30 junio 2011

Hanna

Joven. Dulce. Inocente. Letal. Así reza la promoción de Hanna (ídem, 2011), film que quería ver pero a la par dudaba si hacerlo, no obstante los nombres de Joe Wright y Saoirse Ronan me hicieron decidirme por la primera opción.

Hanna vive con su padre Erik en mitad de un bosque helado. Por motivos que no sabemos este último la somete a un intenso entrenamiento.

El párrafo anterior contiene una sinopsis muy simplista de la película, simplista porque si cuento más puede haber destripe, y simplista porque si bien nos encontramos ante un thriller de acción no es, como puede parecer, convencional, puesto que se centra más en los personajes (muy especialmente en Hanna) que en la acción en sí. Y no es que le falte de esta última, ya que tiene escenas de verdadera acción y emoción, escenas donde la joven Saoirse Ronan muestra la misma solvencia que en los momentos de puro sosiego, demostrando una vez más que se puede actuar incluso durante las peleas, cosa que no pocos intérpretes olvidan.

En las primeras líneas indicaba que el hecho por el que finalmente me había decantado por ver Hanna eran los nombres de Joe Wright y Saoirse Ronan. El primero es el realizador del filme y del cual sólo he visto hasta la fecha uno de sus trabajos, Expiación, pero con el cual me dejó maravillado; actualmente está preparando una nueva versión del clásico de Tolstoi Ana Karenina. Y la segunda es la actriz que fue nominada al Oscar en el mencionado largometraje del primero, donde realizó un papel sobresaliente junto con James McAvoy y Keira Knightley, además también ha trabajado a las órdenes de Peter Weir en la conmovedora Camino a la libertad y de Peter Jackson en The lovely bones. Una vez más ambos demuestran su talento con este filme, el primero intentando hacer ver que además de películas de época (también dirigió Orgullo y prejuicio) sabe hacer otro tipo de obras, y como el primer intento no tuvo una gran aceptación a pesar de los actores protagónicos, el segundo parece que, al menos por una parte de la crítica, ha obtenido reacciones positivas; y la segunda es que es una actriz hasta la médula, todo un portento que espero siga trabajando como hasta ahora, porque con el personaje de Hanna lo que es a mí me ha vuelto a conquistar (y pensar que en 2012 la podré ver actuar junto con Gemma Arterton en un film de Neil Jordan).

Sería injusto hablar del talento de Ronan y Wright y no mencionar otros nombres que también realizan un excelente trabajo. Comenzando por Eric Bana (Munich, Star Trek), el cual da vida al padre de Hanna; continuando con una gran Cate Blanchett (El curioso caso de Benjamin Button, El señor de los anillos), en un papel que me recuerda ligeramente (supongo que por eso del peinado) al que realizó en Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal; y prosiguiendo con Jessica Barden, una chica que le viene muy bien los papeles de jovencita descarada (como ya hizo en Tamara Drewe); así como Olivia Williams (An Education, El sexto sentido) en plena y esplendorosa madurez; entre otros, donde además hay varios nombres españoles, puesto que algunas de las localizaciones del film están en España. Habría que sumar a la lista a The Chemical Brothers, quienes ponen la banda sonora a las imágenes, y lo cierto es que encaja a la perfección.

Hanna es una cinta de suspense atípica, en ocasiones casi experimental, mezcla momentos poéticos y de pura calma con otros de violencia, un sentido del humor muy curioso y un poco de drama, todo ello aderezado como ya he comentado con la música de The Chemical Brothers y el excelente trabajo actoral y de dirección (y referencias constantes a los cuentos de los hermanos Grimm). Un film que merece la pena ver.


LO MEJOR:
-El reparto en general, y Saoirse Ronan, Jessica Barden y Cate Blanchett en particular.
-El sentido del humor y las escenas de acción. Tiene una gran capacidad de divertir.
-La dirección de Wright, de nuevo demuestra su talento, con plano secuencia incluido.

LO PEOR:
-Que pase casi desapercibida entre la cartelera.
-Respecto al porqué de salir de la manera que salen del bosque me quedo con una pregunta (y dos posibles autorespuestas).

¿Quién debería verla?
Si buscas un film de suspense con un toque diferente.

¿Y quién no?
Tiene secuencias de acción muy logradas, no obstante la historia se centra en los personajes, por lo que quizá quien espere muchos tiros no acabe satisfecho.

Leer critica Hanna en Muchocine.net

29 junio 2011

Novedades en el blog

Muy buenas, amados lectores.

Raramente suelo dirigirme a vosotros así directamente, las veces que lo he hecho básicamente ha sido para indicar que iba a desaparecer una temporada, instigaros para que comentarais más, u otros asuntos sin importancia.

Como habréis comprobado llevo un par de semanitas en las cuales estoy introduciendo diferentes cambios en el blog. He personalizado el fondo, he cambiado la cabecera y ahora, por aclamación popular, hago otro añadido que espero recibáis con alegría y jolgorio, ¿que qué es? Pos ahora os lo explico sucintamente.

Si miráis un poco para arriba (sin saliros del monitor, claro), veréis que hay como unas pestañitas donde pone "Página principal", "Cine Imagen Real", "Cine Animación" y "Tebeos". Pues bien, la primera es donde estáis actualmente, y las otras tres son índices, cada uno dedicado al tema que lleva su nombre. En dichos índices podréis encontrar, ordenados alfabéticamente, los enlaces a todas las reseñas que he realizado de películas de imagen real, de animación (incluyendo el anime, por supuesto) y por último las reseñas de cómics (incluído manga, por supuesto), para que así podáis encontrar lo que buscáis sin tener que cansaros los dedos tecleando en el buscador del menú de la derecha.

¿Y aquí ha acabado todo? Hum, yo pienso que no, lo cierto es que estoy dándoles vueltas a la mollera sobre una cosa, pero bueno, si al final me decido ya os percataréis.

Y ya que estamos, ¿qué os han parecido los cambios? ¿Os gusta el fondo y la nueva cabecera? ¿Veis útiles los índices? ¿El blog sigue siendo tan malo como siempre? Sea cual sea vuestra opinión, bienvenida será, así que ya os quiero ver escribir comentarios al respecto.

Saludos afectuosos
Neovallense (un genio)

26 junio 2011

X-Men: Primera generación

Bryan Singer abrió la veda de las adaptaciones de los cómics de superhéroes con el éxito de público y crítica de X-Men, película que lo que es a mí no me gustó mucho (creo que debería darle un revisionado a ver si cambio de opinión) pero cuya secuela me entusiasmó por completo, y su tercera parte, dirigida por Brett Ratner, me entretuvo de principio a fin; y ahora nos ha llegado de la mano de Matthew Vaughn (Kick-Ass, Stardust) la precuela o quizá reinicio de la saga, X-Men: Primera generación (X-Men: First Class, 2011).

Como se puede deducir por el título, X-Men: Primera generación narra los inicios de la Patrulla X, cómo se formaron y los motivos de ello, sus primeras luchas y también su cisma por dos visiones diametralmente opuestas: la convivencia pacífica con la sociedad humana, o la supremacía sobre éstos. Y, básicamente, ése es el fondo del filme, como también de los cómics, la difícil convivencia entre personas, en este caso mutantes y humanos, los primeros llevan escondidos muchos años, sintiéndose diferentes al resto ocultan sus habilidades por temor al rechazo, mientras que los segundos siguen su existencia ignorantes, y cuando dejan de serlo su actitud puede no ser la más tolerante, porque el ser humano teme a los que no son iguales a ellos.

Después de tres películas y un mediocre spin-off le poníamos cara  automáticamente a muchos de los personajes de la Patrulla X, especialmente a Charles Xavier, al pensar en el Profesor X siempre venía a mí mente la imagen de Patrick Stewart (Star Trek: Némesis, Excalibur), así como hacerlo en Magneto se me aparecía Gandalf..., digo, Ian McKellen (El código Da Vinci); X-Men: Primera generación puede que haga cambiar dichos rostros, ya que el trabajo de James McAvoy (Wanted, Expiación) como Charles Xavier y de Michael Fassbender (Centurión) como Magneto es magnífico, hay momentos entre ambos que son mágicos (como la escena donde el primero le pide al segundo que mueva una pedazo de antena).

Acompañándoles hay un larga lista, primero el malo, que es Kevin Bacon (Mystic River, Super), al cual me sorprendió verlo y escucharlo hablar alemán en una de las secuencias iniciales, su personaje es megalomaníaco además de sumamente cruel; la guapa, talentosa y en ascenso Jennifer Lawrence (El castor) encarna otro personaje conocido, Mística, al que dio vida en la primera trilogía la exhuberante Rebecca Romijn-Stamos (Femme Fatale), al principio no la veía como la versión juvenil de la chica azul, pero poco a poco me ha convencido de que le pega, además su voz (en versión original) es de esas que captan la atención (la pongo casi al mismo nivel que la de Liv Tyler); mientras que Nicholas Hoult (Un hombre soltero) es Bestía, cuando en la tercera entrega de la franquicia lo fue el gran Kelsey Grammer (Frasier); January Jones (Mad Men) es la otra telépata de la cinta, Emma Frost, cuyas curvas y sonrisa dan cierto mareo; mientras que el papel de humana más relevante es el de Rose Byrne (Insidious), la descubridora de que existen mutantes con superpoderes; también hay que señalar la participación del español Alex González (Rabia) como un mutante con la capacidad de crear tornados, y de Michael Ironside en un pequeño papel de capitán de navío. Y hay más intérpretes, pero prefiero no seguir para no causar más sopor tras esta interminable retahíla de nombres.

En fin, que Matthew Vaughn firma un filme muy divertido, manteniéndonos atrapados de principio a fin en las aventuras del inexperto grupo de mutantes, si bien no estamos hablando de una película perfecta, teniendo alguna incongruencia con las que ya hemos visto, o ciertos momentos con efectos especiales no excesivamente conseguidos, lo cierto es que se le perdona porque en términos generales estamos ante una magnífica manera de comenzar desde cero la Patrulla X. Por mi parte, esperaré pacientemente la siguiente entrega.


LO MEJOR:
-El reparto, sobre todo James McAvoy y Michael Fassbender.
-Una buena historia dirigida por un buen director.
-El cameo de Hugh Jackman.

LO PEOR:
-En algunas secuencias los efectos especiales me han recordado a los Power Rangers, aunque en general rayan un buen nivel.
-La (anti)heroína alada.

¿Quién debería verla?
Si te gustan los superhéroes y el buen cine de acción y aventuras.

22 junio 2011

Joker, de Kaoru Okino

Zenyphos es un elfo poco avispado que, al contrario que el resto de su raza, es incapaz de usar la magia. Un buen día, cuando estaba buscando pociones por una ciudad, se entera de que ésta está siendo atacada por un malvado brujo que se cobija en un castillo, por lo que decide acabar con él. Por el camino se topará con Joker, un curioso juglar que parece saber cómo llegar al castillo.

Nos encontramos ante otro trabajo de la nueva hornada de autores nacionales de cómics estilo manga, y, como la mayoría de estos, se trata también de una fémina, Fátima, alias Kaoru Okino. Joker es su primer trabajo publicado, aunque también ha participado en diversos fanzines (gran cantera la de los fanzines, sí señor).

Ciertamente, y a pesar de ser su primera obra, en lo que se refiere al dibujo, hay que afirmar que está muy currado. Obviamente aún tiene que evolucionar hasta asentarse, no todas las viñetas le salen igual de bien, en ocasiones la “puesta en escena” es mejorable, pero en líneas generales es más que correcto, desde el diseño de los personajes hasta el entorno por el que se mueven los mismos. También hay que señalar que más de una viñeta (y algún secundario, como Tomba) me evoca a Eichiro Oda y su One Piece; cosa que no tiene nada de malo, o si no que se lo pregunten a Hiro Mashima.

En lo que se refiere a la historia, nos encontramos con un shonen aventurero-humorístico, donde el humor lo pone, fundamentalmente, Zenyphos, el protagonista principal, que no es un elfo nada convencional y encima con pocas luces e impulsivo, cosa que le lleva a meterse en situaciones peliagudas. La autora muestra desde un primer momento sus bazas, y juega con ellas a medida que avanza la historia, regalándonos de vez en cuando momentos muy divertidos. Lo que menos logrado le ha quedado es la parte final, y no es que aburra, sino que el cambio tan veloz del malo no me resultó convincente, sobre todo porque es algo que ya he visto en muchos mangas, y aquí acaece un tanto precipitadamente; no obstante, no estropea el conjunto.

La edición, al igual que Mala Estrella, ha corrido a cargo de Ediciones Babylon, y como la mencionada obra su formato es rústica sin sobrecubiertas pero con solapas, el papel y la impresión son buenos; el número de páginas totales ronda las 190, de las cuales 181 pertenecen a la historieta principal, una a comentarios de la autora, 2 a tiras cómicas, otras 2 al índice y presentación, y 4 más para publicidad y otros menesteres. Como curiosidad (por eso de que es producto de la tierra), indicar que se ha publicado en sentido de lectura oriental. Su precio es de 7 euros, pero se puede conseguir más barato adquiriéndolo junto con el mencionado manga de Henar Torinos.

Así pues Joker es un tebeo muy entretenido, una lectura ligera que no te deja una gran mella, pero que al menos no te hace sentir timado; al acabar se queda uno satisfecho con la compra. Desde luego Kaoru Okino, si se esfuerza, aún puede divertirnos con más historias y personajes extravagantes, cosa que espero haga.


LO MEJOR:
-El dibujo, muy llamativo y trabajado desde la primera hasta la última página.
-La historia es simpática y entretiene.

LO PEOR:
-La parte final, incluida la conversión del malo, no me terminó de convencer por apresurada.
-Algunas viñetas no están tan logradas como otras.

Y he aquí la dedicatoria que me hizo la autora en la IV Japan Weekend:

18 junio 2011

El castor

Jodie Foster, la maravillosa Clarice de El silencio de los corderos y la pequeña Iris de Taxi driver, dirige el que es su tercer largometraje y, de paso, se vuelve a reunir delante de las cámaras con Mel Gibson (Braveheart, Al límite) tras el western cómico Maverick. En esta ocasión el salvaje oeste les queda lejos ya que nos encontramos en la época actual, donde un matrimonio está en plena crisis debido a la depresión en la que lleva sumido el marido, Walter, desde hace años, hasta que un día se encuentra un marioneta con forma de castor con el que, como escapatoria de su situación, creará una especie de alter ego que le empujará a salir de la apatía. Aunque claro, todo tiene su precio.

Cuando vi por primera vez el tráiler de El castor (The Beaver, 2011) pensé que ya quedaban pocas cosas por inventar, eso, y que era un trabajo cuanto menos original y arriesgado; a todo ello había que sumarle que su protagonista es uno de los actores y directores que más admiro, por lo que no tardé en apuntármela para verla en cuanto se estrenara. Y unos pocos días después de su estreno, la misma semana donde sufrí con el visionado de la última de Piratas del Caribe, fui raudo a una sala en versión original (muy importante verla en V.O.S.) y salí de la misma con una agradable sensación y ganas de pensar sobre la vida.

Porque al fin y al cabo, de lo que va El castor es sobre eso, sobre la vida, sobre cómo nos enfrentamos a ella (o, como el protagonista de esta película, huimos de ella), nos escondemos tras una máscara de aparente felicidad, pero que en el fondo buena parte de nosotros sólo arrastra insatisfacciones y pesares que nos guardamos muy adentro; pero puede llegar el momento que, como a Walter Black, se rompa la caja donde metemos todo y la amargura nos invada por completo. En el caso que nos ocupa halla una escapatoria a través de un personaje ficticio que lo aleja de algún  modo de la realidad y por lo tanto de posibles “daños”, pero, como todo, a medida que avanza la trama se ve lo que le puede costar.

Acompañando a un magnífico Mel Gibson (y al castor), está por supuesto la mencionada Jodie Foster, a la que pronto veremos en una peli de Roman Polanski; también la guapísima Jennifer Lawrence, jovencísima actriz que se come la pantalla ella solita, y que triunfó hace bien poco con otro film independiente como es Winter's Bone y que ahora mismito está triunfando con la nueva de X-Men; y como hijos del matrimonio está Anton Yelchin, al que puede que recordéis por las nada indies Terminator Salvation y Star Trek, y el niño pequeño es Zachary Booth, que a pesar de que no destaca tampoco lo hace nada mal.

El castor es una cinta que te deja grandes sensaciones. Es un drama con mucho humor y mucha reflexión, con buenas interpretaciones, un guión muy bien llevado a cabo y una dirección notable. Una recomendable elección dentro de la saturada cartelera.


LO MEJOR:
-El reparto, encabezado por un gran Mel Gibson y seguido por Jodie Foster, Jennifer Lawrence y Anton Yelchin.
-Que a pesar de los problemas (ya se sabe, las polémicas de Gibson) se haya estrenado.
-El sentido del humor.

LO PEOR:

-La insonorización de los cines Yelmo Ideal (o al menos de su sala 7).

¿Quién debería verla?
Si quieres ver una película peculiar y diferente, que te deja al finalizar una gran sensación, pensando.

Leer critica El castor en Muchocine.net

14 junio 2011

Piratas del Caribe: En mareas misteriosas

En esta cuarta parte de la saga pirata, Jack Sparrow compite por alcanzar la fuente de la juventud contra los españoles, el capitán Barbossa, una antigua novia y Barbanegra, el pirata al que temen los piratas. Para llegar hasta su objetivo tendrá que superar múltiples dificultades, así como hacerse con una sirena de carne y hueso.

Esta es, sin entrar en muchos detalles y por lo tanto sin destripe alguno, la sinopsis de Piratas del Caribe: En mareas misteriosas (Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides, 2011), cuarta entrega (repito) de la saga basada en la atracción de Disneyworld y cuyo guión (escrito de nuevo por Ted Elliot y Terry Rossio) a su vez se inspira en la novela En costas extrañas de Tim Powers (editada en España por Gigamesh). Lo que sí cambia en esta secuela es su director, Gore Verbinski (el que nos trajo hace poco la muy divertida Rango) pasa el testigo a Rob Marshall, el premiado director de Chicago y Nine.

Más que menos todos nos hemos divertido con la trilogía de Piratas del Caribe, la primera parte era un film de aventuras muy divertido con la única pega que tenía alguna que otra secuencia alargada en exceso; la segunda era un derroche en su diseño de producción y ambientación, todo mucho más oscuro pero conservando muy bien el sentido de la aventura de La Maldición de la Perla Negra (y también pecaba de tener alguna escena demasiado larga); y la tercera, si bien se perdía un poco al mantener tantas líneas argumentales abiertas, tenía más de un momento impactante y lo que es a mí me divirtió de principio a fin. Como era de esperar, y viendo que la gallina engordaba muy bien, Jerry Bruckheimer, productor de blockbuster tales como La búsqueda, Dos policías rebeldes o La Roca, no perdió la oportunidad de cebarla más y crear otra secuela, con el aditivo además de estar rodada (o eso dicen) con las famosas cámaras estereoscópicas de James Cameron y su socio en esto de las tres dimensiones. El resultado es, según mi punto de vista, la película más floja de la saga.

Los motivos por los que considero En Mareas Misteriosas como la peor de las secuelas son unos cuantos; entre ellos que no aporta nada nuevo a lo visto anteriormente, lo intenta, pero al final no deja de ser un cúmulo de situaciones que acaban por ser resueltas de la misma manera que siempre, careciendo en demasiadas ocasiones de verosimilitud (cosa que se puede perdonar en muchos momentos, pero no en todos). Luego tenemos la cuestión del malo de la película, Barbanegra, interpretado por un actor de carácter como es Ian McShane (Deadwood), pero aunque el hombre se esfuerza lo que es a mí no me ha hecho ver el porqué de que sea un pirata temido por los propios piratas, más bien me ha recordado a un felino amaestrado, o sea, que poco tiene de temible, cosa que no achaco al actor sino al guión, que baja muchos enteros respecto a los precedentes y que por lo tanto clama que en futuribles entregas entre sangre nueva en dichas lides. Aparte también se echan en falta personajes secundarios (o terciarios) que se hagan querer, como la pareja de piratas graciosos de las tres entregas precedentes, ya que los que hay no es que tengan mucha fuerza, y encima otros viejos conocidos como Barbossa hay instantes en los que dan pena, con lo buen malo que era en la primera parte.

Sin embargo, y sin que sirva de precedente, y aunque muchos digan lo contrario, Penélope Cruz (Volver, Vicky Cristina Barcelona) es la mejor de las nuevas incorporaciones al reparto, y lo dice alguien que no es un gran defensor de la actriz, pero hay que intentar quitarse el velo que tenemos la mayoría de los españoles y ser medianamente objetivos, y objetivamente Pe hace un buen trabajo, con las limitaciones que impone el guión. Pero no es la única española presente en la cinta, ya que en ella aparece también Óscar Jaenada (La herencia Valdemar), Juan Carlos Vellido (Che: Guerilla) y la hermosa y con un gran futuro por delante Astrid Berges-Frisbey (Bruc. El desafío), por lo que En Mareas Misteriosas tiene cierto sabor hispano. Obviamente Johnny Depp (El imaginario del Doctor Parnassus, Dead Man) sigue haciendo de las suyas como Jack Sparrow, aunque ha perdido chispa, todo sea dicho; Geoffrey Rush (El discurso del rey) continua siendo Barbossa, y también ha perdido mucho; y (por suerte) Will Turner (alias Orlando Bloom) no hace acto de presencia, al igual que Elizabeth Swann (Kiera Knightley), aunque ésta no me hubiese importado que apareciera.

Por otra parte, como suele ser habitual en algunas de las cintas que estoy viendo en cines estas últimas semanas, dudaba si verla en 3D o en sala convencional, ya que había leído tanto cosas buenas como malas sobre ello. Finalmente me decanté por verla en 3D estereoscópico por eso de que no me salía muy caro, y la verdad de las verdades es que no entiendo cómo pueden decir algunos que las tres dimensiones están conseguidas en esta película. Básicamente es un timo, ya que salvo algunos planos donde sobresale alguna espada no se le saca ningún jugo a este formato, ni se nota en una mayor profundidad de campo ni leches, por lo que recomiendo que el que tenga dudas (o incluso el que no) que se olvide de pagar un dinero extra y mejor lo aproveche para otra cosa, porque verdaderamente no merece la pena verla en 3D (lo más en tres dimensiones que hay en esta película son los créditos finales).

En fin, que Piratas del Caribe: En mareas misteriosas es, por desgracia, una película de aventuras bastante mediocre. Entretiene, pero salvo en una escena o dos (exactamente la de las sirenas y otra en la que interviene una sirena y un religioso) no me causó emoción. Es eso último lo que le falta, y mucho, al film de Rob Marshall, emoción, mucha emoción, mayor intensidad, menos escenas prefabricadas y más frescura y humor. Una pena.


LO MEJOR:
-La escena de las sirenas.
-La española Astrid Berges-Frisbey, aunque sea sólo por su belleza (que no sólo es por eso); y Penélope Cruz, con diferencia la mejor nueva incorporación.
-El cameo de Judi Dench.

LO PEOR:
-Barbanegra es una mierda de malo, ¿el pirata al que temen los piratas? ¡Eso no se lo cree nadie! No impone, vamos.
-El 3D en esta película es un timo, comprobado que se puede ver casi igual de bien sin gafas que con gafas.
-Los zombis, tanta publicidad que le dieron para la poca cosa que son.

¿Quién debería verla?
Los seguidores incondicionales de la franquicia.

¿Y quién no?

Si buscas un divertimento tan fresco como los filmes precedentes.

No olvidéis:
Como en las tres anteriores, al finalizar los créditos hay una breve pero divertida secuencia, así que recomiendo paciencia, que no salgáis corriendo de la sala.

Nueva trilogía:
Al menos esa es la intención de Jerry Bruckheimer, productor de la saga, quien parece que ya ha encargado el libreto de la quinta parte.

Leer critica Piratas del Caribe: En mareas misteriosas en Muchocine.net

08 junio 2011

Insidious

Gracias a la tecnología moderna (al Twitter, vamos) conseguí una entrada para un pase especial de Insidious (ídem, 2010). El pase en cuestión, que organizó Aurum, tenía de especial que grababan nuestras reacciones mientras veíamos la película para posteriormente usarlo en la promoción (como ya han hecho con otras películas de género). Lo cierto es que la experiencia me gustó, y si bien desconozco si voy a poder ver cómo salto o hago gestos de espanto por la red de redes o la caja tonta, me quedo con el hecho de que me lo pasé muy bien.

El relato comienza con un inquietante prólogo y unos créditos de inicio que dan cierto yuyu, para luego trasladarnos a la nueva casa (todavía con las cajas de la mudanza por el suelo) de la típica familia feliz americana (el matrimonio formado por Josh y Renai Lambert, interpretados Patrick Wilson -Watchmen- y Rose Byrne -Troya-, respectivamente), obviamente pronto comenzarán a pasar cosas extrañas, y más a raíz de un accidente que sufre uno de los tres retoños.

Veo pocas películas de terror en cines, salvo en eventos como la Muestra Syfy son contadas las ocasiones en las que me acerco a una sala (e incluso a un televisor) para ello, quizá sea por eso que la mayoría de las películas que he visto de dicho género no me han causado especial inquietud, algún sobresalto si acaso, pero nada más. Insidious es uno de los pocos filmes que sí me han tenido en vilo gran parte de su metraje, hacía ya tiempo que no pegaba tantos saltos en una butaca, o sea, que la cinta del director de Saw consigue asustar al espectador (esa primera aparición de un espectro hizo brincar a toda la sala). Bien es cierto que los mayores sustos están logrados a base de golpes de efectos, la clásica combinación de un sonido contundente y una imagen estremecedora, grotesca, en un lugar, como por ejemplo, la habitación de un niño, hace que a cualquiera se le ponga los vellos de punta. Y ahí está uno de los grandes ingredientes para una buena película de miedo: los niños. Son ellos, con su inocencia (o puede que no lo sean tanto), los que suelen establecer contacto con criaturas malignas en numerosos filmes, son los primeros que detectan que algo raro ocurre y cuando los padres se percatan del hecho, por regla general, suele ser demasiado tarde. Así, no hay nada mejor que aprovecharse del sempiterno temor a que les pase algo a las criaturas para sembrar la inquietud entre el público, eso es algo que Wan hace con notable acierto, eso y también la utilización de objetos para generar temor (como el reloj al final del pasillo).

El único pero que le pongo a Insidious es que el último tramo me resultó menos creíble que el resto, cuando la madre enseña las fotos de pequeño al personaje de Patrick Wilson por ejemplo, o la explicación de todo el meollo no me terminó por convencer, no obstante la visita del padre al Lugar Más Lejano me resultó, sin estar al cien por cien lograda, muy inquietante, y el desenlace me satisfizo. Quitando el asunto de la credibilidad nos queda un filme que se disfruta y que merece la pena ver en una sala abarrotada de público, porque gritar en compañía siempre es más divertido.


LO MEJOR:
-A diferencia de muchas de las películas que se autodenominadan “de miedo” esta sí que asusta.
-Hay varias secuencias verdaderamente logradas, sólo por ellas ya merece verla en pantalla grande.
-Aunque es un tanto estridente, la banda sonora (esa música del comienzo).
-No hay ni una gota de sangre, y es que no hace falta ver miembros cercenados para causar terror.

LO PEOR:
-Hacia el último tercio pierde credibilidad.
-Aunque intenta diferenciarse, lo cierto es que sí que es similar a Poltergeist, con la diferencia de que da más miedo.
-El póster (al menos uno de ellos), es muy feo.

¿Quién debería verla?
Si te gusta el cine de terror y más en concreto el que tiene que ver con casas encantadas.

Leer critica Insidious en Muchocine.net

05 junio 2011

El sicario de Dios

La historia se sitúa en un mundo donde la Iglesia es omnipresente, gobierna con mano férrea y a la vez protege la vida de los habitantes de las grandes urbes, ciudades amuralladas para evitar el ataque de los vampiros, con los que llevan cientos de años luchando. El personaje protagonista es un sacerdote que rompe sus votos para ir en rescate de su sobrina, la cual ha sido raptada por un grupo de vampiros, para ello contará con la ayuda de Hicks, un joven y arrogante sheriff.

Quien realizara la divertida Legión, Scott (Charles) Stewart, vuelve a dirigir al británico Paul Bettany en lo que es la adaptación del manhwa (o cómic coreano) Priest de Hyung Min-Woo (editado en España por Norma Editorial), con un resultado un tanto irregular.

Al comenzar la película, después de un magnífico prólogo animado, no puede uno dejar de pensar en Blade Runner, la ciudad donde se desarrollan los primeros compases de la acción es notablemente parecida a la que recorría Rick Deckard en pos de los Replicantes; posteriormente los escenarios son páramos desérticos que rememoran a filmes como Mad Max 2 o Star Wars, todo ello con secuencias que nos hace acordarnos de Matrix, sobre todo en la parte final, en la que hay una pelea sobre un tren que es (casi) calcada a la que se lleva a cabo en el subterráneo del segundo filme de los Wachowski. Con todo esto quiero decir es que, si bien El sicario de Dios (Priest, 2011) destaca sobre todo por un apartado visual muy cuidado, arrastra consigo demasiadas imágenes que nos suenan. Y no sólo en lo que se refiere a las escenas en sí, sino que la propia historia tira por derroteros un tanto predecibles y pisoteados, por lo que nos hallamos ante un producto que se queda a medio camino de lo que se espera: es entretenido, pero nunca entusiasma ni genera tensión.

Así pues, uno sale de la sala con la sensación de haber visto un filme que podía haber dado más de sí, sobre todo porque el mundo donde se desarrolla tiene muchas posibilidades, y no hablo ya de la ambientación, que me ha gustado a pesar de que sea un batiburrillo de filmes precedentes reconocibles por todo hijo de vecino, o la cuidada puesta en escena, sino que esa sociedad distópica apenas está dibujada y es ahí donde Stewart podría haber hecho un mayor hincapié para sacarle más jugo al mediocre guión escrito por Cory Goodman. Es una pena, pero en este segundo trabajo Scott Stewart ha cometido los mismos errores del final de su primer largometraje.


LO MEJOR:
-La ambientación y la puesta en escena.
-A pesar de ser una conversión (cosa que deduzco por sus créditos), las 3D no le sientan mal.
-Paul Bettany y Christopher Plummer, dos buenos actores que tienen una gran presencia en pantalla.

LO PEOR:
-El guión está falto de fuerza, no engancha.

¿Quién debería verla?
Si gustan de los filmes de acción futurista.


Leer critica El sicario de Dios en Muchocine.net

02 junio 2011

Thor

Con Thor (ídem, 2011), una de las películas más esperadas del año, se inaugura un año repleto de filmes basados en cómics de superhéroes, desde el reinicio de la saga X-Men, hasta el El Capitán América, pasando por Green Lantern e incluso, aunque no sean propiamente superhéroes, Conan el BárbaroEl Capitán Trueno (por no mencionar el Tintín de Steven Spielberg y Peter Jackson).

Dirigida por Kenneth Branagh, conocido sobre todo por sus adaptaciones de las obras de Shakespeare, su versión de Frankestein imitando el modelo del Drácula de Coppola y por su (bastante odioso) personaje de Harry Potter y la Cámara Secreta, mientras que Don Payne, Zack Stentz y Ashley Miller firman la historia.

Thor es el príncipe de Asgard, que es desterrado a la Tierra por su padre, Odín, tras desobedecerle.

Al anunciarse la elección de Kenneth Branagh como realizador de Thor no cundió el pánico, pues ha demostrado solvencia y buen hacer en (casi todas) sus películas, pero desde luego sí que sorprendió. Yo fui uno de esos sorprendidos, no tenía ni idea qué esperar del director y protagonista de Mucho ruido y pocas nueces, y como muchos he esperado pacientemente y sin crearme grandes expectativas a medida que se publicaban nuevas imágenes o tráileres. En parte puede que sea por eso último por lo que, finalmente, he gozado como un niño chico.

Últimamente me quejaba a mí mismo que ninguna película que veía me entusiasmaba de verdad, ninguna de las últimas (salvo, quizá, Código fuente) consiguió aportarme algo más aparte de un rato de entretenimiento sin más. Y mira por dónde que el filme menos esperado levantó en mí esas emociones que ansiaba y necesitaba, porque uno va al cine no sólo a pasar el rato, yo al menos deseo que de cuando en cuando las obras despierten algo en mí, que su historia, sus personajes, las aventuras que sufren éstos logren ilusionarme plenamente y eso es algo que ha conseguido, y mucho, Thor, con la que en muchas de sus escenas me lo he pasado pipa, he alucinado con su espectacularidad y emoción, y eso es algo que, como digo, hacía demasiado que no sentía.

Lo más importante para que un film se sostenga es, además de un guión aceptable y una dirección medianamente competente, un buen reparto, y más si hablamos de adaptaciones, ya que los espectadores tienen una idea preconcebida de los mismos y, por lo tanto, expectativas. No ha sido ese mi caso ya que jamás he leído un tebeo de Thor, pero eso es algo que afecta a la apreciación de aquellos que sí conozcan al personaje, así que los que es para mí el protagonista elegido, el hasta ahora casi desconocido Chris Hemsworth (pariente de Elsa Pataky, y que trabajó en el Star Trek de J.J. Abrams), ha sido muy acertado. Hemsworth hace un buen trabajo, haciendo que la transformación que sufre el personaje resulte creíble a pesar de la rapidez con que se produce; por otra parte está magníficamente acompañado por la trabajadora y polifacética Natalie Portman (Cisne negro), por Stellan Skarsgard (Ángeles y demonios), cuyo hijo sonó para el papel principal; el gran Anthony Hopkins (El hombre lobo), Rene Russo (Arma Letal 3) y Tom Hiddleston (Midnight in Paris) entre otros.

También tengo que comentar que no tenía pensado verla en 3D, pero debido a que no había sesión en digital o 35 mm la vi en el citado formato, y he de decir que están muy bien aprovechadas las tres dimensiones. Branagth no abusa para nada de ellas, no se ha dedicado a poner planos a cámara lenta a porrillo (que yo recuerde hay uno), sino que lo usa como lo que es: un recurso más para hacer la experiencia cinematográfica más inmersiva.

En definitiva, que Thor es un entretenimiento de primera, que merece muy mucho la pena verla en pantalla grande, ya sea en salas convencionales o 3D. Es un espectáculo que se disfruta gracias a un guión sin alardes pero bien construido, una buena dirección, un reparto variado y que realiza una gran labor y una historia que hace que te olvides de todo por un rato.


LO MEJOR:
-Las efectos especiales, Asgard, el martillo de Thor (¡yo quiero uno!), y todo lo demás.
-La batalla contra los gigantes de hielo, aluciné y disfruté enormemente con ella.

LO PEOR:
-A partir del momento en el que los amigos de Thor lo visitan en su exilio baja un poco el nivel; y en general la parte que transcurre en la Tierra es menos interesante que la asgardiana.

¿Quién debería verla?
Si te gusta la aventura, la acción y los relatos épicos.

¿Y quién no?
Conozco una persona que no le gusto..., sólo le puedo recomendar que la vuelva a ver sin distracciones.

Y como siempre:
Ya sabéis, todas las película de Marvel Studios tienen sorpresa tras los créditos, así que no es vayáis del cine tan pronto, impacientes. En esta ocasión hay una pista de por dónde andarán los tiros en Los Vengadores.

Leer critica Thor en Muchocine.net
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...