30 abril 2011

Dinocroc vs. Supergator

Pasada la medianoche llegó el esperado momento, la última película del sábado de la 8ª Muestra Syfy de Cine Fantástico, la megaproducción de monstruos y científicos indigestos que además sería comentada en vivo y en directo por unos cuantos frikis, entre los que se contaba el director de Los cronocrímenes, Nacho Vigalondo.

***

Dinicroc vs. Supergator (ídem, 2010) es un telefilme con la denonimación “Hecho en Syfy” y la producción entre otros del mítico Roger Corman, por lo que está asegurada la cutrez, los actores malos... y las risas.

En una isla del pacífico (o eso me pareció) hay una base secreta donde unos científicos experimentan con hormonas del crecimiento, un par de experimentos se descontrolan y escapan, zampándose de paso a los investigadores. Bob Logan (Rib Hillis, General Hospital) es contratado por el dueño de las instalaciones para dar caza a los monstruos y evitar así que el mundo se entere de sus tejemanejes.

Esta claro que esta película es así de mala adrede (o al menos es consciente de ello), es consciente de que es un subproducto televisivo, y como tal sus efectos especiales son penosos, su guión peor, y sus personajes estereotipos entre los estereotipos interpretados por actores de tercera fila (más David Carradine). Es quizá debido a ello por lo que hay algo entrañable en ella, la ve uno con nostalgia y cariño, pero sobre todo sin intención de tomársela en serio.

Leyes de la física rotas, turistas tocapelotas, tipos muy duros, tipos con la oreja roja que sólo aparecen una vez, tipos con camisas horteras, muchas conversaciones telefónicas, una tía en lancha, chicas en biquini al fondo de cada plano, flashbacks en tonos sepia, dos monstruos, el malogrado David Carradine, y sobre todo muchos chistes por parte de Nacho Vigalondo, Señor Ausente, Rubén Lardín y Raúl Minchinela fueron lo que hicieron de esta última proyección del sábado una experiencia muy divertida. Si hubiese sido de otra manera toda la sala habría caído en un profundo sopor.


LO MEJOR:
-De la película nada, ni David Carradine. Lo mejor sin duda son las risas que nos echamos de lo mala que era y los comentarios de los “comentaristas”.

LO PEOR:
-Hay tantas cosas, que no sabría qué poner...

¿Quién debería verla?
Si te gustan las pelis malas de categoría Z o inferior, ésta es una opción.

Como regalo os dejo el vídeo con la presentación del evento:



27 abril 2011

Hatchet II

Tras salir de Giallo con cara póquer, nos pusimos como siempre en la cola para entrar de nuevo en la sala y ver la novena proyección de la 8ª Muestra Syfy, con la única esperanza de que no fuera un truño tan pesado como el filme de Dario Argento.

***

La historia de Hatchet II (ídem, 2010) sigue directamente a la de su predecesora, que no he visto pero que da lo mismo haberlo hecho o no..., pues bien, el film nos muestra como Marybeth (Danielle Harris, El último Boy Scout) escapa de un tipo muy feo y es salvada por un lugareño, no obstante el que fuera tan amable al principio la echa de malas maneras de su casa al enterarse quién es su padre, que murió en la primera parte. La chica entonces hará lo imposible para organizar una expedición al pantano para recuperar los cadáveres de sus seres queridos y, de paso, vengar la muerte de los mismos acabando de una vez por todas con Víctor Crowley.

Adam Green, que también realizó el primer Hatchet, dirige y escribe la secuela, un film con más medios que la anterior (eso me han dicho), pero que es peor (eso también me lo han comentado). La gracia del filme se basa única y exclusivamente en las muertes, cada una de ellas es más grotesca que la anterior, poniendo para ello a las víctimas en situaciones más o menos variadas e hilarantes, pero que en el fondo siempre es lo mismo, y teniendo en cuenta que ya estaba saturado de tantas muertes grotescas, la mayoría de los homicidios no me sorprendían ni divertían especialmente, más bien me generaba cierto asco ante tanto mal gusto concentrado (que de eso va el género, pero está claro que no es mi género).

Si bien Hatchet II no me gustó mucho que se diga, no hay que negar que tiene cierta capacidad para divertir, con escenas tan cachondas como el flashback de la maldición de Víctor Crowley, o una decapitación forniciosa, o sea, me gustó lo justo para que no me echara una siesta tardía, pero me parece una película muy mala. Ideal para verla entre amigos en una noche sin nada que hacer.


LO MEJOR:
-Algunos gags (como la escena del estrangulamiento con los intestinos de la víctima).
-El arqueamiento de ceja de la protagonista.

LO PEOR:
-Un guión muy flojo y, en el fondo, poco imaginativo.

¿Quién debería verla?
Si eres de risa fácil, y te mola el rollo gore, casi seguro que disfrutas con esta película.

¿Y quién no?
Los ingredientes principales de Hatchet II son la sangre y las vísceras, sólo leyendo ésto deberías saber si es tu tipo de cine.

24 abril 2011

Giallo

Después de dos pelis que no me disgustaron, le tocó el turno a una de un famoso director italiano, del cual hasta la fecha nunca había visionado ninguno de sus trabajos, y una vez visto éste uno se queda así como pensando que qué tal estará su filmografía precedente, porque lo que es este filme no roza el ridículo, sino que lo rebasa. Con diferencia fue la peor película que vi de la 8ª Muestra Syfy de Cine Fantástico.

***

Un siniestro personaje secuestra y asesina a bellas jovencitas en una ciudad italiana; una de las secuestradas es Celine, modelo cuya hermana, Linda, pide ayuda al inspector Enzo Avolfi para atrapar el misterioso captor. Juntos emprenderán una investigación tras el asesino con sólo un escueto testimonio de una superviviente efímera, la cual dijo “giallo”.

Además del título de la película, giallo es un subgénero endémico de Italia que (según Wikipedia) deriva del thriller y del cine de terror, y cuyo nombre proviene del color de las tapas de la colección de novelas en que se basan sus argumentos. El realizador que lo inició fue Mario Bava con La muchacha que sabía demasiado.

Dario Argento es el director y guionista (junto con Jim Agnew y Sean Keller) de Giallo (ídem, 2009), cinta que debía de ser, supuestamente, más que un homenaje al género del que toma nombre y que Argento revitalizó en los setenta, una culminación, pero que se ha quedado en un film que pretendiendo ser serio se acerca más a la parodia, de lo ridículo e inverosímil que resulta en toda su duración. Empezando por sus personajes, muy especialmente el malo maloso, que creo que interpreta el propio Brody, puedo afirmar sin temor a equivocarme que es uno de los psicokiller más estúpidos que se han creado jamás, y más aún cuando vemos el motivo por el que se ha convertido en asesino de bellezas, una explicación facilona e inverosímiles donde las haya. Otro de los personajes que dan risa en muchos momentos es al que da vida la actriz francesa Emmanuelle Seigner (Frenético, La escafandra y la mariposa), que pone unas caras que ya lo dicen todo, sus conversaciones con el inspector dejan instantes imborrables; obviamente también hay que mencionar al inspector que interpreta Adrien Brody (Predators, El pianista), que si bien se esfuerza e intenta crear el típico lobo solitario, el material con el que trabaja es tan malo que poco puede hacer, aún así al menos su actitud hace gracia. No puedo dejar de mencionar a Elsa Pataky (DiDi Holywood), que lo que hace es chillar y poco más, por lo que es un papel ideal para la capacidad interpretativa que ha demostrado esta actriz a lo largo de los años.

Flashbacks estúpidos, diálogos que hacen daño a los oídos, un malo que no puede ser más malo, una dirección bastante pobre, unos actores que se han equivocado al seleccionar proyecto, y una larga e hilarante lista de absurdos son los ingredientes principales de esta comedia por accidente. Muy aburrida, muy mala. Imprescindible no verla.


LO MEJOR:
-Si Elsa Pataky enseñara las tetas, eso sería lo mejor, pero como no lo hace...

LO PEOR:
-Todo, no se salva ni un esforzado Adrien Brody.

¿Quién debería verla?
Mi peor enemigo.

¿Y quién no?
El resto del mundo mundial.

21 abril 2011

Captifs

Salimos de la sala a hacer cola después de sufrir un poco con I saw the devil. A eso de las 19 horas estaba previsto la octava proyección de la 8ª Muestra Syfy, otra en la que hay secuestros de por medio…

***

Yann Gozlan, nombre que nada me dice y que leo en IMDB que ha dirigido un par de cortos de unos veinte minutos, que debuta aquí con el largo, y que además escribe el guión junto con Guillaume Lemans (a quien se le ocurriera el argumento de Pour elle, que recientemente ha tenido un remake con Russell Crowe como protagonista) de esta historia de, como ya anticipo en la introducción, secuestros, cuyo telón de fondo es un conflicto en algún lugar de la Europa del Este.

Carole (Zoé Félix, Bienvenidos al Norte) es una enfermera que, junto a sus compañeros Samir (Eric Savin, Anna M.) y Mathias (Arié Elmaleh, Persépolis), va de vuelta a su hogar después de mucho tiempo asistiendo a la población local. Ante la perspectiva de esperar horas hasta que unos soldados terminen de revisar una zona de minas, deciden tomar un atajo por el que sí que atajarán camino, pero hacia un lugar que aún no quieren llegar, puesto que unos tipos ataviados con capuchas los secuestran y los encierran en celdas, donde les darán de comer e incluso curarán sus heridas. Para su desgracia pronto descubrirán el motivo de su cautiverio.

Interesante la premisa de este filme francés cuyo desarrollo, aunque fuera al único, me gustó. También es cierto que, al igual que Salvage, hay momentos que la lógica se echa a un lado en pos de generar emoción, emoción que se consigue pero en parte se resta dada la poca credibilidad de algunas decisiones que toman los personajes (pillar la cizaña cuando está junto a los captores, no coger armas, tirar las que tienen…), que por otra parte están interpretados sin muchas virguerías por el reparto y dirigidos sin mucha imaginación por el mencionado Gozlan.

Captifs (ídem, 2010) sin duda no es una maravilla, pero me resultó entretenida, su duración es ajustada, la situación extrema a la que se ven sometidos los personajes genera tensión, y si bien no todo está resuelto de la manera más creíble, si se lo deja pasar, tiene capacidad de entretener.


LO MEJOR:
-El asunto en cuestión, el porqué están cautivos los protagonistas, me resultó creíble (de hecho, la historia se supone que está inspirada en un hecho real).

LO PEOR:
-La poca lógica de algunas decisiones.


17 abril 2011

Invasión a la Tierra

La ciencia ficción es mi género favorito desde que tengo recuerdos, siempre me han entusiasmado los relatos que se desarrollan en futuros más o menos lejanos, y siempre me han atraído las historias de encuentros entre el hombre y razas extraterrestres, así como el subgénero de las invasiones alienígenas. Ejemplos los hay a pares, desde la versión clásica de La guerra de los mundos hasta la versión realizada por Spielberg en 2005, pasando por la patriótica Independence Day y por la interesante aunque fallida en su conclusión Señales, dando un rodeo por la paródica Mars Attacks!, topándonos con la reciente Skyline y la romántica Monsters, sin olvidarnos de las diferentes versiones de La invasión de los ultracuerpos y acabando en la que nos toca, Invasión a la Tierra (Battle: Los Angeles, 2011).

El argumento del film dirigido por Jonathan Liebesman (La matanza de Texas. El origen) no tiene mucha chicha. La Tierra ha sido invadida por una raza alienígena, Los Angeles es uno de los pocos bastiones que resisten, y para no caer bajo el yugo enemigo han decidido bombardear la ciudad masivamente. Unos marines tienen que ir a una comisaría de policía donde resisten unos pocos agentes y civiles, su misión: sacarlos de allí antes de que caigan las bombas.

Si hablamos del plano estético probablemente Invasión a la Tierra no estaría plasmada tal y como está si no hubiese sido por Distrito 9, claramente la cinta de Liebesman bebe de la cinta del sudafricano Neill Blomkamp, así como de otros filmes rodados al estilo cinema verité (que cada vez hay más ejemplos al respecto). Y lo cierto es que le sienta muy bien, ya que gracias a la cámara en mano, que nunca se queda quieta y que se pega a los rostros de los intérpretes y a la acción misma, la experiencia resulta, como así es su objetivo, más realista, y por tanto su capacidad de inmersión es mayor, teniendo secuencias de alta tensión. Queda aprobado pues en ése aspecto, no obstante algo que le resta en ocasiones emoción son los tópicos, tiene tantos que llega a hacerse previsible, pero lo que es a mí no es algo que me haya lastrado para dejar de disfrutar, de hecho, a mí juicio, un intento fallido de innovar habría sido peor.

Hablando de tópicos, los personajes que pululan también lo son, aunque al menos se nota el esfuerzo de hacernos simpatizar con ellos, presentándonoslos e informándonos de forma somera (y demasiado tópica, sí) los avatares de sus vidas, aunque algunas no necesitan presentación, ya que lo que es el personaje de Michelle Rodríguez (Avatar, Resident Evil, A todo gas) lo conocemos nada más verlo (¿no le ofrecen otro tipo de papeles a esta mujer?). Además de la actriz latina hay que destacar la inclusión en el reparto de Aaron Eckhart, quien fuera Harvey Dent en El caballero oscuro hace aquí de un sargento atormentado por su pasado, al parecer el actor se lo pasó pipa en el rodaje y se sumaría sin dudarlo a una posible secuela; a éste hay que sumar Ramón Rodríguez (Transformers 2), Bridget Monayhan (El señor de la guerra, Yo, robot), Michael Peña (que era uno de los jóvenes entusiastas de Leones por corderos), entre otros tantos aguerridos soldados salvadores de la humanidad (y algún que otro civil).

En conclusión, Invasión a la Tierra es cine de entretenimiento bien hecho, sin alardes de guión, desde luego, pero con una dirección correcta, buenos efectos especiales, una estética realista que lo acerca al cine bélico post Salvar al soldado Ryan, buenos diseños de las criaturas extraterrestres y sus maquinarias, y escenas que lograron engancharme y mantenerme en vilo por completo. No es la octava maravilla, pero si te interesa el género seguro que la disfrutas.


LO MEJOR:
-Todo el plano técnico, el estilo realista que se le ha impreso juega a su favor.
-A pesar de que no hay mucho que rascar en los personajes, lo que son los actores cumplen su función, especialmente Aaron Eckhart.
-La banda sonora, obra del compositor Brian Tyler.

LO PEOR:
-Nula originalidad, todo está visto, y por lo tanto se hace previsible.

¿Quién debería verla?
Si disfrutas de las películas con invasiones de por medio, así como los filmes de acción y espectáculo en general.

¿Y quién no?
Quien espere algo original.


Leer critica Invasión a la Tierra en Muchocine.net

13 abril 2011

I saw the devil (Encontré al diablo)

Tras un italiano almuerzo y un cruce con un pequeño gran amigo, fuimos raudos al cine Palafox en pos de tomar la mejor posición posible para visionar la primera película del sábado de la 8ª Muestra Syfy, en esta ocasión una coreana de esas con mucha sangre.

***
Kim, nuestro protagonista, es un policía cuya mujer ha sido brutalmente asesinada, por lo que decide tomarse unas vacaciones y aprovecharlas para atrapar como sea al criminal. El propósito de Kim no es otro que hacer que el asesino sufra lo que sufrió su mujer al morir, y para ello le someterá a una implacable persecución, a un juego del ratón y el gato donde el concepto de víctima y verdugo irán de la mano.

I saw the devil (Akmareul boatda, 2010) es una película que con veinte minutos menos habría estado perfecta, porque si tiene un problema este film, a mi juicio, es su duración, excesivamente alargado haciéndose por lo tanto en ocasiones algo pesado. Otra de las cosas que tiene, y que para algunos será un plus, son sus escenas de ensañamiento, algunas que provocan dolor (durante todo el fin de semana fue una constante eso de sentir el dolor ajeno), por mi parte si su director hubiera decidido ser más comedido no me habría quejado, ya que no soy fanático de ver cómo cortan el talón de Aquiles u otras partes del cuerpo, incluso si el personaje que lo sufre es un tiparraco de los malos. Pero dejando de lado esos detallitos (ejem), lo cierto es que al fin y al cabo I saw the devil es una película policíaca y de venganza de las de toda la vida, la diferencia radica en cómo se perpetra la venganza, y que el papel de presa y cazador se intercambia a lo largo del metraje con resultados dramáticos.

Kim Ji-woon es el director del invento, este realizador ha dirigido también películas como el curioso remake de El bueno, el feo y el malo, editado en España con el titulo El bueno, el malo y el raro, pero se ha dado a conocer en occidente fundamentalmente por este filme, aunque antes ya llamó la atención con la cinta de terror Dos hermanas.

Respecto al reparto habría que destacar a los dos protagonistas principales, Lee Byung-hun (G.I. Joe) y Choi Min-sik, este último famoso por su papel en Oldboy; así como el del psicópata antropófago, que desconozco el nombre del actor que lo interpreta.

Total, que I saw the devil se deja ver, tiene momentos muy buenos y otros no tantos, pero que seguro que el que goce del cine oriental más radical lo disfrutará especialmente.


LO MEJOR:
-La idea de ese estilo de venganza me parece buena.
-Los actores protagonistas, muy buenos en sus respectivos papeles.
-Esa última escena de lucha para que no abran la puerta.

LO PEOR:
-Es demasiado larga para lo que cuenta.
-Un poquito menos de ensañamiento, lo que es a mí, me hubiese gustado.

¿Quién debería verla?
Los amantes del cine oriental.

12 abril 2011

Cuatro libros, una editorial

Hace poco Raúl Gonzálvez, editor de la magnífica (y pequeña) editorial Grupo AJEC, hizo un llamamiento pidiendo ayuda a los aficionados debido a un bache económico que estaban sufriendo. Yo, que llevaba ya tiempo queriendo hacerme con algunos títulos de esta editorial que tan fuerte está apostando por los escritores de género nacionales, decidí entonces suscribirme a unos cuantos de sus libros... Ayer mismo me llegaron:

Dos Coronas, de Susana Eevee


Soota es un joven de espíritu rebelde y temerario. La pérdida de los recuerdos de su infancia ha forjado un corazón duro que lo ayuda a sobrevivir a las intrigas de una sociedad cruenta y convulsa. Es el mejor asesino que se ha adiestrado en la corte, y en él no hay cansancio, ni remordimiento ni dolor.

La Guerra por el Norte, de Guillem López


Han nacido entre los hombres y abierto un camino espinoso y retorcido. A pesar de las persecuciones y matanzas, los marcados están entre ellos, por todas partes. Nadie ha podido detener el nacimiento de estos nuevos humanos porque ese es el destino de la especie. ¿O quizá sí se puede luchar contra el destino?

Desde los Montes de Bruma a los suburbios de Rondeinn, druidas, monjes y nobles se enfrentarán en una gran aventura épica con un único objetivo: comprender y controlar el poder que dominará el mundo. Mientras, tras las montañas, alguien llega a Oriente. Un siniestro pariente que la extraña raza de los Kudaw esperaba desde hacía mil años.


Comienza la leyenda de una era.


Noches de sal, de David Mateo


Aurora, a los once años, quedó marcada por las trágicas circunstancias de la muerte de su madre en un accidente de tráfico. Desde entonces, permanece recluida en un piso de la calle de Los Nocturnos de Valencia, encadenada a viejos rostros de su niñez y a unas criaturas fantasmagóricas que nacen de su propia psicosis.


Todos ellos, al ser suscripción, con descuento del 20%, y encima de regalo otra novela (elegida por mí y todo), Diáspora, de Greg Egan.


Cuatro magníficos libros que espero comenzar a leer muy pronto. Desde aquí os animo a que echéis un ojo al catálogo de la mencionada editorial y os suscribáis, no sólo por el hecho de echarles una mano, sino porque la oferta es muy buena y hay grandes libros para elegir que ya están publicados, y otros de próxima aparición.

08 abril 2011

Sucker Punch

Baby Doll es una jovenzuela que es ingresada en una institución mental por su malvado padrastro, que quiere más que nada quedarse con la herencia de la recién fenecida madre de la primera. Las ansias de escapar de la mencionada mozalbeta hará que se sumerja en su propio mundo, donde tendrá que conseguir cinco objetos para lograr ser libre al fin.

Todos sabemos que Zack Snyder es un realizador con tendencia a las virguerías visuales, pero a pesar de ello hasta la fecha había mantenido cierto equilibrio entre el derroche estético y el argumento, dando como resultado filmes tan potentes como 300, así como Watchmen (magníficos sus créditos iniciales), la animada G’ahoole, la leyenda de los guardianes, o Amanecer de los muertos, su debut, que no era tan llamativo en su estética pero sin embargo es su mejor película. Todo esto viene a cuento ya que en Sucker Punch (ídem, 2011), su quinta película, se olvida por completo de la historia y se centra en la imagen.

Y eso que el guión lo escribe el mismo Snyder (en su primera historia original) junto con el debutante en estas lides Steve Shibuya, por lo que se podría pensar que cuatro manos y dos cabezas pueden escribir una historia medianamente sólida mejor que una; pero se ve que no tiene por qué ser así, ya que si bien la idea de la que se parte me parece sugerente, su desarrollo se convierte en una burda excusa para mostrarnos a cinco chicas la mar de monas peleando contra todo tipo de criaturas vivas y engendros varios. Da la impresión que Snyder pensó que el secreto del éxito está en la mezcla, así que nada mejor que meter samuráis, robots, zombis, nazis, chicas vestidas de colegialas, dragones, zepelines, trenes descontrolados, orcos, caballeros medievales y un largo etcétera para hacer un filme que recaudara millones a espuertas, pero claro, si nos dedicamos a meter cosas, lo aderezamos con una estética que cabalga entre el anime y el videojuego, pero no nos apoyamos en un guión sólido, lo que queda es un producto vacuo, que no logra ni emocionar ni entusiasmar, que deja al espectador frío, y que por lo tanto sale uno de la sala igual o peor de como entró.

El reparto, aunque lo intenta, raramente transmite emociones creíbles, sólo el personaje al que da vida Jena Malone (Hacia rutas salvajes) me resultó algo atractivo; ni Carla Gugino (Sed de venganza), ni la protagonista Emily Browning (En la oscuridad), ni la chica de High School Musical Vanessa Hudgens, ni Jaime Chung (Dragonball Evolution), lograron que me creyera a sus personajes, eso sí, no dejé en ningún momento de fijarme en sus modelitos y, como diría Shin-Chan, sus jamones; y mucho menos me atrajo el típico malo que interpreta Oscar Isaac (Robin Hood), de hecho, ni siquiera el veterano Scott Glenn (El silencio de los corderos) me convenció, aunque es cierto que su personaje de guía es más bien una excusa para que haya cierta conexión entre las misiones. Para resumir, que los actores estaban allí, pero que apenas lograron transmitir nada, y no creo que sea por falta de talento u oficio, sino por lo desdibujados que estaban sus personajes en el libreto.

En conclusión, que Sucker Punch es la peor película Zack Snyder con diferencia, lo único por lo que se ha preocupado el director nacido en Wisconsin es porque el envase sea atractivo, pero se ha olvidado de que el cliente no paga sólo por el envoltorio, sino por lo que contiene el mismo, y si resulta que dicho contenido es insípido (por mucha sublectura que tenga) lo que provoca es rechazo, enfado y aburrimiento.

LO MEJOR:
-La pelea contra los robots en el tren.
-Todo el plano estético, así como los efectos especiales.
 
LO PEOR:
-Es una de las películas más vacías que he visto. Si se le quita las peleas espectaculares, los entornos fantasiosos y apocalípticos y demás parafernalia, no queda nada.

¿Quién debería verla?
Si sólo y exclusivamente deseas disfrutar del plano visual.

¿Y quién no?
Si buscas una historia bien desarrollada (o “desarrollada” a secas).

05 abril 2011

Shadow

Tercera película que vi en la 8ª Muestra Syfy y última del viernes, a la que me enfrentaba con apenas un esbozo de su argumento, y con curiosidad por verla gracias a su cartel, que es de esos que llaman la atención.

***

La historia comienza con una voz en off que nos informa que nuestro protagonista es un veterano de la guerra de Irak que va a montar en bici a algún lugar de Europa, allí tiene un encuentro violento con unos cazadores que molestan a una jovencita que, como él, viaja en bici. Más adelante, volverán a cruzarse sus caminos, tanto el de la chica como los de los cazadores, que la emprenderán con los ciclistas por unas pequeñas diferencias, no obstante, los cuatro se perderán en la espesura y acabarán por toparse con un mal que les pondrá en una angustiosa situación.

Federico Zampaglione es el director de esta curiosa película que tiene más de un acierto, tanto en lo visual como en lo argumental. Respecto a lo segundo, de hecho, el director juega un poco e incluso hace trampas, pero al final se ve que esas trampas tienen su justificación. Da la impresión al principio que va a ser un filme de típicos personajes que sólo buscan tranquilidad y que acaban perseguidos por otros menos pacíficos, pero luego da un giro y todos se convierten en presa de alguien de lo más siniestro, pesadillesco, para terminar de una manera onírica, siendo el filme al final una combinación interesante pero no redonda. Es con la aparición del siniestro personaje cuando el plano visual toma mayor trascendencia, ya que si en los primeros compases se podría decir que la fotografía y escenarios son por regla general preciosistas, al quedar atrapados los protagonistas el ambiente se vuelve más pesado, de colores ocres y sombras por doquier; es ahí además donde Zampaglione nos regala algunos planos que lo que es a mí me llamaron mucho la atención, sobre todo en las primeras apariciones del huesudo personaje, donde la cámara no nos mostraba por completo el rostro de éste. Tras dichas apariciones la cosa se pone un poco sádica, con alguna escena que provoca dolor y otras que incluso llegan a ser desagradables, por lo que advertidas quedan las mentes sensibles.

En fin, que Shadow (ídem, 2009) es un filme de horror que gusta descubrir, no es una maravilla, pero tiene momentos que destilan buen cine, su elenco de interpretes cumple su función, y tiene un personaje sin una sola frase de lo más oscuro.
LO MEJOR:
-Algunos momentos de tensión.
-La fotografía, algunos planos muy logrados e inquietantes.

LO PEOR:
-No llega a ser mala, pero al final se queda en terreno de nadie.
-Aunque lo pretende, el final no sorprende.

02 abril 2011

Salvage

Después de la película inaugural, la 8ª Muestra Syfy de Cine Fantástico comenzó en serio proyectando cuatro películas y unos cuantos cortos. Por cosas de trabajo me tuve que perder algunas de ellas, pero fui con ganas a ver el film que estaba programado para las 22:30 del viernes, Tucker & Dale vs. Evil, no obstante, después de una espera larga, nos informaron de que nos la iban a sustituir por problemas técnicos, y he aquí que nos vimos enfrentándonos ante una obra del todo desconocida para los presentes.

***
Salvage (ídem, 2009) cuenta la historia de Jodie (Linzey Cocker, Is Anybody Ther?), la cual su padre lleva a visitar a su madre, Beth (Neve McIntosh, Doctor Who), por navidad, pero la chiquilla como que no tiene muchas ganas de verla, y se le quitan las que pudiera tener al ver a la misma en una situación un tanto embarazosa (sobre todo si no se usa protección). Enfadada, se mete en casa de los vecinos y no hace caso a los llamamientos de su progenitora, la cual observa atónita como unos marines les invaden de malas maneras y les obligan a encerrarse en sus propias casas sin dar explicaciones de ningún tipo.

Lawrence Gough, director de unos cuantos cortos y algún que otro capítulo de una serie titulada Marú, es el realizador y coguionista de esta cinta que raramente veremos en España salvo en eventos como la Muestra Syfy.

El comienzo de Salvage es, cuanto menos, atractivo. Que de un momento a otro aparezcan un montón de soldados en un pueblecillo más que tranquilo es una imagen que intriga, y si bien la respuesta no es que sea muy sorprendente, el desarrollo me resultó de lo más entretenido a pesar de que en ocasiones los personajes actuasen con poca lógica.

En realidad, si nos ponemos, hasta podemos sacar metáfora del asunto materno-filial. Y es que, mirándolo desde cierta perspectiva, toda la película indaga en el hecho de la liberación de la mujer, de que incluso a día de hoy cuando intenta ser independiente el precio que tiene que pagar no es otro que el de alejarse de sus seres queridos si quiere cumplir sus ambiciones, es más, una vez cumplidos éstos, según el film, no le llevará a la felicidad, sino a un estado de cuasi locura que hará que la sociedad la rechace aún más, hasta tener el final que tiene, a manos de un hombre, símbolo de la sociedad machista en la que vivimos… Esto de escribir el día de la mujer creo que me está afectando…

En fin, dejándome de rollos (aunque, siendo sincero, creo que si se desea se puede sacar todo eso), lo que es a mí Salvage me resultó un filme entretenido, con momentos emocionantes, con otros cómicos, con otros tantos con falta de lógica, sí, pero que al fin y al cabo estamos hartos de ver en películas de terror; además tiene otra virtud que es su duración, no llega a la hora y media, por lo que no se hace pesada.

LO MEJOR:
-La actriz protagonista… sí que es salvaje.

LO PEOR:
-La falta de lógica en los personajes en ciertos instantes.
-Creo que la idea inicial es buena y podría haber dado más de sí.

¿Quién debería verla?
No sé a qué tipo de espectador podría gustar en particular, así que la recomiendo a todo aquel que sienta curiosidad y tenga tiempo libre.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...