10 mayo 2018

Doctor Strange (Doctor Extraño)

Stephen Strange es un neurocirujano de prestigio con una habilidad asombrosa y un ego de dimensiones colosales, que un mal día sufre un accidente de tráfico que lo inutiliza para ejercer su profesión. Desesperado por no encontrar una cura, va a Nepal en busca de Kamar-Taj, donde le recibe el Anciano, que le dará la clave para su curación y le descubrirá la realidad más allá de lo que ven sus ojos.

Como suele ser habitual, no he leído ni una sola historieta del personaje en el que se basa el film realizado por Scott Derrickson (Ultimátum a la Tierra, Sinister) y escrito por el mismo más John Spaiths (Prometheus) y C. Robert Cargill, así que mi opinión es la de un desconocedor absoluto del personaje, lo que quiere decir que no puedo hacer comparaciones ni valoraciones acerca de su traslación a la gran pantalla.

Lo primero que me llamó la atención es que no tradujeran el título, sobre todo porque esta vez lo tenían fácil y más con el precedente de los tebeos, así que espero que no os importe que lo traduzca yo por los chicos de marketing... Tenía curiosidad por ver Doctor Extraño (Doctor Strange, 2016), eso sin duda, aunque tampoco era uno de los estrenos que más esperaba, así que si bien iba con las expectativas de encontrarme con un film Marvel decente, no contaba que me fuera a alucinar. Me equivoqué, aunque no totalmente.

Porque sí, Doctor Extraño es una cinta decente, pero tiene momentos geniales y, sobre todo, un personaje principal, interpretado más que bien por Benedict Cumberbatch (Star Trek: En la oscuridad) muy carismático. Y eso que nos encontramos, al fin y al cabo, con la típica historia del nacimiento de un héroe, primero con la caída en desgracia del personaje, para después redimirse/arrepentirse/percatarse de sus pecados y ser entrenado por un sabio y anciano maestro que le mostrará un nuevo camino y también un nuevo mundo (nuevos universos en este caso).

Sí, es la típica historia, pero está bien narrada y tiene chispas de brillantez, gracias en gran medida a los efectos visuales (y especiales) más innovadores de un film Marvel hasta la fecha, haciendo que los personajes se persigan y luchen en escenarios que desafían la lógica, y lo hacen a un gran ritmo y haciendo acto de presencia en cualquier momento el humor (muy irónico el doctor..., y no hablemos de la capa); a ello se le suma la presencia del danés Mads Mikkelsen como Kaecilius, el malo que cree estar ayudando a la humanidad a que entre en un paraíso eterno, y otros rostros como la siempre sorprendente Tilda Swinton (Snowpiercer), Chiwetel Ejiofor (12 años de esclavitud), Rachel McAdams (Spotlight), el silencioso Scott Adkins (Los mercenarios 2) y Benedict Wong (Sunshine), entre otros.

Podría haber sido otro filme de presentación de un nuevo héroe, mas por suerte, si bien la estructura básica de la cinta es la típica, su sentido del ritmo, el humor, un gran Benedict Cumberbatch, los estupendos y sorprendentes, en ocasiones, efectos visuales, y la magnífica música de Michael Giacchino, hacen que suba muchos puntos y que estemos ante un film de acción y aventuras muy recomendable.


LO MEJOR:
-Scott Derrickson cumple con nota.
-La BSO, los efectos visuales...
-Un reparto que lo hace bien, destacando un gran Benedict Cumberbatch.
-Ese primer (y forzado) viaje alucinante del doctor.

LO PEOR:
-Al último tramo quizá le podían haber dado otra vuelta de tuerca.

¿Quién debería verla?
Pues los que no se pierden ninguna película de superhéroes, y aquellos que busquen un film fantástico y de acción con el que evadirse un buen rato.

¿Y quién no?
¿Los que no crean en la magia?

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...