02 septiembre 2021

Jungle Cruise

Lily Houghton es una tenaz aventurera con el ingenuo y noble sueño de ayudar a cuanta más gente mejor, para ello decide perseguir una vieja leyenda que dice que en la Amazonia se esconde un árbol cuyas flores tienen la capacidad de curar cualquier enfermedad.

Nada más enterarme de la gestación de Jungle Cruise (ídem, 2021) era un proyecto que me interesaba, y es que me resultaba atractiva la idea de un film de aventuras dirigido por Jaume Collet-Serra (Non-Stop (Sin escalas)) y protagonizado por el carismático y fornido Dwyane Johnson (Jumanji: Bienvenidos a la jungla).

Pero Johnson no es la única estrella de esta aventura, Emily Blunt (Al filo del mañana) es la contrapartida femenina y su personaje tiene tanto o más carácter que el de La Roca, de hecho ella es una especie de Indiana Jones en cuyo país nadie quiere escuchar por el simple hecho de ser mujer, así que no tiene otra que hacer uso de su hermano (que le aporta forma corpórea Jack Whitehall) para que este diga sus palabras e intentar de esta manera conseguir la ayuda necesaria para emprender su misión.

Así que tenemos los dos protagonistas que inician su particular guerra de sexos (y ella es una mujer en guerra con el machismo imperante) y una carabina que aporta distensión a tanto enfrentamiento; a este clásico trío se le suma un malvado encarnado por un pérfido alemán (al que aporta acento, y una interpretación con muchas dosis de parodia, Jesse Plemons). Este cuarteto funciona como cualquier película de Indiana Jones, solo que aquí la acción se desarrolla casi íntegramente en la frondosa selva amazónica y en el río más caudaloso del globo, una aventura siempre pasada por agua y trufada de chistes malos (la concatenación de ellos en la presentación del personaje de Johnson puede ser tan fallida como divertida) y encuentros desafortunados (y todo lo contrario) con el tipo que domina la ciudad de Porto Velho (un Paul Giamatti un tanto horondo y enrojecido) o con visitantes más peligrosos y mucho mejor armados.

A estos personajes se les suman los papeles de Edgar Ramírez (El consejero) y, ojo, Dani Rovira (100 metros) y Quim Gutiérrez (aunque este último apenas se ve), que dan al film un toque a Piratas del Caribe que se capta desde kilómetros (incluida maldición y todo), pero que convive bien con el conjunto, no desentona y eso es en parte porque no se molesta en tomarse muy en serio a sí misma (ahí ayuda Rovira).

En definitiva, que Jungle Cruise viene a ser la búsqueda de un sustituto (aunque sea temporal, y no en vano también está basada en un atracción de Disneylandia) a la mencionda saga producida por Jerry Bruckheimer. Una película bastante ligera, con mucho humor, aventuras y escenarios exóticos, unos protagonistas que no congenian de primeras y malos malosos de toda la vida. Un buen entretenimiento.
 

LO MEJOR:
-Que es una aventura sin pretensiones bastante divertida.
-Una pareja protagonista que cumple muy bien.
-La banda sonora de James Newton Howard, con un pegadizo tema principal.

LO PEOR:
-Que quizá las temáticas reivindicativas no estén todo lo bien integradas en la historia como podrían estar (como la confesión de MacGregor a Frank).
-Algunos gags un poco fallidos.

¿Quién debería verla?
Cualquier persona, sea infante o adulto, al que le guste el cine de aventuras.

¿Y quién no?
¿Vin Diesel?

Cintas de aventuras para toda la familia:

No hay comentarios: