15 junio 2017

Calle Cloverfield 10

 
Con Monstruoso disfruté mucho, el film found footage dirigido por Matt Reeves, con el respaldo de un J.J. Abrams en ascenso, jugaba perfectamente a mostrar lo menos posible al monstruo así como a no dar explicaciones de dónde salía, es por ello que al enterarme (hace relativamente poco además -escribí esto el 06/04/16-, puesto que el proyecto se ha llevado a cabo con notable discreción) de que iba a estrenarse una precuela, apunté el título en rojo no se me fuera a olvidar de que me interesaba de veras.

Michelle ha peleado con su novio y huye como si no hubiera un mañana. Por el camino sufre un accidente y, al despertar, se encuentra con un gotero en un brazo y una pierna atada a una tubería. Quien la retiene afirma que afuera todos están muertos y Emmett, el otro inquilino, así lo corrobora. Pero, ¿de verdad hay una guerra nuclear o bacteriológica, o simplemente son desvaríos de un fanático psicótico?

Calle Cloverfield 10 (10 Cloverfield Lane, 2016) no es una precuela, tampoco parece una secuela, pero quizá esté más cerca de ser esto último viendo lo que acontece en su tramo final, de hecho podría ser un film completamente aparte pero, en el fondo, no importa mucho y es probable que lo descubramos en un futuro cercano. En todo caso, es una película muy diferente a Monstruoso, y que se plantea muy acertadamente diferentes cuestiones típicas del género, varios “y si...”, que hacen que el espectador se sorprenda.

Dan Trachtenberg, que debuta en el largo con este filme, dirige la historia escrita por Josh Campbell, Matthew Stuecken y Damien Chazelle (sí, el de La la land). Una historia que se desarrolla en su mayor parte en un espacio reducido (contrasta sobremanera con los planos aéreos iniciales, donde vemos un paisaje exuberante), con tres personajes encerrados y aislados de un mundo exterior supuestamente hostil. Se juega mucho con la duda del peligro exterior (al fin y al cabo la protagonista no ha sido testigo de ningún acontecimiento extraordinario) frente al peligro real y cercano de Howard, que se presenta como el salvador, aunque sus modales y gestos (por no hablar del detalle de las esposas) hagan que cualquier hijo de vecino desconfíe de él a la primera.

Es este personaje, interpretado magníficamente por John Goodman (Trumbo: La lista negra de Hollywood, El vuelo), el que marca la diferencia y aporta buena parte de la salsa del film de Trachtenberg; ¿es un simple conspiranoico, un perturbado mental o ambas cosas? Desde el inicio se aprecia tiene cierta filia (no se sabe si pervertida o no) hacia Michelle, pero luego las cosas giran por otros derroteros, habiendo una isla de placidez en la convivencia tras cierto acontecimiento, aunque la calma, bueno, la calma no dura para siempre.

Los otros dos miembros del elenco son Mary Elizabeth Winstead (Scott Pilgrim contra el mundo, Swiss Army Man), como la chica que siempre huye pero que las circunstancias la obligan a sacar todo el valor y coraje que tiene dentro; y John Gallagher Jr. (The Newsroom), un tipo en apariencia más confiado e ingenuo que la chica, y un poco bocazas.

Calle Cloverfield 10 es una grata sorpresa, es un film con mucha tensión, con un inquietante personaje, más de un giro de guion y un final que deja la puerta abierta para poner un cierre (o simplemente ampliar) la historia.


LO MEJOR:
-El trío protagonista, destacando un gran John Goodman.
-Un buen guion y realización. Buen debut para Dan Trachtenberg.

LO PEOR:
-Nada a destacar.

¿Quién debería verla?
Te gustara o no Monstruoso es probable que esta cinta lo haga.

¿Y quién no?
Quien no soporte los lugares cerrados y ciertos giros de guion que lo mismo no les resultan verosímiles.

Una curiosidad:
Al inicio aparece una figurita o llavero de un totorín (uno de los totoros diminutos que aparecen en el clásico de Hayao Miyazaki).

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...