loba que habita en las montañas; y con Lady Eboshi, ambiciosa mujer que ha creado una fortaleza para extraer el hierro de las montañas, y para ello tiene que talar el bosque. Ashitaka se encontrará entre dos fuegos, e intentará por todos los medios parar la guerra además de encontrar un remedio para su maldición antes de que sea demasiado tarde.

La Princesa Mononoke es una de las producciones animadas japonesas más caras, y en su día también fue la película más taquillera de la historia en Japón (fue superada por la siguiente obra de Miyazaki, El viaje de Chihiro). La idea de la película se remonta muchos años antes de que se realizara, y de hecho cambió tanto que apenas se parecen los esbozos preliminares al resultado final, ya que pasó de ser una historia donde una joven era secuestrada por un monstruo a otra mucha más compleja, donde se entremezclan tribus olvidadas, una chica criada por dioses, una ciudad fortaleza donde funden preciados metales, un noble que desea el hierro, y un maquiavélico monje a las órdenes del emperador. Unos luchan por acabar con los dioses y así dominar la naturaleza, otros por proteger el bosque, y entre ambos bandos está Ashitaka, que ante la incomprensión de los demás intenta hallar un termino medio: la convivencia entre el hombre y la naturaleza.

Mucho debemos agradecer Toshio Suzuki (productor de la cinta), fue el que insistió a Hayao Miyazaki para que realizara la película, puesto que tal y como él lo veía si esperaba más tiempo probablemente no hubiera sido posible hacerla, debido a que simple y llanamente Miyazaki se estaba haciendo mayor y La Princesa Mononoke es una película de “acción”. Para Suzuki aquel momento era la última oportunidad de que el maestro la realizara. Y parece que acertó, porque desde entonces el director de El castillo en el cielo no ha hecho ningún filme con tantas y continuas batallas.

Y no es de extrañar que Miyazaki no haya realizado ninguna película más que exigiera tanto como esta. La producción fue larga y tediosa, se retrasó en varias ocasiones, en parte por culpa de su director, que no había terminado el storyboard (incluso no había escrito el final) cuando estaba casi acabada. De hecho pocos meses antes de la fecha tope propuso añadir quince minutos más de metraje para así darle un final digno. Eso sí, no se puede negar que Miyazaki no se dejara la piel en ello, haciendo maratonianas jornadas de catorce horas, y acabando con las manos medio vendadas. Es más, una vez se terminó la producción, murió el que iba a ser destinado a sustituir al maestro, Yoshifumi Kondo, lo cual supuso tal golpe para el cineasta que anunció su retirada, mas no lo hizo al ver que el estudio dependía demasiado de él.

En resumen, La Princesa Mononoke es un film complejo, con multitud de referencias a la mitología nipona, pero ante todo es una oda a la naturaleza y un cántico pacifista, una llamada a que verdaderamente podemos convivir en paz, sin maltratar el medio que nos rodea.


LO MEJOR:

-La banda sonora, compuesta por el compositor habitual de los films de Miyazaki, Joe Hisaishi.
-La belleza de las imágenes, los fondos, los detalles, etc...
-Ese final tan de Miyazaki, en el que deja pie a la esperanza.
-La integración perfecta entre animación tradicional y por ordenador (el Didarabochi, o Caminante Nocturno, por ejemplo), en la mayoría de los casos son indistinguibles.

LO PEOR:
-Que no fuera nominada al Oscar a mejor película extranjera de habla no inglesa (aunque no nos vamos a engañar, cuando nominen una película de animación a esa categoría, el apocalipsis estará cerca xD).

¿Quién debería verla?
Imprescindible para cualquier aficionado a la animación.

Las cifras:
Costó unos 2000 millones de yenes, y recaudó cerca de 14000 millones de la misma moneda.

La edición en DVD:
A la espera de ver cómo será la nueva edición que lanza Aurum a finales de octubre, yo tengo la que editó en 2 discos Buenavista en el año 2003, que es probablemente el DVD de Ghibli con extras más interesantes que se ha sacado hasta la fecha. Así, tiene un extenso cómo se hizo, otro documental sobre los efectos climáticos (lluvia, niebla, etc...), entrevistas a Miyazaki y Toshio Suzuki, detalles sobre la realización de la escena final, y la decisión del título del film, así como el acuerdo que llegó Disney con el estudio japonés para distribuir sus películas, además de una parte del storyboard. En total algo más de 90 minutos de contenidos, como he apuntado, muy interesantes. La calidad de imagen de la película es bastante buena, e incluye aparte del doblaje original en japonés y el español, el inglés, que tiene voces como la de Gillian "Scully" Anderson, Billy Crudup, Jada Pinkett Smith, Billy Bob Thornton, entre otros muchos.

Leer critica La princesa Mononoke (Mononoke Hime) en Muchocine.net
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...