06 diciembre 2018

Fahrenheit 11/9

Michael Moore se pregunta cómo diablos pudo Donald Trump alcanzar la Casa Blanca, y con este documental ha querido dar una respuesta.

Realmente quería ver El Silencio de Otros, pero tenía tan pocas sesiones (dos) y en horarios que no encajaban para nada con los míos que opté por ver otro documental por el que, no voy a negarlo, también tenía mucho interés. Aunque he de decir que Fahrenheit 9/11 no me entusiasmó, sobre todo quizá porque me gustó tanto Bowling for Columbine que luego al ver el documental dedicado a George Bush Jr. me sorprendió más bien poco. Por tanto, tenía ganas de visionar este otro documental centrado en la figura del tuitero Trump, tenía curiosidad por esa frase publicitaria que lo comparaba con Hitler...

Cuando salí de ver Fahrenheit 11/9 (ídem, 2018) era algo distinto a cuando entré, Michael Moore logró sorprenderme tanto para bien como para mal, dándome una de cal y otra de arena. Y no, no me refiero a la calidad de su trabajo, sino a lo que cuenta.

Fahrenheit 11/9 empieza con cierto cachondeo, desplegando un buen sentido del humor y, sobre todo, haciendo muchas preguntas. Tras esto uno espera que se centre especialmente en Trump (y durante unos minutos así es), pero de repente hace un giro y nos muestra el caso de Flint, una ciudad de Míchigan que sufre una crisis por contaminación del agua debido a la nefasta (por no decir genocida) gestión de su alcalde y del gobernador, Rick Snyder. Lo que muestra simplemente es demoledor, tantos los efectos que produce en la población (ya de por sí castigada), como por el hecho de que los gobernantes le quitan importancia, simplemente resulta alucinante que sea algo que pueda pasar en una nación como Estados Unidos (muy atentos al momento Obama).

Como decía, el documental muestra cosas malas, como la anteriormente mencionada y otras tantas (es muy crítico no solo con los Republicanos, sino especialmente con los Demócratas), pero también nos cuenta la historia de unos movimientos ciudadanos sorprendentes y maravillosos, de los cuales apenas hemos oído nada por aquí (los adolescentes movilizando a miles de personas, la huelga de profesores...) y con los que uno no solo simpatiza al momento, sino que ve el potencial de la sociedad estadounidense, y que si unos miles se movilizan quizá la llama podría prenderse más y convertirse en millones los que tomen conciencia de que les están timando con el sueño americano, que el hecho de que no tengan Sanidad y Educación públicas de calidad y accesible para todos, no es por el hecho de que tengan la “libertad” de elegir precisamente.

Fahrenheit 11/9, aunque muestre movimientos esperanzadores, no es un documental optimista, es una advertencia de que si se le da el poder a un tipo como Trump, que es un fascista de tomo y lomo, lo que se consigue no es precisamente hacer “otra vez” grande a América, sino acaso hacerla más desigual y blanca.


LO MEJOR:
-La contundencia de su mensaje.
-Es divertida, por momentos indignante, por momentos esperanzadora, por momentos muy preocupante.

LO PEOR:
-Que algunos sigan sin ver lo peligrosos que son tipos como Donald Trump para la democracia y todo lo demás.
-El momento en el que relata la extraña relación entre Ivanka y su padre sí que resulta un tanto de prensa rosa.

¿Quién debería verla?
Quien guste de los documentales que te dejan tocado.

¿Y quién no?
Puede que haya algunos que no lo vean porque no soportan a Moore; no os preocupéis, sale muy poco.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...