30 enero 2012

Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres

No he visto las adaptaciones cinematográficas suecas de la famosa trilogía del fenecido Stieg Larsson, y, siendo sincero, no me llamaron la atención cuando se estrenaron en cines, sobre todo porque veía apresuramiento en la realización de las mismas, como si quisieran aprovechar antes de que el fenómeno dejara de serlo. Tampoco me he leído las novelas, por lo que he ido a ver la versión de David Fincher (Zodiac, El curioso caso de Benjamin Button) de Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres (The girl with the dragon tattoo, 2011) sabiendo únicamente cómo se llaman los personajes protagonistas, hecho que estoy seguro ha influido en mi valoración más que positiva de esta intriga más que bien tejida.

Mikael Blomkvist es un periodista que trabaja en la revista Millennium, por culpa de uno de sus últimos artículos es sometido a juicio y condenado a pagar una multa, por lo que cuando le llama Henrik Vanger y le hace una oferta de investigar un crimen cometido cuarenta años antes, no duda mucho en aceptarlo. Alejado de la gran ciudad, en mitad de una isla helada, tendrá que conocer a la familia Vanger y desentrañar los secretos de la misma para dar una solución al complicado caso. Para ello contará con la ayuda de Lisbeth Salander, una joven hacker, antisocial y de oscuro pasado, quien también libra su propia guerra contra el Estado que supuestamente quiere protegerla.

Desde los magníficos títulos de créditos se hace evidente que Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres, es un film oscuro, de personajes sombríos y tan o más fríos que los paisajes donde se desarrolla la acción. La historia (adaptada por Steven Zaillian, quien escribiera el libreto de La lista de Schindler) está muy bien hilvanada y desarrollada, manteniendo la intriga hasta el final, los personajes perfectamente definidos y la ambientación es excelente, amén de una banda sonora casi lúgubre. Tanto por historia como por personajes Los hombres que no amaban a las mujeres es perfecta para David Fincher, director que ha demostrado que se maneja muy bien con este tipo de materiales, por lo que estaría genial que completara la trilogía, aunque eso no está claro, en parte porque la recaudación no está siendo extraordinaria y en parte porque parece que Fincher está interesado en rodar una nueva versión de 20000 leguas de viaje submarino.

Además de la gran dirección de Fincher hay algo que destaca especialmente, y es la interpretación de Rooney Mara, la que fuera la novia de Mark Zuckerberg en La red social (la única película que me queda por ver de Fincher -bueno, La habitación del pánico tampoco la he visto-), se transforma en Lisbeth Salander y hace que nos creamos al personaje, desde luego debió de ser todo un reto para la joven actriz hacerlo tan creíble, ya que no es un papel precisamente sencillo. Daniel Craig está en esta cinta porque quería trabajar con el director de Seven, Mikael Blomkvist tiene poco de James Bond, es un tipo normal, y más normal parece cuando se topa con Salander, el protagonista de Resistencia está igualmente bien. En realidad todo el reparto está a un gran nivel, desde los dos mencionados hasta, por supuesto, Christopher Plummer (reciente ganador de un Globo de Oro por Beginners) veterano actor que, para nuestra suerte, no deja de trabajar; Stellan Skarsgard (Thor), con un personaje que también tiene su miga; Steven Berkoff (Barry Lyndon) como abogado del diablo (si se entiende como diablo la familia Vanger) y Robin Wright (La conspiración) en un pequeño papel como la jefa y amante de Blomkvist.

Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres te engancha al poco de que comience, te va dando poco a poco pistas a seguir, aumentando así la intriga, y hay continua tensión gracias a una atmósfera y escenarios (y personajes) lóbregos. Es cierto que la última parte, una vez resuelto el caso, resulta un tanto anticlimática, e incluso que la resolución de cierta situación comprometida en la que se ve envuelto Blomkvist en los compases finales sea un poco convencional, pero en conjunto estamos ante una gran película de suspense, con escenas incómodas, casi crueles para el espectador, interpretaciones fantásticas y un ritmo narrativo que hace que las más de dos horas que dura se pasen volando. Un film altamente recomendable.


LO MEJOR:
-La dirección de Fincher.
-El reparto, con una magnífica Rooney Mara y un gran Daniel Craig a la cabeza.
-La banda sonora.
-La gélida fotografía.

LO PEOR:
-La parte final, una vez resuelto el caso, resulta un poco anticlimática.

¿Quién debería verla?
Si te gusta el cine de Fincher bien seguro que disfrutarás con esta película.

2 comentarios:

otakupsx dijo...

muy buena pelicula pense que serie peor que la sueca y en verdad esta tan buena como esa

Neovallense dijo...

A mí la verdad es que me han entrado ganas de ver también la original, así que lo haré cuando pueda.

Un saludo y gracias por comentar ^^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...