29 enero 2009

Import/Export

Tras un oscuro pasillo -después de haber pasado junto con un luminoso letrero donde estaba colocado un póster con la imagen de una mujer de espaldas y desnuda apoyada sobre sus rodillas y bajo ella, separados por una línea, varios ancianos disfrazados-, escondido entre dos altos edificios, se encontraba la entrada de un pequeño cine. Era lo único que alumbraba el lugar, allí estaba la sala donde fui a ver este interesante filme austriaco.

La película se centra en dos personajes, dos historias. Por un lado tenemos a Olga, una joven madre ucraniana que trabaja como enfermera a cambio de un mísero sueldo; y por otro lado tenemos a Paul, un joven austriaco que está entrenándose para ser vigilante de seguridad. En ambos casos el ambiente es sórdido, aunque más si cabe en el primero, donde los paisajes urbanos o semi-urbanos, barrios marginales todos ellos, son la nota dominante. Olga, harta de que apenas le paguen en el hospital donde trabaja y encima no le den unas míseras vacaciones, se arriesga con otro empleo quizás no tan bien visto, pero sí mejor remunerado como es ser una chica de Webcam. Mientras, Paul, pelea con su novia por culpa de un perro que se quiere comprar, y tiene una mala experiencia laboral que le lleva a perder el trabajo de "segurata"; a eso hay que añadirle que debe dinero a más de una persona, por lo que las cosas se le empiezan a poner difíciles.

Olga se da cuenta que no puede seguir con su nuevo empleo, por lo que se va a Austria en busca de uno que sea digno. Allí lo primero que consigue es ser limpiadora en una casa, mas la suerte no le sonríe en esta primera ocasión. Posteriormente consigue otro empleo de limpiadora, aunque en esta ocasión en un geriátrico, allí establecerá una curiosa amistad. Paradójicamente el camino de Paul lo lleva a recorrer varios países con su padrastro hasta llegar a Ucrania; allí simplemente tienen que dejar una máquina tragaperras, pero tras un suceso Paul decide seguir su propio camino y dejar en el hotel a un padrastro que detesta.

En estos dos párrafos se podría resumir el argumento Import/Export, una película para nada comercial: es larga y lenta, tiene infinidad de planos fijos, es bastante parca en diálogos, la ambientación es árida y fría... Tiene todos los ingredientes para no atraer a millones de espectadores, pero sin embargo es uno de esos films que te muestran otra realidad tal y como es.

En este caso el director (Ulrich Siedl) nos hace ver una Europa desconocida para prácticamente todos nosotros, una Europa del este depresiva, marginal, pobre, donde la dignidad hay que dejarla a un lado para poder alimentar a la familia, donde por un poco de dinero se puede comprar cualquier cosa. Nos muestra los ruines que pueden ser algunas personas, lo vacías que están de valores o de una mínima sensibilidad y solidaridad. Sin duda las poco más de dos horas de metraje se hacen largas, pero aún así prácticamente en ningún momento deja de tener puntos de interés, es quizás en algunos planos fijos demasiado extensos donde más de uno puede pensar salir de la sala corriendo (de hecho a la sesión que fui lo hizo una persona), sobre todo porque llegan a ser grotescos.

Estamos ante una de esas películas que hay que echarle paciencia, que no hay que esperar ni acción a raudales ni explosiones. Simplemente hay que dejarse llevar por los personajes (interpretados magníficamente todos por un buen plantel de actores), seguir con interés sus historias y sin duda cuando las luces de la sala se vuelvan a encender uno no se sentirá engañado por lo que ha visto. A mi entender, Import/Export, es uno de esos pocos filmes que te dejan muchas de sus imágenes impregnadas en la retina, que sólo una vez digeridos se da uno cuenta de que sin duda a visto una buena película.



LO MEJOR:
-El plantel de actores y actrices, muy correctos.
-El que una película se atreva a mostrarnos la Europa más marginal.
-Los planos fijos.

LO PEOR:
-El metraje, un poco más corta quizá hubiera estado mejor.
-También los planos fijos, algunos no aportan nada, más bien aburren al espectador.

¿Quién debería verla?
Es muy difícil recomendar esta película, supongo que el que goce con el cine menos comercial será el que más la disfrute.

¿Y quién no?
El que crea que los movimientos de cámara y los montajes de Michael Bay son el súmmum del cine.

Leer critica Import/export en Muchocine.net

20 enero 2009

Ansiada paz

Cuando uno está aburrido, adormilado, y le es imposible echar una cabezadita, sin duda una buena opción es escribir algo para así despejar la mente...


Gaza es noticia desde hace ya varias semanas, por suerte parece que ahora la cosa se ha calmado un poco, Israel ha decretado un alto el fuego unilateral y Hamás le ha seguido al paso y también ha anunciado una tregua de una semana. Así, con un poco de suerte, los palestinos podrán disfrutar de al menos siete días sin disparos y sin bombas. Quizás en ese periodo encuentren tiempo para encontrar los cadáveres de sus familiares entre los escombros y darle una sepultura adecuada, puede que incluso en ese tiempo les llegue la ayuda que necesitan: comida, medicinas, agua, combustible, mantas... ¿Y después qué? Esa es la pregunta, cuando pase la semana de la tregua de Hamás y comiencen de nuevo a lanzar los cohetes a suelo israelí, ¿cómo responderá el elefante a la picadura de mosquito? ¿Le dará un pisotón o simplemente soplará un poco con su trompa? Y es que por mucho que diga el gobierno israelí, su ataque a Gaza ha sido completamente desproporcionado, la muerte de víctimas inocentes, de niños, no puede ser justificable de ningún modo, y por muchas condolencias que den los políticos israelíes, todas ellas serán vanas, estarán vacías. Si no cejan en su empeño de responder con matanzas cada vez que algún palestino le tira una piedra, no lograrán otra cosa que crear más odio y más violencia.

El pueblo palestino, y especialmente los que (mal)viven en la Franja de Gaza, son un pueblo oprimido desde hace ya décadas, lo único que desea la mayoría de ellos es vivir en paz. Y pienso que ya es hora de que ésta vaya llegando.


Sinceramente, la mente no se me ha despejado, pero espero que estas pocas líneas sean al menos una pequeña gota del vasto océano de vuestras conciencias.

19 de enero de 2009

18 enero 2009

Cuando ella me encontró

A veces uno ve películas por accidente, y este caso podría ser uno de ellos, ya que en principio no pretendía ver el filme de Helen Hunt, pero el hecho que el que quería ver no lo echaban por culpa de un preestreno y en todos los cines posteriores que miramos las sesiones eran demasiado tardías. Resultó que en la última posibilidad sí que había dos películas que nos venían bien, Buscando un beso a medianoche y el que nos ocupa.

Cuando entramos a la sala ya estaba comenzada, me costó un poco meterme en el film por ese hecho, ya que la protagonista, una gran Helent Hunt (aunque ciertamente la veo muy estropeada de cara) y un convincente y barrigudo Matthew Broderick, estaban teniendo una conversación que desde luego no entendía. Pasados los minutos me percaté que ambos eran un matrimonio en sería crisis, de hecho él le acababa de abandonar a ella por no sé qué razón (de hecho, sigo sin saberla xD)... Pero me estoy adelantando, así que procuraré hacer una sinopsis en condiciones en vez de divagar tanto.

April Epner (Helent Hunt) es una mujer madura, de 39 años, y está obsesionada con quedarse embarazada. No obstante no pasa por su mejor momento, puesto que su inmaduro esposo (Matthew Broderick) le acaba de dejar. Angustiada pasa toda la noche sin dormir y va al trabajo, que al parecer es una guardería o quizás una escuela de primaria; allí conoce a Frank (Colin Firth) un hombre atractivo que también ha sufrido recientemente una separación y que tiene a su cargo a dos retoños. Para más inri se le presenta una curiosa y un tanto excéntrica mujer (Bette Midler) que afirma que es su madre biológica.

Helen Hunt se atreve a co-escribir, dirigir y protagonizar este filme, el cual está basado en una novela de Einor Lipman, además también es productora ejecutiva, por lo que desde luego se nota que tenía un empeño personal en llevar adelante el proyecto. Y, ciertamente, cumple, ha firmado un más que correcto trabajo en todos los sentidos, una buena interpretación, un guión con algunos puntos realmente buenos y una dirección que, a pesar de ser debutante en el mundo del cine ha logrado hacer un gran trabajo tanto a nivel técnico como en lo que se refiere a los actores.

Cuando ella me encontró navega entre la comedia y el drama, de repente te puedes encontrar con una escena que comienza de forma cómica y acaba convirtiéndose en todo un drama (especialmente en las escenas de Bette Midler, cuyo personaje sin duda le viene como anillo al dedo). No cabe la menor duda que ese es el gran acierto de la película, esa sabia mezcla entre humor y tragedia que impregna todo el metraje.

El reparto es bastante bueno, empezando por, como ya he dicho, la protagonista y terminando por la mencionada Midler. Colin Firth, actor que hasta hace poco no podía casi ni ver, realiza un estupendo trabajo de padre abandonado; mientras que la elección de, el un tanto perdido en la cartelera, Matthew Broderick como el marido inmaduro es sin duda otro de los aciertos, este actor es de esos que siempre encajan en los papeles de este tipo; la (casi) desaparecida Bette Midler sorprende por lo vivaz de su actuación, imposible no empatizar con su personaje. Otra de las cosas que me ha dejado extrañado es que el escritor Salman Rushdie también tuviera un papel, en este caso hace de doctor; toda una curiosidad.

En definitiva, nos encontramos ante una de esas pequeñas sorpresas que de vez en cuando se dejan ver por la cartelera, una película que no es una superproducción súper promocionada, ni un film especialmente comercial, sino una pequeña cinta que lo único que pretende es contar una historia que bien podría pasarle a cualquiera... ¿o no?


LO MEJOR:
-El reparto, la dirección y el guión.

LO PEOR:
-No haberla visto desde el principio.

¿Quién debería verla?
Todos los que disfruten del cine independiente y de filmes con historias sencillas y cotidianas, pero inteligentes.

¿Y quién no?
Los que sólo disfrutan con películas de encefalograma plano.

Leer critica Cuando ella me encontro en Muchocine.net

12 enero 2009

The Matrix Cómics Vol. 2

Hace ya varios meses salió a la venta una recopilación de historias cortas ambientadas en el universo de Matrix. Tras una espera bastante larga, hizo la aparición el pasado noviembre el segundo y último tomo recopilatorio, con otros 12 cómics de diferentes autores.

Como en el primer volumen hay tanta diversidad de estilos como de autores, cada historia tiene su propio estilo, cada autor da su particular punto de vista sobre el universo Matrix, cada cual con algún punto de interés.

Curiosamente la primera vez que leí el volumen no me convenció del todo, no me enganchó, pero al releerlo descubrí que estaba equivocado, y que este segundo número tiene al menos el mismo interés que el primero, de hecho hay algunas historias que realmente por sí solas justifican su compra.


Los cómics comentados uno a uno:

1--Última función
Escrito por Jim Krueger, que ha realizado historias de X-Men y Tierra-X, y dibujado por Tim Sale (Superman: las cuatro estaciones, Batman: el largo Halloween); cuenta la historia de un estudiante de psicología que está realizando un trabajo sobre el porqué de que la gente no se siente libre, y que por ello está obsesionado con un escapista llamado Bixby, al cual va a todas las funciones que realiza con la idea de entrevistarlo. Pero quizá más que respuestas le dé preguntas.

2--Déjà vu
Esta segunda historia es de Paul Chadwick, en ella una mujer hipersensible tiene especies de déjà vu, así como horribles pesadillas. Al principio incluso se beneficia de ello, pero llegado un momento parece que hay alguien o algo que no está dispuesto a que siga por ese camino.

Este segundo cómic resulta mucho más interesante que el anterior, a pesar de algún detalle que no me acaba de convencer. Yo veo esta historia como una metáfora de la alineación.

3--Congelación del sistema
Se trata del relato escrito por Poppy Z. Brite y magníficamente ilustrado por Dave Dorman. El cuento trata sobre Fria Canning, una programadora que también ama el alpinismo. Ascendiendo el Everest cae en una grieta, rompiéndose varios huesos, y allí espera ver su muerte, aunque algo extraño pasa, pues una figura de negro traje se le aparece proponiéndole un trato. Ella acepta, aunque no cree que lo que le ha pasado es real, hasta que de nuevo aparece el hombre para cobrar lo pactado.

4--El rey de nunca regresar
Ted McKeever es el autor de la cuarta historia. En ésta unos sionitas están hartos de la realidad y de Matrix, y lo que realmente les hace sentirse vivos es provocar alboroto para así llamar la atención de los Agentes, y posteriormente huir de ellos. Aunque claro, todo tiene su precio...

El cómic que realizó McKeever para el primer volumen era destacable, pero se hacía algo pesado, sin embargo éste logra engancharte más, ofreciendo acción desde el primer momento, y terminando de tal manera que no deja indiferente. El pero de la historia está en que no me parece muy creíble el hecho de que unos simples atracos a bancos vayan a llamar la atención de los Agentes.

5--Un recurso del sistema
Esta historia, realizada por Troy Nixey, gira en torno a Peter, un guardia de seguridad que ansía llegar a ser policía. Una noche cualquiera, en un interminable turno, algo explosiona en el edificio, de entre las llamas aparece un tipo, y pronto hace acto de presencia otro individuo de vestiduras oscuras, ambos se enzarzan en una pelea ante la incrédula mirada de Peter; mas éste, en aras de cumplir su deber para con la sociedad, está dispuesto a cumplir con su trabajo...

Curiosa y entretenida historia, cuyo final deja claro que a veces es mejor no meterse en algo si te viene grande.

6--Un camino entre las piedras
Gregory Ruth no defrauda y escribe y dibuja la que posiblemente sea la mejor historia del tomo. Todo comienza con una niña llamada Emma, la cual está siendo interrogada por un psicólogo, el cual le diagnostica esquizofrenia. A la siguiente sesión se lleva al doctor Frey, pero éste no parece ser un psicólogo cualquiera.

El estilo de dibujo de este autor realmente me encanta, los rostros de los personajes son muy realistas a pesar que a veces parecen un boceto a lápiz, la disposición de las viñetas, así como el uso del color hacen que este cómic sea uno de los que mejor entran por los ojos y si a eso le sumamos un guión sorprendente estamos ante una historia prácticamente redonda.

7--Corre, Saga, corre
Esta es uno de los cómics más largos del tomo, con casi 20 páginas. Escribe el guión Spencer Lamm, el cual también es el editor de los dos volúmenes de The Matrix Comics; el dibujo corre a cargo de Keron Grant.

La historia gira en torno a una niña llamada Saga Talmer, ella es una de los alumnos del Oráculo, aunque no le convence los métodos del mismo, le resultan aburridos, necesita un poco más de acción. Para ello sale una noche por la ciudad y llama a uno de los Operadores (y aquí uno se pregunta, ¿cómo demonios ha conseguido la dichosa niña el número?), para su infortunio rastrean la llamada y varios Agentes van a su encuentro. Saga hará lo imposible para lograr escapar.

Con un estilo de dibujo a lo amerimanga, y unos colores muy vivos, nos encontramos ante una de las historietas más espectaculares del tomo. El dinamismo del dibujo, así como que hay bastantes viñetas que ocupan media o una página hacen que se lea fácil y rápidamente. El final también cumple.

8--Número equivocado
Todo comienza con una huida, una chica está pidiendo a un Operador (Link ni más ni menos), que le busque una salida. Pero en la primera salida ya le está esperando un agente, además de haber un empleado de teléfonos. No se sabe muy bien cómo hay una explosión, y la chica se lleva al de la empresa telefónica para que le prepare una salida, pero claro, a veces toda precaución es poca.

Lo más destacable de esta historia es el dibujo de Vince Evans (el cual también escribe el guión) y el color de Jason Keith, por lo demás estamos ante un cómic entretenido, cuyo final arregla alguna de sus carencias.

9--Profundidad de emisión
Bill Sienkiewicz firma la novena historia. Como en el primer volumen, lo que más llama la atención de este autor es su grafismo, el peculiar estilo que tiene para narrar historias, mezclando collage e ilustración, y consiguiendo en muchas ocasiones verdadera fuerza narrativa, aunque en otras simplemente crea confusión.

En esta ocasión nos cuenta la historia de Maggie, quien está en el Caribe en busca de Potenciales. Mientras se da un baño en las cristalinas aguas no deja de pensar en sus hijas, las cuales están en una nave, no muy lejos de Sión, con varios niños que al igual que ellas tienen potencial. No obstante las niñas no son como los demás, y como es el cumpleaños de mamá desean darle una sorpresa, aunque no son conscientes de que dicha sorpresa puede conllevar graves consecuencias...

10--¿Quién dice que no puedes encontrar ayuda hoy en día?
Peter Bagge vuelve con otra divertida historieta ambientada en Matrix. En este caso salen a escenas personajes tan importantes en la saga como son Morfeo y El Arquitecto. Ninguno de ellos se imaginó un Elegido como el de Bagge.

11--Salvadores
Interesante historia escrita Spencer Lamm y dibujada por Michael Oeming. En ésta un liberado se siente insatisfecho con su vida fuera de Matrix tras ver como morían sus padres al "despertar", este le lleva a colaborar por la paz con las máquinas a cambio de que le reinserten en Matrix.

El dibujo no es el punto fuerte de esta historia, sin embargo logra la ambientación adecuada para lo que nos quieren contar. Entretenido e interesante visión sobre aquellas personas que prefieren vivir en la mentira, en la irrealidad, porque el mundo real no les gusta (sin duda Cifra no era el único).


12--Yo, Kant
Dibujado y escrito por Kaare Andrews, nos cuenta el entrenamiento de Kid, el chico que estaba tan agradecido a Neo por liberarle. Su maestro es ni más ni menos que Morfeo, el cual intenta que realice El Salto (aquel salto fallido de Neo en la primera película), pero con algún incentivo más.

Entretenido cómic, aunque con un error muy tonto (y ciertamente común), si le dan un tiro en el programa de entrenamiento -o en Matrix-, no tiene porque tener una herida de bala, ni la camisa ha de estar rota en el mundo real...

Ha destacar los modelos 3D de Ron Turner.

***

Para concluir, si eres fan de la Trilogía Matrix, cómprate este tomo (y el primero), sin duda es una lectura que amplia un poco la visión de ese rico universo creado por los Wachowski. La edición es correcta, este volumen incluso tiene algunas páginas más (y en este caso todas las historias son a color), el precio quizá es un poco elevado, pero si miramos el mercado editorial vemos que no lo es tanto, incluso se podría decir que es ajustado.

04 enero 2009

Outlander

Año 709, la Tierra. Una nave espacial cae en un lago de la actual Noruega, de ella salen dos ocupantes, sólo uno de ellos sobrevive. Éste se informa de dónde ha caído y explora la zona, encuentra un pueblo donde no hay nadie, sólo rastros de sangre. De repente aparece un jinete, intenta huir de él pero no logra escapar. Lo lleva a una aldea cercana donde lo interroga el heredero de la corona que logra sonsacarle el nombre, Kainan, y lo que estaba haciendo: cazando dragones.

Es curioso como en la época que vivimos en la que parece que ya está rizado el rizo en el cine como puede aparecer una película y sorprender en algunos aspectos. Y es que no es de extrañar que más de uno ponga cara de circunstancia cuando se entera de qué va el filme que comento, ¿a quién demonios se le ha ocurrido mezclar alienígenas humanoides y vikingos? Sin duda es una mezcla de lo más rara, yo mismo cuando hace algo más de un año leí sobre ello dudaba que fuera a funcionar, y no es que el resultado haya resultado ni mucho menos brillante, pero por lo menos ofrece dos horas de entretenimiento.

Ante todo hay que ser sincero, y Outlander es un film sincero consigo mismo, no pretende más que entretener, divertir al espectador con una historia que quizás podría haber sido más original, ya que durante todo el metraje de la cinta nos encontramos con un tópico detrás de otro. Ese es el lastre y también el acierto de la película: los tópicos. Hay escenas tópicas, personajes tópicos, argumento tópico, todo es tópico, ya visto antes de una u otra manera, pero sin embargo está contado de forma correcta, Howard McCain ha realizado un satisfactorio trabajo en la dirección, sin alardes, eso sí.

Los actores son una baza, sobre todo el protagonista, el siempre solvente Jim Caviziel (en un papel que iba a interpretar Karl Urban, que es el protagonista de El guía del desfiladero, filme con puntos en común con el que nos ocupa); también ayuda el veterano John Hurt, el cual últimamente está apareciendo en bastantes films de serie B; y en un papel más pequeño está Ron Perlman, que a mí me encanta este actor desde que lo vi en El nombre de la rosa. Después tenemos a actores menos conocidos, como son Sophia Myles y Jack Huston, pero que encajan en sus papeles a la perfección (sobre todo el segundo, he de añadir).

Los efectos especiales también resultan destacables, sobre todo en las escenas que pertenecen al planeta de los moorwen. Así como la criatura en sí, que no es que sea muy original, pero el resultado es bastante digno.

En definitiva, Outlander es una especie de revisión del mito de Beowulf, una aventura bien sazonada con ciencia ficción y unos toques de humor. Buena opción para pasar un rato divertido.


LO MEJOR:
-Que la historia tiene fondo, que nos muestra que el ser humano es egoísta y cruel.
-El hecho de que sólo pretenda entretener, o sea, que no es pretenciosa.

LO PEOR:
-Es muy poco original, con tamaño argumento seguro que podían haber logrado un filme más genuino.

¿Quién debería verla?
Quien disfrute con el cine de serie B y de aventuras en general.

Referentes:
El guía del desfiladero, Alien y Depredador.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...