27 julio 2010

Toy Story 3

Hace ya 15 años los estudios Pixar sorprendieron al mundo con la primera película animada realizada por completo en tres dimensiones (no estereoscópicas...), en la que unos juguetes cobraban vida en cuanto los dejaban solos en la habitación. Después de dicho tiempo, y una exitosa secuela, nos llega la que es la tercera y, supuestamente, última entrega de las aventuras de Woody, Buzz y compañía, que se ha estrenado tanto en salas 3-D como en cines convencionales. Para realizar esta nueva aventura se reunió el mismo equipo de Toy Story y Toy Story 2, dirigidos por Lee Unkrich, quien ya fue co-director en la segunda parte, así como en Monstruos S.A., y Buscando a Nemo. Toy Story 3 viene precedida de un gran éxito en norteamérica, éxito que sería extraño no se repitiese por estos lares.

En esta ocasión nos encontramos con que Andy ya es mayorcito y está a punto de ingresar en la universidad, por lo que los juguetes temen por su futuro. Y bien que hacen, puesto que por avatares del destino acaban atrapados en una guardería llena de criajos muy peligrosos.

Si bien la sinopsis que he escrito es breve y sencilla, eso no quiere decir que el argumento sea tan simple, sino que tiene sus entresijos que siempre es mejor que los descubráis por vosotros mismos. Yo lo hice a pesar de que tampoco era un filme que tuviera marcado como ineludible, de hecho, en principio me daba pereza ir a verlo, no obstante al leer un par de comentarios muy positivos y el ser consciente de que Totoro hace más que un cameo (además de tener cierto mono tras casi un mes sin acudir a una sala), me sirvió de excusa para acercarme a mi cine habitual, acomodarme en la butaca entre niños, padres y gente joven en general, y disfrutar de una película que uno se olvida por completo que es de animación (aunque tampoco creo que recordarlo sea un inconveniente). ¿Y con esto qué quiero decir?, pues que estamos ante una obra que no es simplemente entretenida, que no se queda en la pura diversión, sino que consigue atraparte a medida que avanza la historia, que te entusiasma, que te enganchan la mayoría de sus personajes, que te ríes con su magnífico sentido del humor, con la que sufres en los momentos aciagos, que te hace vibrar en las escenas de acción, incluso te ponen en tensión en determinados momentos... En definitiva, que te emociona de todas las maneras posibles (y muy especialmente en el desenlace), y eso es mucho, sobre todo si lo comparamos con los subproductos (sobre todo de imagen real) que estrenan últimamente, cuya capacidad para que empatice el espectador es tan nula que nos da igual el destino de sus personajes de cartón-piedra.

Técnicamente es brillante, desde la escena aparentemente más sencilla hasta la más compleja están cuidadas al detalle, las texturas, los diseños de los personajes así como sus expresiones y movimientos (especialmente graciosos Ken y algún que otro -tronchante- momento, muy hispano, de Buzz Lightyear) resultan tremendamente naturales, habiendo instantes en que uno no sabe si lo que está viendo es real o no (y sí, no tienen la misma “piel” los muñecos y los humanos...). Acompaña a todo ello una buena banda sonora (en la línea de las dos entregas anteriores, de hecho es Randy Newman el compositor de las tres partituras), y un muy buen sonido; pero lo más importante, y que no falla, es la historia, mucho más dramática y oscura que las anteriores.

En definitiva, Toy Story 3 no desmerece en absoluto de las películas que le preceden (si acaso es superior), está plagada de momentos geniales, de aventura y mucho humor, pero sobre todo tiene una capacidad enorme para emocionar. Merece la pena verla.


LO MEJOR:
-Todo (y que salga Totoro).
-Por su espectacularidad: la escena del vertedero. Por su emotividad: el final.

LO PEOR:
-Nada (y que no saliera Totoro).
-Bueno, si me pongo, quizá el malo, aunque de aspecto atípico, en el fondo sí que es típico.

¿Quién debería verla?
Grandes y pequeños disfrutarán por igual, o sea, todo el mundo.

¿Y quién no?
¿No has leído lo anterior?

La curiosidad:
Como ya he indicado, uno de los personajes secundarios es el mismísimo Totoro del filme Mi vecino Totoro de Hayao Miyazaki, esto hace ver la buena relación que hay entre Pixar y Ghibli, o lo que es lo mismo: Lasseter y Miyazaki.


Leer critica Toy Story 3 en Muchocine.net

23 julio 2010

Legión

Nos encontramos en una perdida estación de servicio (Paradise Falls, para más inri) a las puertas del desierto de Mojave, allí Bob Hanson (un fantástico Dennis Quaid) golpea el televisor incesantemente mientras que la familia Anderson espera a que le reparen el coche, Kyle Williams, un tipo con malas pulgas, busca un teléfono, y una anciana con andador le pide a Charlie, la embarazada camarera, un filete poco hecho. Pero algo raro comienza a ocurrir, la señal de radio y televisión se pierden por completo, unas misteriosas nubes se ven en el horizonte, y viene un extraño individuo con un coche de la policía de Los Ángeles repleto de armas, instándoles a encerrarse en la estación. No tardarán mucho en comprobar lo que ocurre.

Entretenido film de serie B dirigido por Scott Stewart (antiguo encargado de efectos especiales en diversos filmes), quien también llevará en breve a la pantalla el cómic coreano Priest. Con esta película (aunque parece que hay pretensiones de que sea trilogía) Stewart ha querido narrar un Apocalipsis un poco distinto, a la par que nos da una nueva imagen de los ángeles (que parece que se van a poner de moda, pues hasta libros están sacando ya) y del mismo Dios, que no es precisamente compasivo. Y todo ello a través de unos personajes variopintos: el traidor, el chico tímido pero de fuertes convicciones, el hombre perdido, la familia no muy feliz, el amigo negro y simpático del dueño, el dueño cascarrabias de la estación, la camarera de la que pende el destino de la humanidad y que además odia al retoño que lleva en su interior...

Y por lo tanto un pilar importante es el reparto, que a mi entender ha sido sabiamente escogido, comenzando por un Dennis Quaid (El día de mañana, G.I. Joe) inédito, cuyo papel como habréis dilucidado me ha gustado bastante; y pasando por el desobediente ángel Miguel, o lo que es lo mismo, Paul Bettany, el que fuera el asesino albino en El código Da Vinci y que será el protagonista en la mencionada Priest; por otra parte como la nueva "virgen" María tenemos a la guapa Adrianne Palicki (Women in Trouble), chica que me resulta como una mezcla entre Denise Richards y Michelle Rodríguez; Kevin Durand, al que hemos visto hace muy poco en Robin Hood, es el ángel Gabriel; Lucas Black (La guerra, Get Low) es Jeep Hanson, hijo del personaje de Quaid, un perdedor que está colado por la camarera, la cual no le hace mucho caso; Kate Walsh (Anatomía de Grey) es la madre quejica y resentida, su irónico marido es Jon Tenney (El padrasto), su hija rebelde está encarnada por Willa Holland (Genova); además también tenemos a Charles S. Dutton (Caprichos del destino) como el cocinero fiel, y a Tyrese Gibson (Transformers: la venganza de los caídos) como el hombre en proceso de divorcio. El reparto, pues, encaja y funciona a la perfección, sobre todo en los muchos ratos que permanecen encerrados en la estación.

Una buena realización, un sentido del humor con algunos golpes muy divertidos, algún que otro inquietante momento, muchos disparos y un poco de sangre hacen de la mayor parte del debut en la realización de Stewart una película divertida como pocas. No obstante, si todo el desarrollo de la trama te mantiene pegado (y muy especialmente los momentos iniciales), el desenlace te despega un tanto, ya que se alarga en exceso, quizá de manera un tanto artificiosa en ciertos instantes.


LO MEJOR:
-Pues casi todo, hay momentos realmente hilarantes.

LO PEOR:
-El desenlace, demasiado alargado.

¿Quién debería verla?
Si te mola el cine de serie B.

¿Y quién no?
¿El que tenga fuertes convicciones religiosas?


Leer critica Legión en Muchocine.net

19 julio 2010

Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo

A pesar de las órdenes de su padre, Tus, príncipe de Persia y heredero al trono decide atacar la ciudad sagrada de Alamut. El asedio a la ciudad resulta un éxito gracias al hermano menor, Dastan, pero cuando comienzan a celebrar el éxito éste es culpado de cometer un crimen, por lo que es perseguido por todos. Dastan escapa con Tamina, la princesa de Alamut, y junto a ella intenta averiguar quién cometió realmente el crimen; pero la princesa esconde más de un secreto.

Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo (Prince of Persia: The Sands of Time) es la primera película de una posible trilogía basada en la saga de videojuegos creados por Jordan Mechner, que además participó activamente en la creación del argumento de este filme así como en la escritura del guión (suya fue la primera versión que luego reescribieron a seis manos Boaz Yakin, Doug Miro y Carlo Bernard), por lo que se puede asegurar que estamos ante una adaptación fiel al personaje original, especialmente a la trilogía (ahora tetralogía) de juegos que salieron entre 2003 y 2005. El encargado de llevar a la gran pantalla las aventuras saltarinas del príncipe de Persia no es otro que el británico Mike Newell, con experiencia en el cine juvenil gracias a El Cáliz de Fuego, o lo que es lo mismo, la cuarta entrega de la saga Harry Potter y del que se especuló que podría dirigir la próxima entrega de Spiderman (aunque al final será Marc Webb); y, sinceramente, creo que Newell ha realizado un gran trabajo a la hora de trasladar la saga de aventuras plataformeras a la pantalla grande, habiendo creado un producto que bebe del cine clásico de aventuras, pero que no se queda anquilosado, además el desarrollo no se apoya en mostrarnos un aluvión de efectos digitales (que los tiene, pero en la mayoría de los casos se usan para la creación de escenarios), sino en la evolución de los personajes protagónicos (en su mayoría un tanto vistos, y por lo tanto previsibles, pero que se hacen querer) y sobre todo en las escenas de acción y las persecuciones sobre los tejados. Como contrapunto a estos datos positivos, decir el empeño del realizador de marearnos con ciertos movimientos de cámara, y de poner la misma a dos palmas de la acción en los primeros tramos del film.

Jake Gyllenhaal (La verdad oculta, Donnie Darko) es el encargado de meterse en el personaje de Dastan, el príncipe sin sangre real pero de gran corazón, en lo que a mí respecta creo que la elección de este actor es más que acertada, ya no sólo porque guarda cierto parecido con el personaje videojueguil, sino que también cumple físicamente; como la princesa Tamina tenemos a Gemma Arterton (007 Quantum of Solace), actriz que desde que la vi en The Disappearance of Alice Creed no dejo de ver por todos lados (además literalmente), y que hace poco también vimos en un film de aventuras mitológicas como es Furia de Titanes, aunque con un personaje más encorsetado que éste, aquí es la típica princesa cuya belleza deja sin habla a todo el mundo, lo malo es que ella no se calla; como Nizam, hermano del rey, está al gran Ben Kingsley (Shutter Island), que lo mismo te hace un drama como una película puramente comercial; el papel sin lugar a dudas más divertido de todos es el de Alfred Molina (Spiderman 2, Frida), que es el jeque Sheik Amar, o lo que es lo mismo, un empresario capitalista antifiscalidad, y como digo es el que pone los puntos más divertidos e hilarantes de todo el filme; el rey es Ronald Pickup (La misión); y los otros príncipes son Richard Coyle (Happy Now) y Toby Kebbell (El aprendiz de brujo).

Como filme de aventuras Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo es una gran película, de esas que te diviertes más a medida que avanza su metraje, dejándote al final un gran sabor de boca. Bien es cierto que sus personajes principales no son nada nuevo (la pareja que se lleva fatal pero que se sabe que acabarán liados), también que algunas de sus situaciones están cogidas con pinzas o son predecibles, pero son detalles que uno perdona en pos del espectáculo y del buen entretenimiento.


LO MEJOR:
-Esa capacidad de divertir de principio a fin.
-Gemma Arterton, esta actriz además de ser realmente hermosa es muy buena (véase en la mencionada The Disappearance of Alice Creed).
-La factura técnica, aunque en los momentos que usan la daga se nota demasiado que está realizado con ordenador.
-Que en el fondo es una aventura de las de toda la vida.
-Creí que me iban a dar por saco, pero al final estar al lado de un grupo de niños resultó aumentar el divertimento en puntuales momentos, como en la escena del beso.

LO PEOR:
-Los personajes excesivamente arquetípicos, así como muchas situaciones igualmente típicas.
-Que Gemma Arterton se haya casado... y encima con un tipo 13 años mayor que ella.

¿Quién debería verla?
Si te gusta el cine palomitero y de aventuras (las dos primeras entregas de La momia de Sommers, Indiana Jones, etc...)

El videojuego:
El primer juego de Prince of Persia salió allá por el año 1989 para Apple II, sorprendiendo a propios y extraños por sus fluidas animaciones. La última entrega de la saga ha sido Las arenas olvidadas, que ha salido a la venta casi al mismo tiempo que el estreno del filme, y narra los acontecimientos acaecidos entre Las arenas del tiempo y El alma del guerrero.


Leer critica Prince of persia: las arenas del tiempo en Muchocine.net

15 julio 2010

Robin Hood (2010)

Robert Longstride es un arquero que ha ido a las cruzadas bajo las órdenes de Ricardo Corazón de León. Por azares de la vida, se ve obligado a hacerse pasar por un noble para poder llegar a Inglaterra. Ya en su país va a Nottingham para cumplir una promesa, allí hace un pacto con Sir Walter Loxley a cambio de que le cuente su olvidada historia.

Ridley Scott (Alien, el octavo pasajero) dirige la que es la enésima versión de la leyenda de Robin Hood desde que Douglas Fairbanks rodara la versión muda más famosa (y antes que él ya se habían metido en el personaje más de un actor), aunque en esta ocasión la historia escrita por Brian Helgeland, guionista de la reciente Green Zone: Distrito Protegido, no narra los típicos acontecimientos que tantas veces se han contado (véase la entretenida Robin Hood, príncipe de los ladrones, de Kevin Reynolds) sino que la han querido mostrar desde otro punto de vista, aunque no por ello estamos ante algo completamente distinto (como apuntaba el proyecto inicial, donde Crowe haría no sólo de Robin, sino también de sheriff de Nottingham, y con los papeles de "bueno" y "malo" invertidos). Lo primero que llama la atención es que Robin ya no es noble, sino un simple soldado, eso sí, es un tipo muy honesto, tanto como para decirle al rey la verdad a la cara; hay también otros cambios, sobre todo en la manera que conoce a sus compañeros de aventuras, puesto lo que son los personajes en sí se mantienen.

Russell Crowe (Virtuosity) es el Robin Hood más viejo junto con Sean Connery, aunque este último no tenía un papel (en el film Robin y Marian) de tanta acción como el protagonista de Gladiator, de hecho en los primeros compases uno no acaba de convencerse de que Crowe sea Robin, pues no es la típica imagen que tenemos del héroe, no obstante no se tarda mucho en asimilarlo. Cate Blanchett (El curioso caso de Benjamin Button) tampoco me pegaba para Lady Marian, sobre todo por ese cabello teñido, pero he de reconocer que al final sí que me ha gustado como tal, aunque su interpretación me resultó un tanto rígida. Entre otros intérpretes tenemos al incombustible Max Von Sydow (Solomon Kane) como Sir Walter Loxley, de monje tenemos a Mark Addy, que trabajó a las ordenes de Helgeland en dos de sus películas como director; Kevin Durand (Perdidos, Legión) es Pequeño John, y no puedo acabar sin destacar otro secundario de lujo como es William Hurt (A.I. Inteligencia Articial, El Bosque).

Robin Hood es una divertida película de aventuras, su desarrollo resulta dinámico y el nuevo punto de vista que le ha dado Scott le ha sentado bien, no obstante la última parte del filme sí que resulta más convencional, además la aparición de cierto personaje en la batalla de la playa me resultó algo forzada, y poco creíble. Si te gusta el cine de aventuras seguro que disfrutas.


LO MEJOR:

-Ese nuevo punto de vista del personaje.
-El mensaje de que "los corderos se conviertan en leones", y de "libertad por ley". De hecho hay mucho en la película que se puede trasladar a la actualidad (en ese aspecto me recuerda a otra obra medieval de Scott, la fallida El reino de los cielos).

LO PEOR:
-La última parte gira hacia derroteros ya vistos demasiadas veces, y con ello me refiero principalmente a la batalla en la playa, una especie de desembarco de Normandia de capa y espada.

¿Quién debería verla?
Si te gusta el cine de aventuras.

¿Y quién no?
Russell Crowe no puede dejar de ser Russell Crowe, así que si no lo tragas para nada quizá te cueste digerir este film.

La pregunta:
¿Realmente hacia falta hacer otra película de Robin Hood?

Más Ridley Scott:
Los próximos proyectos del director son nada más y nada menos que dos precuelas de Alien rodadas en 3D.


Leer critica Robin Hood 2010 en Muchocine.net

11 julio 2010

Cuentos de Terramar

Sucesos extraños están acaeciendo en la tierra de Terramar, los transformadores del clima olvidan los nombres verdaderos del mar y del viento, los hombres se quedan sin ganas de vivir, los magos pierden sus poderes y los marineros afirman haber visto dragones luchar. Gavilán es un archimago que viaja en busca de la respuesta a tales misterios, y en su camino se encuentra con Arren, un príncipe perdido entre sus propias tinieblas; entonces el mago le propone que viaje con él. Juntos emprenden el camino que hará que ambos encuentren respuestas.

Basada en la serie de novelas de Ursula K. Leguin y en el manga "El viaje de Shuna" de Hayao Miyazaki, Cuentos de Terramar (Gedo Senki) es el debut en la dirección del hijo de este último.

Teniendo en cuenta que la experiencia previa de Goro Miyazaki era, básicamente, nula, no puede uno sino admitir que su primer trabajo ha sido satisfactorio. Si bien es cierto que tanto la animación como el diseño de los personajes, así como los fondos, no llegan a la excelencia de otras producciones de Ghibli. También es cierto que el tiempo empleado en la producción de esta obra fue de tan sólo nueve meses, lo que viene a ser aproximadamente la mitad del tiempo que tarda Miyazaki padre en realizar la mayoría de sus obras; dicha reducción de tiempo (y por lo tanto de presupuesto) se traduce en fondos menos trabajados, con menos detalles; diseños de algunos personajes no muy cuidados (el de Tenar, por ejemplo) y algunos otros muy parecidos a obras anteriores del estudio (aunque es bien cierto que no es la única película de Ghibli donde ocurre, en ésta se me hace más evidente); personajes poco expresivos (me remito también a Tenar) y menos "figurantes" en movimiento en las ciudades, así como un mayor uso del ordenador. Con esto no quiero decir que Cuentos de Terramar sea como un episodio de Doraemon, sin duda la calidad media del film, técnicamente hablando, es bastante buena, no todos los escenarios están desdibujados, la ciudad por ejemplo está plagada de detalles, ni el diseño de todos los personajes es simplista, ahí tenemos a Therru o Gavilán; y por supuesto tiene muchas escenas cuya animación es sobresaliente (como la final o la inicial).

Ya hace años que Hayao Miyazaki iba detrás de esta adaptación, él mismo quería animar el mundo de Terramar, no obstante la autora, ante el desconocimiento de los trabajos anteriores del director, declinó la oferta. Cuando al final se decidió a vender los derechos al Studio Ghibli pensaba que iba a ser el autor de Nausicaä el que dirigiera el filme, no obstante al final fue el hijo de éste el que tomara la batuta del proyecto, aun cuando el padre no estaba de acuerdo con ello, se negaba en rotundo a que su retoño se dedicara a la animación, tanto que incluso dejaron de hablarse (hecho que es fácil de comprobar, pues tan sólo hay que visionar los extras de la magnífica edición de 2 discos). A pesar de ello parece que a Hayao no le disgustó el trabajo de Goro; pero no pasó lo mismo con la autora de la obra original, la cual no quedó satisfecha con la adaptación, le molestó algunos cambios realizados (como el cambio de color de ciertos personajes), además la decisión de Goro de basarse en los libros tres y cuatro en vez de empezar por el principio no hizo sino que esta opinión se afianzara más. Yo, que aún no he leído ninguno de dichos libros, no puedo opinar al respecto, aunque viendo que las novelas de Le Guin han tenido una enorme influencia para Miyazaki, creo que me las leeré en un futuro próximo.

De hecho, y quizá por todo lo mencionado anteriormente, puede que, en un primer visionado, resulte confuso algunos aspectos de la historia (a mí me pasó al menos), pero nada como verla de nuevo para captarla de otro modo.

Cuentos de Terramar no es de las mejores películas que ha producido el Studio Ghibli, pero aún así estamos ante una buena película de animación, con una ambientación interesante y una historia atrayente que sin duda logrará enganchar a los fans del estudio nipón, y que dejará con ganas a más de uno de comprobar si las buenas vibraciones que ha transmitido Goro Miyazaki en su primer trabajo se ven ratificadas en su próximo proyecto.

LO MEJOR:
-La música, obra de Tamiya Terashima, y en la que ha colaborado Carlos Núñez (muy interesantes los extras de la edición metálica al respecto).
-Algunas imágenes de singular belleza.
-Que en su debut Goro Miyazaki haya logrado realizar un film tan notable.

LO PEOR:
-Los puntos negativos que ya he anotado: algunos diseños de personajes, falta de detalles en los fondos, etc...
-No entiendo la decisión de no adaptar los primeros libros, hubiera sido lo más lógico.

¿Quién debería verla?
Los fans de Ghibli, y pienso que los que gusten de la fantasía pero que no hayan leído los libros de Le Guin (que supongo que pueden estar especialmente susceptibles ante la adaptación).

La edición en DVD:
En mi caso adquirí la edición metálica de dos discos, en cuya carátula podemos ver una bella ilustración de un mosaico de un dragón. Por otra parte, yendo al contenido, la calidad de la imagen es inmejorable, el doblaje al español también es muy bueno (en esto Aurum no nos ha fallado en ninguna ocasión) y los extras, sin ser abundantes sí que son interesantes, muy especialmente el reportaje sobre la creación de la banda sonora, donde un simpático Carlos Núñez me contagió por completo su entusiasmo; además de dicho reportaje incluye los tráilers y spots originales, el storyboard, cómo se creó la canción de Therru, un especial de NTV, así como sesiones de doblaje.

Leer critica Cuentos de Terramar en Muchocine.net

07 julio 2010

Iron Man 2

Hace un par de años Jon Favreu (Elf) y Robert Downey Jr. (Tropic Thunder, Kiss Kiss Bang Bang) sorprendieron a propios y extraños con Iron Man, un film que gustó a casi todo el mundo, y que seguía la estela de Nolan y su Batman Begins, o sea, lo intentaron plasmar de una forma más o menos realista. El invento funcionó muy bien (570 millones de dólares), así que no se tardó mucho en confirmarse una secuela.

En la entrega anterior el ególatra Tony Stark confirmaba a la prensa que él era Iron Man, tras ello, además de fama, consiguió que la Tierra se sumiera en un periodo de paz, pero hay gente que no está convencida con Stark, de hecho es el mismísimo gobierno estadounidense (a través del senador Stern) quien reclama que Industrias Stark debería ceder la armadura al gobierno. Pero ese no será su único problema, el paladio de la batería que alimenta el generador está contaminando su sangre, y encima un ruso loco con ganas de venganza ha aparecido en escena.

Iron Man 2 sigue la estela de se predecesora, pero como suele ocurrir con las secuelas, amplifica todo, dando más acción, más efectos especiales, más personajes y en este caso una historia igualmente entretenida, con momentos como la lucha final contra un ejército de drones o la inclusión de Máquina de Guerra o Viuda Negra, además de que éste es el primer filme donde Nick Furia tiene un papel más o menos relevante (en Iron Man y El Increíble Hulk hacia un cameo tras los créditos), allanando el camino hacia el esperado film de Los Vengadores.

En el reparto nos encontramos con el mismo elenco que en Iron Man, más alguna que otra incorporación interesante. El primero, el malo maloso, Whiplash/Latigazo (que al parecer es una mezcla de dos personajes de los cómics: Dinamo Carmesí y Whiplash), que le pone piel el resucitado, cinematográficamente hablando, Mickey Rourke (Sin City, Los Mercenarios); Scarlett Johansson (Lost in traslation) es Natasha Romanoff, más conocida como Viuda Negra, una chica de armas tomar donde las haya; Samuel L. Jackson (Shaft The Return, The Spirit) es el tío del parche, o sea, Nick Furia, que poco a poco unirá a unos cuantos personajes de la Marvel; Sam Rockwell (Moon) es Justin Hammer, presidente de la gran competidora de Industrias Stark; Don Cheadle (Hotel Ruanda) sustituye a Terrence Howard (el cual exigía demasiado dinero) como el coronel James Rhodes, y que en esta entrega se enfundará en la armadura de Máquina de Guerra; mientras continúa siendo Pepper Potts la bella Gwyneth Paltrow (Two Lovers), que aparece más que en la primera entrega, por lo que tendrá que soportar un poco más a Tony Stark. Jon Favreu aprovecha y sale tras las cámaras, además de dirigir.

Iron Man 2 no es lo que se dice una gran película, no logra sorprender como lo hizo la primera (o al menos parte de ella), pero sí que consigue algo muy importante, que no es otra cosa que divertir al espectador, ya sea con las ocurrencias de un Robert Downey Jr. en forma, o a través de espectaculares escenas de acción.

LO MEJOR:
-Natasha Romanoff, o lo que es lo mismo, la exuberante Scarlett Johansson.
-La lucha contra los drones.

LO PEOR:
-La escena inicial, cuando se lanza del avión, es de lo más mareante.

¿Quién debería verla?
Si disfrutaste con la primera, lo harás con ésta.

¿Y quién no?
Pues lo mismo que la anterior, pero al revés... (Si no te gustó la primera...)

Una pregunta:
No sé si es cosa mía, pero, ¿aparece el escudo del Capitán América en cierto momento? (Creo que alguien ya me sacó de esta duda...)

Hasta el final:
En las producciones de Marvel Studios siempre es mejor quedarse hasta el final de los créditos, y en esta ocasión también es así.

Leer critica Iron man 2 en Muchocine.net

03 julio 2010

Alicia en el país de la maravillas

Al ver que el último trabajo de Tim Burton se había estrenado en el IMAX pensé que sería bueno ver una película comercial en dicho cine, si bien es cierto que no salí maravillado, ciertamente la experiencia resultó agradable.

La historia comienza en la infancia de Alicia, donde vemos que la misma tiene unas pesadillas recurrentes y su padre la tranquiliza; tras ello una Alicia ya crecidita viaja con su madre hacia una fiesta, fiesta que ella desconoce que es la del compromiso de su matrimonio. Pero Alicia parece ver cosas raras, nada más y nada menos que un conejo que aparece en sus pesadillas. Lo sigue y acaba cayendo por un pedazo de agujero (una madriguera de conejo desde luego que no es) y llega al lugar de sus sueños: el País de las Maravillas. Allí la Reina Roja impone un gobierno tiránico cortando cabezas a quien se tercie. El cometido de Alicia será derrocarla.

El mundo creado por Lewis Carrol es idóneo para trasladar toda la imaginería visual de Tim Burton, y en ese aspecto no hay que quitarle méritos a esta adaptación libre de Alicia en el país de las maravillas y A través del espejo, donde se nos muestra una galería de personajes cada cual más excéntrico tanto en carácter como aspecto, además de unos escenarios realmente vistosos. No obstante eso no tapa el hecho de que estemos ante un film muy convencional en lo que se refiere al plano argumental (quizá se deba a la guionista de La bella y la bestia, Linda Woolverton, que firma el libreto), sobre todo a medida que avanza la trama, que encima pone un punto y final un tanto forzado y para nada creíble, siendo para mí dicha parte lo más fantástico de toda la película.

En el elenco tenemos caras conocidas, como el actor fetiche del director de Mars Attacks!, Johnny Depp (Enemigos públicos, Piratas del Caribe), que como todos sabéis se mete en la piel del Sombrerero Loco; un personaje que no está mal pero que no será de los más recordados de este actor. Como Alicia tenemos a la semidesconocida Mia Wasikowska, a la que hemos visto en películas tan dispares como El territorio de la bestia o Resistencia, pero es éste el filme que supone toda una oportunidad para esta mozalbeta de 20 años; como la Reina Roja tenemos a la mujer del director, Helena Bonham-Carter (El planeta de los simios, El club de la lucha), que para mí es la que lo ha hecho mejor; Crispin Glover (Regreso al futuro) es la Jota de Corazones, o lo que es lo mismo, el brazo derecho de la mencionada reina; a la Reina Blanca le pone rostro Anne Hathaway (Princesa por sorpresa, Passengers), una Reina Blanca que al menos a mí me ha caído mal desde el principio con esos aires de niña pija (la Reina Roja mola más, desde luego), aunque es cierto que tiene un cierto toque de malicia bastante interesante; otros actores más o menos reconocidos y reconocibles ponen su voz y/o rostros a diferentes personajes como Alan Rickman (Harry Potter, Robin Hood: Príncipe de los ladrones) que presta su voz a la oruga Obsolem, Stephen Fry (Los amigos de Peter) dobla al sonriente gato, Michael Sheen (El desafio: Frost contra Nixon, Underworld 3) es el conejo blanco, mientras que Matt Lucas (Little Britain) da vida a los gemelos.

Concluyendo. Alicia en el país de las maravillas (Alice in Wonderland) es un filme que se deja ver, pero nada más. Una vez vista se olvida con una facilidad pasmosa, y es que aparte de unas pocas imágenes bonitas poco o nada aporta, pues la historia es bastante plana y los diálogos tampoco es que sean brillantes. Para pasar el rato.


LO MEJOR:

-Como suele ser habitual en los trabajos de Tim Burton, la imaginería visual siempre resulta, si no estimulante, al menos interesante.
-La banda sonora de Danny Elfman.

LO PEOR:
-La historia no es que sea muy allá.
-El final. En una sociedad tan encorsetada (como vemos al principio) esa tolerancia hacia la decisión de la muchacha no resulta creíble.

¿Quién debería verla?
Los niños son el público que potencialmente más disfrutará.

¿Y quién no?
Los fans más acérrimos de Burton, ya que corren el riesgo de sufrir una gran decepción (aunque supongo que ya la vieron el día del estreno).


Leer critica Alicia en el país de las maravillas en Muchocine.net
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...