25 junio 2017

Kong: La isla Calavera

 
Para la clausura de la 14 Muestra Syfy había un plato fuerte y muy esperado por dos miembros de la Comunidad de la Muestra al menos, ni más ni menos que el regreso de King Kong, y además lo hacía con el comentario reinante de “el mejor King Kong desde la película original de 1933”.

***
Son los años setenta, la guerra de Vietnam ha terminado y un grupo de soldados comandados por Preston Packard, el único militar que no parece desear volver a casa, acompañarán a una expedición iniciada por Bill Randa, de la organización Monarch, a una misteriosa isla que había permanecido escondida a los ojos del hombre hasta la fecha.

Una de las mejores cosas que tiene Kong: La isla Calavera (Kong: Skull Island, 2017), es que es llegar a la isla que da título a la cinta dirigida por Jordan Vogt-Roberts (The Kings of Summer) y aparecer Kong dando mamporros a diestro y siniestro, o sea, que no esconden de forma absurda a los monstruos como sí que hizo Gareth Edwards en Godzilla.

Y no solo eso, es que, tras una introducción donde se nos presenta la situación política de aquellos años y los personajes, nos embarcamos en el viaje hacia la isla y con la expedición dividida forzosamente en dos, nos adentramos en una naturaleza nada favorable para el hombre, aunque cada uno de los grupos tendrá una filosofía muy diferente a la hora de encarar los inconvenientes: unos desde el avanzar lo más sigilosamente posible para llegar al punto de extracción, los otros en busca de un supuesto enemigo que hay que destruir cueste lo que cueste. Esta parte es pura aventura pulp salpicada de buen humor, progresando la historia hacia el belicismo exacerbado de algunos, que parecen necesitar un enemigo que aniquilar para vivir (a este aspecto el primer encuentro del gorila con los humanos también es muy clarificador, con imágenes que nos retrotraen a clásicos bélicos del mencionado conflicto vietnamita).

El belicismo se lo debemos al personaje al que da vida Samuel L. Jackson (La leyenda de Tarzán), su Preston Packard es fundamentalista odioso como pocos, incapaz de dar su brazo a torcer incluso llegada la situación en que es evidente su error; Tom Hiddlestone (War Horse) es la otra cara, un explorador que rápidamente se percata de que Kong puede no ser una amenaza; al igual que Brie Larson (La habitación), la fotógrafa del grupo, y que establece una relación especial con el simio gigante (relación a la que le falta algo de chicha); mientras que John Goodman (Calle Cloverfield 10) es el hombre al que todos tomaban por loco y que, parece ser, no lo era tanto. A destacar el divertido papel de John C. Reilly (Langosta), del que es mejor no saber nada.

Kong: La isla Calavera es una divertida película con monstruos que pelean entre sí, y también es una historia con marcado tinte ecologista y antibelicista, además es un estupenda aventura con el espíritu de los clásicos, con mucho humor y exóticos paisajes.


LO MEJOR:
-Que muestra a Kong desde el principio sin sobreexponerlo.
-Las peleas entre monstruos, muy espectaculares.
-El impactante primer encuentro con el gorila, entre el cine bélico y el terror.
-Un reparto que cumple bien su cometido, destacando un divertidísimo John C. Reilly.

LO PEOR:
-Hay algún momento donde da la impresión que falta algún plano.
-Le falta chicha a la relación entre Kong y Mason Weaver.

¿Quién debería verla?
Si te gustan las películas con monstruos y bichos gigantes en general.

¿Y quién no?
Quien espere un film con una concepción realista.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...