26 abril 2018

Open Windows

Nacho Vigalondo es un realizador del que se suele hablar a menudo, que tiene cierta fama (sobre todo dentro del fandom) y que recibe no pocos elogios por su creatividad y originalidad. A pesar de ello su primera película, la divertida Los cronocrímenes, sufrió muchos problemas y su estreno se retrasó en más de una ocasión y, cuando llegó a la cartelera, su repercusión fue casi nula; su segundo filme, Extraterrestre, tuvo más suerte con la distribución pero la acogida que tuvo por parte del público no fue precisamente entusiasta, mientras que Open Windows (ídem, 2014), un film con dos protagonistas relativamente conocidos como son Elijah Wood (El señor de los anillos) y Sasha Grey (The Girlfriend Experience), y unas críticas mayoritariamente positivas, supuso su tercer tropiezo en taquilla. ¿Está gafado este hombre?

Nick es un fan absoluto de la estrella Jill Goddard y webmaster de un sitio sobre ella, con el que ha ganado su premio soñado: una cena con la actriz. No obstante, poco después de llegar al hotel, las cosas se tuercen y la cita se cancela, sin embargo un tipo le da la oportunidad de poder espiarla para compensarlo.

No sé si estará gafado Vigalondo, pero seguro que está mosqueado al no obtener el ansiado premio de la taquilla (con Colossal tampoco triunfó, pero no parece fuera un rotundo fracaso), y más cuando Open Windows tiene una historia y una forma de narrarla con suficiente potencial como para que así fuera. Una historia que, sin ser original (hay muchas donde el protagonista es manipulado y obligado a hacer cosas por un desconocido), sí que es ingeniosa y, sobre todo, ingeniosa es la manera en que está contada. El hecho de que, desde un principio, se nos muestre un escritorio de ordenador con varias ventanas abiertas y que durante toda la cinta seamos testigos de lo que ocurre a través de las mismas, es una buena y lógica idea en un mundo cada vez más tecnificado y conectado, donde la privacidad se está convirtiendo en un bien escaso. Además es meritorio que se haga sin en ningún momento llegar a saturarnos de información, sino que se desplaza de forma fluida y natural la vista (y la cámara) a través de los diferentes eventos que van sucediéndose.

Así pues, Open Windows es un tecno-thriller de buena factura y desarrollo muy entretenido, con un Elijah Wood que cumple sobradamente su cometido y una Sasha Grey que se identifica con su personaje. La mayor flaqueza del film reside en una parte final que quiere rizar el rizo más de la cuenta, pero a pesar de ello no deja malas sensaciones.


LO MEJOR:
-Que es una propuesta original y muy entretenida.
-Elijah Wood hace muy bien de pardillo.
-El inicio, claro homenaje a las películas de serie B de ciencia ficción.

LO PEOR:
-El desenlace no convence por completo.
-Que no tuviera una buena recepción un taquilla.

¿Quién debería verla?
Quien guste del cine de suspense.

¿Y quién no?
¿Quien espere una escena de cama entre Wood y Grey?

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...